Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Previa al Mayo del ’10.

Argentina.

 .

revolucion-mayoCabildo de Buenos Aires.

.           

Curioso país el nuestro. Dos fundaciones de su capital[1]; Dos declaraciones de independencia; Dos gobiernos en distintas etapas erarias, uno encabezado por Bs. As., otro contra la ciudad-Puerto; un país sin Gobierno Nacional cincuenta años; una Constitución que tarda 43 años en ser concretada, y aún así, 60 años más en terminar de ser respetada; Curioso país el nuestro…

 .

   La nacionalidad argentina fue una confrontación permanente. Hubo una confrontación entre el sentir provinciano y el proyecto de las eminencias portuarias, pero no fue la única. Federales, democráticos (definiciones que tienen similitud entre nosotros), anárquicos, americanistas, centralistas, antipopulares, europeizantes, oligarcas. Un país sin conductor o una elite que conduzca a la Nación. Se los reprocha José Ma. Rosa en su brillante “La caída de Rosas”: La Argentina nunca tuvo una clase dirigente: una minoría capacita por conciencia de su tiempo y comprensión de su medio para conducir la Nación que surgía (…) Una minoría gobernante sin «virtud política» (como llamó Aristóteles al arte de identificarse con los gobernados) no es una clase dirigente porque nada dirige. Impone o medra. No es una aristocracia: es una oligarquía. (…) No podían saberlo porque no sentían la nacionalidad: su concepción política no iba más allá del “Estado”, es decir, lo formal, lo transitorio; no veían a la “Nación”, la esencia, lo perdurable (…) Durante el predominio de la oligarquía −de 1811 a 1827−, la poderosa nación del Plata se escindió en cuatro fracciones al parecer insoldables. La actual Argentina −la mayor de ellas− se debatió en una constante anarquía que amenazó convertirla en una Centroamérica de catorce republiquetas enemistadas desde afuera”.[2]

[1] El adelantado amigo de Carlos I, don Pedro de Mendoza, enfermo terminal de sífilis, se vino pa’ las Indias, a encontrar cura de su enfermedad. Fundó el Puerto de la Santísima Trinidad de los Buenos Aires en 1536. Muerto en regreso a Europa, su puerto fundado se despobló a los pocos años. Cuarenta y cuatro años después, el fundador de la ciudad de Santa Fe, don Juan de Garay, fundó la ciudad y puerto de Buenos Aires. No deja de ser un hito de nuestra historia.

[2] Rosa, José María, La caída de Rosas, Buenos Aires, Punto de Encuentro, 2010, páginas 49 y subsiguientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: