Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Aristóbulo Del Valle, Parte III, La parada ante Roca.

delvalle.roca

ARISTOBULO y ROCA.

  El Jefe del acantonamiento de Cuyo, que se mueve a Río IV para manejar las cosas en Córdoba, llega a Buenos Aires. Llega al ajetreado Buenos Aires de 1877. Se reúne con los dirigentes republicanos, Del Valle y Rocha, que le dan seguridades. “Mitre y Alsina son cosas muertas y nosotros somos el futuro”. Con esa esperanza se vuelve lleno de certezas. Contando Cuyo, Córdoba, Santa Fe, en donde Simón de Iriondo abre negociaciones porque desprecia a los mitristas, y Buenos Aires, que la dan por ganada, proclamarán una fórmula Rocha-Del Viso (gobernador cordobés, hechura roquista), tres año antes de la renovación presidencial.

Se adelantaron. Alsina los frenó con el triunfo de Tejedor.

.

  La muerte de don Adolfo le abre posibilidades. Nicolás Avellaneda lo llama al ministerio de guerra. Una cruda enfermedad lo lleva a demorar seis meses asumir el cargo. Seis meses en donde pasa de todo.

Notas previas: DEL VALLE, ROCA

.

Desvanecimiento republicano. 

   La derrota en diciembre hace mella en los jóvenes dirigentes. Del Valle como ministro ha dominado el ‘padrón provincial’, pero aún así derrapan electoralmente. No se presentan en la renovación de los diputados nacionales, y pierden la de la Legislatura, en marzo. Alem se queda afuera pero ingresa en su primer cargo electivo, Hipólito.

  La derrota trae secuelas. Carlos D’Amico se los reprocha crudamente: La mayoría de los republicanos se va del partido, quedando Alem y sus compadritos de Balvanera al pie de una bandera abandonada.

.

  Reorganizado el partido Autonomista con acuerdo de la “Liga de Gobernadores”, motorizada por Roca, se cree que el partido dará en la tecla del próximo presidente.

  Roca observa quien puede ser el sucesor de Avellaneda: “Tenemos a Sarmiento, a Rocha, a Irigoyen y a mí, sin probabilidades de triunfo. Quedan Mitre  y Tejedor”, le escribe a su concuñado Miguel Juárez Celman. Y prefiere a Tejedor, pues “el ex presidente de 1862 sería la ruina del país, su partido es una especie de casta o secta que cree tener derechos divinos para gobernar la República… Daremos la presidencia, nos reservaremos la vicepresidencia para el doctor Del Viso, y el ministerio de guerra[1]”.

  Se reúne con Tejedor a tal fin. Le ofrece el apoyo de 8 provincias a cambio del vicepresidente y mantenerlo en el ministerio de guerra. Tejedor le agradece el apoyo, y nada más. Roca rumia despecho hacia el Gobernador: “Es un viejo bueno para nada”, le faltó decir.

[1] Éste era gobernador de Córdoba, tras la extraña muerte del gobernador electo De La Peña, llevando como ministro a Juárez. Los mitristas locales quisieron convocar a nuevas elecciones, pero entonces se apareció el general Roca, ya todo un zorro, y aseguró a Del Viso.

.

Ajetreos.   

    Ese 1878 en donde Roca se repone pasa de todo en el país. Todos quieren imponerle a Avellaneda el acontecer del porvenir.  Todos los actores comienzan a temer en el inicio de 1879 el renacer de los enconos civiles (como si alguna vez hubieran cesado). Cualquier charla o conversación, debate u oratoria, alerta sobre los peligros que provocan las terquedades en política. No falta un día en el cual alguien llama a la reconciliación nacional. Al presidente de la República se le bastardea el cargo impunemente. ¿Qué estaba en juego, más allá de la futura presidencia, qué tanto se peleaban? Estaba en juego la consolidación de la República, del Régimen y del futuro nacional. “Un dilema fatal, cuyos dos términos deben ser rechazados, se presentará después de esta evolución: Una oligarquía provinciana vendrá a dirigirlo todo a fin de que no se levante una oligarquía porteña”, comentará Alem. Por eso el joven tribuno se alejará de sus viejos camaradas y sostendrá todavía la candidatura, en solitario, de Bernardo de Irigoyen.

  En enero de 1879 Mitre responde una consulta que nadie le hace,  y anuncia que apoyará al candidato surgido de “La Conciliación”. Tejedor recoge el guante, “Yo soy la Conciliación”, en una entrevista periodística que se hace dar. Los mitristas lo apoyan, imponiendo a uno de los suyos en el binomio. Estamos en marzo.

  Todos denuncian la posibilidad de guerra civil y cualquier excusa provoca cualquier encono. El cinismo completa la hipocresía. Roca, ministro de guerra, no quiere apoyar a don Saturnino Laspiur, ministro del interior, como quiere Avellaneda. Don Saturnino era un renombrado jurista, miembro con licencia de la Suprema Corte de Justicia, y reconocido por su ecuanimidad y honestidad intelectual. Su nombre le daba chapa de intachable a gabinete nacional. Peeeero… Aspiraba a algo más. Y en marzo de 1879, los mitristas lo buscan y lo proponen
  Laspiur quiere quitarle a Roca sus dominios provinciales y manda una intervención a La Rioja. Como fracasa, rumia fastidio, y manda su renuncia al despacho presidencial fundamentando la decisión con alegatos moralistas. Muchos vivaron al ex ministro y denostaron al presidente al cual “nunca le perdonará el mártir que le legó su nombre que ya es símbolo de Libertad”, como expresó el renunciante.

.

La situación se torna áspera. El 27 de agosto, una turba iracunda arremete contra el carruaje del general Roca al salir del Congreso. Quintana le salva la vida.

   Avellaneda busca encontrar al salvador de la Patria pues todos pretenden serlo: Mitre, Laspiur, Juárez Celman, el general Sarmiento, del Valle, Irigoyen, Tejedor, Roca. El último de los nombrados es el más sincero entre los cínicos e hipócritas. También el más astuto. Cuando le piden que renuncie pues su nombre será motivo de guerra, responde no poder hacerlo: “Mi candidatura pertenece a los que la levantaron”, es decir, a la Liga de Gobernadores motorizada por Juárez.
No duerme esa noche, Da vueltas al asunto con la almohada, desprovisto de ánimos para lo que vendrá. Finalmente se le ocurre. Si el problema es entre Roca y Tejedor, que mejor que buscar a un intermedio.

.

  Y entre un auspiciante de la candidatura Roca, yerno de Tejedor, lo encuentra. En la mañana del 28, llama al Senador Del Valle a reunión urgente.

  Pero Aristóbulo no acepta, recomendando a Sarmiento. Avellaneda se agarra la cabeza pero acepta. Su antecesor será un terco hijo de re mil putas, pero sabrá obrar.

.

  Fue un tremendo error de Aristóbulo, que debió acompañar al “loco” para que no haga una de las de él. Así fue. Sarmiento no duró un mes en el gabinete. La guerra civil entre el prepotente, pero popular, Tejedor, y el ambicioso provinciano se desató en 1880. El Pueblo de Buenos Aires sangró una guerra de mejor causa, pero Tejedor, y Mitre tras él, temieron de lo que era capaz ese pueblo rebelde. Se entregaron antes de continuar la lucha, y Roca asumió el 12 de octubre de 1880 su primer mandato.

  Aristóbulo intentó cortar las ambiciones de Roca, con seis senadores que le respondían incondicionalmente. Roca será cruel con su viejo aliado: “Si Tejedor con todo el poderío de la provincia de Buenos Aires no pudo, menos podrá ese gordo que se te escapa como ardilla aceitosa”. Juárez Celman, que lo tratará en el Senado, dice peores términos: “Esos republicanos que ponen el localismo porteño por encima de la Patria, demagogos, anarquistas”. Manuel D. Pizarro, ministro roquista, lo acusa de “pérfido, engañador, traidor, no reconoce moral ni ley”. Del Valle, por única vez en su vida, lo reta a duelo, poniendo como padrinos a Leandro y a Pellegrini. El ministro insiste: “Niños, el honor no se arregla a pistolazos”. Dicen que Del Valle lo va a buscar a la puerta del ministerio a resolver como compadrito. Roca, que no quiere líos, hace renunciar al picante Pizarro.

.

   Así iniciaba su oposición al “Régimen”.

..

El Régimen. 

.

   La política que pertenecía a unos cuantos pocos, al menos en Buenos Aires, permitía escribir estos libros de historia en son de luchas antológicas. Pero a partir de 1880 como que todo se apaga. La provincia de Buenos Aires es descabezada. A su fin, el gobernador Dardo Rocha, puntal de Roca, manda fundar, con ayuda fundamental de José Hernández y Del Valle, la ciudad de La Plata, la ciudad de “las diagonales”, la ciudad masónica. Tan faraónica, que se pensó que Rocha, seguro presidente en 1886, trocaría los tantos, devolviendo Buenos Aires a su provincia, y regalándole a la República La Plata.

  Rocha no entendió que Roca era “El Hombre”. Quiso seguir con juegos de otros tiempos, y fracasó. A una arqueada del ‘zorro’, el rochismo feneció antes de empezar.

.

 El país político pertenece al Presidente de la República, y ese no es otro que el general Roca. Del Valle, angustiado y entregado, hace una oposición a Su Majestad, destacando en algunos debates e iniciativas, denuncias de corrupción en la función pública, pero su voz se apaga lentamente.

 En 186 Roca impone a su concuñado, Miguel Juárez Celman, para despecho de una constelación de porteñisas. Del Valle totalmente desalentado, le escribe a su amigo Miguel Cané, de viaje por Europa: “Nos hemos dejado robar hasta que nos han dejado en cuero y llegaremos a soportar el hambre sin acordanos que somos hombres y ciudadanos”.

.

   Estaba vencido y derrotado, al punto tal que viajó a Europa a alejarse del ajetreo político que amaba. Y refugiarse en su estudio, desde donde montó una suculenta fortuna, destacándose como coleccionista amateur. Se diría que sus tiempos políticos, habíanse terminado. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: