Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ALVEAR.

CarlosMariadeAlvear

.

   Personaje apasionante por donde se lo mire, la figura de Carlos Antonio del Santo Ángel Guardián Alvear. Pocos han dedicado un estudio pormenorizado de su vida. Acaban de cumplirse 225 años de su nacimiento (25 de octubre de 1789, en una reducción misionera jesuita). No hay uno solo episodio de su largo peregrinar en donde se suelte a un afán anecdótico que define al personaje. Por cuarenta años recorre en paralelo los años patrios, siempre cruzando la delgada línea entre lo privado y lo público, para forjarse un nombre. Y ese nombre siempre se forja para el rechazo. Se diría, amén de ser superficiales, que fue la contracara maestra del Libertador San Martín. Su renombre instaló una aristocracia nativa, los Alvear, de largo predicamento en el Plata.

Primeros años, 1789-1811.

   Vivió sus primeros años en una de las reducciones jesuitas de las Misiones. Su padre, el noble Diego de Alvear y Ponce de León, era amigo y camarada del capitán gobernador, Juan de San Martín. En 1804, el padre decide el regreso a España, junto a su mujer, María Balbastro, y sus siete hijos. En un episodio que desencadenó la guerra nuevamente en Europa, fragatas británicas hundieron uno de los navíos que llegaban a Cádiz, pereciendo la sra Balbastro y seis de sus hijos, salvando la vida Carlos, y su padre don Diego. 

  Mientras su padre formaba nueva familia, Carlos ingresó al Ejército, vinculándose a las logias militares cercanas al Gran Maestre José Bonaparte. Y en ella coincidió con un viejo conocido de su familia, el hijo de don Juan, José de San Martín. 

Alvear-SanMartin.

   La consagración de la fórmula Alvear-San Martín en los destinos internos de la Logia formada en Cádiz, y relanzada en Londres, pone proa a Buenos Aires. En marzo de 1812, los dos, junto a otros no menos conocidos, están pisando tierra americana.

.

La Logia Lautaro, 1812.

   La familia de su madre lo recibe en triunfo, como a su hijo pródigo que vuelve de Europa, y eso le abrió las tertulias porteñas. Lo acomoda en las mismas a San Martín, y empieza a roscar el joven Alvear. Predestinado a un futuro de gloria, el vástago sobreviviente se ve a sí mismo como el “Napoleón del Plata”. Dos hombre se le plantan a sus ensueños: Bernardino Rivadavia, y Juan Martín de Pueyrredón. Y, al mismo tiempo, un huérfano así como él, se le para al lado, don Bernardo de Monteagudo: Poker de ases en la reina del Plata!!. 

  Mientras la Logia se organiza confluyendo en ella todos los opuestos a Rivadavia, secretario y dueño del Triunvirato, Belgrano y Artigas miran con recelo lo que pasa en la ciudad del Puerto. ¿Se sometió la Logia a un plan inglés preestablecido?. O, como creo, ¿Utilizó toda la fachada de las logias habituales para hacerle la camorra al Gobierno y avanzar con planes independentistas?. En esa Logia donde Monteagudo era la pluma, Alvear el niño de moda, y San Martín el militar profesional. ¡Que tridente!. 

.

  En los primeros días de octubre la amenaza de un ataque realista (la amenaza más prolongada de la Historia, “la flota naval en el Plata”) resuena nuevamente. Hay una convocatoria a todos los sectores a dialogar al respecto, y San Martín da sus opiniones profesionales al respecto, mientras Alvear bromea en toda la tertulia. No se lo tiene como a alguien serio. Es un “niño bien”, que abusa de sus pocos galones militares, para voltearse a cuanta niña descuidada cruza. Se convoca a una Asamblea que renueve a un miembro del Triunvirato. Ha llegado al país la noticia de la jura de la Constitución Liberal hispana, que contempla a los dominios de Fernando en un todo. Montevideo la jura. Buenos Aires se estremece, y Rivadavia consiente que es el momento de dialogar, sentar cabeza y volver al rid. Pueyrredón se impone, y acuesta al digno Bernardino. No pasaban unas horas de esos momentos que llega la noticia de Tucumán a Buenos Aires. Batalla dada por Belgrano, precisamente contrariando al Gobierno. Pueyrredón engalana la ciudad, pero fue tarde. La Logia sacó las tropas, y el 8 de octubre, se hicieron con el gobierno. Cuatro días después, fallece Juan José Castelli.

.

La Logia al Gobierno, Alvear al Poder.

   Con La logia manejando los asuntos del Plata, se convoca a una Asamblea General Constituyente. Que no fue ni asamblea, ni general, ni constituyente. Fue un instrumento. Y un instrumento dócil de ese travieso del poder. Ha sonado, la hora de Carlos Alvear.

  Y en vez de “ha sonado”, sonó. Porque todo el talento de Carlitos, que lo tenía, y cuánto, no hizo nada bien. Recrudeció el conflicto con Artigas en el Litoral, se descuidó al victorioso Belgrano, y aparecieron los conflictos internos en la Logia. Una parte, mayoritaria, siguió a Alvear, y a Monteagudo; La otra permaneció fiel a sus inicios fundacionales con San Martín.

.

   En todo ese largo período alvearista de dos años, las Provincias Unidas fueron pa’ tras. Apenas la gran victoria de Brown en las aguas para tomar Montevideo, dieron aliciente a la causa revolucionaria. ¿Qué era Alvear? 

  Era un loco bárbaro. Sino partimos de este supuesto, jamás entenderemos a Alvear. Cínico, “amoral”, desprovisto de todo sentido ético, reglar, metódico, normativo, No busquen en él todo lo que encontrarán en San Martín: reservado, parco, mal llevado de miércoles, profesional, laburante, honorable, estratega, valiente. Eran antitésis y se despreciaban mutuamente, amén de la noble envidia del joven Alvear hacia el futuro Libertador. Es que el genio de Alvear desconocía, aún si descreía, de la capacidad de trabajo. Y en un país anárquico como estaba el nuestro, más que genios provenientes del Cielo, se necesitaba organizadores, orden, y forjar uniones duraderas. Todo lo que Alvear nunca fue. 

.

   En Fontezuelas, en abril de 1815, se le reveló la mitad del Ejército. En Olivos, días después, renunció, amenazando con seguir fusilando a todo aquel que se le opusiera. Sus ensueños napoleónicos terminaron abruptamente, y marchó al exilio para no ser fusilado. Estando en Río de Janeiro, tuvo unos dejos antipatrióticos, y sirvió a la Causa Realista un tiempo.

.

La Misión García.

   Seguramente el momento más crítico de la vida del joven Alvear (a la sazón 25 años), lo llevaron a cometer una imprudencia que todos coinciden en mencionarla críticamente: Nos referimos a su solicitud a la Majestad Británica de convertirnos en colonias inglesas.220px-El_Protectorado_Artigas_-_Liga_Federal

    La historiografía ha sido muy crítica del mal paso de Alvear, ocultando que todos anduvieron en la volteada. Apenas San Martín se salva. Todos anduvieron viendo a la vieja Europa como sanadora del mismo desastre en que nos había dejado: ¿Acaso Artigas no está mandando para la misma fecha al cura Redruello a Río, ofreciendo el Cielo y el Infierno a cambio de rivalizar con Buenos Aires?. ¿Acaso Belgrano, Rivadavia, Sarratea no se juntan en Londres, primero para pedir el perdón de Fernando, y luego buscar que su hermano entronice en el Plata?. Evidentemente muchos sostienen que buscar auxilios en los Borbones o en Portugal, no está tan mal, como buscarlo directamente en Londres. Nadie se atrevió a lo que Alvear se animó, apenas Justo, Roca(h) y Leguizamón en 1933.

.

 “Cinco años de repetidas experiencias han hecho ver de un modo indudable a todos los hombres de juicio y opinión, que este país no está en edad ni estado de gobernarse por sí mismo, y que necesita una mano exterior que lo dirija y contenga en la esfera del orden antes que se precipite en los horrores de la anarquía. Pero también ha hecho conocer el tiempo la imposibilidad de que vuelva a la antigua dominación, porque el odio a los Españoles, que ha excitado su orgullo y opresión desde el tiempo de la conquista, ha subido de punto con los sucesos y desengaños de su fiereza durante la revolución.”

“La sola idea de composición con los Españoles los exalta hasta el fanatismo, y todos juran en público y en secreto morir antes que sujetarse a la Metrópoli. En estas circunstancias solamente la generosa Nación Británica puede poner un remedio eficaz a tanto males, acogiendo en sus brazos á estas Provincias que obedecerán su Gobierno, y recibirán sus leyes con el mayor placer, porque conocen que es el único medio de evitar la destrucción del país, á que están dispuestos antes que volver á la antigua servidumbre, y esperan de la sabiduría de esa nación una existencia pacífica y dichosa. Yo no dudo asegurar á V.E., sobre mi palabra de honor, que éste es el voto y objeto de las esperanzas de todos los hombres sensatos, que son los que forman la opinión real de los Pueblos; y si alguna idea puede lisonjearme en el mando que obtengo, no es otra cosa que la de poder concurrir con la autoridad y el poder a la realización de esta medida toda vez que se acepte para la Gran Bretaña. Sin entrar en los arcanos de la Política del Gabinete Inglés, yo he llegado a persuadirme que el proyecto no ofrece grandes embarazos en la ejecución.”

“Estas provincias desean pertenecer a Gran Bretaña, recibir sus leyes, obedecer su gobierno y vivir bajo su influjo poderoso. Ellas se abandonan sin condición alguna a la generosidad y buena fe del pueblo inglés y yo estoy resuelto a sostener tan justa solicitud para librarlas de los males que las afligen. Es necesario se aprovechen los momentos; que vengan tropas que impongan a los genios díscolos y un jefe plenamente autorizado para que empiece a dar al país las formas que sean de su beneplácito, del rey y de la nación a cuyos efectos espero que V.E. me dará sus avisos con la reserva y prontitud que conviene para preparar oportunamente la ejecución…”

“Inglaterra no puede abandonar a su suerte a los habitantes del Río de la Plata en el acto mismo que se arrojan en sus brazos generosos…”

“Yo deseo que V.E. se digne escuchar mi enviado, Dn. Manuel García, acordar con él lo que V.E. juzgue conducente y manifestarme sus sentimientos, en la inteligencia que estoy dispuesto á dar todas las pruebas de sinceridad de esta comunicación, y tomar de consuno las medidas que sean necesarias para realizar el proyecto, si en el concepto de V.E., puede encontrar acogida feliz en el ánimo del Rey y la Nación. Dios Guíe á V.E. Ms As. Bs. Ays. E° 25 de 1815. Carlos de Alvear. “

   Se había ido al reverendo carajo. Rivadavia impidió que García entregara los papeles, dice él, pero los mismos le llegaron a Pueyrredón años después. La segunda parte de su extraordinaria vida (dedicada a la cualquier cosa menos a la Patria) se las dejo para:

Continuará…

ALVEAR

 

4 comentarios

  1. madifazio

    Otros que salieron a buscar la escupidera afuera, en el ocaso del siglo XX fueron el innombrable caudillo riojano y su ministro equino.

  2. No tengo respuestas sino dudas. El trabajo de Pipo es exhaustivo sobre Alvear, con solo un aspecto a pensar y afinar la puntería si fuese necesario, me refiero a que “era un loco bárbaro” tiene gusto a poco.
    Pero mi preocupación principal es otra: ¿es convincente la idea de que el regreso de San Martín fue el regreso de un hombre a su patria? ¿O puede ser el reposicionamiento de un progresista liberal contra el absolutismo de Fernando VII (que fue cambiando de ideas por lo que ocurrió en Europa)? Voy a revisar las fuentes históricas que, cuanto menos ponen en duda el mito fabricado por Mitre, y si Carlos lo acepta, se las enviaré

    • Carlos Pistelli

      Las espero, Norberto, y comparto con Ud. Déjeme lo de “loco bárbaro”, jaja

Trackbacks

  1. Artigas y Alvear, Marzo de 1815. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: