Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

“La Saga”, Episodio 1: La Debacle.

      Napoleon4 Envuelto en su capote azulenco, sintiéndose Napoleón en Marengo, el capitán de Mar, Cielo y Tierra venturaba su final. Su caballo tracio iba de aquí para allá arrastrado por el nervioso jinete, observándolo todo. Ciento veintiún fieles aguantaban la carga de diez mil enemigos mandados por el general Gabriel Antonio Pereyra, el “uruguayo”. Su viejo amigo prestó juramento de lealtad al gobierno, y acabar con el rebelde y viejo héroe. En los campos del Verdeo, se mataban entre sí, viejos aliados, malqueridos, pero aliados al fin, en aras de someter al último mito viviente de la Revolución.

        A sus 45 años, el capitán general, y abogado, Lucio Ignacio Sánchez y Esmeralda pensaba como en un rayo de luz su vida. Cuando niño en la ciudad puerto jugando con sus primos; Empleado del bazar familiar; Estudiante y egresado del Real Colegio San Ignacio; Abogado a los 20 años, Soldado, oficial, capitán hasta llegar al generalato con la Revolución; Senador a los 30; Vicepresidente a los 35; Gobernador Intendente de su ciudad a los 40;

–  Y a los cuarenta y cinco, escupió sangre al suelo, a punto de morir. Ni el ‘matungo’ Juárez, me acompaña en la patriada.

       El capitán don Justo “Matungo” Juárez, habitué de duelos a espada y borrachín, fue muerto días ha, cuando emprendía camino a su llamado.

-Siento en mi pecho el miedo a morir, La falta de audacia para escapar de una encerrona fatal. Me falta Juárez, me falta la suerte que me acompañó siempre. Este pueblo ingrato nunca me ha perdonado que sea puto. Tanto espamento por mi gusto por los hombres. Si también he tenido mujeres, pero los he preferido.

      La última línea defensiva falló, y ya todo era una disparada hacia cualquier parte. Retrocedió del campo, al trote, con valentía, sin dar la espalda al entrevero. Se apeó del caballo, de un golpe le dio orden de escapar también, desenvainó su viejo sable vencedor de mil batallas… Pero en un instante, dudó. Tembló en pánico al verse rodeado, quiso correr por su caballo, y viendo lo imposible, se recostó en el suelo, extendiendo todas sus extremidades, de cara al cielo.

– Así termino, Larga vida a un perdedor.

    Lo rodearon rostros pertubados. De sanguinea mirada redentora. Alguien le desencajó los sesos de un balazo. Él, ya no los escuchó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: