Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Semblanza de López. Su confrontación con Rosas. Facundo Quiroga.

Estanislao López

.

La Comisión Representativa, 1831.

             Vencido Paz quedaban pendientes las viejas disputas previas a la firma del Pacto. Con el pretexto de tratar sobre la vida de algunos prisioneros de guerra (entre ellos Paz), López y Rosas se dieron cita en Rosario.

 Don Juan Manuel es explícito: “Para que exista Patria, Paz debe morir”. Don Estanislao fusiló a prisioneros menores, pero cuidó la vida de Paz.

Luego pasaron a temas de fondo. López insistió con que la Comisión cumpliera su mandato legal y llamara a un Congreso General que dictara Constitución para organizar la Confederación. “Somos de merecer el honroso título de hombres libres y de que sabemos constituirnos dándonos leyes justas y equitativas. Jamás negaré mis principios; seré uno de los primeros que clamaré por la formación de una autoridad nacional que dé al fin al país la organización nacional que tanto reclamen sus verdaderos intereses, y que inequívocamente es el voto de todos los hijos de la tierra…, le escribe a Rozas para convencerlo. Contaba López con el apoyo de su provincia, Entre Ríos, Corrientes, Córdoba, Santiago y Salta. A eso habría que sumar a los llamados “doctrinarios” de la provincia de Buenos Aires. Chocó, claro está, con las pretensiones porteñistas exhibidas por Rozas. Y si la discusión pasaba por el llamado o no a Congreso General, ninguno ocultó defender los intereses librecambista y proteccionista, y el tema de la apertura de los ríos a la libre navegación. Era Rozas hombre de Buenos Aires todavía, y tardaría en comprender los males que ocasionaba la política por él defendida.

.

        López buscó el concurso de Facundo en procura de un entendimiento mutuo. Era imposible. Facundo bien sabía que López le había retaceado apoyos militares en el final de la campaña como para que lo mataran. Pero lo peor era que tenía en su poder un espléndido caballo moro que pertenecía al Tigre y era una afrenta que Quiroga no podía soportar. Y olvidando que representaban mismas posiciones Facundo le dio vuelta la cara, recostándose en la posición rosista. La dura carta del Patriarca refiriéndose sobre Rozas dirigida al riojano, termina en manos del gobernador bonaerense. No es casual ver a un caudillo patilludo de La Rioja olvidar los intereses de su pago para convertirse en todo un gentleman de Buenos Aires. “¡Para que lo habrá hecho, don Estanislao!”, exclama Fermín Chávez, contrariado con su admirado Facundo, “López tenía en su poder el famoso caballo moro de Facundo, y Quiroga amaba a su caballo más que a todos los federales juntos”, culmina.

López, tal vez en señal de venganza (él o su secretario personal Domingo Cullen) no debió ser ajeno al crimen de Barranca Yaco, cometido por hombres suyos, los Reinafé. (Conjeturas mías)

.

   López todavía machacó con la idea, siempre con el auxilio de los dorreguistas. Aunque Ibarra y el mismo Facundo se sindicaran como hombres del federalismo y reclamaban la formación del Estado nacional, abandonaron su posición mejor. La situación federalista se hizo insostenible cuando las cartas de los diputados Marín y Leiva quejándose crudamente por la actitud de don Juan Manuel, quien nos da el trato de campo de ganado de sus intereses: no creamos que Buenos Aires jamás nos proporcionará sino grillos y cadenas de miseria por felicidad; pues estamos viendo que se complace con nuestras miserias”. Eran palabras que no se podían dejar pasar por alto. Y más cuando el mismo Facundo le entrega las cartas al gobernador bonaerense. Entrecerrado por dos frentes, López desistió. Vencido en la contienda, don Estanislao retiró sus diputados y la Comisión quedó disuelta. No podrá recuperarse más.

 Con ello acababan los sueños de organizar la Nación federalmente para el Caudillo santafesino. Nombre duro de tragar para los “escribientes de la Historia”. La Historia Oficial lo ve como a un sicario más de Rosas, un “gaucho ladrón de vacas” lo llama Sarmiento; “asesino y esclavista de indios” el general Paz[1] e historiadores oriundos de Rosario. Los rosistas lo ven como a un “blando”. Ni ladrón, ni asesino ni blando.  Es sabido que anotaba con una raya los mocovíes que morían por su mano, pero lo de esclavismo lo empezó el general Paz, rencoroso con su carcelero, y la siguieron los “autonomistas rosarinos”, siempre duchos a la hora de hacerle el juego al porteñismo que tanto detestan o detentan.

    Una sola falta política y personal podemos hacerle al López caudillo paternalista de aquellos tiempos: Ciertos desmanejos con las dádivas que Rosas le entregaba puntualmente a modo de resarcimiento de las tropelías del pasado; Pase como hombre, y no como santo, caramba.

.

       Estanislao López era el caudillo federal por excelencia, que se preocupaba por el bienestar de su provincia, por la educación pública para los niños, (¡ja!, chupate esa mandarina) y que se controlara para que nadie se enriqueciera desde el poder, Él, el primero de todos. La temprana muerte de don Estanislao privó a los federales de su cabeza más genuina. Eso sucedería años después, tras enfermarse de tuberculosis, combatiendo en la primera línea versus una de las tantas invasiones mocovíes. 


(Del Libro “Los Caudillos”)


[1] ¡Él, él justamente, que se destacaba en sus campañas exterminando gauchos ajenos a sus ideas! Este hombre infame se creía federal civilizado y no dudaba un instante cuando de torturar y fusilar federales se tratara. Es que el pueblo en masa estaba en contra de las eminencias unitarias. Paz, escribiría unas Memorias razonablemente escritas y de las cuáles muchos escribientes hicieron eco para fundamentar cosas. Ladino y mal nacido, asesino de gauchos y horrible actor de la República, un precursor de Mitre y Roca, lamento tanto no haber estado allí para degollarte el pescuezo. Infame hijo de la Patria, siempre listo para entregar territorio nacional al extranjero como prenda de apoyo en tus luchas contra Rosas, y gestor de la disgregación argentina, cuando procurabas formar la “Federación del Uruguay”, separando Entre Ríos, Misiones y Corrientes del país para fundirlas con Uruguay. Traidor y asesino, hasta genocida, soldado rentado del Emperador del Brasil, tenía que ser tu avenida porteña, “la General Paz”, la que describe donde terminan los anhelos políticos de las dirigencias actuales del país. Pero de esto, basta.

5 comentarios

  1. Carlos Pistelli

    Juan Carlos Serqueiros:
    El duelo político entre Rosas y López es apasionante para analizarlo, porque ambos eran políticos natos y extraordinarios. La pulseada la ganó Rosas porque (para mí) tenía más amplitud de miras que López: Rosas entreveía el país; López entreveía el litoral y más allá de Córdoba, la vista se le nublaba. Hasta sus virreyes eligió mal López, porque los Reinafé eran barriletes sin cola.

    • Carlos Pistelli

      Juan Carlos Serqueiros:
      Cierto, pero hay un factor que podría haber compensado lo económico e incluso inclinar el fiel de la balanza para el lado de López, y éste no supo aprovecharlo: el momento político. Él estaba consolidado como la primera figura de la Federación; mientras que Rosas estaba construyendo su poder todavía. A mi modo de ver, lo de Rosas con respecto a Paz, no era para esquivarle el bulto y tirarle la responsabilidad a López; sino que lo quiso hacer fue evidenciarse como celoso observante de las autonomías provinciales: el que lo había prendido era López, ergo, a él y a nadie más que él le correspondía decidir.

  2. Carlos Pistelli

    Carlos Hector Silvetti:
    Habia 2 bares tipo pulperia, uno en la esquina de Buenos Aires y Rioja que aun se encuentra, el otro llegando a la esquina de lo que hoy es el Correo, Rosas llego a las 8 de la mañana al primero y dijo que alli lo esperaba a Lopez, que le avisen porque tenia que seguir viaje, le avisaron urgentemente a Lopez que paraba en la casa de un amigo de apellido Guerin, que falleció con el grado de Coronel y se encuentra enterrado aqui enel Cementerio El Salvador; (Una de las familias fundadoras de Rosario) Lopez llegó al otro bar a las 11 de la mañana y le mando avisar a Rosas que alli lo esperaba y que venga solo, recien se reunieron a la 1 de la tarde, Rosas tuvo que caminar los 80 metros para reunirse con Lopez.- Y hablando de Bares ee en estos 2 bares, donde José Hernandez escribió gran parte del Martin Fierro ya que el vivió en Buenos Aires 880 a metros de cada uno.-

  3. Carlos Pistelli

    Quintanilla Juan Ignacio:
    Habría que tomar en cuenta la Ley de Aduanas de diciembre de 1835. Ahí Rosas logra articular aunque sea de manera precaria, principalmente por los bloqueos anglo-franceses apoyados por la liberalada nativa, a todas las economías regionales (Buenos Aires – Litoral – Interior) que formaban parte de la Confederación, de no haber sido por el loco traidor de Urquiza esa ley nos hubiera convertido en la potencia económica de América del Sur. El Pepe Rosa hace un análisis magistral de la misma en un trabajo lamentablemente difícil de conseguir que es “Defensa y pérdida de nuestra independencia económica”.

Trackbacks

  1. Estanislao López, Patriarca de la Federación. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: