Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Mosconi, el Petrolio y la caída de Yrigoyen.*

*Petrolio, como decía el ex presidente Rodríguez Saa.

Por el video de la soberanía subido ayer, se me pasó que el 4 de junio, amén de un día “peronista”, se cumplían el aniversario de las muertes de Felipe Varela, el Quijote de Los Andes, y del general Enrique Mosconi. Hoy contaremos una hipótesis personal sobre la caída de Hipólito y el papel significativo de Mosconi al respecto.

1928.

Hipolito Yrigoyen          El ‘padre de los pobres’ acaba de arrasar en las elecciones, duplicando los votos adversarios, del frente ungido para solamente evitar que él asumiera nuevamente. El segundo mandato de Yrigoyen arrancó mal de entrada: El vicepresidente electo, Francisco Beiró, falleció antes de asumir, y los Colegios Electores lo reemplazaron con el gobernador de Córdoba, Enrique Martínez.

Hipólito Yrigoyen Francisco Beiro
(fallecido)
reemplazado por Enrique Martínez
UCR 839.140 61.67
%
245
electores
Leopoldo Melo Vicente Gallo UCR-Antipersonalista 365,080 31.66 71
Mario Bravo   PS 65.660 4.83 0
José Nicolás Matienzo   PSI 6.001 0.44 3

             La asunción de Yrigoyen fue tan apoteótica como la primera, e incluso manifestantes intentaron agredir al presidente saliente, Marcelo de Alvear, que no tuvo empacho en intentar bajarse del coche (lo pararon), para cagarlos a trompadas. Era bravo don Marcelo. Yrigoyen vaticinó profético:

“Los mismos que me vitorean hoy, me derrocan en dos años”.

Mosconi.

             Gral MosconiNacido en Buenos Aires el 21 de febrero de 1877, volcado a la carrera de armas, donde alcanzó el grado de General de División, Mosconi, a su vez, cursó estudios en la facultad de Ingeniería, donde egresó como Ing. Civil en 1903, cuya tesis doctoral fue sobre la construcción de un represa en el Nahuel Huapi. No estuvo vinculado al Radicalismo, más allá de votarlo en las elecciones limpias, y fue un profesional en su ámbito. Su vida cambiaría radicalmente, cuando Alfredo DeMarchi creó la dirección de Yacimientos Fiscales a finales del 1er gobierno de Yrigoyen, en 1921. El 16 de octubre de 1922, el nuevo presidente, Alvear, nombraba como director general de YPF, al propio Mosconi.

YPF.

              Era presidente de la República a principios del siglo XX, el yettatore Figueroa Alcorta cuando se descubrió que Argentina tenía petroleo en el sur. Pero fue recién en el gobierno “nacional” de Yrigoyen que el tema tomó estado público, iniciándose la primera batalla del petroleo. El trabajo de Mosconi, desde 1922, y con la estrecha colaboración del general Alonso Baldrich, empezó a desandar la gran actividad de la petrolera estatal argentina. Dos compañías extranjeras, la angloholandesa Royal, y la Standar Oil, actual Chevron, de los Rockefeller, les hicieron la vida imposible. Mosconi y Baldrich, se embanderaron del sentimiento americanista libertario, y se lanzaron a la batalla con un patriotismo a la altura de San Martín o Bolívar. El ejemplo de YPF, fue de imitar en países hermanos opuestos a la influencia yanqui-britana.

               Mosconi-Baldrich (YPF) abrieron destilerias para la producción y distribución, y es de recordar que la promocionada de La Plata, en 1925, contó con la garantía en su creación, de la fortuna personal de un amigo del presidente Alvear, que creía en la política estatal del petroleo. Encomiable la actitud del patriota amigo, que mi memoria pierde su nombre.

“La propiedad del subsuelo es un derecho inalienable del país”.

1928-1930.

       La campaña presidencial se había dado en el marco del debate petrolero, y la Juventud que manejó la propaganda le dio tintes nacionales, populares, y antiimperialistas. El fervor popular argento estaba en su máxima plenitud. Lamentablemente, era Yrigoyen el que no se encontraba en su plenitud física para liderar tamaña tarea. Igual, el viejo se dio mañas para seguir molestando.

          El debate callejero había llegado al Congreso, donde se discutía sobre el monopolio estatal de la extracción e investigación del subsuelo. Voces totalmente opuestas, y quienes priorizaban sociedades mixtas (estatal y privada), alargaban el tema, Y tampoco Yrigoyen le daba impulso a la misma, con el letargo que había acostumbrado en su primer mandato. Jóvenes radicales de distinta procedencia, fueron a verlo al viejo, a ver en que andaba. Dice Homero Manzi, uno de los visitantes de la mítica casa de calle Brasil, que le preguntó al presidente:

-Presidente, el debate del petroleo, todo muy bien, ¿pero de los dueños de la tierra y la reforma agraria, cuándo, eh?
-Mire, mi’jito, le dijo el presidente con sonrisa pícara de viejo zorro, del subsuelo al suelo hay un tantito así, y le marcó con el dedo índice y pulgar.

          Evidentemente don Hipólito quería ir más allá de las buenas costumbres, pero las internas partidarias, su propia declinación física, y la corruptela que se había montado en el Estado le complicaban las cosas. Encima, la crisis de Wall Street en 1929 vino a repercutir gravemente en una economia manejada por capitales foráneos. El gobierno trastabilló, pero no caducó en su programa nacional: He aquí, las razones de su caída.

A todo o nada,

           YPF no era una empresa comercial como es hoy en día. Era una empresa estatal de extracción e investigación. La comercialización de los derivados del petroleo los manejaban empresas monopólicas, vinculadas al capital foráneo. Éstas concesionaban a surtidores manejados por los apellidos ilustres del país, que así se llevaban pinches ganancias al finalizar cada mes. Agreguemos, a su vez, que el “kerosén”, era de vital importancia en aquellos días, no sólo para los coches circulantes, sino que tenía un papel importantísimo en la vida de los pobretores argentos: Las famosas estufas a kerosén calentaban los hogares argentinos. A una idea de Mosconi, Yrigoyen firmó un famoso decreto de agosto de 1929:

  • Se bajó el precio unilateralmente de la nafta y el kerosén en los pocos surtidores de YPF, produciéndose una corrida clientelar. Los surtidores particulares acusaron a Yrigoyen de competencia desleal, y el famoso senador Sánchez Sorondo, se atrevió a decir en el Senado, “Yrigoyen viene por el petroleo, la sigue con nuestras tierras, y termina con nuestros bienes”, de tremendo impacto público: ¿Estabámos en presencia de un comunista expropiador?

         Estabámos en presencia de un Presidente del Pueblo, que es otra cosa. Y no le tembló el pulso, ni a Mosconim cuando en enero de 1930, lanzaron la continuación del proceso popular:

  • En enero de 1930, por decreto se volvió a bajar el precio de las naftas y el kerosén, y Mosconi-Yrigoyen fueron más allá. El pinche negocio dejaba de serlo, y los surtidores cerraban a granel. Se determinó una nueva medida: surtidor que cerraba, y volvía a la administración de los estados provinciales, o de la capital, debían ser vendidos a YPF. La empresa estatal se metía de lleno en la batalla comercial de la venta de los derivados.

     Pero el fervor de estas líneas lejos estaban de condecirse en el país de agosto de 1930. Yrigoyen acababa de salvar la vida en un atentado, Lencinas muerto en Mendoza, y el Radicalismo se desangraba por dentro, tras perder la friolera de doscientos mil votos de la época. Estaba para el nocaut. Encima, dentro del seno del propio gobierno, el ejemplar Elpidio González jugó a que Yrigoyen dejara el gobierno, para salvar, el Gobierno. No pudo ser.

      La mañana del 6 de setiembre de 1930, las tropas desfilaron, e Yrigoyen fue depuesto. Seis de los ocho miembros del gabinete de Uriburu, eran de los perjudicados por las medidas presidenciales. Mosconi, dolido enormemente, renunció: “No puedo creer el alma de este hombre inmutable de los millones que llenaban el Tesoro Nacional”.

      El inmutable Hombre, apenas pudo decir al finalizar el día, cuando le pidieron que se vuelva a su casa, y se deje de joder: “Me quedo aquí, si me permiten, Estoy enfermo, y no tengo dónde ir”.

Mosconi

Anuncios

4 comentarios

  1. Carlos Pistelli

    Juan Carlos Serqueiros Muy bueno, Canayón. Quizá demasiado duro con el pobre Figueroa Alcorta, y lo borró al buenazo de Roque (fueron los dos quienes establecieron que el yacimiento era propiedad exclusiva del Estado). Me mató la anécdota de Homero Manzi (genial poeta quemero) con el Peludo; no la conocía. Excelente todo.

Trackbacks

  1. ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?
  2. 6 de septiembre de 1930. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?
  3. El Golpe del ’30. Escenas borrascosas. | Carlos Pistelli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

El falso zarévich

Escritor peso superwelter. Ensayos, crónicas, causeries. No sé qué es el Ser nacional. Pero dice Sarmiento: "si solventáis un poco las solapas del frac con que el argentino se disfraza, hallareis siempre el gaucho más o menos civilizado, pero siempre el gaucho”.

Revisionistas de Gral San Martín

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Rocker Judicial

Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas y Montserrat Mestre

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: