Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

El mitrismo y esa ambición de los impacientes.

 ALEMCuando Leandro forjara la Unión Cívica Radical, allá por agosto de 1891, soltó una aseveración para el mitrismo contundente: “La ambición de los impacientes”. Eso no quita que Leandro muchas veces pactara con los seguidores del Patriarca Liberal alguna que otra trapisonda hacia el Roquismo. Indudablemente, la frase define al Mitrismo y su prócer máximo, Máxime, guiño, que ahora vuelven a gobernar con don Mauricio Macri en la presidencia. La historia, dirá el marxista, se repite, primero como drama, y luego como farsa.

.

LA IMPACIENCIA MITRISTA. 

   Mitre.Macri

  Desde el surgimiento de don Bartolus a la arena grande de la política, el Mitrismo con su líder emblemático se ha caracterizado por la impaciencia de sus actos, de no medir sus consecuencias sino de resolverlo todo por la fuerza, y prescindiendo de los medios. Más allá de la concepción filosófica y política que los define, quisiera adentrarme en la incapacidad de comprender, que el tiempo está de su lado. Porque el mitrismo, la cultura política que lo representa, es el único movimiento que pervive y pervivirá entre los argentinos. Ya no hay ni yrigoyenistas ni peronistas, movimientos extintos juntos a sus emblemáticos caudillos. Pero el mitrismo, el mitrismo es eterno, como las palabras de su Profeta.

 E increíblemente, son el movimiento más fracasado de la historia, Y aún así sigue existiendo. Tal vez porque la Historia Argentina sea el ensayo de un fracaso histórico.

 Fíjense en 1868, cuando Rufino de Elizalde tenía todo para ser el sucesor del propio Bartolus. Se comieron una jugarreta de don Adolfo Alsina, ducho para los enjuagues electorales, rompieron una alianza táctica con Urquiza, otro ducho para avisar por acá que juega por allá, y perdieron la presidencia, de manera increíble.

 En 1874 y en 1880, con un poco de muñeca, hubieran ganado las elecciones, pero no les importó. Fueron a la guerra civil, contra Alsina, y luego con Roca, que no eran bebés de pecho que se dejaran pisotear. Carecen de tacto, porque creen solamente en la fuerza.

.

 En 1891, es el Patriarca Liberal el que se manda el moco. Apresurado en asegurar su presidencia futura, pacta con Roca, un viejo zorro de aquellos. Tenía todas las barajas para ganar negociando desde una posición ganable, y termina enredado en un despelote donde pierden todos, menos Roca, siempre cayendo de parado.

 Cuando en 1930, y luego en 1955, los gobiernos populares no hacen pie, porque sus gobiernos arrastran cansancio popular, pese a que las medidas siguen siguen teniendo espíritu nacional, no esperaron. No tuvieron la paciencia de esperar que esos gobiernos terminaran sus mandatos, y ganarles, era una posibilidad, en buena ley. No. La ambición los corroía para sacarlos a patadas. Eso les dio un mito a los que se fueron, que como diría Perón, “Yo volveré a ser presidente porque los que me sacaron no pararán de hacer macanas”.

.

 Y llegamos a 2015, y la historia se repite. Macri acaba de ganar unas elecciones en buena ley, por poco, pero muy bien ganadas. Se apresta a ponerse la banda y fotografiarse con el bastón. Cristina, política terminada, que hace dos años que anda en un limbo de pedo mágico, que jugó a perdedor con su candidato, le intenta imponer una última jugarreta. Pero lo fálico, la impaciencia por sentarse en el sillón, la ambición enceguecedora, lo lleva a una confrontación donde queda rengueando. Cristina se va como el orto, pasándose lo ceremonial por el forro del… Del ya sabe. Pero él, con todas la de ganar, apela a callejones en vez de andar por la avenida. Un fiscal menor de la Justicia, dirime sobre los límites del mandato presidencial, La investidura presidencial queda dañada y sujeta a un mísero empleado judicial, que deja todo en un nuevo limbo del desorden, donde todo vale, y el que no afana es un gil.

 El mandato presidencial, no es un contrato de alquiler. Ni la Constitución ni el ceremonial, han dejado claro cuando termina o empieza un mandato. Todo ha quedado a las buenas costumbres, y nadie se ha quejado, porque todos suponen que se sobreentienden ciertas cosas. Dos egos gigantescos, que nunca han prestado colaboración por la importancia de lo institucional, primaron sus intereses personales por sobre los de la Nación.

.

 Y la Argentina, la histórica Nación del Sud, volverá a ser el hazmerreír del mundo. Creernos la gran cosa, y seguir diciendo “Ay, Patria mía”, como cuando moría el más insigne de los argentinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: