Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

IV Don Bernardo de Irigoyen, Con el Radicalismo.

– Que me disculpe el señor ministro, ¿Qué tengo que ver yo con que su distinguida señora madre haya surcido medias a la luz de la lámpara en plena dictadura? (silencio) Yo era muy chico.  Lo que yo quiero saber es cuál ha sido la política del gobierno en las intervenciones.

    El recinto del Senado estalló en una carcajada. Quintana empalideció. Su voz desfalleció. Salió del Congreso, y le dirigió al presidente Sáenz Peña, su renuncia indeclinable.

.

 IRIGOYEN, Libro de Pepe Rosa.

IRIGOYEN, Libro de Pepe Rosa.

.

Los años juaristas. 

   Don Bernardo iba caminando por la calle Florida con el paso tardo, la cabeza inclinada, los ojos fijos en el suelo, la barba mal afeitada y el aire triste como atacado por la nostalgia de la patria, lo ve Carlos D’Amico, ministro y gobernador de la provincia. La frustración del ’86 hizo mella en el viejo patricio, y a sus 64 años se sentía lejos de la política.

.

Presidente Juárez Celman

Presidente Juárez Celman

   El gobierno de Miguel Juárez Celman, al que no le faltaban talentos personales, se fue yendo de a poco a la sanja. Rompió a poco con Roca, una crisis financiera de añares empezó a hacer mella en el tesoro: Pero fundamentalmente el ingreso interminable de inmigrantes que el Estado no podía apañar. El ‘unicato’, la ‘camarilla’, la Cámpora del Siglo XIX, digo, digo… Mecharon a Juárez de realizar una buena gestión, terminando como terminó: Lo diría Roca, quien se había ido al extranjero para no importunarlo, cuando lo vio gobernando: “En política, como en todas las cosas, no hay falta que tarde o temprano no se pague“.

 ¿Qué llevó a Roca, brillante político, a escogerlo como sucesor, conociéndolo como lo conocía?. Parientes cercanos, casados con hermanas, reuniones familiares, años de hacer política juntos. Nunca pensó Roca que el amigo y pariente, se obnubilaría. El sistema que pepe Rosa llama “cesarismo” era solamente eso: la voluntad del Presidente. El 30 de enero de 1889 se exterioriza el estiramiento que llega a distanciamiento, en carta de Roca al Presidente, Muy lejos estaba de imaginarme que a los dos años de gobierno de aquel que decía que ‘Roca no habría de tener amigo más leal y consecuente’, habría de estar yo en situación peor, por el ítem de ridículo que hay en mi disfavor, que Rocha o Irigoyen”. 

.

Llegaron “los gordos”. 

     ¿Qué me diría Pietro Gori si me atreviera a decir que los Sindicatos que nacen al calor de esta crisis desembocaron en Moyano, Barrionuevo, y cía?. Una bomba, no estimado Di Giovanni!!.

  La correntada inmigratoria de la cual descendemos la mayoría de los argentinos la pasaba como el orto, digámoslon. Dice Galasso, trayendo una investigación de Adolfo Dorfmann: “En 1880 el salario de un obrero calificado alcanzaba la suma de 1.50 pesos oro por día; en 1885 se ha elevado a 1,95, para bajar a 1,20 en 1890 y a 0,81 en 1891”. La alta demanda y la crisis financiera se conjugaban en contra. 

.

¿Le importaba a la elite de 1890, cómo lo demostraría Roca al menos en su segundo mandato, esa realidad?.

  ¿En qué momento se cierra un ciclo político, un proceso histórico, una etapa eraria?. ¿Con Roca y en 1880 como símbolo?. Es posible. Se pone punto final a una elite eminentemente porteña conduciendo el país a despecho de las provincias, de la Nación y del Pueblo. Y surge una generación grandiosa, que algunos llaman “Del ’80”, y otros bastardean como a un Régimen. Si a esa novedosa elite le importan tres pepinos, pareciera, los padecimientos sociales, será tiempo de organizarse por las nuestras, y por las malas. Las primeras huelgas, los primeros sindicatos, que tendrán prosapia socialista o anarquista: Si lo sabrá Ramón Falcón.

.

     A ese nuevo pueblo argentino, le hacía falta, para canalizar sus demandas políticas, un partido nacional, popular, democrático y federal, cuyo caudillo ícono resumiera en sí, todo lo acontecer. Al fin y al cabo, siempre somos capaces de esperarlo todo de ese Mesías que se presenta a la multitud, para denostarlo cuando finalmente fracase.

.

Agarrate, Catalina, llegaron los liberales. 

     La escalada del oro con respecto al peso se va a las nubes. En un año (julio del ’88 a agosto del ’89), se va de 144 a 180. Hay malestar obrero, porque lo poco que se gana no alcanza pa’ nada. En febrero del ’89, Juárez encomienda la cartera de hacienda a Rufino Varela: El hijo de Florencio, experto economista (?), manda vender el oro que garantiza el papel emitido: pierde 40 millones, todo el Tesoro atesorado hasta entonces. Es la Bolsa la responsable de una especulación inmanejable: Cuatro mil especuladores rifándose fortunas, Ordena cerrar la bolsa.  No hay caso, y ya no hay confianza en su persona: Manda la renuncia el 24 de agosto. Reasume Wenselao Pacheco. Justamente, al que se acusaba como el responsable de todo:

  Roca lo había llamado en 1885 a su lado, resolviendo la minicrisis de entonces. Decretó el curso forzoso, y como todo economista ‘liberal’, si don Wenselao lo fuera, se arreglaba con un nuevo empréstito, alguna privatización y una buena cosecha. La economía argentina crecía al 44% en tiempos de Juárez: Pero todo era una búrbuja incontenible. Privatizó el Ferrocarril Oeste, el último nacional, y estableció la Ley de Bancos Garantidos: cuanto banco privado o provincial podía emitir billete de tirada nacional. En 1886 había circulando 85 millones de pesos/oro. En 1890, 252. La depreciación de la moneda nacional, en la cual no pocas firmas británicas apostaban especulando, hizo el resto.

  La deuda externa prácticamente se duplica en sus cuatro años de Presidente: De 38 millones de libras esterlinas pasa a 71. Y es tal el curso privatizador, que del 45% del capital ferroviario del Estado pasa al 10%. Se vendía todo, se endeudaba todo, se liberaba el mercado, no se protegía la poca industria, el Estado era garante de los negociados y las deudas de los privados. 

   Para no ser menos, los legisladores se aumentaron terriblemente el sueldo..

.

       Al finalizar 1888 empieza el desastre, pues quiebra el primer banco, arrastrando a la deriva a los demás. En septiembre, al reasumir Pachecho, el oro está en 240. La propia Baring Brothers, nuestra eterna prestadora, tiene que que ser salvada por el gobierno inglés, porque cayó en la bancarrota, y ya no hubo más plata para el Sud: El pánico se instaló en Argentina, y el oro voló a 290 en abril de 1890.

.

Vuelve el ‘porteñaje’. 

    A la ruptura, el distanciamiento de la propia fórmula gubernamental, y el desastre financiero, siguió el renacer del porteñismo que jamás se había tragado al “burrito cordobés”. Tu quoque juventud, en tropel al éxito, lanzó el joven entrerriano Francisco Barroetaveña desde las paginas del diario La Nación ese preciso 20 de agosto de 1889.burrito

  Era en respuesta a la reunión de Los Incondicionales del Presidente, que ese día proclamaron sucesor, a tres años de finalizar mandato. De ahí la Unión Cívica de la Juventud, los cívicos de abril de 1890, la Revolución del Parque, y la caída del Presidente.

  Carlos Pellegrini completaría el mandato, intentando un gobierno de unidad.

.

   Don Bernardo tuvo un papel lateral en todos estos episodios. Renacería su figura, al año siguiente.

.

El larguísimo 1891. 

  El 17 de enero de 1891 los cívicos revolucionarios se dan cita en Rosario. Establecen una plataforma política, la conformación de una Convención Nacional como órgano máximo partidario, un Comité que ejecute lo allí dictaminado y lanzan una fórmula presidencial pegada con alfileres: MITRE-IRIGOYEN.

MITRE.IRIGOYEN

 .

   Parecía que la fórmula, a quince meses de la elección presidencial, las tenía todas consigo. El Jefe moral del páis, con su mayor estadista al lado. El invertebrado antirrosista, y el noble respetuoso de la memoria de don Juan Manuel. No había quien los detuviera, ni hacerle fraude porque la inmoralidad del mismo podría provocar una crisis nacional.

   Don Bernardo quiso declinar en la figura de su amigo Luis Sáenz Peña, en ese entonces presidente de la Corte Suprema.

   Todos los daban vencedores, Alem y Del Valle resultan electos al Senado en marzo, el oro llega a 342, Se diría que el binomio resolvería todos los problemas, y a chuparla Roca. Pero el Zorro no es de los que se amilanan, reitero… 

.

     Bastó que Mitre volviera a Buenos Aires, pacte con Roca, para que todo estallara por los aires. El 2 de junio el mitrismo se alzó de la Unión Cívica, y al finalizar el mes, los intransigentes al acuerdo se quedan con el partido, y con un mote que perdurará para siempre:

.

¿Don Bernardo, Radical?. 

     Era un respetado hombre de consultas, el diplomático de años anteriores, un federal de prosapia. Pero como qué no encajaba en ese partido de comités, lleno de bochincheros, revolucionarios en ciernes, alzados jóvenes procurando hacerse un lugar en la República. Que creían que la política era un concurso de almas nobles y cruzada redentora de la Libertad y el origen argentino. Eso no quita las ambiciones de sus dirigentes. ¿Pero por qué los radicales no tenían candidato propio a la presidencia y recurrían al viejo rosista?.

  Aaah, que pregunta inmisericordiosa. ¿No le daba el piné a Leandro Alem?. ¿Aristóbulo Del Valle no había madurado lo suficiente?. Dos borrachos, al decir del coronel Espina, el responsable formal del nacimiento radical, capaces de todo por el Pueblo, pero sin el status que debe tener un presidenciable?. ¿E Hipólito Yrigoyen, el sobrino del Caudillo, esperando su momento, agazapado como Peludo del Monte?, ¿Inclusive perjudicando alguna que otra jugada de su tío o de don Bernardo?.

.

     Don Bernardo no tenía ese fuego que Alem llama No hay quien pueda matar este espíritu de ser radical. Pero reunía los puntos centrales que Leandro establece:

 “El movimiento regenerador de la Unión Cívica se ha producido levantando como banderas estas cuatro ideas primordiales: libertad política, honradez administrativa, impersonalidad de la coalición, y sentimiento nacional”.

  Pepe Rosa termina diciendo, en su página 323 del tomo VIII de su “Historia”: Es decir, contra Roca, contra Juárez, contra Mitre, y por un sentimiento nacional ausente del gobierno desde Caseros. Compartimos.

.

     Por eso Irigoyen está aquí, con pocas posibilidades de triunfo, aunque rujan las multitudes ante la voz profética de Leandro. Porque el Radicalismo encarna, como repetirá Rosa con el Yrigoyenismo: “La primacía de los valores morales sobre los materiales, la exigencia de una honradez intachable, y Gobierno del Pueblo”. Un canal, exagerado y que no soy de los que lo postulan, entre aquel Rosas que se va del país y este nuevo pueblo que se hace Radical para sentirse Argentino. Ojalá lo entendieran esos hijos de puta que destruyeron aquel glorioso Radicalismo nacido al calor de Alem, el valor de Aristóbulo, la templanza de don Bernardo, y la conducción de Hipólito.

.

La derrota. 

    Pero los radicales de la hora no pudieron prevalecer porque del otro lado está Roca. Inconmensurable político, capaz de todos los prodigios para mantener un cierto orden que los radicales no saben establecer. Si don Bernardo nuevamente declina su candidatura en pos de Luis Sáenz Peña, aun cuando éste “modificara su resolución en cualquier momento”, no entiende por qué el amigo de toda la vida acepta el ofrecimiento que le hace Roca, aunque lo mencione Mitre en reunión de notables el 20 de febrero de 1892.

  Pellegrini venía trabajando, con el Gobernador bonaerense y una cantidad no menor de legisladores, la candidatura de Roque, su amigo, hijo de don Luis. Cuando leyó en los diarios de dos días anteriores su nombre, le sonó a sorna. Convocó a los “notables”, quienes en acuerdo, siempre sindicados por Roca, tiraban el ‘elegido’. Al escuchar de los labios de Bartolo la ratificación del candidato, quedó mudo. Y entre jugárselas por Roque, que encima renuncia porque no es cuestión de ir contra su padre, y enfrentar a Roca y a Mitre, se ligó a los mismos.

  Don Bernardo le ofreció a Luis el concurso radical, renunciando él mismo por tercera vez. Pero el amigo del alma, ensoberbecido, le ofreció que lo apoyara en aras de la tranquilidad del país. Bernardo  puso fin a la amistad de sesenta años, “a la que tú has puesto término que yo acepto como definitivo”.

.

      Con la muñeca del Presidente, Sáenz Peña resultó electo por 21o electores de 221. Los radicales, presos por conspirar, desterrados al Uruguay, rumiaron un regreso revolucionario.

 Que se produjo, en la segunda mitad de 1893, mientras la presidencia de Sáenz Peña languidecía. La represión al movimiento radical, y sus propias indecisiones, que he comentado en notas anteriores, dejaron al Presidente, en su cargo, y a su todo poderoso ministro, Manuel Quintana, al mando.

.

     Las líneas de esta nota se iniciaron con el famoso debate de 1894. Don Bernardo, senador nacional en reemplazo de Leandro Alem, interpeló a su viejo adversario. Quintana llegó al Congreso para enrostrarle sus años rosistas, y acabar para siempre con ese viejo mazorquero. Vengaría afrentas pasadas, como aquella de 1876. No hubo caso, y don Bernardo salió airoso, vitoreado, al menos una vez más, por la multitud que seguía los debates.

        Así terminaba ese largo 1891, cuyas consecuencias llegan hasta 1895, con la renuncia final de Sáenz Peña antes de tiempo. Lo que viene, lo dejamos para la próxima.

Continuará…

.

Recomendamos:

http://www.acciontv.com.ar/historia/iri/wilde.htm

http://www.acciontv.com.ar/historia/iri/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: