Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Belgrano y la creación de la Bandera

Manuel Belgrano

(de “vale la pena ser argentino”, Tomo I)

Crease la escarapela.

               Como resarcimiento a su mala acción, Belgrano pasa a custodiar las costas del Paraná. Ha cambiado el abogado venido a general. De una lucidez mayúscula en los asuntos de la Patria (siendo el máximo exponente de todos los actores de Mayo), de un idealismo algo ajeno a la tierra y sus hombres va ganando comprensión y humanismo caminando los pueblos del país. Ha comprendido que el jacobinismo extremo es contraproducente y que una política religiosa que equipare los males de Castelli y los suyos en el norte atraerá a las poblaciones a la Revolución. Y sus soldados necesitan distintivo para diferenciarse de los chapetones. Conforme a los colores del escudo de los virreyes o al manto de la virgen del Rosario manda confeccionar cintas azules y blancas que Rivadavia firmará como escarapela nacional.

 Crease la Bandera.

               Su convicción emancipadora se agiganta. Manda emplazar dos baterías que custodien el paso del Paraná por los Pagos de los Arroyos: Libertad e Independencia. Belgrano, jugando con fuego, decide enfrentar a los hombres del Régimen sin abandonar su amistad personal con todos ellos. Desde el 27 de Febrero de 1812 tenemos enseña “para diferenciarnos del resto de las naciones del globo”. ¡Mal rayo me parta!, habrá pronunciado Rivadavia negándole mostrarla.

Cuando una colonia decide flamear bandera propia provoca su diferenciación de la metrópoli. Todas las ciudades fundadas por los españoles tenían su escudo correspondiente, pero tener bandera propia iba más allá. Cuando Belgrano, alejado de la Buenos Aires “enciclopédica”, encantado con el patriotismo simple de las paisanadas del litoral, enarbola bandera, estaba anticipándose al Congreso de Arroyo de la China y al de Tucumán. Estaba declarando la Independencia por las suyas.

 Ya en el ejército del Norte deberá ocultarla. Y si le llegasen a preguntar dónde la tiene guardada, dirá que para cuando logremos una gran victoria volverá a flamear “… y como ésta no se producirá, se olvidarán de ella”. El fastidio belgraniano a la obra rivadaviana se oculta en esa queja y un silencio molesto. Ya habrá tiempos de enfrentar al Régimen. Ahora hay que luchar por la Independencia. Aunque Rivadavia no luche por lo mismo. Inicia, entonces, el éxodo jujeño.

¿Qué significaba la bandera para aquellos argentinos, y para estos como nosotros en el presente? No encuentro mejor explicación que la dada por José María Rosa: “El argentino ve en su bandera la representación de la Patria sin mirar la calidad del paño ni la perfección del colorido; se descubre ante ella sometiéndose al más fuerte de los vínculos: la comunidad nacional. Le agravia que la ofendan, más que una afrenta personal. La bandera significa la Nación, su pasado y su porvenir, nosotros, nuestros padres y nuestros hijos, la tierra que pisamos, los horizontes familiares, los afectos más caros; todo aquello que no se razona pero es el espíritu  de una comunidad, una ligazón que ennoblece la vida y justifica se la entregue en su defensa”. Es la descripción de sentimientos que mi lenguaje no hubiera podido expresar nunca. Bajo esos noble sentimientos, empezaba a marchar el pueblo argentino en el afán de independizarse. Todavía marchamos, pese a todo…

Don Manuel. (‘Los Caudillos’)

Volviendo al recorrido de su vida, al conseguir los triunfos de Tucumán y Salta que salvaron a la Causa americana y mantuvieron esperanza en sus gestores múltiples, se le otorgan dineros que él declinará en pos de la creación de cuatro escuelas en la zona norte del país. Suscribe un reglamento para las mismas donde ordena tratar a los maestros de escuela como “Padres de la Patria”. Forjará su temple heroico recorriendo la Nación forjada. El diario “La Prensa” se referirá a él ochenta años después tras un episodio oscuro[1], “El patriota que más hizo por el país y que menos comió de sus riquezas”. O algo así. Ha donado sus sueldos, sus bienes de hombre pudiente de la capital; Los jirones de su corazón se reparten por doquier para mantener la Patria unida. Deja un mensaje, Un mensaje enorme para la posteridad:

 “Siempre me toca la desgracia”, escribe con sorna, “que me busquen cuando el enfermo ha sido atendido por todos los médicos y abandonado”. “Es de necesidad de proteger tan nobles sentimientos, que son obra del cielo que tal vez empieza a protegernos… La gente se ha decidido a sacrificar con nosotros si se trata de defenderla (la integridad del territorio)”. “Voy a presentar batalla hasta concluir con honor… pero si Belgrano no puede hacer milagros, trabajará por el honor de la Patria. Mis compañeros están llenos del fuego sagrado del patriotismo y dispuestos a vencer o morir con su General”.

Se han apoderado de mí las ideas de la libertad, igualdad, seguridad, propiedad, y sólo veía tiranos en los que se oponían a que el hombre, fuese donde fuese, no disfrutase de unos derechos que Dios y la naturaleza le habían concedido”.

   El 25 de mayo de 1812, Belgrano declara la Independencia por las suyas, estando en Jujuy, enfrentando al gobierno rivadaviano: “Vosotros tendréis un motivo más para recordar este día, cuando sois testigos, por primera vez, de la bandera nacional en mis manos, que nos distingue del resto de las naciones del globo. Jurad conmigo, y: ¡Viva la Patria!”

 Había hablado con el corazón… y las bolas bien puestas (disculpando el lector) Seamos compañeros de Belgrano, y llenos del fuego sagrado del patriotismo hagamos Patria grande en la tierra de los argentinos.

http://www.youtube.com/watch?v=Iwotixi0ghw


[1] El episodio oscuro al que me refiero es cuando dos ministros del general July Englis Rock en su virreinato 1898-1904, los señores Joaquín González y general Riccieri, roban del sarcófago sagrado donde descansaba Belgrano, huesos y dientes de su despojos santos. Para llevárselos a Mitre. El general Bartolus se ofenderá y ordenará la devolución. González era autor de una ley por la que se expulsaba del país a los inmigrantes que defendían sus derechos laborales. Riccieri, creador del servicio militar, era rosarino como la Bandera, Central y el Che. Una ofensa, definitivamente, a mi patria chica…

4 comentarios

  1. Carlos Pistelli

    La Causa Argentina levantada por los caudillos de la Nación, contra el Régimen Extranjerizante, simbolizado en la figura de Rivadavia y el genocidio perpetrado por las minorías, tiene unas anécdotas fundamentales no menores que debiéramos narrar:

    Y ésa anécdota mayúscula, son los colores de la Bandera Nacional. Cuando Belgrano la mandaba izar a las 6 y media de la mañana en las barrancas del Rosario, donde hoy se sitúa el Monumento a su memoria, la mandó izar Blanca preponderantemente. ¿Por qué blanca, con el agregativo del azul? Porque el blanco, en la heráldica, representa al Plata, palabra castellana del latín, argentinium; El azul completaba el cuadro en honor al manto de la virgen de la ciudad, o de los virreyes de Buenos Aires. El 27 de febrero de 1812 Belgrano declaraba el nacimiento argentino por las suyas, dándonos nombre y color patrio. Ésa es la grandeza del prócer que más quiero de la Patria.

    La bandera de Rosario se extiende por el territorio. Artigas la hace jurar en Arroyo de la China y los congresales del Tucumán la declaran enseña patria. Con ella, San Martín, sus granaderos y sus marinos harán obra grande. Donde ella se desplegaba, vivía la libertad. Piensen en ello cuando recuerden a Uruguay, a Paraguay, a Honduras, a Guatemala, a El Salvador y a Nicaragua, hasta Chile, el Perú y el Paraguay, vestidas con matices de nuestros colores para ser Libres. Azul-celeste y blanca: Roja sangre, para sostener con la vida nuestra historia grande.

    En las guerras civiles siguientes al Pacto Federal de 1831, los federales la alzan con pasión. También los unitarios. El azul celeste troca su origen. Rozas la oscurece de tal forma que la bandera se torna de un azul marino fuerte, casi negro. Lavalle, el jefe antirrosista, la aclara, volviéndose celeste casi agua.

    La derrota de Rosas en los campos de Morón[1] en 1852, trocó el color original patrio. Hasta tornarse el actual celeste claro, como la querían los unitarios. Para que lo sepan, cuando honremos a la bandera más linda del mundo.

    [1] Caseros, la llaman los brasileños.

  2. Carlos Pistelli

    Reblogueó esto en ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?y comentado:
    El más grande en el día q creó la Patria. Si! Nadie como él.

  3. Carlos Pistelli

    avier Garin DIFIERO CON LO DE LOS COLORES, CUMPA, BELGRANO NO LOS ELIGIÓ, SE LIMITÓ A COPIAR LOS DE LA ESCARAPELA.

    Marcelo La Rosa Hay varias teorías respecto a la elección de los colores de la bandera. La que nos enseñó Billiquen: los colores del cielo es una de ellas, pero después varios historiadores no pudieron ponerse de acuerdo. Unos tienen la teoría del compañero Piestelli. Otros. la de Javier Garin, pero si el mismo Belgrano creó la escarapela tuvo que haber elegido los colores primero. Ls que a mi mas me cierra es la de que los colores responden a que el celeste y el blanco eran los colores de los reyes Borbones (vease cuadro de Fernando VII) y que como la estrategia del gobierno patrio en ese momento era el de la “máscara” o sea el de disimular la revolución diciendo ser fieles a Fernando VII mientras éste fuese prisionero de Napoleón, se eligieron esos colores..

    Carlos Pipo Pistelli Comparto las expresiones de don Marcelo, No está del todo claro. Sí que el Congreso de Tucumán escogió el “azul” y blanco, que luego trocó al celeste que representaba a los unitarios vencedores de la guerra civil.

    Javier Garin estimados Marcelo La Rosa El Historiante y Carlos Pipo Pistelli: no fue Belgrano el que eligió los colores de la Escarapela, estos fueron decretados por el Triunvirato, Belgrano se limitó a pedirle que decretara una escarapela. Hay varios teorias sobre…Ver más

    Carlos Pipo Pistelli Creo que pepe Rosa expresa que los colores de la escarapela se tomaron del escudo de Bs As.

    Javier Garin Esa es una de las teorias, hay otras, en este momento no tengo tiempo pero despues si quieren continuamos con el tema.

    Marcelo La Rosa Creo Javier que lo de los Borbones tiene sustento dentro de contexto de la “mascara”, era un mensaje de independencia hacia los de adentro y otro mensaje, ambiguo, si se quiere, para los de afuera.

    Rafael Cabilla La bandera no era azul, era celeste y lo dice muy claro Belgrano en su carta:

    “Siendo preciso enarbolar bandera y no teniéndola, mandela hacer blanca y celeste, conforme a los colores de la Escarapela Nacional. Espero que sea de la aprobación de V.E.”

    Javier Garin Eso es lo que dice el parte de Belgrano de donde surge muy claramente lo siguiente: 1) que él no eligió los colores sino que tomó los de la escarapela. 2) que efectivamente era celeste y no azul; 3) que el color principal era el blanco, dando lugar a diferentes interpretaciones sobre cómo estaban distribuidos los colores en la bandera original.

    Javier Garin Pero lo que no deja lugar a dudas es que los colores ya existían en la escarapela decretada por el Triunvirato. Mitre sostenía que esos eran los colores usados en mayo de 1810, pero esa hipótesis, que atribuye a French y Berutti la adopcion de los colores, hoy no es muy aceptada.. Tambien hay quienes dicen que eran los colores del escudo de Buenos Aires, es decir, un simbolo porteño luego nacionalzado. Sin embargo, el primer documento que en que aparece una escarapela celeste y blanca es de diciembre de 1810, y el autopr de la iniciativa fue JOSE MOLDES, quien a la sazón estaba a cargo de la Gobernación de Mendoza. Desde Mendoza pasó a Buenos Aires. En enero y febrero de 1811, el Regimiento América adoptó una escarapela similar a la de Moldes, pero era de fondo blanco y centro celeste. En marzo es la Sociedad patriótica quien adopta ese emblema como signo de unión y libertad. En ese año de 1811, los soldados del Ejército del Alto perú empiezan a arrojar al piso la cucarda roja española, negándose a usarla a vista y paciancia de Castelli. Los colores celeste y blanco, lejos de inspirarse en los borbones, eran los colores característicos de los liberales o morenistas que promovían la Independencia. El primer Triunvirato no hizo más que adoptar lo que ya se usaba entre los patriotas.

    Javier Garin Así que, estimados amigos, tal vez los colores de nuestra bandera los haya creado sin saberlo JOSE MOLDES.

    Marcelo La Rosa Muy interesante.

    Javier Garin Otra version es que quien eligió los colore
    dio la patria.

Trackbacks

  1. BELGRANO, TU GRATO NOMBRE. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: