Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

El 26 de julio de …

… 1822.

san-martin-5

San Martín bajaba de la chalupa y no se sentía a gusto lejos de Lima. Venía algo así como entregado a la entrevista con el Libertador que venía del norte, casi vapuleado. Gutiérrez de la Fuente había fracasado en Buenos Aires para recibir refuerzos para acabar la campaña libertadora. Rivadavia no olvida el movimiento del año 12. En aquel año, los granaderos sanmartinianos, y la Logia Lautaro, depusieron al triunviraro rivadaviano, enviándolo a las mazmorras, hasta mejores tiempos.

Necesitaba los refuerzos que le había enviado a Bolívar para conquistar Quito, y algo más; Dinero, si algo le podía dar. Y resolver la Independencia de Guayaquil: El puerto de cara al Pacífico, quería ser peruano, libre y colombiano, casi en tres partes iguales.

Al desembarcar en el muelle, su rostro se endureció. Bolívar se le había adelantado, por consejos de Manuelita Sáenz, la amiga de Rosa Campusano, su mujer en Lima, y tomado Guayaquil. Nos ha ganado de mano.

Ofuscado, depresivo, corroído por la úlsera que aliviaba cada día con mayores dosis de laudano, enfrentó a Bolívar casi que suplicándole auxilios. Tuvo la grandeza de ponerse a sus órdenes. Bolívar le pareció demasiado caribeño, pero movido por la gloria de darle la Libertad a América, tanto o más que él mismo. El Libertador que vino del Norte, le habló de un Congreso de las Américas, Unión de los Pueblos necesaria para confrontar tanto con los imperios europeos como con los yanquis. San Martín asintió, pero ya a desgano.

Cometió la mayor grandeza de un hombre americano, y la torpeza de un político que no debiera abandonar. Se fue del Perú. Al olvido, al silencio, a la vejez. Alguna vez alguien osó criticar a Bolívar en su presencia. Se puso violentamente de pie, e invitó al irreverente a su cuarto.

Tengo en mi cuarto el retrato de mi mejor amigo,

Reinaba sobre su cama, el brillo en los ojos del caribeño que junto a él, y tantos más, habían liberado América.

… de 1890.

El coronel Espina, quería combatir al enemigo, sin más. Aristóbulo Del Valle y Leandro Alem intentaban calmarlo, sin éxito. El ex senador Del Valle acababa de firmar la rendición ante Carlos Pellegrini, vicepresidente de la República.

-Te vamos a fusilar por indisciplinado.

-¡A ustedes los voy a fusilar! Por cagones y borrachos!

Leandro Alem fue el último en abandonar el regimiento del Parque, en donde hoy se encuentran los Tribunales Federales de la República Argentina, a metros del teatro Colón, a metros del afamado Obelisco. Salió casi que perdiendo el paso, porque alguna copita de más había tomado esa noche. Había fracasado por confiar en los oficiales mitristas una Revolución cuando su instinto popular le decía otra cosa. Un oficial se le acercó para prevenirlo:

-Cuidado, doctor, que le tiran!

Los soldados llevados a morir por una Revolución entregada disparaban contra los que los llevaron. Entre ellos, Alem.

-Que disparen, me merezco esos disparos, tal vez respondió con su acostumbrado tremendismo.

Sonó un estallido, y a su lado, el oficial estaba todo ensangrentado. Le había salvado la vida, muriendo en el acto.

Caminó solo, en la ciudad a oscuras y sin vigilantes, por la calle que hoy se conoce como Sarmiento, llegando a su hogar. Su amargura, la única compañía de sus días desde que Hipólito dejó el hogar que compartían, lo afligía hasta el desánimo. Su fragancia a colonia cítrica, sudor de batalla y pólvora, y ginebras de más, lo adormecían en el sillón del comedor.

-¡Debí romper, amtes que doblarme así!, exclamó de furia. Las mismas palabras que reiteró seis años después, cuando la berlina de alquiler lo depositó, sin vida, en el club Progreso. Perdonen el mal rato, quería estar entre gente amiga.

… de 1952.

eva peron-No te olvides de los pobres, Juan, no te olvides.

Eran ya los últimos sones de la voz más potente de la historia argentina. Juan, el destinatario de la frase, se lavó las manos con alcohol, y se retiró del Hospital llorando como un niño. Alguna asonada militar estaba en ciernes y debía dejarla, al menos un instante.

Su cuerpito la había abandonado: ¿Pero cómo resiste ese espíritu vivaz capaz de las más maravillosas acciones por la Justicia del pueblo? Es que nosotros sabemos, lo que uds. no saben.

Sentados, a los pies de su cama, un anciano que mezclaba sones castellanos con su buen francés, y un barbudo de larga galera de felpa, de voz gruesa y llorosa, hablaban entre sí, como no queriéndola despertar.

-Ah, ustedes dos, que ya me vienen a buscar, pensando que fui tan cagona como ustedes, que no atinaron a terminar lo empezado. Vos, te fuiste. Vos, te pegaste un tiro. Flor de próceres tenemos los argentinos.

Sus ojos brillaban nuevamente con la furia que desencadenaba necesariamente para libertar a los pueblos de la República, para despertarlos de décadas de ignominias.

-Ah, ustedes dos, que ya me vienen a buscar, pensando que pude terminar lo que ustedes empezaron. La Causa del Género Humano, la Causa de los desposeídos, la Causa de los Descamisados: la Causa de la Patria. Soy tan joven, no pudieron esperar un tiempo más.

Perón lloraba cuando daban las 20 y 25. Eva Perón acababa de entrar en la inmortalidad.

… de 1953.

Fidel_Castro

La historia, me absolverá,

Así de simple, así de sencillo.

Que nos matan, Fidel debemos huir.

Se quedaron dormidos en la escapada, y un sargento les salvó la vida, garantizando con su honor que no se los fusilaría.

Veintidos meses pasó preso, planificando la revancha. Lo liberaron y partió a México. Con los colores del movimiento de Augusto Sandino, formó el “Movimiento 26 de Julio”.

-Ven, Fidel, le dijo Raúl, quiero presentarte a un argentino.

-Ernesto Guevara, para servirle.

Ese día, nació la Leyenda.

… de 2013.

Y hoy, que todos celebran cada uno su andar, revolviendo miserias olvidando de donde venimos,

Olvidando que el Pueblo marcha a su andar, cada uno a su paso, y cada uno en su camino, pero sin olvidar quien es el enemigo, un poema que nos invite a reflexionar, de otro, grandísimo como ellos, que también nació un 26 de Julio:

Todo pasa y todo queda,

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre la mar.

I

Nunca perseguí la gloria,

ni dejar en la memoria

de los hombres mi canción;

yo amo los mundos sutiles,

ingrávidos y gentiles

como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse

de sol y grana, volar

bajo el cielo azul, temblar

súbitamente y quebrarse.

Caminante, son tus huellas

el camino, y nada más;

caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante, no hay camino,

sino estelas en la mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: