Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Aristóbulo Del Valle, parte II, El líder parlamentario, un romántico al servicio del Estado Provincial.

DEL VALLE.

DEL VALLE.

            Sus quince años de ‘parlamentario’, que van desde 1872 hasta entrado el 1889, ponen de manifiesto el título de la nota. “Es un tribuno”, por su capacidad oratoria en la tribuna; y de la Nación, pues en su voz, serena, apacible y concreta, se avizora a un líder que reclama la consolidación de la República. Siempre con una mirada nacional, aunque porteñista, amén de bonaerense, Del Valle se incluye en las grandes páginas de los oradores parlamentarios por derecho propio.

            Del Valle asume como diputado provincial junto a Leandro, Rocha y Pellegrini. Es el jefe parlamentario de la juventud, en donde Alem es el puntero, Rocha los medios, y Pellegrini los contactos. Pero todos se referencian en él, se recuestan en sus modos, y su forma de conducirse. Su elocuencia y la defensa de sus proyectos le van ganando más admirados que detractores, y aunque algunos envidiosos suma en el camino, la mayoría le toma afecto.

  Sarmiento preside la República. El despecho hacia el ‘loco sanjuanino’ es grande. Los porteños no le aprecian, el mitrismo le hace la vida imposible, y los federales que quedan por el país, en cuanto pueden se le levantan en armas. Cuenta apenas con el respaldo de los gobernadores provinciales que le ven como un paragolpe al porteñaje, su inconmensurable talento, y esa juventud que le frecuenta, y conduce Del Valle.

.

https://carlospistelli.wordpress.com/2015/07/26/aristobulo-del-valle-el-tribuno-de-la-nacion-parte-i/

 

Sarmiento

Sarmiento

   Para 1873, empiezan las movidas para suceder al maestro de la argentinidad. Su vicepresidente, don Adolfo Alsina, cree sonada su hora, aun cuando la Constitución se lo impide. Mitre, en tanto, cree él que debe volver al cargo máximo. Pero debieron consultarle al Presidente, quien quiere imponer a toda costa a su ministro de educación, don Nicolás Avellaneda. Alsina, para no romper un frente unido contra el mitrismo, se ligó a los gobernadores provinciales, y entregó a su propio gobernador para completar la fórmula. Será Avellaneda-Mariano Acosta, aunque Mitre, y el mitrismo, se levanten en armas denunciando ‘fraude’.

  No escapa a la verdad la denuncia de los derrotados. Pero desde 1852, cuenta el propio Sarmiento, donde Mitre con sesenta muchachos votaron como quince veces para derrotar al urquicismo, todos hacían los mismo. Mitre fue derrotado, cuando tenía todas las de ganar, encerrado en los cuarteles del Retiro, debatiéndose en el Congreso la posibilidad de fusilarlo.

.

Del Valle, ministro.

        Para completar el mandato de Mariano Acosta (1872-1875), asumió el presidente del Senado, el coronel Álvaro Barros, un prestigioso militar de frontera, que denunciaba los contubernios en el trato hacia los indios.

coronel ALVARO BARROS

coronel ALVARO BARROS

  Sorpresivamente, Álvaro Barros nombro como su ministro de gobierno al prestigioso jefe de la extracción juvenil autonomista. Aristóbulo no contaba 30 años y era superministro del Estado más poderoso de Sudamérica, pues no solamente era la provincia bonaerense actual, sino toda la ciudad, la frontera con el indio hasta Tierra del Fuego, las Malvinas, y con un presupuesto casi seis veces superior al del Estado Nacional. Acomodó a sus muchachos: Hipólito era comisario de Balvanera, Dardo Rocha cónsul en Asunción a resolver los trámites de la finalización de la Guerra, Alem y Pellegrini, diputados nacionales electos con anterioridad.

  “Nosotros somos luchadores de la democracia y pertenecemos a un partido político, porque tenemos ideas de gobierno y queremos que los hombres que vayan a él, realicen estas ideas en nombre de la Patria”. (Ragucci, o.c.). “Los partidos políticos son entidades necesarias de los pueblos libres; sin ellos no hay democracia y sólo los que no lo tienen viven bajo el despotismo”.

.

    Su gestión fue brillante, apoyando, aún contra la opinión de su propio gobernador, la posición minifundista, agraria y pobladora, con la cual continuaba la vieja línea federal de los caudillos de antaño, Rosas inclusive. Se manejó con tacto pero con carácter, y a finales de año, su nombre sonó para suceder al propio Barros. No había gobernador ni tres meses.

  El hecho disgustó al ministro de guerra, don Adolfo, jefe partidario. El candidato lógico era el presidente del Ferrocarril Oeste, don Antonino Cambaceres. Pero Del Valle, y con él sus compinches (ya no está Pellegrini, siempre ligado a entuertos antipopulares), proclaman al propio Alsina para hacerse con el partido. Don Adolfo parece ceder en un primer momento, pero luego concordaron una fórmula conjunta (Carlos Casares-Luis Sáenz Peña), en donde la muñeca de Aristóbulo siguiera tallando. Así los ve pepe Rosa a los ‘pibes’ del autonomismo:

Aristóbulo Del Valle, hijo del coronel Narciso (…) Realzó su nombre en brillantes estudios universitarios, interrumpidos en 1865 para incorporarse a la guerra del Paraguay (dato erróneo, nota mía). Típico representante de lo que se llamará ‘generación del 80’ cultivaba un saber ecuménico y exageraba, tal vez, su sensibilidad por las manifestaciones artísticas. Le sobraban condiciones para una jefatura política en ese medio: pensamiento claro, grandes dotes oratorias, compañerismo, generosidad. Pudo ser un caudillo popular, pero su gran aspiración fue la de ser un hombre de mundo.

Leandro Alem, era hijo de Leandro Alén, fusilado en 1853 por mazorquero. De la misma edad de Del Valle (error, pepe) e idéntica filiación federal hizo con éste los estudios universitarios y la guerra del Paraguay. Su carácter hosco, y tal vez el recuerdo de su padre colgado en la plaza de la Concepción, lo llevaba a rehuir de las tertulias sociales y encerrarse en su comité político de Balvanera. Eso lo salvó de ser un ‘dilletante’ como la mayor parte de su generación, y lo hizo caudillo popular, si bien reducido a la dimensión de una parroquia suburbana.

Dardo Rocha, no tenia la generosidad de Del Valle, ni su cultura, ni dotes oratorias para encabezar un movimiento político; no era tampoco hombre de ‘comité’ como Alem. Pero tenía buenas condiciones para el ajetreo político, gran ambición, y sobre todo medios de fortuna.

.

   Los tres anduvieron juntos largos años. Ratificado en su cargo, Del Valle condujo la provincia siguiendo las indicaciones del Gobernador, y manejándose con prudencia con la Legislatura, la cual ratificaba cada toma de decisión. La provincia de Buenos Aires, por la Constitución de 1873, era un gobierno casi cuasi parlamentario, y el ministerio político se conducía alineando la Legislatura, si no lo daban por tierra. Nunca la elocuencia fue tan dada para contribuir a triunfos parlamentarios que Del Valle consiguió por dos años continuados.

  “La época en que gobernó Casares coincidió con una de las crisis económicas mas serias que ha atravesado nuestro país. Carlos Casares promulgó la “Ley de Educación Común de la Provincia de Buenos Aires”, que venia a satisfacer necesidades sentidas desde hacía años y expresadas por los anteriores gobernadores. Esta ley del 26 de septiembre de 1875, que es la base sólida en que se fundo la posterior legislación escolar de la Provincia, establece la gratuidad y obligatoriedad de la enseñanza primaria. A pesar de los quebrantos económicos, el ferrocarril se extendió. Durante 1875 se construyo el ferrocarril a Campana con 77 kilómetros, que agregados a los 661 que poseía la provincia a fines de 1875, formaban la red ferroviaria de 738 kilómetros. Y desde mayo de 1877 a mayo de 1778 se construyeron las siguientes líneas de Mercedes a Giles (24 kilómetros), de Lobos a Navarro (22 kilómetros ), de Buenos Aires a Magdalena con sus oficinas en Quilmas y Ensenada  (112 kilómetros), de Buenos Aires a Azul con ramales del Saladillo a Veinticinco de Mayo, con estaciones en San Justo, Cañuelas, Monte, Saladillo, Alvear y Tapalque (391 kilómetros ), la línea en ejecución del Tandil, con oficinas en San Vicente y Ranchos (118 kilómetros). Es decir un total de 667 kilómetros. El desarrollo del ferrocarril permitió nuevas agrupaciones en la campaña. Se autorizo el establecimiento de un pueblo proyectado con el nombre de San Juan en la Estación  Altamirano (29 de mayo de 1878), otro en Merlo sobre la línea a Lobos (6 de septiembre de 1875), se aprobó la traza del denominado Valentín Alsina en el partido de Barracas al Sud y del proyectado en San Vicente. Entre los partidos de Ranchos y Ensenada se creo el de Bransend ((21 de octubre de 1875) y se autorizo la formación de los pueblos de Colon, Gral. Conesa y Necochea este ultimo en la margen derecha de Quequen Grande sobre su desembocadura en el mar.”

(del blog http://web.archive.org/web/20090529015155/http://casaresmiciudad.com/QuienFue/carloscasares.php )

.

  A finales de 1876, Casares lo eligió Senador Nacional para sacárselo de encima. Del Valle hacía elegir diputados de su hechura, y la provincia estaba dejando de ser alsinista para pasar a ser delvallista. Se pensó que alejándolo del gobierno, lo calmarían: Nunca tan lejos de la realidad.

.

El crucial 1877. 

   En los marzo de cada año se renueva la legislatura bonaerense. Del Valle, siempre conciliador, tranza con la primera plana alsinista listas mixtas. Alem no acepta y arma rancho aparte, con los consiguientes tiroteos de siempre. Yrigoyen es exonerado de la fuerza policial.

   La situación está tensa. Alsina con sus ensueños de gobernar la República como presidente analiza lo porvenir. Una noticia extemporánea le da la clave: Acaba de morir Juan Manuel de Rosas en Inglaterra. Se decide una ceremonia religiosa para recordar a los muertos por la tiranía. Todo el espectro porteño participa, Bajo la venia de Avellaneda, Mitre y Alsina se dan un abrazo histórico: Es la conciliación…

.

  Y la ruptura. Alem, Del Valle, DeMaría, Rocha, Juan José Romero, Delfín Gallo, los Goyena, Yrigoyen y Roque Saénz Peña entre los jóvenes arman partido propio: el Republicano. Bajo el impulso de una renovación política general, proteccionismo económico e ideas avanzadas que luego confluirán en el futuro Radicalismo, lanzan la fórmula para la gobernación: Del Valle-Alem. Simón de Iriondo, gobernador santafesino, y el joven general Julio Roca, dueño electoral de las provincias de Cuyo, y con influencia directa en Córdoba, se abren al juego. Bernardo de Irigoyen traga amargo para mantenerse en el gabinete nacional, y Sarmiento da por descontado una fórmula presidencia por él encabezada y el apoyo de los mencionados. Alsina se agarra del ojete, para ser ordinario.

Otra vez, como siempre, dos partidos que se pelean para definir por donde pasa la Argentina. Por un lado las eminencias porteñas, con la eterna prevalencia portuaria, defendiendo el librecambio y el dictado de una historia antipopular y antiamericana. Por el otro, una juventud promisoria, que se abre espacios al andar, ligando su suerte a los resabios de la vieja Confederación caudillesca, defendiendo las ideas del nacionalismo económico que entran en debate intelectual a muerte, como nunca se viera antes, con la oligarquía.

El programa republicano se asemeja muchísimo al de la Unión Cívica Radical de años posteriores: Libertad electoral, federalismo, impersonalismo, y sentimiento nacional. El debate parlamentario y periodístico, es tremendo. Ya tienen hasta posible fórmula: Sarmiento-Iriondo, o Sarmiento-Roca. Y un dato no menor: los republicanos manejan la Sala Legislativa bonaerense, y hasta ganan la renovación parcial de la misma. Contando Buenos Aires, que todavía no la tienen, Cuyo, Córdoba y Santa Fe, las creen todas consigo.

.

            Pero enfrente, quedaba Alsina, siempre ducho para los enjuagues electorales. Era su gran oportunidad, y no la iba a dejar pasar así porque sí. Don Adolfo conoce del espíritu conciliador y amable de Aristóbulo. Y le lanza una afrenta en la cara. Para combatirlo, proclama en el primer término de la fórmula conciliada al suegro: Carlos Tejedor. Un dato que a los historiadores se les ha escapado.

  ¿Pesó en la cabeza de Aristóbulo el adversario?. Su señora y su hermana de Dolores, que según investigaciones que estamos haciendo con Sonia Del Valle, descendiente del prócer radical, están casadas con dos hermanos: Aristóbulo y su hermano materno, de apellido Monteagudo. ¿Por qué Tejedor se prestó a una componenda que buscaba desarticular a su yerno?. Las ambiciones de siempre nublaron al viejo Catón. No resintió la vida familiar. Imaginen ustedes que a pedido de Del Valle, será diputado radical en 1894, por indicación de Yrigoyen. Pero que bofetada le clavó don Adolfo a uno de sus viejos seguidores. Por el poder, como en el amor, termina valiendo todo.

.

  No pudo ser. Alsina movilizó cielo y tierra, y Tejedor arrasó. El 2 de diciembre de 1877 quedaba asegurada su futura presidencia. “El saladero le ha ganado a los libros”, dijo mortificado Sarmiento. “Los acuerdo alredor del poder, se hacen para suplantar la voluntad del Pueblo por la voluntad de los que mandan”, agregó. Avellaneda, Alsina y Mitre quedaban asegurados. Aún asiéndose del siempre difícil carácter de Tejedor, a quien elevaban políticamente sin valorar sus perspectivas de vuelo propio.

  Veintisiete días exacto duraron las esperanzas de Alsina y los conciliados. Pasando revista para llevar a cabo una ‘campaña al desierto’, se alimentó de comida en mal estado, degenerando en grave ataque de salud. El 29, día de los inocentes, Buenos Aires despedía al caudillo mercantil de la Colonia. El juego político volvía a abrirse.

  Avellaneda, sostenido en el aire, tironeado por tirios y troyanos, llamó a su encuentro a quien mejor podía interpretar sus ideas y aliviarle las cargas del ajetreo electoral-

.

  Hacía su entrada grande en la política, Julio Argentino Roca.

1 comentario

    Trackbacks

    1. Aristóbulo Del Valle, Parte III, La parada ante Roca. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    w

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: