Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ARISTOBULO DEL VALLE, Parte V. ¿Radical?.

DEL VALLE y PELLEGRINI

DEL VALLE y PELLEGRINI

.

“La sombra de Del Valle”. 

El año 93 se encontraba la República en una situación difícil; estaba convulsionada. Un gran partido buscaba la reacción institucional y la verdad de los principios constitucionales, por medio de la revolución; otro partido, en el que también tenía yo el honor de figurar, buscaba los mismos fines, pero por medio de la evolución pacífica.”
   “Llegó un momento, señor Presidente, tan difícil, que el partido a que pertenecía, a lo menos sus principales hombres, desesperaron de la tarea; y en esa circunstancia, solicitado por el señor Presidente de la República, doctor Sáenz Peña, manifesté francamente mi opinión, y le dije: que creía que, para alcanzar el fin que todos nos proponíamos, debería el presidente de la República llamar a otros hombres, porque nosotros estábamos vencidos en la jornada, y le indiqué entonces, que entregara la dirección política del país a una de nuestras más grandes inteligencias, a uno de nuestros más grandes estadistas, a un hombre cuya honestidad política, cuyo sincero patriotismo eran indiscutibles, un adversario decidido mío, al doctor Del Valle. Y la razón que tuve para darle este consejo, era que esperaba que él, con la autoridad que le daban sus vinculaciones políticas y su influencia personal, pudiera dominar esa tendencia revolucionaria, y con el apoyo de todos, buscar el ideal que todos perseguíamos y llegar a la verdadera reacción institucional, al verdadero respeto de los principios constitucionales. El presidente Sáenz Pena aceptó mi consejo, y mi amigo personal y adversario político, el doctor Del Valle, fué llamado al ministerio de la Guerra.”
   “Tuvimos una larga discusión en que, desgraciadamente, resaltó la completa divergencia de nuestras ideas. Yo era partidario, como lo he sido siempre, de la evolución pacifica, que requiere como primera condición la paz; él no lo creía: era un radical revolucionario. Creía que debíamos terminar la tarea de la organización nacional por los mismos medios que habíamos empleado al comenzarla.”
Me alejé de esta capital a las provincias del norte, y le dejé en la tarea. Desgraciadamente , se produjo lo que había previsto. La dificultad que tiene la teoría revolucionaria es que es muy fácil iniciarla y muy difícil fijarle un límite. Recordé, entonces, como ejemplo, que, queriendo el emperador Nerón sanear uno de los barrios antihigiénicos de Roma, resolvió quemarlo, y dió fuego a la ciudad; pero, como no estaba en su mano detener las llamas, ellas avanzaron, y no sólo quemaron los tugurios, sino que llegaron también a los palacios y a los templos.”
   “Efectivamente, señor Presidente; a pesar de todo el sincero patriotismo, de toda la inteligencia del primer ministro en aquella época, llegó un momento en que la anarquía amenazaba conflagrar a toda la república. No necesito continuar: vinieron los cambios y los sucesos que todos conocemos.
Y bien, señor Presidente: han pasado trece años; hemos seguido buscando en la paz, en el convencimiento, en la predica. de las buenas doctrinas, llegar a la verdad institucional; y si hoy día se me presentara en este recinto la sombra de Del Valle, y me preguntara: -¿Y como nos hallamos?- ¡tendría que confesar que han fracasado lamentablemente mis teoría evolutivas y que nos encontramos hoy peor que nunca!” (1)

.

Presidencia de Luis Saénz Peña. 

.
LSaenzpeña.

      La presidencia del doctor Saénz Peña languideció desde su inicio, pese a la brillante gestión de sus ministros de RR.EE. (Anchorena) y de Hacienda (Romero). El problema era la conducción política. Cinco ministerios había cambiado en apenas nueve (9) meses!. Pensó en renunciar.

  Finalmente su hijo le dio una mano, y le ofreció el concurso de un gran amigo, que venía de realizar una buena intendencia porteña: don Miguel Cané. Éste, ni lento ni perezoso, fue en busca del apoyo del general Roca. Aparentemente el ministro entendió que se lo había dado y salió por los periódicos, expresándolo de ese modo. A los dos días, Roca hablaba en su diario, y decia: Nunca le he dado mi apoyo al mocito. Cané quedó sostenido en el aire, y renunció.

.

    Apurado, Saénz Peña convocó a su casa a Cané, a Roca, a Mitre y a Pellegrini.

    No se ponían de acuerdo, y entonces el Presidente se puso de pie, señalándoles la puerta:
-Señores, entiendo que no puedo seguir, y presentaré mi renuncia al Congreso.
Pellegrini lo atajó como pudo.
-Por favor, doctor Pellegrini, le ofrezco el armado del gabinete.
-Mi salud me lo impide, señor Presidente. Solamente diré que si uds no van a ayudarlo (dirigiéndose a Roca y a Mitre), dejen gobernar al doctor Saenz Peña.
El Presidente recuperó el color.
-Señor Presidente, entiendo que es el tiempo de darle una oportunidad al Radicalismo.
-Doctor Pellegrini, si me disculpa, ese partido no reconoce mi presidencia.
-No pensaba en los alborotadores que rodean al doctor Alem; sino en un hombre insigne que sabrá comandar el barco: el doctor Del Valle. Déjeme reunirme con él, y le ofreceré a su nombre el armado de gabinete.

.

  Pellegrini y Del Valle se reunieron, sin ponerse de acuerdo, como abren los párrafos de esa nota. Esa tarde, Saenz Peña agasajó a Aristóbulo en su casa.

-Señor Presidente, hemos compartido aquella Convención Provincial hace veinte años. Ud. habló de instruir el voto secreto y obligatorio, que es una de las premisas en mis convicciones. Haya libertad electoral, y verá que el Radicalismo saldrá de sus conspiraciones militares.
-He de acompañar su propuesta, doctor, pero sigo sin entender como es que lo hará.
-Mi tesis como abogado versa sobre las intervenciones en los estados federales. He tomado la resolución de intervenir los distritos en donde se burle la representación popular, con el apoyo del Congreso, y en procura de cumplimentar el mandato de la Constitución Nacional.

.

 

Palabras de Aristóbulos sobre sus 36 días.

Palabras de Aristóbulos sobre sus 36 días.

 El Presidente abrazó a su novel ministro. Del Valle alcanzaba un cargo, desde el cual pensaba cambiar la Historia Argentina. Treinta y seis (36) días donde el Pueblo volvió a gobernar la República, como si viviéramos los tiempos de Rosas.

wpid-wp-1438750147730.jpg.

El ministerio revolucionario. 

  Su primera visita, por cortesía, fue hacia el general Mitre, a quien le ofreció el ministerio del interior. Don Bartolo rechazó pero recomendó a dos de sus mejores hombres: Enrique Quintana y Valentín Virasoro. Siguiendo algunas palabras esbozadas con Pellegrini, fue en busca del radical que el “Gringo” le señalara: Hipólito Yrigoyen. Le acompañó el ya designado ministro de hacienda, don Mariano DeMaría, amigo íntimo tanto de él, como de Hipólito y de Leandro, su socio en el buffet.

-De ninguna manera, Aristóbulo. No busco, a título del Radicalismo, ministerios, sino la garantía del juego limpio electoral.
-Sería muy provechoso que me acompañaras en el ministerio de instrucción cívica.
-Reitero mi declinación.

.

    Acto seguido, fueron a entrevistarse con don Bernardo de Irigoyen y Leandro Alem.

-¡Es una trampa, Aristóbulo!, Sos el único que no se da cuenta de las en que te metió Pellegrini.
-¡Leandro!, Gobernaré bajo los preceptos que me conocés. No he cambiado de parecer y gobernaré en función de los principios que hemos tenido toda la vida.
-¡Pues el Radicalismo no te acompañará! ¡Es una trampa!.

.

    No pudiendo convencer a sus compañeros del Radicalismo, convocó a su íntimo amigo, Lucio V. López, el noble escritor de “La Gran Aldea”, reservándose el ministerio de guerra y marina. Sería un ministerio guerrero y revolucionario.

  Alem, disconforme siempre, criticó duramente al amigo de toda la vida en un discurso de esos días. Yrigoyen, siempre desconfiado, guardó prudencial silencio desde el Comité Provincia.

  Sin el apoyo de sus amigos de causa política, gobernaría como un radical para la Nación.

.

La Revolución y el Pueblo.

    Del Valle se proponía cambiar la historia. 

  Iba a reparar a la República estando en el Gobierno y utilizando todos los resortes institucionales. Experto constitucionalista, jefe de la cátedra en la Universidad de Buenos Aires, haría política dentro de la legalidad impuesta por la Carta de 1853. Pretendía culminar la obra, exitoso. Tres meses le hubieran bastado, repetía ya fracasado. Con una energía formidable volcó el Congreso en su favor y se lanzó al ataque. Desarmó las fuerzas militares provinciales de Corrientes y Buenos Aires, intervino el Banco bonaerense y se decidió a “investigar las irregularidades de los gobiernos anteriores en materia de ventas de tierras, concesiones de ferrocarriles, gestiones bancarias, con el propósito evidente de perseguir a los responsables” (en Floria y G. Belsunse) Se estaban tocando negociados que tenían como responsables apellidos tradicionales, y también Naciones extranjeras potencias. Mariano De María sabrá decirle a del Valle que al Presidente ya le estaban molestando ciertas investigaciones que involucraban a su círculo íntimo. Todavía más, De María deja cesantes a varios corruptos e inicia acciones legales contra el ex presidente Juárez y su ex ministro Pacheco. E investigaba con tino y firmeza las concesiones ferroviarias. 

..

     El 23 de julio Alem gana las elecciones a Senador Nacional porteño, y el país sintió el sonido de clarín. El fin de semana siguiente, 29 y 30, el Radicalismo de las provincias de San Luís, Santa Fe y Buenos Aires, y el mitrismo correntino y bonaerense, se levantan en armas. Era la Revolución.

.

continúa mañana…

 

.

(1) Discurso de Carlos Pellegrini en su última sesión como Diputado Nacional, en 1906, días antes de fallecer.

1 comentario

    Trackbacks

    1. Aristóbulo Del Valle, parte VI, Un Radical revolucionario. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: