Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Diez años Kirchneristas, Parte I.

Como decía en una nota anterior, https://carlospistelli.wordpress.com/2013/04/10/que-es-el-kirchnerismo/ , el Kirchnerismo encarna la reacción nacional al desastre que fueron los ’90, con su abrupto y trágico final en diciembre de 2001.

Al mismo tiempo, en esta otra nota, https://carlospistelli.wordpress.com/2013/03/06/el-debate-que-nos-deja-chavez-democratas-vs-populistas/ , admitía que el Kirchnerismo encarna el ‘Populismo’ del Siglo XXI.

A todo gobierno populista que se precie de tal, le tocan dos situaciones en suerte para iniciar su recorrido: El fracaso de los “demócratas liberales”, y una situación favorable en lo económico, que le permite repartir dinero de maneras más equitativas.

nestor-y-cristina-kirchner

En los últimos cien años de Historia Nacional Argentina, con el logro de la ley Electoral de 1912, nuestro país caminó bajo dos carriles bien diferenciados, dejando a terceras posiciones en el famoso offside. Gobiernos que reivindican el rol del Estado como articulador central de la vida argentina, Gobiernos que achican el Estado y lo convierten en presa fácil de los sectores pudientes del país. O como los llama Arturo Umberto Illía, “las doscientas familias que rodean la Casa Rosada”. Se puede trazar una línea histórica, que va desde 1916 hasta 1987, de la siguiente manera:

Yrigoyen-Alvear-Yrigoyen-Perón-Frondizi-Illia-Cámpora, Lastiri, Perón, Isabel-Alfonsín.

Uriburu-Justo-Ortiz-Castillo-Aramburu-Guido-Onganía-el Proceso.

Estamos hablando en términos generales. Pero en 1987, el doctor Alfonsín mete en su gobierno (o le meten) al doctor y periodista Rodolfo Terragno (Tereengaño, según los crudos radicales yrigoyenistas) y todo cambia. El Estado administrado por la Democracia, es decir, por gobiernos de raigambre constitucional, se autodestruye, Se hace el harakiri. Alfonsín comenzó un periplo de privatizaciones que no llegó a más por la férrea oposición del presidente del bloque justicialista de senadores nacionales, quien expresó en la ocasión del debate: “Jamás el Justicialismo pondrá bandera de remate a las Empresas del Estado”: Justamente lo que hizo su hermano mayor toda la década de 1990. Cosas del destino. El carismático y pragmático doctor Menem se convirtió en el alfil del neoliberalismo y el FMI, y en su mejor alumno.

¿En qué consiste la receta neoliberal? No es ningún invento. El liberalismo se implementó en la Argentina con fuerza a partir de la dictadura del general Mitre en 1861 (luego sería presidente constitucional para el período 1862/68) y estos son sus pilares básicos:

  1. Endeudamiento financiero permanente para establecer las arcas del Estado. Pido prestado cien pesos, ejemplo, para tener desde donde empezar. Cuando se cumple el plazo de pago del mismo, pido cien pesos más, y entro en una rutina viciosa sin salida. La única manera de salir adelante es volviendo a pedir prestado. Nos convertimos en satélite bovino (bobo) de la Metrópoli de turno (Inglaterra, por cien años) y esperamos todo de ella. El tema es que cuando la metrópoli tambalea en una crisis, la misma nos hunde en el desastre. Nicolás Avellaneda, el presidente que se tuvo que hacer cargo de la inmensa deuda externa tras doce años de desaguisados, expresa la máxima liberal. Dos millones de argentinos honrarán la deuda con su hambre y con su sed. Como si el Pueblo se hubiera endeudado para que encima tenga que pagar con su miseria permanente los desvaneos de la Oligarquía.
  2. El Estado se hace cargo de las deudas que pudieran contraer los particulares. Ejemplo máximo: El flete que llevaba el “cereal” a Londres en los años ’80, cuenta Vicente Fidel López, salía poco menos que la carga que se mandaba. Pero como el Estado se hacía cargo del “flete” del barco, todos, menos el pueblo, salían ganando.
  3. Librecambio. Al liberar de aranceles las importaciones, se elimina la posibilidad de una industria nativa, lo que conllevó a la ruina de las economías regionales.
  4. El centralismo de las vías de comunicación en el Puerto de Buenos Aires.
  5. Todos los servicios públicos manejados por Empresas extranjeras. Con Mitre y Sarmiento se dio una “inglesización” de la economía tremenda. Roca, en 1880, intentó torcer la estructura, sin mucha suerte, atrayendo capitales alemanes y franceses. Carlos Pellegrini lo intentó con los EE.UU,
  6. Una buena cosecha que nos salve la ropa. En el proceso “cerealero” que nos convirtió en el “Granero del Mundo”, se agregó la producción ganadera como paliativo. “Invierta en vacas, mi’jo”, se recomendaban entre sí los oligarcas. Nada más sencillo que producir cueros y carnes. Ni mano de obra, casi, que necesita.
  7. Y para cuando todo esto no alcance, ¡Encima!, establecer un plan de convertibilidad que fije el valor de la moneda a un precio con respecto al patrón mundial monetario. En 1903, el ministro de finanzas de Roca, el catedrático José Terry, creó la Caja de Conversión, fijando al peso a 0,44 con respecto al patrón-oro. Duró 25 años la “primera convertibilidad”. Tras la crisis de Wall Street, Yrigoyen, en su 2do Gobierno, cerró la Caja, para evitar la fuga de capitales. Lo consiguió, pero los despechados del negociado, le hicieron cavar la tumba de su caída.

En los albores de la Gran Guerra (1914/1918) Vladimir Lenin se manda un librazo: “Imperialismo, etapa superior del Capitalismo”. En el mismo, el intelectual comunista explica que la propia lógica de competitividad de los países desarrollados procurarán mercados nuevos mediante el establecimiento de colonias ultramarinas. Y quel control de las mismas, generará una guerra tremenda. En su libro, divide a los países en dos. Los Imperiales, y sus Colonias. Pero dice, don Vladimir, que existen esos terceros países que los Imperiales necesitan para competir entre sí, sin llegar a las armas. Esos terceros países son formalmente independientes, pero tienen una dependencia total en sus economías, que lo llevan a nombrarlos como “semicolonias”. ¿Y qué país toma como ejemplo máximo para detallar su tesis, don Lenis?, Sí, la Argentina del Centenario. El ejemplo de la Semi-Colonia. Pobre Belgrano que creyó que construía otra cosa.

Néstor al Poder.

La Argentina que hereda Néstor Kirchner al asumir su presidencia en 2003, es la que acabamos de narrar. Había un paliativo que le permitía a los argentinos creer. Después de tocar fondo, lo que nos queda es empezar a salir. Y existía en América dos gobiernos que acababan de nacer, y que estaban en crecimiento de una alternativa al estado vegetativo colonial que los ’90 nos dejaron: La Venezuela de Chávez, y el Brasil de Lula. Que por vez primera, el petroleo venezolano estuviera en función de las necesidades nacionales conducidas por un loco lindo; y quel potencial histórico brasileño, estuviera en manos de un viejo luchador obrero metalúrgico, eran un aliciente. Aliado a esos dos modelos de gestión populista, Néstor podrá liderar dos iniciativas continentales de alcance mundial:

  1. El mayor movimiento de divisas en la Historia Capitalista para saldar la deuda externa con el FMI, Con lo cual prescindimos de los viejos consejos de sus comitivas que nos hundían en un estado peor de cuando nos “visitaban”.
  2. El entierro del ALCA, idea colonianista de Jorge Arbusto Junior, allá por 2005 en las cumbre de las Américas de Mar del Plata, que contó con el apoyo, entre otros, de un rejuvenecido Diego Maradona. Y el famoso grito de Hugo Chávez Frías, “Alca, alca, ¡Al carajo!”, No digan que no vivieron esos días como históricos. No tendrían corazón sanmartiniano.

Con esa alianza continental establecida y fuerte, con sus lógicos contratiempos, Nestor pudo darse a la tarea de sostener en el tiempo, “el ideario kernerista”.

La construcción “K”.

La llegada al poder fue sinuosa. Con unos cuantos fieles contados con la mano, y enfrascados en una alianza que daba asquito, con el Duhaldismo, se hicieron tarea al andar. Las primeras medidas resultaron simpáticas para el electorado “progresista”.
NOTA AL PIE: No cuenten con este literato con ínfulas de historiador, palabras de elogio hacia el “progresismo”. Son unos progresistas del bolsillo para afuera, y unos cobardes cuando las papas queman y se los necesita. Este literato con infulas de historiador, se define como ‘populista’. Allá uds. si no les gusto, mequetrefes delarruistas.

Continuamos. Las medidas tomadas fueron las de sanear la Corte Suprema de Justicia, convocar a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo a la Casa Rosada, bajando el cuadro de Videla, con una orden directa al meticuloso jefe del Ejército, que se distrajo un año en cumplir la orden presidencial,
NOTA AL PIE: Cuando Néstor Kerner convoca a Daniel Filmus, artífice intelectual de la desastrosa Ley Federal de Educación menemista, al ministerio de Educación, éste le expresa que es imposible una política educacional con el país de paro. El primer acto como presidente fue solucionar el paro docente en la pcia. de Entre Ríos, dos días después de asumido. Los niveles de inversión educativa, al culminar la década, alcanzan el 6% del PBI. Una cifra que pone de manifiesto uno de los pilares de la gestión. Aplausos a montones.

Continuamos. Constituir un gabinete de gestión, sin vacaciones, con nombre de valía, Alberto Fernández en la jefatura de gabinete, el nombrado Filmus, Aníbal Fernández y Roberto Lavagna, que provenían del duhaldismo, en carteras claves, Gustavo Béliz en justicia. Ah, este no, perdón, Un error de tipeo.
NOTA AL PIE: El literato suele tener dosis de ironía fina, no comprendida por el grueso de los partidarios gubernamentales.

Continuamos. Establecer un frente transversal con las fuerzas ideológicas afines, mientras iniciaba el proceso de depuración del aparato justicialista, copado de halcones menemistas y/o duhaldistas. Un duelo de polleras en diciembre de 2004, abrió el debate. La senadora nacional por Santa Cruz, primera dama, y política de altura, Cristina Elizabet Fernández de Kirchner, expresó en una reunión partidaria, “sobre las mujeres que utilizan el apellido de sus maridos para hacer política, y que es hora de emanciparnos”.
NOTA AL PIE: Eeeeh, en serio dijo eso. Se ve que no toma mucho al pie lo que expresa de modos tan brillantes.

Continuamos. Le saltó a la yugular Chiche. “Yo me llamo Hilda González de Duhalde, y estoy orgullosa de serlo”. Se armó el bolonqui. Los pollerudos, que no se bancaban entre sí, aprovecharon la pelea de sus mujeres y se la jugaron todo por el todo. Resultado? Cristina arrasó en la Pcia de Buenos Aires en elecciones a Senador Nacional, duplicando en votos a “Chiche”. El kirchnerismo se sacaba de encima al pesado aliado, y podía, ahora sí, empezar a trazar a grandes trazos sus anhelos de años. Como dijo Nestor, “No dejaré mis principios en la puerta de la Casa Rosada”. Empezaba el Kirchnerismo.

Cristina, corazón.

Estando en Chile en la asunción de Michelle Bachelet, Nestor se volvió con la idea de no presentarse a la reelección. Había vivido el aprecio con el cual bajaba al llano el saliente Ricardo Lagos, y comprendió que debía imitar el modelo chileno. Ahora debía convencer a Cristina de que fuera ella.

Mientras la convencía y cerraba negocios con el poderosísimo Grupo Clarín.
NOTA AL PIE: El CEO del Grupo, Héctor Magnetto, que cenaba habitualmente con el presidente, se disgustó con la sola idea de que Cristina fuera candidata.

Continuamos. Nestor fue abrochando la amalgama por las provincias, copando la vieja estructura peronista. En este proceso, quedó a mitad de camino. Y es una de las cuestiones que dejo para el próximo “post” de mañana. Pero aseguró la elección de Cristina, quien sacó la friolera cifra del 46% del electorado, sacándole casi 23 puntos porcentuales a su inmediata perseguidora, ni más ni menos que Lilita Carrió. Nestor le dejaba un país de pie, con la deuda pública controlada, un mundo sin mayores problemas, la sociedad salida de la pobreza extrema (Del 54% con el que ascendió al casi 15% cuando se despidió), sin inflación, pleno empleo, con algunos problemas en el frente salarial pero resueltos dada su estrecha alianza con Hugo Moyano, el pope cegetista, la prórroga en las concesiones del servicio de cable a Cablevisión, el buque de proa del Grupo Clarín. Lejos estaba la editorial con la cual lo recibía el diario La Nación: “No dura un año”. Era todo un mundo color de rosas.
NOTA AL PIE: Increíblemente, no pasaban tres meses y todo estallaba por los aires. Pero saben qué? Eso fortaleció al Kernerismo: Se podría decir que fue su verdadera fecha de fundación.

continuará…

2 comentarios

    Trackbacks

    1. Diez años Kirchneristas, parte II. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?
    2. Diez años kirchneristas, Conclusiones. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: