Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

¿¿Quién mató a Facundo??

Facundo_Quiroga

Las minas y Facundo Quiroga. (extracto de ‘Los Caudillos’)

      Y para hablar de Facundo, hay que hablar en mitología griega:

Rivadavia tenía talentos; era un visionario y soñó con un país mejor y civilizado. Los que lo defienden adjudican su fracaso a la durísima oposición de los caudillos liderados por Manuel Dorrego. Pero el sueño rivadaviano tenía escasas vigas reales. Rivadavia jamás despertó a la realidad nacional. ¿Y un hombre de sus quilates puede olvidar el realismo y gobernar en la fantasía? Él y su grupo titulan al Capitán Quiroga de bárbaro y bruto, que no sabe leer, indisciplinado, persona personalísima, sin más patria ni bandera que sí mismo. Así lo describían. ¿Acaso esa descripción, esa estúpida creencia no les hizo comprender?”.

El Congreso legisla sobre las tierras nacionales: éstas pasan a la administración del presidente. Incluidas las de La Rioja administradas por Facundo. Seamos, un momento, logistas rivadavianos.

–  Facundo es una bestia salvaje, solo obedece su propio parecer, mata tigres con sus manos, se saca la basurita de los dientes con su cuchillo, es grosero, mal hablado, carece de educación. La ley de las tierras del Congreso en la ciudad de Buenos Aires obliga a obediencia. El animal analfabeto debe cumplir la ley y delegar su poder sobre las minas en el  sir inglés venido de la River Plate Minning.

    Sigamos siendo logistas: ¿Acaso ese cacique abominable respetará el documento que otorga las minas a mercaderes ingleses? ¿Puede hacerlo sabiendo lo que opinamos de él, aun sin saberlo? ¿Puede? ¿Puede obrar así sabiendo de su indisciplina perversa?

    Ahora seamos Facundo. Somos arrogantes pero valientes. Así nos llamó el Libertador. Llegamos al poder con el valor de los puños y los fusiles. La masa nos idolatra. Hagamos cosas que les convengan y seguirán con nosotros. Vamos por los llanos y por los montes a caballo hablando el mismo lenguaje de los paisanos. Y vamos con el Chacho, que no es poca cosa. Somos católicos fervorosos. Somos un sentimiento. No seremos estadistas, pero no somos giles; y somos inteligentes: astutos y patriotas. Nos gusta el juego cuando tenemos tiempo, porque nos dedicamos al gobierno de la provincia. Tendremos pensamiento centralista, pero lucharemos por lo que sienten los pueblos: federalismo. ¿Y entonces?

– General Quiroga, un inglés acá dice que por ley le pertenecen las minas de la provincia.

    Y entonces no nos queda otra que reír. Y el inglés no era inglés, era alemán. Y se hizo amigo de Facundo trabajando para él.

 La única manera que Facundo entrara en razón era mediante la fuerza, “los palos”. Para eso estaba La Madrid en Tucumán. Pero en octubre de 1826 Facundo lo derrota en El Tala con la divisa “Religión o muerte”. Forja una liga provincial donde entran las provincias de Cuyo, Córdoba y La Rioja. La Madrid insistirá meses después.

https://carlospistelli.wordpress.com/2014/01/04/pacto-federal-acta-fundacional-de-la-argentinidad/

Barranca-Yaco

 Asesinato de Facundo.

             Iba reumático y volvía con la carta de la hacienda de Figueroa. Reunido con los gobernadores del noroeste había logrado consolidar su posición interna y la pacificación de la región. El gran varón que era se había negado a escuchar rumores y a aceptar escoltas. Si hasta su secretario Ortiz prefiere morir con él que hacer caso de lo que sucedería: El 16 de febrero de 1835 le dieron alcance en Barranca Yaco matando a toda la comitiva. Mandaba la partida asesina Santos Pérez. Eran hombres de los Reinafé.

Los Reinafé vengaban así el intento de golpe de 1833. ¿Pero quién detrás de estos mozos que nada hacían, sin consultar a su numen Estanislao López? El ministro de gobierno santafesino estuvo al tanto del suceso. Uno de los hermanos Reinafé se reunió con él en ese febrero de 1835. ¿Y el mismo Rozas, beneficiario exclusivo, si puede haber beneficio de la muerte de un aliado leal como Facundo? No. La autoría intelectual debió venir de los emigrados de Montevideo: O los lomos celestes o los negros o los dos a la vez. Habían matado al caudillo de los caudillos creyendo debilitar mortalmente al federalismo quitándole su fiel escudero o lograr que López declinara su vacilación al momento de actuar. No consiguieron ni lo uno ni lo otro.

Sarmiento:

¡Sombra terrible de Facundo, voy a evocarte, para que, sacudiendo el ensangrentado polvo que cubre tus cenizas, te levantes a explicarnos la vida secreta y las convulsiones internas que desgarran las entrañas de un noble pueblo! Tú posees el secreto: ¡revélanoslo! Diez años aún después de tu trágica muerte, el hombre de las ciudades y el gaucho de los llanos argentinos, al tomar diversos senderos en el desierto, decían: “!No; no ha muerto! ¡Vive aún! ¡Él vendrá!” ¡Cierto! Facundo no ha muerto; está vivo en las tradiciones populares, en la política y revoluciones argentinas; en Rosas, su heredero, su complemento: su alma ha pasado a este otro molde, más acabado, más perfecto; y lo que en él era sólo instinto, iniciación, tendencia, convirtióse en Rosas en sistema, efecto y fin. La naturaleza campestre, colonial y bárbara, cambióse en esta metamorfosis en arte, en sistema y en política regular capaz de presentarse a la faz del mundo, como el modo de ser de un pueblo encarnado en un hombre, que ha aspirado a tomar los aires de un genio que domina los acontecimientos, los hombres y las cosas.

Borges: 

El madrejón desnudo ya sin una sed de agua
y una luna perdida en el frío del alba
y el campo muerto de hambre, pobre como una araña.

El coche se hamacaba rezongando la altura;
un galerón enfático, enorme, funerario.
Cuatro tapaos con pinta de muerte en la negrura
tironeaban seis miedos y un valor desvelado.

Junto a los postillones jineteaba un moreno.
Ir en coche a la muerte ¡qué cosa más oronda!
El general Quiroga quiso entrar en la sombra
llevando seis o siete degollados de escolta.

Esa cordobesada bochinchera y ladina
(meditaba Quiroga) ¿qué ha de poder con mi alma?
Aquí estoy afianzado y metido en la vida
como la estaca pampa bien metida en la pampa.

Yo, que he sobrevivido a millares de tardes
y cuyo nombre pone retemblor en las lanzas,
no he de soltar la vida por estos pedregales.
¿Muere acaso el pampero, se mueren las espadas?

Pero al brillar el día sobre Barranca Yaco
hierros que no perdonan arreciaron sobre él;
la muerte, que es de todos, arreó con el riojano
y una de puñaladas lo mentó a Juan Manuel.

Ya muerto, ya de pie, ya inmortal, ya fantasma,
se presentó al infierno que Dios le había marcado,
y a sus órdenos iban, rotas y desangradas,
las ánimas en pena de hombres y de caballos.

(el general Quiroga va en coche a la muerte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: