Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Hernán Rossi, y un ‘homenaje’ a Hipólito.

Hipolito Yrigoyen

    El año próximo, amén del Bicentenario del Congreso Independendista de Tucumán, se cumplen cien años de la llega de Hipólito Yrigoyen a la Presidencia de la República. El legislador radical por “ECO”, Hernán Rossi ha presentado un proyecto para publicar un libro en donde se “contará con ensayos de destacados/as historiadores/as, periodistas, politólogos/as y personalidades“. Lo bien que hace, puesto que sus fundamentos para aprobarlo dejan mucho que desear.

LINK DEL PROYECTO:

http://www.hernanrossi.com/exp-2509-d-2015-libro-conmemorativo-por-el-100o-aniversario-de-la-asuncion-de-hipolito-yrigoyen/

.

Empecemos:

Señora Presidenta:
El día 10 de febrero del año 1912, se sancionó la Ley 8871, conocida como la “Ley Sáenz Peña”, que estableció el voto secreto, universal (aunque en verdad era solo masculino) y obligatorio.
(…)
La exclusión del pueblo generó que a partir de 1889 referentes políticos como Bartolomé Mitre, Bernardo de Irigoyen y Leandro N. Alem, entre otros, lideraran protestas frente al Presidente Juárez Celman, en medio de un clima de crisis económica y política.
El año 1890 será un año bisagra, el día 26 de Julio estalló la llamada “Revolución del Parque” liderada por Leandro N. Alem, Aristóbulo del Valle, Hipólito Yrigoyen, Lisandro de la Torre, Marcelo T de Alvear, entre otros. (Nota personal: y el general Campos?, y los mitristas, el propio coronel Espina??)
(..)
Finalmente la Revolución del Parque fue sofocada por el Estado, a pesar de ello el efecto se hizo sentir y el Presidente Juarez Celman se vio obligado a renunciar, en su lugar asumió el vicepresidente Carlos Pellegrini quien culminaría su mandato.
En 1891 sucede un hecho que marcaría nuevamente la historia argentina, los jóvenes que habían participado activamente de la Revolución del Parque deciden realizar un documento en donde pregonaban que había llegado la “hora de la juventud”, estos jóvenes se comprometían en el documento a luchar por la vigencia de la autonomía municipal, la transparencia en el manejo de lo público y los derechos políticos de las grandes mayorías, para ello convocaron a un mitin en el “Jardín Florida”. Asistieron al mismo más de 3000 personas (…)
.

Fueron más de 3 mil, pero bueno, dejémosela pasar. 

(…) que acompañaban a estos jóvenes revolucionarios, allí la figura de Leandro N Alem cobra vital importancia, convirtiéndose en el líder del movimiento. El acto dará como resultado la conformación de la “Unión Cívica de la Juventud”.

.

  Bueno, empiezan los dislates. Empieza la confusión. Empieza un copie y pegue de enumeración de actos, hechos y episodios, sin el menor correlato con la Historia. La Unión Cívica de la Juventud se organizó en 1889, tras el mitín del Jardín Florida, realizado el 1° de Septiembre de ese año. Es antes de la Revolución que se conforma la UC, y no antes, me cache en dié.

Ese mismo año se hizo un nuevo mitin en el “Frontón de la Cancha de Pelota”, de la Ciudad de Buenos Aires, concurrieron más de 6000 personas (nota: fueron según cálculos de la época 30 mil) y los principales oradores fueron Leandro N Alem ( nota: N de qué poronga???) y Bartolomé Mitre, finalizado el acto se realizó una marcha por las calles de la Ciudad y se reafirmaron los principios del primer mitin. Este hecho marca el nacimiento de la Unión Cívica (UC) y, el inicio de un nuevo régimen de partidos.

.

  Ma’ qué mismo año ni que mismo año!! La economía se enderezó al finalizar 1889, y de los cívicos no quedó ninguno. Bah, sí, Leandro que insistía. Para abril de 1890 la cosa se puso espesa de nuevo, y entonces en el Frontón Buenos Aires se volvieron a reunir. No, el mismo año, ni en 1891: Un año antes de éste, ocho meses después de organizada la Unión C. de la Juventud, que perdió su aditamiento “de la juventud”.

  Rossi acaba de reiventar la historia, diciendo que los revolucionarios, derrotados, forman la UC de la Juventud: Y no ‘alverre’. ¿Este tipo ocupó lugares importantes en el Partido?.

Por esos años las figuras de Alem y de Mitre comenzaban a tener marcadas diferencias, mientras Alem consideraba que la vía revolucionaria era el camino a seguir, Mitre se mostraba alejado de esa idea. A pesar de su resistencia, comienza a gestarse una nueva revolución a cargo de Leandro N. Alem (dale con la N), Aristóbulo Del Valle, Bernardo de Irigoyen e Hipólito Yrigoyen, ellos coincidían en el camino de la revolución. Mitre al ver la resistencia decide marcharse a Europa.

.

  Mitre, entonces, al ver que los rumbos tomaban Revolución, Alem soltó en el Frontón “Esto no tiene vueltas”, recibió las palmas de General, si se dice así, y se piró, sí, pero en 1890!!!

 Cuando Mitre retorna al país, se reúne con Roca y Pellegrini, generando así la división de la Unión Cívica. Es entonces cuando (otra vez cuando) Leandro Alem convoca al Comité Nacional y en la reunión del 26 de junio de 1891 en la calle Cangallo 536, declara la creación de la Unión Cívica Radical (UCR), hecho que se confirmaría el día 2 de Julio en la Convención. De esta forma nace el centenario partido, cuyas premisas serán el establecimiento de los derechos políticos de las mayorías excluidas, la participación política, el sufragio libre y la transparencia.

.

  Ya nos saltamos partes importantes, en el medio la Revolución. En enero de 1891 los cívicos se reúnen en Rosario. Se establecen tres medidas fundacionales: Una Convención Nacional como órgano máximo del naciente partido, un Comité de 56 delegados de todo el país, y la fórmula Mitre-don Bernardo de Irigoyen para las elecciones de abril de 1892. Es entonces, como dice él, que vuelve Mitre, pacta con Roca, se alzan los mitristas el 2 de junio (doce delegados al Comité), y los que quedan (44) se reúnen en una interna dura que resuelve Alem, dado que era el Presidente del Comité, y desempata una historia que ya contamos. El Radicalismo no nace porque rompe con el Mitrismo, si no producto del alzamiento de las huestes del Patriarca Liberal. Y en todo caso, en documentos posteriores, tanto Hipólito como Leandro hablan del nacimiento partidario en la UC, no como UCR.

En 1892 Luis Sáenz Peña sucedió en el mando a Carlos Pellegrini, quien renuncia por la grave crisis política que pasaba el país, (…)

.

 ¡¡¡Qué Pellegrini renunció a qué!!! El “gringo” terminó el mandato, le entregó la banda a su sucesor (Saénz Peña), y se fue a su casa. Acompañado por Divus Bartolus, que le salvó la vida, dicho sea de paso, porque una turba lo esperaba para cag… para pedirle explicaciones.

( …) en medio de un clima de descontento popular comienza a surgir una figura que será clave en la historia argentina, Hipólito Yrigoyen, quien lideró los estallidos revolucionarios de julio y agosto en la Provincia de Buenos Aires, (también hubo alzamientos en Santa Fe y San Luis), el clamor popular se hacía oír, mostrando nuevamente el agotamiento del conservadurismo y el fin de un ciclo plagado de autoritarismo y fraude.

.

  Otra vez nos salteamos un año de historia: Si don Luis asume en 1892, el correlato del párrafo nos dice que en julio y agosto Hipólito lidera una Revolución. Don Luis asume el 12 de octubre como estaba establecido en la época. E Hipólito, como se dice a continuación, “comenzó a planear otra revolución”, que es la misma que según Rossi hizo en 1892 ante el renunciante Pellegrini.

En 1893 Hipólito Yrigoyen comenzó a planear otra revolución, las cuales tendrían como foco la Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, San Luis y Mendoza, para ello los revolucionarios iniciaron una estrategia que consistía en trabajar cada uno en diferentes provincias para garantizar un proceso revolucionario, la primera acción armada se produjo el 29 de julio en San Luis, encabezada por Teófilo Sáa, atacaron el cuartel de policía y tomaron prisionero al gobernador Roquista Jacinto Videla, en su lugar conformaron una junta revolucionaria.
En Rosario, Lisandro de la Torre y sus hombres armados con fusiles aportados por los oficiales radicales de Zárate, tomaron la Jefatura de Policía y lograron mantener zonas estratégicas de Rosario, el éxito fue tanto que se extendió hacia hasta la Capital de Santa Fe, haciendo caer al gobernador e instalando un gobierno revolucionario al mando de Mariano Candioti el día 30 de julio de 1893.

.

 Lo admiro a Lisandro, pero quien lideró la revolución santafesina fue Mariano Candiotti.

(…) Durante los años siguientes Yrigoyen seguirá marcando la escena política, enfrentándose nuevamente con las prácticas fraudulentas de los gobiernos conservadores, en esta nueva etapa inició la llamada “abstención larga”, dejando de participar en las elecciones bajo las reglas ilegales que proponía el gobierno de turno. Esta abstención revolucionaria ganaba cada vez más terreno en las clases medias y bajas quienes estaban hartas del trato vil que tenían los gobiernos hacía ellos.

.

 ¿Y la muerte de Aristóbulo, ni mencionó su ministerio?. ¿El suicido de Leandro?. ¿Las paralelas de 1897?. Bueh, sigamos.

En 1902 bajo la presidencia de Julio Argentino Roca, el ministro Joaquín. V González presentaba en el Congreso de la Nación un proyecto de reforma electoral, el mismo proponía el secreto del voto y la sustitución de la lista completa por la de circunscripciones uninominales, el proyecto logró convertirse en la Ley 4161.
La Ley tendrá su ocaso cuando en 1904 con la asunción del Presidente Manuel Quintana, quien la reemplazaría por el antiguo sistema de lista completa y reemplazando el voto cantado por el escrito, con lo cual restringía el voto de los ciudadanos analfabetos. Este hecho marcó el inicio de una nueva revolución liderada nuevamente por Yrigoyen el 3 de febrero de 1905.

.

  ¡¡¡La queeee!!! El 3 de queeeee???!!!! El 3 de febrero fue el combate de San Lorenzo, la batalla de Morón (que los brasileños llaman Caseros), pero la Revolución Radical fue el 4!!!!!

A pesar de los intentos la revolución fracasó principalmente porque los radicales no lograron apoderarse del arsenal de guerra de Buenos Aires, a pesar de ello se tomaron varias comisarías en todo el país y lograron captar la adhesión de muchos ciudadanos. Nuevamente el pueblo se alzaba al régimen conservador y nuevamente Hipólito Yrigoyen un hombre carismático, tenaz y con un gran respaldo popular se consolidaba como el garante de los derechos y las libertades.

.

  Me parece exagerado “el pueblo”: Fue una patriada cívico-militar, que se retacearon los apoyos populares para que fuera una Revolución sorpresiva.

El 12 de junio de 1910, el colegio electoral dio por ganador a la fórmula Roque Sáenz Peña-Victorino de la Plaza. El electo presidente se reunió con el saliente Presidente Figueroa Alcorta para acordar la transición y luego con el líder Hipólito Yrigoyen, la reunión con el referente radical fue clave para lo que vendrá, en primer lugar Yrigoyen se comprometió a abandonar la vía revolucionaria y el flamante presidente a sancionar una nueva Ley Electoral. La negociación se tensó cuando Yrigoyen le pidió que se intervengan todas las provincias para evitar los ya clásicos manejos electorales que hacían los gobernadores, pero el presidente se negó y a cambio le ofreció lugares en el nuevo gobierno, algo que no aceptó.
El día 12 de octubre asumió el nuevo gobierno y envío al Congreso la tan ansiada Ley de Sufragio, que había sido elaborada por Indalecio Gómez, Ministro del Interior El proyecto establecía la confección de un nuevo padrón basado en los listados de enrolamiento militar, el voto secreto y obligatorio para todos los ciudadanos mayores de 18 años, la individualidad del voto, la exención del voto a mayores de 70 años, la imposibilidad de las autoridades, personas, partidos o agrupaciones políticas a obligar a los electores a votar en grupo, entre otras.
Esta nueva Ley conocida como la “Ley Sáenz Peña”, significó un gran cambio para la época y una victoria para todos los ciudadanos que exigían un sistema electoral transparente y libre de maniobras fraudulentas o por lo menos en caso que existiesen fuesen condenadas. Si bien es cierto que la Ley no contemplaba a las mujeres (que por esos años representaban casi la mitad del padrón) y a los extranjeros entre otros, la ley fue un cambio democrático para el país, fue la aceptación de una transformación social y política que se venía produciendo durante décadas al interior de la sociedad, fue la inclusión de nuevos partidos y la representación de los mismos en el seno del Estado y en las cámaras legislativas, un cambio imparable que ya no se podía frenar.
Las elecciones no se hicieron esperar y ese mismo año se desarrollaron en todo el país bajo la nueva ley, el resultado mostró todavía un predominio conservador logrando dicha fuerza 43 diputados (14 de Buenos Aires y 7 de Córdoba), mientras que la UCR lograría 12 diputados, el socialismo 2 y la liga del sur 1. Estos primeros resultados serían efectivos para Sáenz Peña demostrando que a pesar de la reforma seguían detentando el poder, pero en verdad la lectura era otra, el nuevo sistema abría para siempre el paso a nuevos partidos que tenían aceptación popular, principalmente la Unión Cívica Radical que era el gran partido opositor, la diferencia era el tiempo, mientras la naciente UCR daba sus primeros pasos, los partidos de corte conservador estaban dando los últimos, luego de varias décadas de control del aparto estatal.

.

  La elección se hizo con muchas reservas. La Ley Electoral costó hacerla cumplir.

Esta idea comenzará a vislumbrarse en el año 1913 con el triunfo del Partido Socialista obteniendo los 3 diputados que estaban en juego (por la Provincia de Buenos Aires). Esta derrota para el oficialismo empezó a marcar ese cambio de paradigma que se vería con mayor fuerza en el año 1916 con la victoria de Hipólito Yrigoyen.
Para el año 1914 la situación será aún más delicada para los conservadores, de las 43 bancas sólo retuvieron 33, mientras que la UCR creció de 12 a 21 bancas, y el Partido Socialista aumentó de 1 a 7. De esta forma la oposición se alzaba con 30 escaños mientras que el oficialismo obtenía 33. Ese mismo año el Presidente Sáenz Peña falleció, dejando la presidencia en manos de Victorino de la Plaza.
Finalmente llego el año 1916, el día 2 de abril se logró un cambio radical, el líder de la UCR, Hipólito Yrigoyen era elegido Presidente de la Nación bajo la Ley Sáenz Peña, por primera vez en la historia un partido popular, surgido del seno del pueblo llegaba al poder, según cifras oficiales obtuvo el 49% de los votos válidamente emitidos. (…)
.

 “Un partido popular surgido del seno del pueblo”, no si Rossi…

El Radicalismo con su fórmula Yrigoyen-Luna, se imponía obteniendo la mayoría en la Capital Federal, Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Santiago del Estero, Tucumán y finalmente (luego de un alineamiento de último momento de los Radicales Disidentes en el Colegio de Electores) en Santa Fe, y minorías significativas en Buenos Aires y Corrientes. Así, conseguía el total de 152 electores (143 propios y 9 de los Radicales Disidentes de Santa Fe), frente a los 104 del Partido Conservador, los 20 del Partido Demócrata Progresista (liderado por Lisandro de la Torre) y los 14 del Partido Socialista. Finalmente, la Unión Cívica Radical había obtenido la mayoría necesaria para proclamar a su candidato como Presidente de la República.

.

  Faaaaa, Rossi querido: 133 propios y los famosos 19 de Santa Fe que según don Ricardo Caballero eran hechura suya y los hizo votar de prepo a Hipólito.

De esta manera Yrigoyen lograba después de años de lucha terminar con el régimen conservador e iniciar un nuevo ciclo político en el país.
(…)
 Finalmente el día 6 de setiembre de 1930 se produjo un golpe de Estado (nota persona: que a su vez significó una Revolución) contra el Presidente, se iniciaba la primera dictadura que conocería el país. Yrigoyen fue llevado en calidad de detenido a la Isla Martín García, su paso por allí le ocasionaría un serio problema de salud que lo llevaría a su muerte el día 3 de julio de 1933 poco antes de cumplir 81 años. De esa forma se terminaba la vida de unos de los líderes populares más e importantes que tuvo nuestro país y el primer presidente que la Ley 8871 eligió para conducir al país.
El líder radical fue sin dudas el garante de un nuevo régimen, su lucha y compromiso fue inquebrantable, el pueblo lo recompensó eligiéndolo presidente por dos mandatos, dicho reconocimiento fue abruptamente cortado por el primer golpe de estado que tuvo nuestro país en el año 1930. A pesar de los vaivenes de los gobiernos yrigoyenistas, es innegable el aporte que ha dejado a la ciudadanía. El poder del voto fue un legado que nos dejaron los que durante años lucharon por el mismo, está en nuestras manos seguir levantando las banderas de aquellos ciudadanos que lograron hace más de 100 años esa conquista.
Por todo lo expuesto solicito a mis pares la aprobación del siguiente proyecto de resolución.

.

   Uds me podrán decir, Una vez que lo van a homenajear a Hipólito te ponés prurito. Es que la historia es una ciencia para dejarla en manos de botarates como éste. Un radical de trayectoria, según acredita en su página, ocupando distintos lugares de la jerarquía partidaria. Quien, como todos, desconoce la importancia del Yrigoyenismo en la constitución de la nacionalidad, como le toca a todo movimiento popular. Porque los tiempos de Yrigoyen, son tiempos de reconstrucción del tejido social: De ampliar las cosas buenas del Roquismo, de dar contenido a los hombres y mujeres de nuestro pueblo en ese “nuevo pueblo argento” que se configura tras el aluvión inmigratorio. Pero Rossi no sabe, ¡Qué puede saber!.

“En el año 2004 fui elegido Presidente del Comité Nacional de la Juventud Radical. Un año después creamos el Instituto Moisés Lebensohn, usina política e ideológica de un sector importante de mi generación política.”, dice él en su biografía. Pobre usina para un pobre partido si los fundamentos para un libro desconocen aspectos mínimos de Historia Argentina, y Radical.
 Pobres fundamentos para una empresa grande, como la de honrar a Hipólito, aquel que despreciara la segura presidencia de 1916, para no vulnerar principios.
 Principios que el Radicalismo ha perdido en su trayectoria por ocupar cargos, curros, al calor de un poder que confrontar con la militancia cívica de aquellos que somos laburantes de verdad.

.

  Pediría la expulsión partidaria, del señor Rossi. ¿Pero qué sentido tiene?. Alguna vez, dijo San Martín refiriéndose a los golpistas del 1° de Diciembre de 1828, “hay que enseñarles la diferencia que tiene con ellos un hombre de bien”. Podría parafrasear al Libertador, diciendo:

“Hay que enseñarles la diferencia que tenemos con un burro que se pone a escribir fundamentos de Historia sin saber un choto”.

1 comentario

  1. Norberto Briggiler

    Los ripios de la historiografía.
    Me atrevo a felicitar a Carlos Pipo Pistelli por la difusión de la propuesta de Hernán Rossi de editar un libro conmemorativo del centenario de la asunción de la presidencia por Don Hipólito Irigoyen, incluyendo la meticulosa crítica de los fundamentos de la propuesta. Tengo la convicción de que “el diablo está en los detalles”. Resulta refrescante que don Carlos Pistelli asuma la larga tarea de señalar las “inexactitudes” de Rossi en lo que debería ser una contribución que debemos a un huraño titán de la construcción de nuestro país, cuya acción y obra es minimizada por el silencio o desconocimiento de buena parte de nuestra sociedad.
    No soy radical, pero me siento más irigoyenista que Rossi. Para nosotros, legos en historia, resulta alentador el prolijo respeto de Carlos Pistelli, desde detalles que puedan parecer menores (pero no lo son) hasta dislates como la afirmación de que “En 1892 Luis Sáenz Peña sucedió en el mando a Carlos Pellegrini, quien renuncia por la grave crisis política que pasaba el país, en medio de un clima de descontento popular…”
    Cierto es que en 1892 se habría descubierto un complot anarquista para asesinar al Presidente Pellegrini. Este habría presentado su renuncia en agosto después de una crisis de gobierno, pero fue convencido para completar el mandato como sucesor de Juárez Celman en el ya citado 12 de octubre. En cualquier caso, resulta una afirmación falaz que atenta contra la estatura del “piloto de tormentas”, líder del ala más abierta del roquismo y también un constructor de nuestra nación.
    Tras un período de duda sobre si “vale la pena cuidar los detalles”, la obra de Pistelli disipó mis vacilaciones. Los caminantes rasos podemos identificar errores de detalle como los gallardos jinetes herederos de Alonso Quijano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: