Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Belgrano, Noticias y no entenderle un pedo a Donghi.-

Manuel Belgrano .

   “Víctima de un misterioso destino que hasta el fin iba a asignarle un papel comparable al de la última pieza de un rompecabezas que no encuentra modo de encajar en el único hueco que aún ha quedado libre“, De este modo describe Tulio Halperín Donghi al general Manuel Belgrano, en su último libro “El enigma Belgrano”, que la periodista (?) Adriana Lorusso cuenta en la nota central del pasquín Noticias, de la ciudad de Buenos Aires. “El Héroe que no fue”, titula la revista en su TAPA. “La caída del último mito”, es el de la NOTA. Claramente se busca generar polémica en una nota de no más de seis páginas rellenas con dibujitos, retratos y comentarios de historiadores y pensadores que opinan sobre Halperín y Belgrano, a su vez que este mismo da una breve entrevista. Demasiado poco, para títulos tan grandilocuentes.

Dice Beatriz Sarlo sobre Halperín en un recuadro, “Tulio Halperín es un genio. La frase no puede ser más banal, pero no se me ocurre otra que exprese de mejor modo la sensación que me captura (…) Cuando lo escuché la primera vez, no entendí una palabra. Listo, con esto sobra y alcanza para definir al Historiador “más prestigioso del país”, “una eminencia”, según lo presenta Lorusso. Literalmente al viejo Tulio no se le entiende ya un carajo. Como si alguna vez se le hubiese entendido. Refugiado en sus claustros estadounidenses, en donde da clases, todavía, pobre gente, a sus 95 años, sigue con esa manía de negar una mísera virtud en esa sociedad colectiva llamada la Nación Argentina. Y encara hacia Manuel Belgrano, el símbolo del Ser Nacional, para acribillar una vez más a todo lo que sienta y huela a Pueblo Argentino: El “nuevo Belgrano”, lo define Lorusso, Yo ni sabía que existiera un viejo Belgrano, se lo define del siguiente modo:

  • Incompetente, en donde Belgrano es un niño mimado, que no dudaba en asumir tareas para las que no estaba capacitado. O yo no entiendo más nada de nada, o justamente esa definición es la que convierte a alguien en competente. A prepararse, en algo que no es lo suyo, para ver de que manera lo hace lo mejor posible. Un talento innato para determinadas funciones, se debe “capacitar” en aquellas en la que el cuerpo no está tan predispuesto. En el transcurrir de la nota, se dice que Belgrano era incompetente como funcionario y como militar, aún como escriba del Reglamento Escolar de sus 4 establecimientos, y que lo suyo debió ser el reservado campo de la vida intelectual. ¡Pavada de consejo!
  • Sin sentido común, Desliza que carecía de esta cualidad en muchas de las funciones que le había tocado cumplir. Esto engancha con lo anterior. Algo tan arbitrariamente subjetivo como el sentido común, tanto como la razón o la verdad, depende de quien la exprese. Si el analista que expone SU sentido común, es Halperín, es posible que Belgrano no lo tuviera. Si debió dedicarse a las inquietudes intelectuales. Si a Halperín lo llamáramos para pelear en defensa del sentido de la Patria, nos diría, eso no me cabe en mi competencia. Y está bien, pero que no le exija a Belgrano romper con la regla que Halperín se ha autoimpuesto en su vida.
  • Egocéntrico, argumenta que era producto de las grandes expectativas que sus padres habían depositado en él. Yo que sé, vaya uno a saber que rol le destinó don Domingo Belgrano Peri al hijo, para convertirlo en un egocéntrico. Un Domingo Belgrano Peri que termina preso por enriquecerse a costas de romper la ley colonial, y que salió de la cárcel defendido por su sobrino Castelli. Yo no descarto que Manuel Belgrano lo haya sido. Me preocuparía si fuera un ególatra o un egoísta. Y hasta sus más enconados detractores lo refieren como un hombre más bien simplón y modesto. Humilde, quisiera decir. Entonces esto la verdad no pasa de ser una opinión muy periférica de la figura histórica de Belgrano.
  • Iluso, y que se desilusionaba frente a una realidad en la que había puesto un entusiasmo desmedido. Aquí me viene a la memoria, aquella frase de Leandro Alem en el jardín Florida, “Creen que la política en sentido del deber y el honor, de los sentimientos patrióticos, solo pueden caber en las mentes de los ilusos, los líricos, y cuando no de los tontos”. O como Vélez Sarfield, cuando opina sobre el Belgrano de Mitre, “Es la historia sobre un sonso, escrita por otro sonso”, cosa que corre por cuenta de esa víbora vipelina de Vélez. Pero cuanto de esto hay, en aquellos que no comprenden a la política, como deber patriótico, alto sentido del honor, llamándonos “ilusos”. Por eso que el amigo Halperín, que no tuvo empacho, en su incipiente carrera académica, de pegar su gran salto nombrado por la Revolución Fusiladora como rector universitario, me importa tres pitos y el culo hemorroidal su opinión al respecto.

   Aparecen en la nota, como “contrapeso”, las opiniones de tres historiadores inapelables: Mercedes Sanguinetti, que defiende a Belgrano; Gabriel Di Meglio, que ensaya una mirada objetiva sin llegar al fondo de la cuestión, y el prócer actual, don Pacho, quien refiere: “la historia nos habla de un hombre limpio, pero que también fusiló, ordenó ataques donde corrió sangre y ocultó dos hijos ilegítimos que había tenido”. Lo que se dice, mejor no hablar de ciertas cosas.

   Belgrano es una figura maravillosa, desde donde se lo mire. La historiadora Marcela Ternavasio, que realiza el prólogo de la obra, y encumbra a don Tulio como a una deidad en la Historiografía, tuvo un contrapunto hace unos años con quien esto escribe. En sus clases magistrales en la Facultad Libre de Rosario ante numeroso público, ella elogió la figura de Bernardino Rivadavia como una figura apasionante a la que dedicó años de investigación; Y que Rivadavia, como hombre político, sobresale sobre San Martín. Este quía, que no suele callarse, protestó enjudiosamente. ¿Y qué de Artigas, o de Belgrano, que ya de por sí su erronea interpretación sobre el Libertador?. Pues no, la muchacha, gran académica, sostuvo a Rivadavia a rajatabla, y todavía más. No me dio tiempo en una polémica en una clase posterior, cuando llamó al Yrigoyenismo, expresión “totalitaria de la política vernácula”, pero lo dijo como al pasar, anunciando que el lic. Marcos Novaro, otro lindo muchacho, profundizaría lo expuesto. Y este noble e insigne muchacho se encargó más bien de acribillar al peronismo, obligando a este noble no peronista, como mínimo, a defender al General en público. (A lo que me obligan, padrecito). Estos muchachos tienen menos pueblo que, como diría mi amigo Juan C. Serqueiros, conocimiento quien esto escribe de Física cuántica. Porque, como historiador he aprendido a diferenciar lo que pienso de lo que pasó, y a intentar, honestamente hablando, a ser justo con la historia. Siempre digo que Roca no me gusta como dirigente, pero es apasionante estudiarlo. Ahora, Rivadavia, muchachos, no me genera una puta cosa que me merezca una biografía sintética sobre él. En cambio Alvear, o Mitre, me encantaría estudiar a esos personajes, porque dieron que hablar, fuera de los estrictamente público y político.

   No soy quien para defender a Belgrano, que se defiende solito. Ya han salido a la palestra, grandes compañeros de Causa, de distintas vertientes, a sostenerlo como lo que fue. Un hacedor de Patria en tiempos de parturientas. Puedo objetar, a doscientos años de distancia, alguna que otra militancia política que me disgusta de su vida. Pero cuestionar, en fondo, a una figura a la cual no le encuentro sino episodios para admirar, amar, y entregarle hasta mi mujer para que la honre cuantas noches quiera, me resulta un poquito irrespetuoso. No sé si la América que peleó Belgrano es tal cual él la hubiera querido. Pero sí, que sentirme Argentino como él, vale muchísimo más la pena, que el “genio al que no se le entiende una palabra”.

7 comentarios

  1. que bien me siento después de leer tu artículo

  2. Carlos Pistelli

    Pablo Rohr:
    Se nace maula o se aprende, siempre me lo pregunte-Josè Larralde. Yo no soy historiador ni nada que se le pueda llegar a parecer,soy un obrero con alta conciencia nacional como esos que quería el General y me parece que ensuciar la figura del hombre mas puro y honesto es lisa y llanamente una hiajputes que ataca directamente contra nuestra identidad de argentinos. Belgrano que lo dio todo por la independencia,que desobedeció y triunfo en Tucumán salvando la revolución,que se quito el sueldo y dono su premio para las escuelas,que se bajaba al rango de un soldado sin que se le mueva un pelo,que quiso poner a un monarca Inca evitando las convulsiones internas que sucederían después,que su sueño era llegar a Lima triunfantes con San Martìn y Güemes,que se tuvo que frustrar por sus enfermedades,que dio su vida por la patria grande,aparte de todo eso fue el creador de la bandera.Es inaceptable que se permita hablar así y con tanta “libertad”de un hombre como fue Don Manuel Belgrano,pareciese que este historiador le quiere hacer guardar la bandera,como alguna vez lo hizo Rivadavia,”El civil mas importante de la revolución”para Mitre…De ustedes que se mueven en esos ámbitos depende de que estas cosas no se repitan mas,que tienen la inteligencia y la pluma para hacerlo,en lo que a mi me concierne si lo veo alguna vez por lo menos lo voy a putear, pegarle no porque es un pobre viejito. Un abrazo!!muy buena nota!!

  3. Carlos Pistelli

    Marcelo La Rosa El Historiante:

    Yo no tengo dudas que Belgrano, como todo ser humano, ha cometido errores. De lo que no se puede dudar es de su honestidad y su patritismo.
    Tal vez. lo único que da para la polémica es su misión en Europa. pero no se puede juzgar sin entender la coyuntura de la época y aun así queda en pie la figura de Belgrano. “Misión a Europa”
    El Consejo de Estado convocado por Posadas aprobó la propuesta de enviar a Europa a Belgrano y Rivadavia en misión ante Fernando VII para felicitarlo por la recuperación del trono, paralizar los preparativos de la península para una gran expedición a América, amenguar los planes ofensivos de Abascal y apaciguar los recelos del Brasil.

    Las instrucciones públicas, del 9 de diciembre de 1814, firmadas por Gervasio A. Posadas y Nicolás Herrera, establecían que Rivadavia y Belgrano combinarían en Londres el viaje a España junto con Sarratea; presentarían a Fernando VII las felicitaciones de las Provincias Unidas por la restitución al trono de sus mayores, asegurándole los sentimientos de amor y fidelidad de estos pueblos; informarían al monarca de los abusos cometidos por las autoridades españolas, insistiendo en actos de crueldad impresionantes y en el quebrantamiento de pactos. La pacificación debía tener por base el principio de dejar en los americanos la garantía de la seguridad de lo que se estipulase; los diputados aceptarían proposiciones y bases de justicia, que serían examinadas por la Asamblea de representantes, para tener en cuenta la opinión de los pueblos. Con toda habilidad se hablaba en las instrucciones de forma que dejaba traslucir la voluntad de combatir hasta el fin si no se hallaba comprensión para sus reclamaciones.

    Las instrucciones reservadas expedidas para Rivadavia el 10 de diciembre, ofrecen interés. Belgrano quedaría en Londres para operar en otras Cortes, de acuerdo con las instrucciones de Rivadavia desde Madrid. Se decía en las instrucciones reservadas: “Que las miras del gobierno, sea cual fuere la situación de España, sólo tienen por objeto la independencia política de este Continente, o a to menos la libertad civil de estas provincias. Como debe ser obra del tiempo y dé la política, el diputado tratará de entretener la conclusión de este negocio todo to que pueda sin compromiso de la buena fe de la misión”. Debía pedir el envío de emisarios reales a las provincias para que conozcan la verdadera situación y consulten los medios de una conciliación sobre bases de seguridad, igualdad y justicia. Si fracasara esa proposición y pusiera en peligro la negociación, “entonces hará ver con destreza que los americanos no entrarán jamás por partido alguno que no gire sobre estas bases o la venida de un príncipe de la Casa Real de España que mande en soberano este continente bajo las formas constitucionales que establezcan las provincias; o el vínculo y dependencia de ellas de la corona de España, quedando la administración de todos sus ramos en manos de americanos”. Se admite la regalía del rey en materia de empleos, impuestos, etc., en cuanto no comprometan la seguridad y la libertad del país . . .

    Se creía llegar más fácilmente a la independencia halagando al rey con el posible establecimiento de una monarquía constitucional. En el caso que España insistiera en la sumisión servil de las provincias, el diputado se dirigiría a otra Corte para sacar algún partido ventajoso que asegurase la libertad civil, sin detenerse en admitir tratados políticos y de comercio, porque el fin era conseguir una protección respetable de alguna potencia de primer orden contra las tentativas opresoras de España.

    Antes de pasar a Madrid, Rivadavia se informaría por Sarratea de la política inglesa con respecto a la América española; si la nación inglesa quisiera enviar un príncipe de la casa real o de otra de sus aliadas, para que se corone en esta parte del mundo bajo la constitución que fijen estos pueblos, o bajo otras formas liberales, entonces se omitirá el viaje a la península y sólo tratará con Inglaterra. De existir otras perspectivas, el objeto de las gestiones del diputado era romper con España y asegurar la independencia admitiendo, en caso extremo, un príncipe inglés o de otra casa extranjera. De todos modos, se quería entretener a España, dilatando toda solución y dejando pendiente de la lentitud la esperanza de una conciliación.

    Los diputados llegaron de Buenos Aires a Río de Janeiro el 12 de enero de 1815 y tuvieron entrevistas con lord Strangford, que puso a su disposición una fragata inglesa para llegar a Londres; ni el príncipe regente ni la infanta Carlota los recibieron. Salieron de Río de Janeiro el 16 de marzo y a mediados de mayo se pusieron en relación con Sarratea, en momentos en que Napoleón había regresado de Elba y se había vuelto a posesionar del trono de Francia, aventura que duraría cien días.

    Sarratea juzgó inoportuno el envío de los diputados a España, a causa de la obstinación del rey, y en cambio ideó otra combinación: la de proponer a Carlos IV, residente en Italia, la coronación de su hijo Francisco de Paula en el trono del Río de la Plata. Con ese fin encomendó al conde Cabarrús la negociación con el ex rey de España en Roma. Parece ser que persuadió a la reina María Luisa, pero Carlos IV pidió tiempo para reflexionar. Rivadavia y Belgrano adhirieron al plan de Sarratea. Cabarrús volvió a Italia con instrucciones, memoriales y proyectos de Constitución. La nueva monarquía que se proponía a Carlos IV se llamaría Reino Unido del Río de la Plata, y abarcaría al antiguo virreinato, la presidencia de Chile y las provincias de Puno, Arequipa y Cuzco con las costas o islas adyacentes; se creaba una nobleza hereditaria, etc., etc. Carlos IV se negó a admitir el proyecto elaborado por Belgrano y Rivadavia. Sarratea lo impugnó porque vio desautorizada en él la actuación de Cabarrús, su aliado circunstancial a interesado. El “negocio de Italia”, como lo llamaba Sarratea, quedó en la nada.

    Consecuencia de esa frustración fue el disgusto de Rivadavia y Belgrano con respecto a Cabarrús, y también con Sarratea; los recursos con que contaban los diputados de Buenos Aires fueron invertidos en esas tramitaciones de Cabarrús; se estuvo a punto de llegar a un duelo entre Belgrano y Cabarrús, que logró evitar Rivadavia. Lo que no evitó fue la hostilidad y las intrigas de Sarratea contra sus gestiones, luego de esto Belgrano regresó a Buenos Aires

    • Carlos Pistelli

      Javier Garin:
      Marcelo La Rosa El Historiante, COMO BIEN DECIS, AUN EN ESAS NEGOCIACIONES SALE BIEN PARADO BELGRANO, NO ASI SARRATEA QUE AL PARECER ESTABA EN ENTUERTOS DE CORRUPTELAS CON EL TAL CABARRUS. ESTA MISION FUE MUY CRITICADA POR LA ADMISIÓN DE UNA SALIDA MONÁRQUIA PERO ESO ES NO COMPRENDER EL CONTEXTO BI LAS AMENAZAS BELICAS QUE SE CERNIAN SOBRE LA REVOLUCION AMERICANA. Y POR OTRA APRTE, ES CLARO QUE SE TRATABA DE UNA ESTRATAGEMA DE LA CONDUCCION REVOLUCIONARIA Y NO DE UN CAPRICHO PERSONAL DE NADIE.

  4. Señor Pistelli:

    No conocía su blog. Lo felicito por sus apreciaciones sobre Belgrano, aún sin compartir algunas de ellas. Hace algunos años, en 1998, una tapa similar de esta revista, pero sobre José de San Martín, en comentario a un libro de Rodolfo Terragno, provocó una zozobra parecida. Curiosamente, o no tanto, también estuvo involucrado el Sr. O’ Donnell aquella vez. Parece ser que la metodología del Sr. Fontevecchia es demoler piedra por piedra cualquier significado de “patria”, y que tiene muchos adeptos de renombre para esa tarea.
    Nuevamente felicitaciones por los comentarios y por el blog en general, que prometo seguir desde ahora.

    Un cordial saludo

    Dante Aníbal Giorgio

    • Carlos Pistelli

      Muchas gracias por la deferencia de su comentario y sus amables palabras hacia un blog de “entrecasa”. Valoro la posibilidad de nuevos encuentros, al menos por estos lares internáuticos, y siempre sosteniendo la defensa de viejos/nuevos valores que nos enseñen/aprendamos a convivir. Me indignó la nota de Fontevecchia, y su puesta en escena: Belgrano, con todos sus errores, no se las merece para nada. Y desconocía aquella tapa contra San Martín.

    • ignacio maria soaje

      Señor Giorgio, si ud fue preceptor en el san luis Gonzaga me gustaria mandarle un correo.

      Ignacio Soaje imsoaje@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: