Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Puente de Márquez. 26 de abril de 1829. Prolegómenos

Estanislao LópezParte de López: El general enemigo, que ha abusado hasta el día de hoy hablando de nosotros con el lenguaje de la presunción y la arrogancia, fundado según decía en la elevación de sus conocimientos, en su valor y en la calidad de sus soldados, ha tenido desde hoy un motivo para ser más modesto”.

 .

 Cuando el general Juan Galo Lavalle tomó la decisión con el grupo que conducía “los decembristas”, de coparle el gobierno al coronel Dorrego, por su cabeza pasaba el fusilarlo.

https://carlospistelli.wordpress.com/2013/12/13/navarro-ii-asesinan-a-manuel-dorrego/

 Pensaba que descabezando “la cabeza de la hidra de la anarquía”, los caudillos del federalismo se amedrentarían. Algo de eso hubo. Pero Facundo Quiroga, desde La Rioja, le envía casi una declaración de duelo, muy del estilo del ‘Tigre de Los Llanos’: “No pierda V.E. los instantes que le son preciosos al abrigo de la distancia, para escudarse del grito de las provincias. El que habla no puede tolerar el ultraje hecho a los pueblos sin hacerse indigno del título de hijo de la Paria, si dejase la suerte de la República en manos tan destructoras. Debe tomar la venganza que desde ahora le promete”.

.

Era la guerra.

.

 La Convención de Santa Fe ordenó a Estanislao López, a la sazón gobernador santafesino, y Jefe del Federalismo a la muerte de Dorrego, escarmentara a los decembristas: Es “anárquica, sediciosa y atentatoria contra la libertad, honor y tranquidad de la República la sublevación del general Lavalle” y llama ‘crimen de alta traición contra el Estado el asesinato cometido en la persona del gobernador Dorrego encargado de la dirección de la paz, guerra y relaciones exteriores’. Con mil doscientos hombres, don Estanislao se ubicó en las márgenes del Arroyo del Medio, a la espera de lo acontecer.

.

La Valle.

Juan Lavalle

.

 Altanero como había sido toda su vida -algunos autores hablan de las pocas neuronas que le funcionaban, el propio San Martín certificaba lo mismo- Juan Galo Lavalle fue uno de los militares más valientes de nuestra historia. Sus blazones se contaban de a centenas (Chile, Perú, Colombia, Brasil) y en todos había dejado muestra del honor argentino.

 El historiador Bonifacio Del Carril, descendiente directo de un entrañable amigo de Lavalle, en su “Lavalle y Carril, Historia viva de una amistad inquebrantable”, expresa que La Valle estaba muy molesto con las formas de gobierno de Dorrego. Y que en su mente anidaba la idea de derrocarlo. El funesto final de la historia, en la cual termina fusilando a Dorrego, con asesoramiento de Salvador Carril y Juan Cruz Varela, amén de la mano de Julían Agüero y don Bernardino Rivadavia detrás, manchó su vida el resto de sus días. LaValle, propenso a la depresión, parece que nunca superó (cometió el asesinato a sus 31 años) el hecho de haber fusilado a Dorrego.

 En los días posteriores al golpe decembrista, la voz de Bonifacio Carril exagera en defensa de Lavalle: “Se reunió una asamblea popular en la capilla de San Roque bajo la presidencia del doctor (sic) Agüero, elegido por aclamación. La concurrencia fue tan numerosa (sic) que la asamblea debió proseguir sus deliberaciones en la iglesia contigua de San Francisco. Se resolvió, en definitiva, elegir gobernador provisorio al general Lavalle por 79 votos…”. Tan numerosa no debió ser, puesto que 79 ciudadanos concurren para sustraer del poder a un gobernante legal, desoyendo la opinión pública de la ‘Campaña’, y a escondidas del pueblo bajo.

.

La Guerra.

.

   Convenido en las semanas previas, el plan de guerra consistía en que Lavalle se haría fuerte en el Litoral, mientras el famoso general Paz lo haría en las provincias mediterráneas. Convencido y de buen talante, “pondré a los caudillos entre mis zapatos”, Lavalle marchó a escarmentar a los federales nucleados en torno de López, en Santa Fe. Dejaba a sus espaldas a dos estupendos oficiales, Rauch y Estomba, el primero un prusiano que se había caracterizado por su ferocidad hacia los pueblos originarios. Estos le dieron encuentro y muerte en Las Viscacheras, aliados de los federales, y fue el cacique Arbolito el que cortó la cabeza del alemán, arrojándola a las puertas de Buenos Aires, según leyenda urbana. Estomba, en tanto, había entrado en extravíos mentales. Fusilaba y degollaba sin piedad, al punto tal que la historia recogió episodios tremendos, en donde hacía atar la cabeza de sus enemigos a la boca de los cañones, para matarlos sin más. Desde aquel entonces, el epíteto “Salvajes Unitarios”, inventado en Los Andes para calificar a las huestes tremendas de un colombiano al servicio unitario llamado Matute, pasó a ser el adjetivo calificativo de todo aquel que contrariara al federalismo. Razones no le faltan. En su efímero gobierno, Lavalle desató una matanza sin precedentes en la Historia Argentina hasta entonces. Al punto tal, que se cuentan, y solo de las que se pudo tener registro, que en todo 1829, hubo más muertes que nacimiento (3000) en el Registro Público. Piensen uds., que en la batalla de Puente Márquez, perecieron apenas 150 compatriotas.

.

    Lavalle entró en Santa Fe, y López inició unas embusteras tratativas de paz, para ganar tiempo. Lavalle le escribe una carta poco feliz: “Obligado por V.E. a combatir (?), he penetrado en la provincia de su mando con seiscientos hombre de caballería en busca de un campo de batalla que hubiese terminado en una hora los males de la guerra civil (??)”.  Y le pide una contestación acorde a sus demandas “en la margen derecha del Carcarañá,” en pleno territorio santafesino. López, ocupada Rosario, se retrotrae al norte, con partidas que acosan al Ejército “Republicano”, le responde altivamente: “En cuanto al punto en que debe V.E. esperar esta contestación, cualquiera me es del todo indiferente después que V.E. ha pisado con tropas de este lado del Arroyo del Medio”. El 26 de marzo de 1829, Lavalle, fastidiado con el cobarde santafesino que no le presenta combate sino escaramuzas propias de montoneras, hace noche en la Cañada del Carrizal. En el amanecer del siguiente día, ha descubierto la trampa del pícaro santafesino: Un campo de mío-mío.  El míomío es un arbusto pequeño que envena al animal que lo consume. La caballada de López está habituada a no comer de ellos, pero los de Lavalle no. Los famosos coraceros a caballo, quedaban de a pie el resto de la campaña. Sintiéndose en tremenda situación, se retiró inmediatamente de la provincia. El 3 de abril sucederán los episodios que sellaron su suerte.

(De más agrego, más por malo que historiador serio, que el libro de Carril no menciona una sola línea de esta tremenda zoncería del Héroe de Riobamba)

.

Paz, y San Martín.

.

   En la posta del Desmochado, las huestes de Lavalle se encontraron con las del general Paz pasando a Córdoba. ¿Qué pasó realmente ese día? Los revisionistas hemos tomado las “Memorias” de Aráoz de Lamadrid, a la sazón segundo de Lavalle, y las del general Tomás Iriarte, para decir que Lavalle le pidió a Paz unírsele para doblegar a López, dejando para mejores tiempos la campaña a Córdoba. Las “Memorias” de Paz, hablan de la imaginación inagotable de La Madrid, y que los planes siguieron su curso. Que él le informó de los desastres de Estomba y Rauch, y que la situación porteña pendía de un hilo, sin la presencia del General Decembrista. Y que “El Rey José”, acababa de apostar en Montevideo, negándose hacer pie en Buenos Aires. A Lavalle se le debe haber iluminado el rostro, al recordársele que su viejo jefe estaba en el Plata. Ésa era la carta! La cuestión es qué le ordenó Lavalle a Paz, lo desconocemos en sí. Cada uno siguió su rumbo, y no descarto que el General en Jefe rumiara despecho hacia su segundo en la intentona golpista, pues largos años de amistad profesional no se condicieron con el hondo rencor con el cual se trataron en los años posteriores de guerra a Rozas.San Martín en 1828

   San Martín, era la carta.

.

 Lavalle envió a dos emisarios a ofrecerle la Gobernación de Buenos Aires como garante de la paz entre sus compatriotas. He aquí las cortas miras del general Lavalle. ¿Que sentido tenía el de ofrecerle un cargo para el cual, salvando todas las oposiciones que generaba el ofrecimiento, desde lo legal, hasta el desprecio que San Martín acumulaba entre los «lavallistas» que lo acompañaban en el Golpe, no iba a poder hacerse viable? ¿Acaso Paz, no había pasado a Córdoba a vérselas con Bustos y Quiroga, sin esperar mayor resultado que una victoria militar? ¿Qué condiciones potables le ofrecía Lavalle a San Martín que su solo nombre garantizaría una paz duradera en el país? San Martín rechazó el ofrecimiento. Dice el historiador Carril, que la respuesta que dio el Libertador, que los emisarios transmitieron de forma verbal a Lavalle, era que Argentina necesitaba una “dinastía monástica” (???) para salir del berenjenal. Las cartas que tenemos a mano de San Martín, dicen otra cosa. En sus cartas y reuniones con Fructuoso Rivera, Bernardo O’Higgins, Tomás Guido, y Vicente López y Planes, insistirá: “El objeto de Lavalle era el que yo me encargase del mando del Ejército y provincia de Buenos Aires y transase con las demás provincias a fin de garantir, por mi parte y las de los demás gobernadores,  a los autores del movimiento del 1º de diciembre … Los autores del 1º son Rivadavia y sus satélites”, y que no debe aceptar el mando: “Es necesario enseñarles la diferencia que hay entre un hombre de bien a un malvado“. Terminante.

   Para cuando Lavalle supo de la negativa, las tropas de López lo hostigaban al oeste de la ciudad de Buenos Aires, y la suerte de su carrera política se decidiría en el campo de batalla. Batalla que comentaremos en profundo, mañana.

continuará…

Anuncios

1 comentario

    Trackbacks

    1. Puente de Márquez, 26 de abril de 1829. Batalla y consecuencias. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    El falso zarévich

    Escritor peso superwelter. Ensayos, crónicas, causeries. No sé qué es el Ser nacional. Pero dice Sarmiento: "si solventáis un poco las solapas del frac con que el argentino se disfraza, hallareis siempre el gaucho más o menos civilizado, pero siempre el gaucho”.

    Revisionistas de Gral San Martín

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Rocker Judicial

    Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas y Montserrat Mestre

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: