Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Agustín, Ministro.

rossiAgustín Rossi, ministro de Defensa.
Detrás suyo, Mariano Moreno, el primer secretario del area.

Historia.

Cuando la Junta de Mayo fue elegida para suplantar al virrey Cisneros, los integrantes más conpiscuos de la Revolución escogieron al terrible Marianito como secretario de Guerra y Gobierno. Por casi ciento cincuenta años llevó ese nombre, hasta que Perón lo cambió por el de “Defensa”. En su nula presidencia de 1826, don Bernardino Rivadavia llevó al inefable Carlos Alvear al ministerio. Personajes importantes y fundamentales de nuestra rica historia utlizaron el cargo como trampolín político.

El primer ministro constitucional del área, llamado entonces de “Guerra y Marina”, fue Rudecindo Alvarado, nombrado por Urquiza. No duró mucho en el cargo, y Urquiza escogió a uno de más confianza, el general Galván.

El cargo era fundamental para domesticar a los viejos díscolos caudillos contra Buenos Aires, y para subordinar al Ejército al ejercicio político del Gobierno. El primer gran ministro de guerra, trampolín obligado a SU presidencia, fue don Adolfo Alsina, ministro de Avellaneda, en 1874. Pero don Adolfo se murió antes de tiempo, y le sucedió Roca. Roca aprovechó su posición, y con Pellegrini como su sucesor, llegó a la primera magistratura en 1880.

Roca y Pellegrini disciplinaron las FFAA desde el área, y por veinte años manejaron el poder como dueto. Peleados en 1901, el teniente general Juan Pablo Riccieri realizó una fecunda reforma hasta llegar a establecer el servicio militar obligatorio. A partir de entonces, quien lo ocupaba, terminaba interviniendo los distritos complicados de la gestión, com “garante moral”.

En 1916, Hipolito Yrigoyen cambió las reglas del juego, y escogió a un civil: don Elpidio González. La revuelta de la semana trágica le dio vuelta el auto, cuando fue a contemporizar, pero asi y todo, fue electo vicepresidente de don Marcelo de Alvear, Quien llevó al ministerio a nada más ni nada menos que a don Agustín P. Justo, tremendo tránsfuga.

Justo organizó al Ejército en su perfil ‘liberal’, y fue determinante en la caída de Yrigoyen en 1930, lo que le posibilitó su arribo presidencial en 1932. Por intermedio de fieles ‘profesionales’ manejó el Ejército hasta quel general Márquez, ministro de su sucesor Ortiz, quedó engrampado en el escándalo de las “Tierras del Palomar”, y Justo perdió terreno a manos de la joven oficialidad, cansada de sus manejos espureos. De un acuerdo entre militares y Ramón Castillo (sucesor de Ortiz) emergió Pedro Pablo Ramírez, el futuro presidente de facto que llevó la gente del GOU al poder.

El trascendental ministerio quedó a cargo, en un momento dado, del entonces ministro de trabajo y previsión social, don Juan Domingo Perón. Aquí la historia se hace más conocida.

Con el cargo de ministerio de Defensa Nacional, pasaron menudos personajes. El historiador Gabriel Del Mazo, fue el primer ministro de Arturo Frondizi, renunciando disconforme con la marcha de Gobierno. Arturo Illía mantuvo a Leopoldo Suárez en todo su gobierno, y Suárez tuvo que contener al Presidente el famoso 29 de mayo de 1966 para que no trompeara al Jefe del Ejército en público. Cámpora escogió a don Ángel Robledo, que duró un buen tiempo, hasta que sus posiciones políticas chocaron con las de López Rega.

El doctor Raúl Alfonsín también priorizó civiles en la cartera, pero aquí la cosa se pone entre cómica y dramática. No solo por los levantamientos que recibió Alfonsín de regalo de despedida del Poder Militar, sino porque sus ministros tenían que explicar a los investigados por los juicios a las Juntas, que no todo era como se decía. Su primer ministro, Raúl Borrás, tuvo que hacer un curso acelerado de rangos militares para conocer como identificar a un sargento de un general. Porque no lo sabía. Finalmente, cuando ya las papas quemaban, nombró a Horacio Jaunarena.

Carlos Saúl primero tuvo un ministro “frondicista” de origen que lo metió en tremendo berenjenal. Oscar Camilión manejó el tráfico de armas por el cual ambos están procesados y con sentencia que uno ya ni recuerda si terminaron en cana, o no. Fernando De la Rúa escogió a don Ricardo Hipólito López Murphi. Eduardo Duhalde, retrotajo de su desaparición pública a Jaunarena.

Néstor Kirchner designó a José Pampuro en su primer gabinete, para reemplazarlo luego con Nilda Garré. Pareció una definición política. Una comandante montonera al frente del Ejército. Finalmente, Cristina la reemplazó por Arturo Puricelli, un santacruceño opositor al Kernerismo en los ’90.

Hoy el designado es don Agustín Rossi, santafesino de Vera, y egresado como Ingeniero de la UNR, donde inició su carrera política.

Carrera de Agustín.

Escogido a temprana edad concejal de Rosario, presidió sus deliberaciones hasta terminar su mandato en 1991. Se mantuvo en el ostracismo de la función pública, hasta que volvió a las listas en 2001, con motivo del acuerdo del más entrañable duhaldista santafesino, don Norberto Nicotra, y el menemismo socialista, de don Héctor ‘tigre’ Cavallero. Al renunciar Nicotra en 2002, alegando cuestiones morales, Agustín asumió la banca para terminar el mandato. Ocupó nuevamente el cargo de Presidente del Concejo Deliberante de la ciudad, en tiempos de la administración de Miguel Lifschit (si se escribe así)

Fue uno de los primeros en apoyar la candidatura de Néstor a la presidencia, allá en el lejano 2002, cuando el 2% de los conteos genuinos le daban como posibilidad. Se encaminaba a revalidar su banca en 2005, cuando Nestor se metió de lleno en la interna justicialista santafesina, y le pidió que fuera primer candidato a diputado nacional. Le tocó la difícil tarea de enfrentar a Hermes Binner: Fue derrotado, pero la lealtad se paga en el Kernerismo, y se le otorgó la presidencia de la bancada del Frente de la Victoria en el Congreso, donde brilló en su ejercicio. Acaso haya sido de los mejores diputados nacionales que haya tenido el país desde el regreso a la Democracia.

Pero todo lo bueno que viene haciendo en el Congreso y en renovar el Justicialismo Santafesino de las viejas influencias de la triple A que permanecían en su seno, no tuvieron resultados electorales. En 2007 perdió la interna por la gobernación con Rafael Bielsa. En 2009 sacó un épico 10% para renovar su banca en una elección reñida entre Carlos Reutemann y el binnerismo. En 2011 volvió a salir tercero en las elecciones para Gobernador. Su lealtad a prueba de bala, y su liderazgo militante no tenía mayores resultados eleccionarios, y hasta se volvía obstáculo para ganarle a Binner la provincia, y no volver a perder con Del Sel. Fue llevado al ministerio de Defensa, donde hará una gran gestión. Pero les deja el PJ servido en bandeja, a dos impresentables: Jorge Obeid, y María Eugenia Bielsa. Todo por lo que peleó, al bombo para ganarle a Binner.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: