Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Cuando el mal se torna hombre.

Hitler

  ¿Quién podía suponer que ese pequeño cabo de frustrado paso por la pintura se convertiría en quien se convirtió?

  Hace poquito más de 75 años, Adolf Hitler ordenaba la invasión a Polonia, tras ua fachada inverosímil para justificar la invasión.

Primeros años.

   Hitler nació el 20 de abril de 1889 en Braun, territorio del Imperio AustroHúngaro. Tuvo ribetes de pintor (no era malo) pero perdió en última instancia, una beca para realizar su carrera, con un reconocido pintor vienés. Soldado en el frente en la “Gran Guerra”, ascendido a cabo, cruz de hierro por su coraje en combate. Sus camaradas lo tenían como a un delator y espía. Parece mentira, el que empieza cagador… Al finalizar la guerra, y con las duras imposiciones a Alemania, que dejó de ser un Imperio para pasar a ser una República, las humillaciones no se detienen. El 10 de marzo de 1923 Francia y Bélgica ocupan las minas alemanas por falta de pago (compromisos de Versalles) matando a un teniente alemán. Todo eso enervó el orgullo teutón, y dio paso psicológico para lo que vendría.

   Mientras espiaba a posibles comunistas en Munich, Hitler participó de unos mitines del entonces Partido Obrero Alemán (DAP). A las palabras de un orador instando a separar a Baviera de Alemania, se levantó de su asiento para dar un fogoso discurso (de esos a los cuáles hubo que empezar a acostumbrarse) en contra. El pequeño cabo, hacía su aparación en la historia. Lentamente, primero como propagandista del partido, y ya luego como su líder, Hitler se formó así mismo y al partido. Cambió el nombre del partido (El 1º de abril de 1920 ya se llama partido Nacional Socialista de los Obreros Alemanes) y la svástica y las banderas rojinegras flameaban por doquier. En poco tiempo el partido pasó de dos mil a veinte mil afiliados (una enormidad, incluso para la Argentina de estos tiempos), sumó al aviador Hermann Goering (héroe de la Guerra) y conmovió a un militar glorioso como Ludendorff, para que fuera el referente partidario. Al mismo tiempo, empezó a formar grupos de choque, para ganarle la calles a los comunistas, en la figura de Ernst Roms.

  El 9 de noviembre de 1923 realizó su famoso “putch” en la cervecería de Munich, que fracasó rotundamente. Fue encarcelado, pero su impresionante defensa, le posibilitaron pasar apenas unos meses en cárcel. En esa cárcel escribió su famoso “Mi Lucha”. Con un liderazgo reticente al trabajo militante, se mostraba como un líder intelectual capaz de gestionar grandes hazañas. En las elecciones de 1925, Ludendorff sacó apenas el 1% de los votos, y se retiró, dándole paso a una nueva conducción política, en la que el propio Hitler se mostraba reticente: Joseph Goebbels. Mientras el famoso modista Hugo Boss crea los uniformes de las camisas pardas y las SS, Henry Ford los banca económicamente. En 1928 sacaron el 2,6% a nivel nacional, pero ingresaron 12 diputados (entre ellos Goebbels y Goering”.

“Es un desquiciado al margen de la política”.

1929-1932.

   Pero al desquiciado se le presentó la oportunidad. Ha quebrado Wall Street. Mussolini realiza un gobierno ejemplar en la pobre Italia, y Hitler cree el momento de emularlo. Crece la desocupación, en consiguiente la pobreza, y los choques entre comunistas y nazis es materia de todos los días. El Mariscal Hildenburg, al frente del gobierno, poco puede hacer ante el desastre social que crea las condiciones del ascenso nazi. Es increíble: pero Alemania se encontraba en la cúspide cultural de su historia, y marcaba el mundo intelectual. Pero ese pueblo iba a elegir a Hitler como el solucionador de todos sus dramas recientes y presentes.

   Las elecciones de 1932 marcan el punto más alto de la popularidad de Hitler. Una gran campaña propagandista de Goebbels, con una película filmada recorriendo Alemania en avión, “El fuhrer sobre Alemania”, hace furor. Los ojos se posaron en mí, y eso cambió mi alma. El 4 de abril una multitud de cientos de millares llega a Berlín al cierre de campaña. El socialdemócrata Otto Wells, lanza la campaña “acabar con el fascismo”. Hitler saca la friolera cifra de 13millones de votos, el 30% del caudal electoral nacional, y sus SA, el grupo de choque de Roms, ya alcanzan los 400 mil efectivos. Es un Ejército al margen del Ejército. Cien comunistas son aseinados.  En las elecciones legislativas complementarias, el Nazismo saca 14millones de votos, y consigue 230 diputados. Hitler exige el mando del Gobierno, pero Hildenburg se niega con altivez. Y Hitler tampoco acepta un humillante cargo de segundo nivel en el gobierno.

En el medio, su sobrina, que vivía como él como compañera afectiva, se suicidad: “Mi tío es un monstruo, nadie se imagina lo que me exige”.

Hitler 2.

El «cabo bohemio» es un curioso personaje que podría llegar a ser un buen Ministro de Correos, pero ciertamente nunca un Canciller”, expresa Hildenburg.

.

  Pese a eso, su tiempo está cerca. En noviembre de 1932, tras forzar el cierre de la Asamblea Alemana, se convocan a nuevas elecciones, y los nazis retroceden unos millones de votos. El socialista francés León Blum celebra: “Es el fin de Hitler”. Pero el jefe nazi cambia de estrategia, y se propone seductor entre las distinas expresiones partidarias de Berlín. No le alcanza a él solo para gobernar, tal vez sea tiempo de acordar prometiendo el oro y el moro. Dentro de la camarilla que rodeaba al anciano Presidente, dos actores políticos se movían cambiándose el cargo cada tanto: Frans Von Papen, y el general Kurt Von Scleicher. En el propio seno del Nazismo, la intransigencia de Hitler había logrado resurgir un liderazgo interno, opuesto tenazmente a su figura: Gregor Strasser. Para desarticular a Hitler, Scleicher le ofreció a Strasser la vicecancillería, y al propio Roms incorporar a las SA al Ejército, haciéndolo Mariscal. Ese diciembre de 1932, Hitler estaba en una encrucijada terminal.

 Apeló a las últimas veleidades de su histrionismo: Lanzó una furiosa amenaza de pegarse un tiro si el partido aceptaba las componendas de Strasser. Éste renunció altivamente, y se fue a Italia a unas vacaciones. Fue el momento. Hitler expulsó a todos los partidarios de Strasser del Nazismo, provocando el colapso del breve gobierno de Scleicher. Alemania era ingobernable. Entonces, Von Papen, nuevamente convocado por Hinderburg, cometió la mayor torpeza de su carrera, y de su vida. Pactó con Hitler un gobierno en donde el Fuhrer gobernaría en minoría, apoyado por los “papenistas”.

.

   El 30 de enero de 1933, Hinderbug prestó juramento de Hitler como canciller. Una multitud de nazis desfiló por Berlín esa noche, saludando al Presidente y al Canciller como a sus grandes héroes. El 27 de febrero Hitler mandó quemar el Parlamento culpando a los comunistas. Renovó el mismo ganando una escasa mayoría, pero el 23 de marzo, a pesar de la protesta de 94 socialdemócratas, recibió plenos póderes por espacio de 4 años. El Mal, había llegado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Rocker Judicial

Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: