Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Quién traicionó a Artigas?

Cielito, cielo que sí
Cielito de los orientales,
donde pisa el gaucho Artigas,
hasta se erizan los trigales

Portugueses y españoles,
a las corridas están,
Ni porteños ni traidores,
lo pueden sobornar,

Cielito, cielo que sí,
Cielito de la verdá
No ofende ni teme Artigas,
al proclamar la Libertad

Suscriben la Independencia,
los congresales en Tucumán,
Los Pueblos Libres lo hicieron
Trece meses atrás

Desde junio del quince, Artigas
ha jurado la Independencia,
¡Esa fecha es el inicio,
de nuestra gloriosa existencia!

Cielito, cielo que sí
Cielito del gran Artigas,
Junto a Belgrano y San Martín,
Nuestros Padres de la Vida,

.

  El tiro del final de la carrera artiguista se lo termina dando uno de sus mejores lugartenientes, sino el mejor: Francisco Ramírez. En una guerra de jaguares donde se tiran con todo, hasta con lo que no tienen, Artigas es obligado a exilarse al Paraguay el 23 de setiembre de 1820. No volverá más. Pero ese es el final de la historia, Cuándo había empezado?

La Revolución misma,

.

  Artigas es la Revolución de Mayo misma, porque a los grandes ideales que tenían Moreno, Castelli y Belgrano, le agregaba contingentes sociales,’el populacho’, que seguía a Saavedra. Él llevó acabo una reforma política trascendental, a la que nadie se atrevió a tanto.

  Desde 1811, en que fue eregido como en el “Jefe de los Orientales”, Artigas no abandonó las banderas enarboladas: “Síganme cuanto gusten, que yo jamás cederé”. Y jamás cedió, aunque le fuera la vida en ello.

  Para 1815 el país está partido en 4. El litoral que lo escoge como a su Protectos; Paraguay, con vida autónoma, Buenos Aires con las provincias de Cuyo; el Norte argentino, en comunicación directa con Bolivia, en donde mandaba Güemes. Córdoba fluctuaba aquí y allá.

  Los dos congresos de la Independencia ahondan las separaciones. Gûemes, Belgrano, San Martín y Pueyrredón, son soldados del de Tucumán. Artigas, protector del Congreso del Litoral. Era tan molesto Artigas para los congresales y politólogos porteños, que una de sus figuras eminentes, Manuel García (el pecho frío para los asuntos de la Patria, como le llamaban sus contemporáneos), opera desde Río de Janeiro para que Portugal invada y ocupe la Banda Oriental. ¿Y todo esto, por qué?

  Porque Artigas era Pueblo y Gobierno, su legado es la educación de los más, la tierra para el que la trabaja, el desarrollo económico para los trabajadores, y no para los mercantiles que pactan con Inglaterra cada paso que dan. Era la negación misma de todo lo que significaba el liderazgo de Buenos Aires para el país.

  Pueyrredón, electo Jefe de Gobierno, postulado por el propio San Martín, llega a Buenos Aires a finales de julio de 1816. Los portugueses, ya han invadido la Banda Oriental, y su idea es llegar hasta Santa Fe. Pueyrredón le ofrece una alianza ofensivo/defensiva a Artigas, pero el Caudillo descree, porque sabe que está enredado en los planes de Manuel García. Pueyrredón hará alharaca de apoyarlo, pero finalmente Manuel Dorrego, el artiguista porteño, le pide una decisión. Como Pueyrredón balbuceó, Dorrego le escupió una insolencia, y el ‘loco’ Manuel terminó sus días en Baltimore, desterrado. En agosto de 1816, Pueyrredón ordenó invadir Santa Fe, y rodear a Artigas, en concurso con los portugueses.

  Asediado por dos frentes, Artigas buscó el concurso de Güemes, de San Martín y de Belgrano. Pero se desatendieron de auxiliarlo. San Marín le dirá a su gran amigo y colaborador, Tomás Guido, “Prefiero la vecindad con los portugueses que con Artigas”. Güemes y Belgrano no ahorran denuestos contra el Protector de los Pueblos Libres. Artigas se quedó solo. Le diría, dolido, a Estanislao López, “Con los charrúas me alcanza para contener a los portugueses”, pero el problema eran los porteños traidores que auxiliaban a las tropas invasoras, y atacaban por la espalda, los baluartes artiguistas de Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes. Córdoba y Santiago, cansados de Bs As, se sublevan en nombre de Artigas, pero Belgrano baja con el Ejército del Norte, abandonando a Güemes en Salta, y reimpone el orden a sangre y fuego. Artigas, solo, solito y solo, combatió hasta el final.

  No se entregó así nomás. Mandó a López y a Ramírez contra Buenos Aires, y estos tuvieron la gran suerte de derrotar las fuerzas directoriales. Pero diez días antes de Cepeda, Artigas fue destrozado en Tacuarembó, y cruzó el Uruguay con apenas 13 fieles. Esperó en vano, que Ramírez concertara con Bs As una guerra contra el Portugal, y sólo le quedó el último esfuerzo: Enfrentar a Ramírez, el último lugarteniente que le abandonaba.

.

Conclusión.

López, y más Ramírez, abandonaron a Artigas al final, cuando lo vieron como una causa perdida. Pero pocos hemos hablado, de porque Güemes, Belgrano y San Martín preferían orbitar en el planeta Buenos Aires, que siempre nos abandonaba al mejor postor, cuando podían forjar una Confederación duradera con un patriora honrado como fue José Artigas. Ésa, es la pregunta que empezaremos a desandar, en las próximas emisiones.

Carlos PISTELLI.

6 comentarios

  1. Por Víctor Lima

    “La tierra de los pájaros pintados,
    corona de ceibal, tierra charrúa,
    parió un caudillo que dejó al dejarnos
    palabras que agarraron como cuñas.

    “Mi autoridad emana de vosotros”
    —le dijo el capitán a los patriotas—
    y ante vuestra presencia soberana,
    termina de inmediato, cesa sola.

    El día que me quede sin soldados,
    tendré los arcabuces de la sangre
    para pelear con perros cimarrones,
    para pelear con perros cimarrones
    por defender el rico patrimonio
    que guardan los bravíos orientales.

    Seamos ilustrados y valientes
    cayendo con la lanza entre las manos,
    techando con estrellas nuestros sueños,
    de corazón que maduró temprano.

    El día que me quede sin soldados
    tendré los arcabuces de la sangre
    para pelear con perros cimarrones,
    para pelear con perros cimarrones
    por defender el rico patrimonio”.

    Proclama de Artigas a sus compatriotas, al iniciar su campaña, en Mercedes, el 11 de abril de 1811:

    “Leales y esforzados compatriotas de la Banda Oriental del Río de la Plata: vuestro heroico entusiasmado patriotismo ocupa el primer lugar en las elevadas atenciones de la Exma. Junta de Buenos Aires, que tan dignamente nos regentea. Esta, movida del alto concepto de vuestra felicidad, os dirige todos los auxilios necesarios para perfeccionar la grande obra que habéis empezado; y que continuando con la heroicidad, que es análoga a vuestros honrados sentimientos, exterminéis a esos genios díscolos opresores de nuestro suelo, y refractarios de los derechos de nuestra respetable sociedad. Dineros, municiones y tres mil patriotas aguerridos son los primeros socorros con que la Exma. Junta os da una prueba nada equívoca del interés que toma en vuestra prosperidad: esto lo tenéis a la vista, desmintiendo las fabulosas expresiones con que os habla el fatuo Elío, en su proclama del 20 de Marzo. Nada más doloroso a su vista, y a la de todos sus facciosos, que el ver marchar con pasos majestuosos, esta legión de valientes patriotas, que acompañados de vosotros van a disipar sus ambiciosos proyectos; y a sacar a sus hermanos de la opresión en que gimen, bajo la tiranía de su despótico gobierno.

    Para conseguir el feliz éxito, y la deseada felicidad a que aspiramos, os recomiendo a nombre de la Exma. Junta vuestra protectora, y en el de nuestro amado jefe, una unión fraternal, y ciego obedecimiento a las superiores órdenes de los jefes, que os vienen a preparar laureles inmortales. Unión, caros compatriotas, y estad seguros de la victoria. He convocado a todos los compatriotas caracterizados de la campaña; y todos, todos se ofrecen con sus personas y bienes, a contribuir a la defensa de nuestra justa causa.

    ¡A la empresa compatriotas! Que el triunfo es nuestro: vencer o morir sea nuestra cifra; y tiemblen esos tiranos de haber excitado vuestro enojo, sin advertir que los americanos del Sur, están dispuestos a defender su patria; y a morir antes con honor, que vivir con ignominia en afrentoso cautiverio”.

    Cuartel general de Mercedes, 11 de abril de 1811.

  2. alejandra copes

    Buena pregunta¿Por que abandonaron a Artigas ? ¿Sería por haber sido, como él mismo se definía, “un ciego idolatra de la dignidad popular”?

    • Carlos Pistelli

      Muy bueno tu planteo Alejandra, Es exactamente como vos lo decís. Lamentablemente nos debemos un debate profundo al respecto en nuestra historia. Saludos, y gracias x comentar.

  3. viva pancho ramirez!!!

Trackbacks

  1. Primera Batalla de Cepeda. « ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?
  2. Feliz doscientos cincuenta años, PATRÓN DE LA INDEPENDENCIA!! | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: