Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Rarezas de un pueblo joven.

   Cuando pase el fango que deja el barro que traen las aguas que inundan pueblos, habrá que hacer algún tipo de reflexión. ¿Por qué los argentinos nos habituamos a los desastres que contribuimos a realizar?. ¿Por qué el Estado no puede, no sabe, o no quiere resolver este tipo de situaciones catástrofe?. ¿Y por qué los mismos que damos vida al Estado, surgimos, cual pueblo con gloria, en voluntariadas solidarias a cambiar la historia?. Rarezas de un pueblo joven.

  El apetito voraz del Capitalismo Salvaje que inunda, metafóricamente, la cultura mundial le importa tres carajo la naturaleza. La Pachamama austral se agarra la cabeza con que seamos tan egoístas. Lo que no implica, que alguna vez vaya preso alguien, y la impunidad no sea la regla de una época. 

.

cielo argentino

.

Tiempos que no han cambiado.

.

  Mientras leía datos biográficos de don Aristóbulo Del Valle para escribir unas notas sintéticas sobre su vida, me encontré con una historia similar. En aquel tiempo de su juventud, asoló en Buenos Aires y la región el flagelo de la fiebre amarilla que devastó a una generación de argentinos. Del Valle, con Alem, organizan y presiden una Comisión de lucha contra la fiebre, en Balvanera. La misma era la repercusión de otras que se fueron organizando en la época (brillando por su ausencia, casi como una anécdota que pinta de cuerpo entero lo que digo, el presidente Sarmiento, que cobardemente abandonó la ciudad). Leandro casi muere, su mamá fallece. El heroísmo criollo que se puso en esas comisiones es legendario. El famoso cuadro de Bulnes en donde se ve al doctor Cosme Argerich va como muestra un botón. Argerich fallece también en la lucha, como tantos médicos eminentes y valientes de la época.

  Las comisiones y el frío lograron su cometido y vencieron a la epidemia (¿o es pandemia?). Fueron presididas por apellidos ilustres de la época, encabezadas por don Adolfo Alsina, a la sazón vicepresidente de la República. No hay distinción partidaria. Hay alsinistas, mitristas, futuros radicales. Militares, civiles; religiosos y agnósticos; sobrios y borrachos; hombres y mujeres; el ilustre apellido enraizado en la aristocracia con aroma a bosta, y los que comían de las sobras de la torta nacional. Todos unidos para vencer al flagelo.

  Carlos Guido y Spano, poeta y funcionario con un cargo menor en esos tiempos, cuenta de primera mano esos tiempos. De como con un amigo y su mayordomo negro, ayudaron a enterrar a la viuda del general Lamadrid, hija a su vez, de un alto oficial de las guerras independentistas. Guido se pregunta qué hago ayudando a la mujer de un adversario eterno de mi padre (el general Tomás, vinculado al federalismo), por el solo hecho de actuar con hombría de bien. No recuerdo ahora, porque escribo de memoria, pero el amigo, el sepulturero y el negro, creo que también fallecen por enterrar a la distinguida dama. 

.

  Pero estos hombres que contribuyen a vencer a la fiebre amarilla, a su vez son dirigentes y formadores del Estado Nacional en ciernes. Actuaron con altruismo, coraje y patriotismo en tiempos difíciles, para torcer el rumbo epidémico. Ahora, ¿Cómo puede ser que hayan vencido, pero no hayan podido constituir un Estado fuerte que garantizara la prevención y la victoria dentro del marco de la Estructura Estatal?. ¿Debieron hacerlo por fuera de los recursos estatales, poniendo plata propia, y exponiendo la vida?. Eran grandes hombres, Lo que no entiendo es porque no lo hicieron desde el Estado, sino formando y organizándose por fuera de él. Es raro.

.

Pehuajó, 1973. 

.

  Mientras el general Perón se dispone a asumir su tercera presidencia, un extraordinario cronista se dirige a la ciudad bonaerense en donde una inundación ha arrasado con la ciudad fundada por Dardo Rocha.

 Osvaldo Soriano detalla el “operativo Dorrego”. El Ejército y la Juventud Peronista actuando de codo a codo para ayudar al pueblo, venciendo a las aguas que parecen llevarse todo por delante. Otra vez la solidaridad, otra vez dejar de lado sus vidas personas, “la cuna de sus más caras afecciones”, para poner el hombro junto a su pueblo, en tiempos difíciles, en voluntariadas heroicas y emotivas.

.

  ¿Pero, y el Estado pa’ qué está?

.

Rarezas de un pueblo joven. 

.

  Hoy veo fotos de militantes de la Agrupación La Cámpora en el fango, poniendo el pecho al agua, para ayudar a sus vecinos, como ya lo han hecho en otras oportunidades. Pero estos pibes también son funcionarios en distintas reparticiones del Estado, muchos de ellos, del Estado que debiera asegurar un plan de contingencias que evite que vuelva a suceder. ¿Para qué está el Estado, entonces?. Campañas solidarias en todos los órdenes donde los individuos que damos vida a la ciudadanía que compone el Estado, recolectando, ayudando, estando, construyendo. Lo increíble es que el Estado, ya no como estructura burocrática, sino como el conjunto de una Comunidad Organizada (Perón, dixit), sea el responsable de que todo esto siempre pase y vuelva a pasar. Son cosas que no entiendo, en esta breve reflexión, y adujo que nuestro pueblo es todavía joven, y nos seguimos mandando macanas de purretes. No importa quien/es genera/n las inundaciones, porque al fin y al cabo siempre las padecen los mismos. Pero el trabajo preventivo, organizativo y de realizar las obras y el castigo correspondiente para que no vuelva a pasar, suele brillar por su ausencia. 

  Hay responsables políticos, y la justicia debiera investigar las causas de fondo para que esto no pase. Somos un pueblo enormemente solidario, muchas veces desmemoriado, que ata con alambre lo que requiere infraestructura duradera, y, a su vez, padecemos una pelotudez crónica que parece no se puede curar. 

.

  Algún día la historia de estos episodios se narrará y los nombres de Reutemann, Macri, Scioli, Bruera, sobrevolarán como los responsables políticos de una infamidad. A nosotros siempre nos quedará el derecho al pataleo, y la queja supina de algo que sabíamos iba a pasar, pero permitiendo que el agua nos llegue al techo. Rarezas de un pueblo joven. Algún día la gran obra solidaria del Pueblo Argentino rendirá frutos duraderos, y seremos ejemplo en el mundo. Hoy seguimos siendo los que sufrimos nuestra argentinidad, mientras soñamos mejores cosas futuras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: