Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

DORREGO, Unitarios y Federales.

Del Libro “Los Caudillos”, de autoría que escogemos olvidar.

UNITARIOS Y FEDERALES.

¿La formaremos por un sistema de unidad o el de federación? Ya la vez pasada se formó por el primero y sabemos qué acogida y resultado tuvo.

(Juan José Paso en el Congreso)

 

Sentimiento y razón.

 .

            Dos fuerzas luchan denodadamente a partir de 1821. Rivadavianos y antirivadavianos. La organización republicana en virtud de ley, aristócratas, minoritarios: unitarios y los “anárquicos” demócratas ungidos por el filo de sus lanzas: los federales.

            Los herederos de Artigas (Estanislao López y los hombres del litoral) se unirán a los herederos de San Martín-Belgrano-Güemes, es decir los ejércitos de la lucha por la Independencia (Bustos, Ibarra, Facundo Quiroga, el “fraile” Aldao) contra los herederos de la política del Puerto de Buenos Aires, síntesis del Régimen, y de lo que fuera la política de la Logia Lautaro (Rivadavia, Agüero, García, Martín Rodríguez) Litoral, interior y Buenos Aires. De ésta se desprenderá una fuerza considerable, los estancieros y hacendados de la campaña como un Rozas o los Anchorena. En la misma capital, los suburbios y las orillas se levantan contra las tiendas mercantiles, llevando a Dorrego de caudillo. Es el país mismo contra el Puerto y sus beneficiarios llámese intereses británicos. Rivadavia, a sabiendas o no, terminó obrando para estos.

            Es la Causa contra el Régimen, enunciada años después por Hipólito Yrigoyen. Las convulsionadas luchas civiles del año veinte, la gesta emancipadora de la década anterior, la intromisión de Portugal, etc. ocultaron los tantos de la verdadera lucha. Ahora, más relajados, comenzará a observarse la política veleidosa del Puerto, del Régimen mismo, contra las pretensiones desunidas, extemporáneas y voluntariosas de los caudillos argentinos. No es cierto que todos los caudillos sirvieron a la causa y todos los doctores al Régimen. Bartolomé Mitre, José María Paz, Juan Galo Lavalle, Justo José de Urquiza, Rozas mismo cometiendo algunos errores, sirvieron al Régimen salvando los móviles de cada uno y eran a su modo grandes caudillos. Alejandro Heredia, Manuel Moreno, el mismo Dorrego tenían pasta de doctores y servían a la causa. La maraña es grande y no todo es negro y blanco. Las simplezas de pensamiento y las pasiones altamente insalvables confundieron a unos y otros en uno u otro bando, a veces aquí, a veces allá. De nuestros ilustres pensadores, Sarmiento fue demasiado ligero al dividir en “civilización y barbarie”, lo mismo Esteban Echeverría quien quería una república a lo Francia en el Plata. El más cercano fue Juan Bautista Alberdi: La “Historia de la Argentina se divide en Partido del Puerto de Buenos Aires y Partido del Interior”.

.

        Tras las muertes de Güemes y Ramírez en 1821, se vislumbra la lucha entre el Régimen y la Causa. En el drama de Navarro tiene su cuota de más alto dramatismo. Con Barranca Yaco, se cierra un período y se abre una época donde vuelven a confundirse los tantos con la lucha entre rosistas y antirosistas.

      Sentimiento y razón. El sentimiento federal de los caudillos, derrotado, que el tiempo terminará dando la razón como solución de los problemas patrios. La razón unitaria, vencedora, que el tiempo terminará convirtiendo en el sentimiento que impera en la República, con sus tantos males. Sentimientos y razones de la Causa y el Régimen.

.

Dorrego, Constitución de 1826.

Manuel_Dorrego .

            En junio de 1826 el irrealismo continúa. Ya no se la van a llevar de arriba.

.

Se ha incorporado por Santiago del Estero el diputado Manuel Dorrego, el verdadero artífice de toda la ola federal. Tras su viaje al Alto Perú en misión secreta ante Sucre y volviendo por las provincias supo ganarse el respeto de antaño de los caudillos que habían peleado junto a él en las guerras de Independencia. Su instigación creó la liga de gobernadores donde Quiroga era alma esencial y Bustos e Ibarra baluartes. No pudiendo entrar en Santa Fe (aun resonaban en la memoria de López las acciones del año 20) retornó a ejercer su diploma de diputado.

.

       Era hombre de polémicas y venía a polemizar. Al “federalismo es propio de las tolderías”, contestará con las palabras que le costarán la vida:

   “Se les niega la ciudadanía, por ende el voto, a los jornaleros, a los peones, a los vagos, etc. pero se los enrola en las tropas que pelean las guerras nacionales. En cambio pueden votar los dependientes del gobierno, que pondrán empeño en continuar en sus funciones… Échese la vista sobre nuestro pobre país: véase qué proporción hay entre domésticos, asalariados y jornaleros y las demás clases, y se advertirá quiénes van a tomar parte en las elecciones. Excluyéndose las clases que se expresan en el artículo (de la ley) es una pequeñísima parte del país, que tal vez no exceda de la vigésima parte He aquí, entonces, la aristocracia (señalando la bancada unitaria) la más terrible, porque es la aristocracia del dinero (el régimen mismo)… “He aquí la aristocracia del dinero. Excluidos los jornaleros, domésticos, los asalariados y empleados… quedan un corto número de comerciantes y capitalistas… Y en ese caso, hablemos claro: ¡el que formaría la elección sería el Banco!”. Y tras cartón, seguramente el Forreing Office, la Cancillería Británica, imponiéndoles a tal o cual, presidiendo al país como virreinato semi-colonial[1].

.

    Aunque lo intentaron, no podía haber réplica para palabras tan graves. Hubo, sí, revancha posterior. El golpe decembrista y el fusilamiento de Navarro.  Los congresistas votaron la Constitución, que entre otras barbaridades, delegaba en el Presidente la elección de los gobernadores. López en Santa Fe o Facundo en La Rioja debiéndole el gobierno a Rivadavia. Como contrapartida de la ocurrencia, Dorrego en el recinto lanzaba sonoras carcajadas, burlándose de sus adversarios. Carcajadas, que le terminaron costando la vida. Lamentablemente.

Todo esto transcurría mientras se desarrollaba la guerra contra el Brasil.

[1] Episodio que solamente sucedería después de 1880, y con el virreinato de July English Rock de entonces.

2 comentarios

    Trackbacks

    1. Historia de Santa Fe: López y Dorrego. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?
    2. Dorrego, mártir del federalismo. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: