Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Historia de Santa Fe (1851-1880), Entre Sarmiento e Iriondo.

    Como él mismo decía, Era Sarmiento. Ni mucho más ni mucho menos. Hay que tener el suficiente equilibrio intelectual y emocional para estudiarlo, porque es un tipo complicado. Si nos dejamos llevar por sus definiciones, tendremos a un tremendo hijo de puta. Es que se dejaba arrastrar por las pasiones. Pero con mesura y cuidado, uno puede ir delineando su personalidad. Argentino hasta los tuétanos, y eso que lo podemos acusar de ‘cipayo’ sin mortificación. Su mamá y su hijo lo eran todo para él. Por eso el dolor tremendo, como a cualquier padre, cuando Bartolito Mitre, su secretario, le informa que Dominguito ha muerto en Curupaity. Lo llorará desconsoladamente. Pasará noches enteras en su tumba, siendo Presidente. Si hizo mella en su interior, cuidó de mostrarlo, en todo caso lo endureció para la vida pública. Culpará a Mitre de la muerte de su hijo, y será una ruptura de años de amistad que tendrá sus costos políticos. Le apodaron el “loco”. Nunca un apodo le quedó tan bien a alguien como ese mote. Particularmente, me cuesta mucho estudiarlo, amén de los que le he dicho: Porque le tengo cariño. Y eso, en un historiador, termina siendo un problemón.

.

 Sarmiento La historiografía nacionalista se ha ensañado con él, porque el loco era terrible. Porque Sarmiento era de los que dejan una estela para atacarlo de frente mar. Porque, como guardaespaldas de la Oligarquía porteña, tenía sus ribetes nacionales. Pero atacándolo a él, se cuidan muy bien de no ir al verdadero genio del mal. Le tienen un cagazo bárbaro a Mitre, porque nacionalistas pero elitistas al fin y al cabo, su sueño es seguir figurando en el diario La Nación. Los rosistas tampoco la pegan: Y eso que él no anduvo celebrando la muerte de don Juan Manuel como ‘todo’ Buenos Aires. La izquierda nacional lo entiende un poco más; la izquierda extranjerizante lo quiere por sus ribetes antipopulares y anticriollo. Para el mitrismo es el paragolpes que protege a Mitre, como hacen con Roca. Para la ‘Escuela social’, es El Hombre. Los radicales andamos a las patadas con él, pero Alem y Del Valle le admiraban, éste último era sarmientista.

  En el presente, en donde se exageran posicionamientos progres, pro-indios, humanísticos, desacreditarlo es una carrera. El criollo de a pie debe saber poco de él, y apenas que es “El padre de las aulas”. Y este cristiano, como avisé, tiene un busto de él en su casa. Porque su obra es la obra de un tiempo que venimos a contar, y que vale la pena estudiar.

   Dice el autor Willian Katra en su “La Generación de 1837”: En muchos casos, intentó dejar de lado las disputas ideológicas y políticas menores, para concentrarse en sus caudas de toda la vida: la extensión de la educación pública, la construcción del ferrocarril, la promoción de la industria y la inmigración europea y la distribución de tierras para estimular las actividades agrícolas y debilitar intereses de lso ganaderos latifundistas. Hay cosas ciertas y otras no en su enunciado. Y trae del recuerdo un apoyo desconocido, “Haciendo completa justicia a la administración actual, hemos reconocido su anhelo patriótico y su empeñosa constancia en la obra del progreso y de la mejora social… La situación es extraordinaria, repetimos…”. (José Hernández. Diario Río de la Plata, 16 de octubre de 1869). Eso no quita que Hernández, siempre saltinbanki, pelee en Entre Ríos con los jordanistas al año siguiente. Pero habla de otra mirada hacia el Presidente, a quien algunos federales diferencian de su antecesor.

.

   Con Sarmiento, al fin y al cabo, una pasión multitudinaria ganó espacios gracias a su decisión: El fúbal, pues Alejandro Hutton, empezó con el deporte en su Colegio, previo permiso del Educador por antinomasia del páis. Los egresados del Colegio de Hutton, formarán el famoso Alumni campeón de todo a inicios del Siglo XX. A él, pues, estas líneas, mientras disfruto recordándolo haciendo y deshaciendo por doquier.

.

Sarmiento Presidente (1868-1870).

.

    La Historia explica episodios que en las épocas que sucedieron son difíciles de entender. La llegada de Sarmiento a la Presidencia es un ejemplo.

  Estaba alejado de la política. Un desastre había hecho en su gobernación sanjuanina y en las guerras al Chacho, pasándose por el… pasándose por alto la Constitución. Mitre lo tuvo que retirar del país. En 1865 está en Lima. Un Congreso americano pues hay guerra en el Pacífico con España lo tienen de observador. Llevado por su antiespañolismo hace votos argentinos por la guerra. Mitre lo tuvo que retirar del Perú. Termina en EEUU.

.

   Lucio Mansilla, sobrino del Restaurador, se va de Buenos Aires con su padre en 1852. Comparte barco con Sarmiento, quien se va enemistado con Urquiza. Se hacen amigos. En 1867 Mansilla lo proclama candidato. Se lo tomó como otra locura del escritor. Pero la locura se sostiene, y termina imponiéndose. Lo va a visitar y le pide un ministerio: El presidente electo le grita desde la ventana: Yo soy un loco, Ud. otro loco. Demasiados para un Gobierno. Mansilla rompe con él y será un enconado opositor.

  Mitre lo ha sostenido a viento y marea toda la vida. Lo recibe en el Puerto, estrechan la mano dos presidentes. Sarmiento le espeta: Aquí le traigo con vida a Bartolito, como acordamos. Ud. no me trae con vida a Dominguito, como me lo había garantizado. Se rompe la amistad de veinte años, y Mitre le hará la vida imposible el resto de sus días.

.

   Domingo_Faustino_Sarmiento_6Empieza a formar gabinete. Alguien (Vélez Sarfield, su amigo y suegro sin saberlo), le dice que si está en el puesto es gracias a Alsina. Ese compadrito tocará la campanita del Senado como mucho. Arredondo, que tanto hizo para hacerlo Presidente, le pide el ministerio de guerra. Ud. no es argentino, y no puede ocupar un puesto en el gobierno. Viejo loco me las pagará. Una enemistad de años lo liga a Urquiza, de quien pidió la muerte. El Castellano le manda sus lealtades y lo visita en San José.  “Usted, mi adversario, me hace el honor de su hospedaje; Mi aliado político, antecesor presidencial, me hace una oposición desconcertante. Usted ha tenido el tino de someterse al fallo dado por las elecciones. En usted, es un acto de virtud; en el ex presidente, un deber. De usted, sus adversarios, yo el primero, no debían esperarlo; de nuestro amigo parecía la cosa más natural. Los roles están cambiados. El enemigo muestra su lealtad; el amigo y correligionario de veinte años se alza contra las formas legales”.  ¡De no creer!. Forma gabinete,

Nicolás Avellaneda en instrucción pública y justicia, venía de ser ministro de Alsina en Buenos Aires, era hijo del ‘Mártir de Metán’, unas de las víctimas principales de la ‘tiranía’;
José Benjamín Gorostiaga, en Hacienda, el santiagueño rosista en su mocedad, urquicista y redactor principal de la Constitución, venía de la mano de don Adolfo también.
Dalmacio Vélez Sarfield, otro tertuliano rosista, aunque su temple unitario estaba marcado a fuego. Iba como amigo del Presidente a la cartera política, para controlarlo. Es el “redactor” del Código Civil.
Mariano Varela, alsinista, hijo de nada más ni nada menos que Florencio, asesinado en tiempos del Gobierno de Montevideo, redactaba el diario Tribuna, del cual era dueño, valuarte autonomista en el Gobierno.
Martín de Gainza, militar unitario vinculado al autonomismo, llegaba a la cartera de guerra para terminar el conflicto con Paraguay, y no defraudar al Ejército, totalmente mitrista.

.

   Ha terminado la guerra del Paraguay y le envía la banda oficial a Mitre. Por protocolo éste lo visita. El asesinato de Urquiza en 1870 trastoca su gobierno, y marcará toda su presidencia.

.

Santa Fe es Iriondo.

.

   Mientras Sarmiento empieza a gobernar, se desenvuelven las cosas en Santa Fe. El 1° de diciembre de 1867 una comilona de 15 reces y vino a rolete se realiza en la estancia de un joven político, de promisorio futuro. Se llama Simón de Iriondo. Desde entonces manejará la provincia con puño de hierro.

.

    Simón Tadeo de Iriondo era hijo de un político cercano a Estanislao López, y nieto de Francisco Candioti, el Príncipe de los Gauchos.

   Nace en Santa Fe el 28 de octubre de 1836. Estudia en la histórica escuela de San Francisco, en el Colegio Monserrat de Córdoba, se recibe de abogado en Buenos Aires, en 1858, apadrinado por Manuel Quintana: ¡Quién diría que años después se enfrentarían políticamente!. Versó su tesis en Los hijos adoptivos son de la sucesión ab-intestato, preferidos a los descendientes legítimos. Una rareza que un hombre de la Confederación se reciba en Buenos Aires, en plena secesión, pero dejémoslo ahí. Se hace amigo de Nicolás Avellaneda, y de un veterano en exilio interno, don Bernardo de Irigoyen, con quien lo unirán relaciones de parentesco.

   En 1860 es Juez de Alzada, ministro del gobernador. Diputado provincial opuesto a Oroño, se acerca a Urquiza para sostenerse en él, y derrocar a aquel. En 1868 hace gobernador a Mariano Cabal, quien lo nombra ministro todo poderoso. No pasa de unos meses, que Cabal le deja el ejercicio efectivo del gobierno, partiendo a seguir sus negocios particulares.

.

    Los historiadores rosarinos, más cercanos a su rival Oroño, no ahorran denuestos hacia su figura. Si Oroño es la energía, Iriondo es la holgazanería. Si aquel es el progresista, éste es el retrógrado. Si aquel es la democracia, éste la intolerancia. Visto de ese modo, Iriondo pareciera un conservador. No es así. Es un hombre de su tiempo, progresista, hacedor, constituyente de una provincia pujante. Y con un olfato político para pervivir entre quilombos extra fronterizos. Deja brindar aleluyas a Sarmiento, quien le guardará estima y amistad. Y cuando los jordanistas levantan Entre Ríos, Iriondo pone la provincia al servicio de la represión.

   Ovidio Lagos, quien auspiciara la candidatura Cabal en contra de Oroño, esperaba el premio mayor en 1871. No entendió que sí o sí la gobernación iría a Iriondo. Pasa a la oposición: Lo acusa de entorpecer el crecimiento de Rosario. Dista mucho que haya sido así. Es Iriondo quien toma las banderas de la capitalización rosarina y hace lobby en el gabinete Sarmiento, quien no se decide. Dos veces la ley es votada en el Congreso, y Sarmiento la veta. Iriondo insiste: ¿Por qué no la Villa de la Constitución, en la frontera con Buenos Aires?. Sarmiento se burla. El caudillo no insiste y se entrecierra en gobernar.

.

Obra orgánica del iriondismo.

.

   Desde 1868 como ministro, desde 1871 como Gobernador efectivo, las riendas del progreso santafesino llevan el sello de Iriondo.

  El 13 de agosto de 1873 se sancionó la ley de educación impulsada por el ministro General de Gobierno Dr. Melquiades Salva y el 2 de junio del año siguiente comenzó a funcionar la Superintendencia de Instrucción Primaria, desempeñando esas funciones el Canónigo Severo Echagüe y luego Francisco Malbrán. (Del blog sepaargentina.com.ar y libro de Miguel de Marco ya citado).

 En 1872 promulgó la nueva constitución reformada, que establecía un vicegobernador (Mariano Comas el primero), un sistema bicameral y abrogó por la autonomía municipal. Mandó fundar Reconquista por el entonces coronel Manuel Obligado.

  El crecimiento de las colonias se sostiene en sus 14 años de influencia política: ***

Del blog http://sepaargentina.com.ar/

.

.

Sucesión presidencial.

.

  A pesar del fracaso en las negociaciones con el Brasil y el fin de la guerra con el Paraguay, el canciller Tejedor suena a suceder a Sarmiento, como Mitre, quien ha visto renacer su popularidad en la Buenos Aires antigubernamental. Adolfo Alsina, a quien la Constitución impedía ser candidato, buscaba vericuetos legales para ser él. Si renunciaba a la vicepresidencia, cabría la posibilidad, pero era muy rebuscado de su parte. Manuelito Quintana, lord inglés en el Puerto, es levantado por sus amigos de tertulias de té y política.

.

   Sarmiento tenía nombre a sucederlo, y era su ministro de educación: Nicolás Avellaneda.

  Tucumano, como dijéramos, abogado en Buenos Aires, hombre vinculado estrechamente a Alsina, fue el adalid de la obra educativa del gobierno sarmientino. Nuevamente el nombre de un provinciano advenido al porteñismo, servirá en las provincias para negarse a prestar concurso a Mitre. Su nombre fue tomado a broma por la prensa porteña. En Rosario se lanzó su candidatura, a inspiración de Iriondo, su amigo colegial. Las provincias, sostenidas por Sarmiento, tenían candidato.

.

   Buenos Aires se niega a prestar concurso. Alsina ha perdido los manejos populares de la provincia, que vuelve a dividirse entre él y Mitre: Los seguidores de éste ganan una elección a diputados nacionales en febrero de 1874, viciadas de fraude de todo tipo: En la capilla de Balvanera, los partidarios de Alsina corren a tiros a sus adversarios, sacando la lista autonomista por 300 a 0. Pero ninguno contaba con partidarios más allá del Arroyo del Medio, y nuevamente la suerte electoral la decidirá el Ejército. Los dos seguían olvidando, que pese a ser un loco, el Presidente era Sarmiento, y el loco sostendrá a su candidato a guerra y marea.

  Y es la guerra. Arredondo insubordina los cantones de Cuyo, en nombre de la candidatura Mitre, quien se levanta en armas: Es un intento de golpe de estado, que la historiografía llama “revolución”. ¡Las pelotas!. Ese 1874 en donde las provincias juegan la suerte de Sarmiento para confrontar al Puerto, es una reedición del conflicto milenario. Iriondo presta valioso concurso a las fuerzas nacionales, en donde se alistan los últimos federales de pluma y voz: Guido y Spano, José Hernández, los jovencísimos Leandro Alem y Aristóbulo Del Valle.

  El Congreso avala el fraude cometido por los autonomistas en Capital, y es el sonido del Clarín.

.

   Arredondo está en Córdoba, dispuesto a marchar a Buenos Aires, partiendo en dos el país. Si los gobiernos mandaron votar Avellaneda, se desentienden del conflicto si los dejan gobernar. Un popular ejército de casi diez mil hombres recorre la provincia bonaerense, esperando el arribo de Mitre, quien hace su entrada en escena el **. Todo hace suponer en el triunfo golpista. Avellaneda y Alsina daban las hurras, y el sólo empecinado Presidente estaba dispuesto a derramar la última gota de sangre a verse vencido.

  Pero nuevamente nos hemos olvidado de algo fundamental: Mitre mandando un ejército es lo mismo que la impericia misma. Y un datito de color: Un zorrillo tan joven como atrevido, a quien Sarmiento ha ordenado derrotar a Arredondo y de tomarlo preso, fusilarlo en el acto. El general golpista avanza entre pueblos que le vitorean como otrora, Nadie nunca supo porque no avanzó hacia Buenos Aires, dándole órdenes a Arredondo que viniera hacia él. Un coronel que ha logrado armar unas milicias, poco menos que quinientos locos con armas, se le pone en frente. Se parapeta en su posición, y dispara sin pararse en medios, aún contra las órdenes precisas de retirarse. Mitre comete el tremendo error de enfrentarlo a caballería limpia. ¡Y es derrotado!. Quinientos muchachos derrotan al General glorioso y sus nueve mil soldados. Otra que Curupaití. El 3 de diciembre se rinde haciéndose responsable de todo.

.

   El 12 de octubre se produce la transmisión de mando, que a Sarmiento parece no importarle, porque sigue dando las órdenes él. El 7 de diciembre, Arredondo es vencido en Santa Rosa. Dijo el cónsul norteamericano aquella vez: “el ferrocarril, el telégrado y el remington han vencido”. En verdad, perdió Mitre que es otra cosa.

 Avellaneda, que ha tenido problemas para formar gabinete, porque quiso desprenderse de Alsina, reconoce la lealtad de dos hombres que le ayudarán formidablemente en su gobierno: Simón de Iriondo, a quien nombra ministro del interior, nada menos. Y Julio Argentino Roca, el vencedor de Santa Rosa, a quien le manda las palmas de General.

.

   Ha llegado el Zorro, a la política grande. Le ha nacido a Alsina, un rival superior al que no podrá domesticar jamás.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: