Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Pacto Federal, acta fundacional de la ‘argentinidad’.

Estanislao López

EL PACTO FEDERAL

El federalismo, es propio de las tolderías”

(En el diario de sesiones del Congreso del ’26)

“La federación es la forma de Gobierno más acorde con los principios democráticos”

(carta de Rozas a Facundo Quiroga, en 1832)

Estanislao López,

             La muerte de Dorrego y el encumbramiento de Rozas, convierten al caudillo santafesino en el Jefe del Federalismo. Entrecerrado en su empobrecida provincia, se apresta al desquite contra los que le han arruinado, de momento, sus planes de organización nacional.

 López ha sido ganado por la idea de un Gobierno Nacional regido por un Estatuto Constitucional, que sirva como ejes para el desarrollo nacional y social del país. Es posible que se sostuvieran tales ideas en la necesidad y conveniencia de las mismas para su propio liderazgo personal y político, y una mejora económica para su deteriorada provincia,

 De momento, espera que se desenvuelvan las cosas en Buenos Aires, donde sospecha que el surgimiento de Rozas será una atemperación de sus proyectos, y en el interior, donde el bravo Quiroga se enfrentará al estratega Paz,

López, Rosas, y las tratativas del litoral.

 Rosas, López y el correntino Pedro Ferré venían organizando el contragolpe a las pretensiones de Paz. Pronto el choque de intereses y personalidades se hicieron presente.

 El duelo de López y Rosas continuaba un conflicto anterior entre Bustos y Dorrego. Querer organizar la república, o no. Dotarla previamente de tratados interprovinciales, para después formar gobierno acorde al dictado de una Constitución. López, jefe del Federalismo, quedaba desautorizado con los tratados de Cañuelas y Barracas, desacordes con los mandamientos de la Convención residente en Santa Fe. Ésta, entonces, desapareció del mapa. Rosas, pícaro siempre, alargaba la discusión en su provecho.

A eso habría que sumarle la negativa de Ferré a sumarse a lo que sería la liga federal. La postura de Corrientes chocaba con la de Buenos Aires y su diputado Roxas y Patrón. Mientras Ferré sostenía una política económica proteccionista, Roxas defendió el librecambio que beneficiaba exclusivamente a su provincia. Y detrás de esta postura estaba el mismísimo don Juan Manuel.

 Ferré perdió la partida culpando, en parte, a la inacción del Caudillo santafesino al procurar su auxilio. No eran tiempos de discutir políticas económicas, habrá respondido López, alineándose en la postura de Unión propuesta de Rosas. Unión contra los unitarios, y bajo su órbita personal.

juan m de rosas

Pacto Federal del 4 de Enero de 1831.

             Volviendo a la Argentina, todo 1830 discurre en que harán los federales del litoral para federalizar las regiones que controla Paz. Ya está Quiroga entre ellos. También Ibarra y los hermanos Reinafé de Córdoba, que quedaban como jefes de la provincia mediterránea al morir Bustos. Hubo que superar escollos.

 No era un secreto el enojo de Facundo tras Oncativo. Responsabilizaba tanto a López como a Rosas de su derrota. Don Juan Manuel supo congeniar pronto con el riojano. No ocurrió lo mismo con don Estanislao. Así lo describía el Patriarca “este riojano nos dará trabajo” mientras Facundo lo llamaba sarcásticamente “Gigante de los santafesinos”.

A eso habría que sumarle las comentadas diferencias entre Santa Fe y Corrientes con Rosas. López, federal de vieja data, quería la organización del país por medio de una Comisión Representativa que Rosas negaba en su solo provecho, sosteniendo que el país no estaba preparado para ello. A punto estuvo de naufragar la alianza de los caudillos del litoral. Encerrado en su óptica porteña, don Juan Manuel puso en peligro la ya difícil situación del federalismo.

 Los levantamientos en Entre Ríos le hicieron cambiar el parecer. Congenió con el díscolo Quiroga y cedió a las pretensiones de López. Porteño pero político al fin cedía posiciones para ganar poder. El 4 de enero de 1831 se firmaba el Pacto Federal, institución que uniría al país e instrumento por el cual Rosas, forjaría la Soberanía Nacional y el sentimiento de la nacionalidad tantas veces buscada. Se creaba la Comisión Representativa y se nombraba a Estanislao López, General en Jefe del Ejército Federal.

 El PACTO resumía el espíritu de todo lo expresado y sentido por los hombres y mujeres que habían salido de Uruguay acompañando a Artigas y del norte siguiendo a Belgrano y forjando a Güemes. Era la Patria misma, en su previo surgimiento cuando éramos colonia y cuando llegamos a Nación. Era la Identidad, el Sentimiento y la Emancipación. Era la Argentina.

¿Era… Mejor digamos ES.

 El Federalismo en 1831.

Facundo_Quiroga

             Como el país mismo, tres cabezas quedaban como tales dentro del trípode federal. Si antes lo integraron Bustos, Dorrego y Estanislao López, ahora acompañarían al santafesino, Rozas y Facundo Quiroga.

 El Quiroga derrotado en Tablada y Oncativo se refugia en Buenos Aires. Para reconstruir su poder, debe armar tropa con los presos que le da Rosas a desgano. El famoso “Tigre de los Llanos” ha hecho buenas migas con don Juan Manuel y residiendo en la vieja capital virreinal sintió el gustito de la vida “fashion” de los porteños. O no tanto.

El Quiroga que reside en Buenos Aires es la figura más popular del país. Detrás de él legendarias anécdotas que lo pintan de cuerpo entero. Pero el Facundo de Buenos Aires ha dejado de ser – si nunca lo fue – el personaje barbárico que pintan los relatos unitarios y se ha convertido en un estadista. Y ha visto de las buenas mieles que podrían dar al país la constitución de la República organizada y sostenida por los pueblos. Confronta, debe hacerlo, con Rozas. Pero he ahí la disociación que perduraba cuando el asesinato en Barranca Yaco. Si Facundo aceptaba la postergación constitucional esgrimida por Rozas, en cambio le reclamará el auxilio a las economías regionales. Con lo que repetía una vieja frase hecha: Los del interior artesano estábamos mejores cuando éramos colonia. Que significaba que el poder omnímodo de Buenos Aires lo absorbía todo. Y Rozas, estaba al frente de tal poder entonces. Rozas no logra convencerlo y es Facundo el que le gana el debate: Al país no solamente le hace falta su constitución política, También debían resolverse las cuestiones económicas fundamentales. Eran las mismas expresiones del correntino Ferré, pero sostenidas en la hidalguía y fortaleza de Facundo.

 Facundo logrará rehacer la “Federación” de gobiernos que le deben el cargo. Ubica en ellos a las mejores eminencias de las provincias: el tucumano Alejandro Heredia es uno de ellos. El “hijastro” de Quiroga como se lo llamaba sarcásticamente, era de las mejores mentes dentro del Federalismo. Es indudable que si sus lugartenientes comprendieron de la postergación del Ordenamiento Constitucional para mejores tiempos, le exigieron a Facundo tratara la resolución de los problemas de las economías regionales. La muerte de Quiroga les privó del mejor de sus caudillos.

 Rosas decreta la Ley de Aduanas en 1835 como compensando el reclamo de Facundo y el de Ferré. Pero quedaba en pie la resolución de López y los doctrinarios.

 Rosas, en su maquiavélica comprensión del juego político dentro de los federales, cree seducir a Quiroga mostrándolo magno en Buenos Aires. Pero el poder de Facundo estaba incólume allá tierra adentro. Y como él mismo dijera, dejaría de lado su pensamiento en pos de las mayorías.

    La situación de López era distinta. Aunque mejor dotado para confrontar con Rosas, y más federal que Facundo, era menos genial que el riojano y sobrevivía políticamente de los subsidios que la provincia de Buenos Aires otorgaba regularmente. Cuando López intentó coalicionarse junto a los antirrosistas, don Juan Manuel lo extorsionó con cortarle los suministros mensuales. Y entre arriesgarlo todo y quedarle nada, don Estanislao cedió. Con él, junto a él, el Federalismo más puro del Plata.

 Ni Facundo buscó el concurso de López, ni éste pudo convencerlo de la acción común. Timorato y secuaz de Rosas, lo entendían a don Estanislao más allá de Córdoba; de traidor a la Causa y lacayo de Don Juan Manuel, hablaban los santafesinos de Quiroga. El viejo divide y reinarás de los ingleses, Rosas había llevado a cabo a la perfección. Salúdeme al gigante de los santafesinos, se burla Facundo; Este riojano nos dará trabajos, se queja López, y ambas manifestaciones terminan en las sonrisas del gaucho pícaro…

Juan Manuel de Rosas, Museo del Bicentenario

La Comisión Representativa.

             Vencido Paz quedaban pendientes las viejas disputas previas a la firma del Pacto. Con el pretexto de tratar sobre la vida de algunos prisioneros de guerra (entre ellos Paz), López y Rosas se dieron cita en Rosario. Don Juan Manuel es explícito: “Para que exista Patria, Paz debe morir”. Don Estanislao fusiló a prisioneros menores, pero cuidó la vida de Paz.

Luego pasaron a temas de fondo. López insistió con que la Comisión cumpliera su mandato legal y llamara a un Congreso General que dictara Constitución para organizar la Confederación. “Somos de merecer el honroso título de hombres libres y de que sabemos constituirnos dándonos leyes justas y equitativas. Jamás negaré mis principios; seré uno de los primeros que clamaré por la formación de una autoridad nacional que dé al fin al país la organización nacional que tanto reclamen sus verdaderos intereses, y que inequívocamente es el voto de todos los hijos de la tierra…, le escribe a Rozas para convencerlo. Contaba López con el apoyo de su provincia, Entre Ríos, Corrientes, Córdoba, Santiago y Salta. A eso habría que sumar a los llamados “doctrinarios” de la provincia de Buenos Aires. Chocó, claro está, con las pretensiones porteñistas exhibidas por Rozas. Y si la discusión pasaba por el llamado o no a Congreso General, ninguno ocultó defender los intereses librecambista y proteccionista, y el tema de la apertura de los ríos a la libre navegación. Era Rozas hombre de Buenos Aires todavía, y tardaría en comprender los males que ocasionaba la política por él defendida.

López buscó el concurso de Facundo en procura de un entendimiento mutuo. Era imposible. Facundo bien sabía que López le había retaceado apoyos militares en el final de la campaña como para que lo mataran. Pero lo peor era que tenía en su poder un espléndido caballo moro que pertenecía al Tigre y era una afrenta que Quiroga no podía soportar. Y olvidando que representaban mismas posiciones Facundo le dio vuelta la cara, recostándose en la posición rosista. La dura carta del Patriarca refiriéndose sobre Rozas dirigida al riojano, termina en manos del gobernador bonaerense. No es casual ver a un caudillo patilludo de La Rioja olvidar los intereses de su pago para convertirse en todo un gentleman de Buenos Aires. “¡Para que lo habrá hecho, don Estanislao!”, exclama Fermín Chávez, contrariado con su admirado Facundo, “López tenía en su poder el famoso caballo moro de Facundo, y Quiroga amaba a su caballo más que a todos los federales juntos”, culmina.

López, tal vez en señal de venganza (él o su secretario personal Domingo Cullen) no debió ser ajeno al crimen de Barranca Yaco, cometido por hombres suyos, los Reinafé. (Conjeturas mías)

 López todavía machacó con la idea, siempre con el auxilio de los dorreguistas. Aunque Ibarra y el mismo Facundo se sindicaran como hombres del federalismo y reclamaban la formación del Estado nacional, abandonaron su posición mejor. La situación federalista se hizo insostenible cuando las cartas de los diputados Marín y Leiva quejándose crudamente por la actitud de don Juan Manuel, quien nos da el trato de campo de ganado de sus intereses: no creamos que Buenos Aires jamás nos proporcionará sino grillos y cadenas de miseria por felicidad; pues estamos viendo que se complace con nuestras miserias”. Eran palabras que no se podían dejar pasar por alto. Y más cuando el mismo Facundo le entrega las cartas al gobernador bonaerense. Entrecerrado por dos frentes, López desistió. Vencido en la contienda, don Estanislao retiró sus diputados y la Comisión quedó disuelta. No podrá recuperarse más.

 Con ello acababan los sueños de organizar la Nación federalmente para el Caudillo santafesino. Nombre duro de tragar para los “escribientes de la Historia”. La Historia Oficial lo ve como a un sicario más de Rosas, un “gaucho ladrón de vacas” lo llama Sarmiento; “asesino y esclavista de indios” el general Paz[1] e historiadores oriundos de Rosario. Los rosistas lo ven como a un “blando”. Ni ladrón, ni asesino ni blando.  Es sabido que anotaba con una raya los mocovíes que morían por su mano, pero lo de esclavismo lo empezó el general Paz, rencoroso con su carcelero, y la siguieron los “autonomistas rosarinos”, siempre duchos a la hora de hacerle el juego al porteñismo que tanto detestan o detentan.

    Una sola falta política y personal podemos hacerle al López caudillo paternalista de aquellos tiempos: Ciertos desmanejos con las dádivas que Rosas le entregaba puntualmente a modo de resarcimiento de las tropelías del pasado; Pase como hombre, y no como santo, caramba.

 Estanislao López era el caudillo federal por excelencia, que se preocupaba por el bienestar de su provincia, por la educación pública para los niños, (¡ja!, chupate esa mandarina) y que se controlara para que nadie se enriqueciera desde el poder, Él, el primero de todos. La temprana muerte de don Estanislao privó a los federales de su cabeza más genuina. Eso sucedería años después, tras enfermarse de tuberculosis, combatiendo en la primera línea versus una de las tantas invasiones mocovíes


[1] ¡Él, él justamente, que se destacaba en sus campañas exterminando gauchos ajenos a sus ideas! Este hombre infame se creía federal civilizado y no dudaba un instante cuando de torturar y fusilar federales se tratara. Es que el pueblo en masa estaba en contra de las eminencias unitarias. Paz, escribiría unas Memorias razonablemente escritas y de las cuáles muchos escribientes hicieron eco para fundamentar cosas. Ladino y mal nacido, asesino de gauchos y horrible actor de la República, un precursor de Mitre y Roca, lamento tanto no haber estado allí para degollarte el pescuezo. Infame hijo de la Patria, siempre listo para entregar territorio nacional al extranjero como prenda de apoyo en tus luchas contra Rosas, y gestor de la disgregación argentina, cuando procurabas formar la “Federación del Uruguay”, separando Entre Ríos, Misiones y Corrientes del país para fundirlas con Uruguay. Traidor y asesino, hasta genocida, soldado rentado del Emperador del Brasil, tenía que ser tu avenida porteña, “la General Paz”, la que describe donde terminan los anhelos políticos de las dirigencias actuales del país. Pero de esto, basta.

3 comentarios

  1. Norberto Briggiler

    Opiniones internacionales sobre la cuestión Malvinas

    Argentina’s Claim Over the Falkland Islands Is Legitimate

    Interesante porque está bastante completa, para ser de un anglosajón. Una medida de su ecujanimidad es que llama Falkland a las isla.
    http://www.huffingtonpost.co.uk/john-wight/argentinas-claim-over-the-falkland-islands-is-legitimate_b_2407749.html

    Obama Says He’s ‘Neutral’ Over Falklands But Seems to Tilt Toward Argentina

    La nota importa porque a pesar de una declaración potencialmente a la Argentina, los EE.UU. siempre terminaron cómplices de los británicos. En 1833 ofrecieron el pretexto y en 1982 fueroncómplices abiertos. Es la línea histórica de los EE.UU.: jamás les interesó la justicia,solamente su estrecha conveniencia.
    http://cnsnews.com/news/article/obama-says-he-s-neutral-over-falklands-seems-tilt-toward-argentina
    Agrego un ejemplo para este punto: la política de firmar tratados o convenciones y luego no ratificarlas. Hace semanas fue el día del niño, yo participo en un taller en el que la dama que lo dirige puso como tema de discusión los derechos del niño. Muy interesante. Se fueron recorriendo diversos materiales y algo me sonó como incompleto. De regreso en mi hogar, 10 minutos de internet bastaron. Hay dos cuerpos jurídicos sobre el tema donde uno complementa y clarifica al otro y otorga más armas para litigar en una corte internacional, por ejemplo La Haya. El primero es la Declaración de los Derechos del Niño, que fue sancionado en noviembre de 1959 con la unánime aprobación de los 78 países miembros de las N.U. Pero una declaración es solo eso: una declaración que poco obliga a un país y otorga una base limitada para litigar en cortes internacionales.
    Treinta años más tarde, luego de muchos episodios trágicos para la niñez, se decidió la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN, en inglés CRC) es el tratado internacional de las Naciones Unidas a través del cual se enfatiza que los niños tienen los mismos derechos que los adultos, y se subrayan aquellos derechos que requieren protección especial
    Es el primer tratado vinculante a nivel internacional que reúne en un único texto sus derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales. Los países que lo suscriben asumen la responsabilidad de cumplir los derechos y hacerlos cumplir adecuando su marco normativo y a destinar todos los esfuerzos que sean necesarios para lograr que cada niño goce plenamente de sus derechos.
    En resumen, una Declaración indica el rumbo y exhorta a seguirlo; una Convención obliga a respetarlos con participación de los países miembros. Pero, un país queda obligado cuando lo ha firmado su Jefe de Estado y ha sido ratificado por algún órgano colectivo con categoría de Congreso o Parlamento. En este caso se firmó y ratificó en tiempo record por todos los países miembro (192) excepto dos. Corresponde señalar que el rango de una convención varía según el país. El mayor rango de la CDN es el supraconstitucional (una corte internacional tiene mayor nivel que la corte suprema, el tratado es superior a la Constitución del país) y en América Latina lo tiene Guatemala. El siguiente rango es el constitucional y la CDN tiene el mismo rango que la constitución; es el caso de Venezuela, República Dominicana y Argentina, donde el rango es obligatorio para todo tratado internacional que el país firme y ratifique porque así lo establece la Constitución de 1954 (pacto Menem Alfonsín). Sigue el rango supra legal, superior a las leyes pero inferior a la constitución, y termina con el rango legal (CDN igual a ley). Pero esta puntada tiene dos hilos. Solamente dos países miembros de la ONU no adhieren a la Covención. Uno es Somalía porque no tiene Estado (la guerra civil llegó al extremo de ceder funciones imprescindibles de Estado a tres “instituciones”. del

    En general, permita que me honre felicitándolo. Es un relato que avanza mucho y bien sobre lo que hay y usté es el primer rosarino que tengo noticias que entiende a López, Otro lo precedió e hizo historia sin buscarlo, entre otras cosas con sus “Aleluyas del Brigadier”. Le bastó entenderlo, así como entendió a los 7 jefes con “Aquella Noche de Corpus”.
    Pero tiene algunas patinadas serias que se reiteran, Por el momento, la salud y otras yerbas me dejaron de a pie. Nunca se pierde la esperanza de recuperación. Cuando se me dé van a saltar unas cuantas fichas. Entiéndame, don Carlos, si no lo puedo refutar de una volea creo que puede ser por dos causas. La primera es porque hace bien los deberes (bien por usted) y la segunda es porque suelta con cierta incontinencia especulaciones (y no aclara en to eso que son especulaciones) por lo que resulta difícil seguirle el tranco. Hay algunas que son una pena, dada su sapiencia. No es la primera vez que afirmo que muchos eventos no se pueden entender sin sobresimplificar las líneas políticas o ideológicas. Usté a veces le hace el juego a lo antipopular.
    No sé cómo, pero los argentinos nos la hemos ingeniados para que cada “pareja” meta tres en la contradanza. En la época de este post, eran los unitarios herederos de los directoriales, los federales netos que heredaron a Artigas y los federales porteños que con Rosas jugaron de una manera, y antes y después que él jugaron de otra. Si esto es así, su texto tiene muchas patinadas. Tristemente, ante falta de evidencia, en historia hace falta especular, pero la especulación tiene sus límites. Tengo que citar a un tipo que no me gusta, pero algunos aciertos tuvo. La especulación y construcción sobre ella en otras disciplinas se llama intuición. “Sin intuición no arrancamos, y con ella sola nos desbarrancamos”.El hallazgo lo hizo un tipo que no me gusta nada, quizás el intelectual argentino más conocido en el mundo (y ostento orgulloso haber sido censurado cuando lo enfrenté con mentiras). Sin embargo. La pegadiza frase sirve.
    En este caso tengo que enfrentar confusiones, convicciones, lo que requiere más tiempo. Pero alguna vez intentaré no dejar pasar las especulaciones poco plausibles y las afirmaciones arbitrarias. Algunos ejemplos:
    • “La muerte de Dorrego y el encumbramiento de Rozas, convierten al caudillo santafesino en el Jefe del Federalismo.” ¡No jodamos! Con Rosas ya rico por sus buenos negocios y la gobernación de Buenos Aires que seguía controlando la aduana, López era segundo fácil, a pesar de cuentas y espejuelos.
    • “Entrecerrado en su empobrecida provincia, se apresta al desquite contra los que le han arruinado, de momento, sus planes de organización nacional.” Lamentablemente, empezamos mal, aunque terminamos mucho mejor. Hechos como los que usted mismo menciona solo se explican con una personalidad de López muy especial. Es como esos caballeros del sur de EE.UU. que, llegada la guerra de Secesión, tenían una idea del honor muy acendrada que ponía en primer lugar a su Estado, violando el juramento de fidelidad a la Unión que habían respetado por años y décadas. Para López había UNA idea madre: la supervivencia de su provincia, la felicidad de sus comprovincianos. La idea de desquite no le pasaba por la cabeza, porque no bien neutralizaba un frente, regresaba a su provincia rápidamente. Hubo excepciones porque había que contar los tantos, pero solamente demoraba su regreso el bienestar de sus comprovincianos.
    • Muy buenas las menciones al pícaro HACENDADO ROSAS. Si el patrón de la campaña porteña quiso cambiar su apellido, no soy quien para oponerme. Era muy pícaro, pero un hacendado pícaro.
    • “El duelo de López y Rosas continuaba un conflicto anterior entre Bustos y Dorrego. Querer organizar la república, o no. Dotarla previamente de tratados interprovinciales, para después formar gobierno acorde al dictado de una Constitución.” Cuidado, la especulación infundada suele estar lejos de la realidad. Quiero creer que la redacción se presta a confusión y que los que empujaron la Organización Nacional fueron López y Bustos. De todas maneras, el conflicto inicial fue entre López y Rosas. En el conflicto que duró desde que se conocieron hasta la muerte del Brigadier. Lo más interesante es un par de cosas que no sé si he visto en los escritos del profe Pistelli. Una de las causas reales de Rosas para boicotear la organización fue mantener los ingresos de la Aduana en manos de Buenos Aires. La otra es una desvergonzada declaración de autoritarismo antidemocrático, que de haberse aprobado en el Congreso de Tucumán luego mudado a Buenos aires, hubiese fracasado y provocado una guerra tipo Balcanes. ¿Dudas? Carta de López a Quitoga,

    • Carlos Pistelli

      Brillante como siemore Norberto. Y he anotado sus puntos de crítica para releerlo. Es un artículo viejo y no le he vuelto a dar un chequeo. Debería. Hay q leer mas y esepcular menos como bien ud dice.

Trackbacks

  1. ¿¿Quién mató a Facundo?? | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: