Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Historia de Santa Fe (1851-1880), Avellaneda y Bayo: Iriondo y Roca.

  nicolasLlegó al gobierno en medio de una guerra que casi no lo deja asumir. Se va del gobierno en medio de una guerra que casi no lo deja terminar. Le sobraban talentos para destacarlo como estadista, culto, aún en su liberalismo. Le faltaba carácter, virtud imposible de soslayar en un país como el nuestro. Entre mandar y saber, siempre es preferible ser ‘Jefe’.

 Forma gabinete de la siguiente forma:

Iriondo, su amigo y puntal en la guerra del ’74, irá a interior, como prenda a su lealtad y tirando líneas al interior.
Alsina, a quien quiso desoír, en el ministerio de guerra, necesario en el cargo para resolver los zafarranchos pasados.
Pedro Pardo, médico y hombre de la Confederación, en la cancillería. El hombre menos a propósito para el cargo, a quien suplió enseguida con don Bernardo de Irigoyen.
Santiago Cortínez, sanjuanino y hombre de Sarmiento, a quien ratificaba en su cargo en hacienda.
Onésimo Leguizamón, urquicista, antijordanista, en instrucción pública y justicia, que hará una brillante gestión.

.

   Fue un gobierno difícilisimo, entre crisis económicas y políticas, tironeado por los tres grandes de la política (Alsina, Sarmiento, Mitre), y luego sin poder resolver el conflicto de Roca y Tejedor.

  Estalla una tremenda crisis financiera que repercute en las arcas estatales y en la economía social. Avellaneda despide a Cortínez y nombra al ex ministro de Mitre en la cartera, Lucas González. Hay soluciones de ajuste, despido masivo de empleados públicos, una Ley de Aforos que custodia la ‘industria nacional’. Avellaneda exclama su histórico discurso: Hay dos millones de argentinos que economizarán hasta sobre su hambre y su sed, para responder en una situación suprema a los compromisos de nuestra fe pública en los mercados extranjeros. González sufre un ataque nervioso y Avellaneda lo reemplaza por el menos a propósito para resolver el dilema colonial heredado: Norberto de la Riestra, ¡El Cavallo de la época!.

.

Servando Bayo.

.

   Fue un ejemplar varón santafesino, nacido en la ciudad de Rosario, vinculado a las tradiciones federalistas de la provincia. El historiador Gabriel Carrasco, su convecino, lo describe: “Fue honrado, fue justo, fue magnánimo”. ¡Qué más!. Avellaneda, decide recompensar la fidelidad santafesina en el aciago ’74 y manda pagar los gastos causados por el levantamiento mitrista. El Presidente queda sorprendido: Es comparativamente poco a lo que tuvo que desembolsar en otros ‘aliados’. Bayo le da una lección de honestidad: “Es simple, señor Presidente, ni robé ni he dejado robar”.

  Brillante Jefe Político del Rosario, Iriondo lo hace elegir su sucesor en Febrero de 1874. Hará una gran gobernación. Uno de los entorpecimientos del crecimiento provincial es la carencia de una banca estatal: Bayo suple el problema, fundando el Banco Provincial de Santa Fe, nombrando a Carlos Casado de Alisal a su frente. Pedagogo como era, destaca su obra educativa: En 1875 abre las puertas el Colegio Nacional de Rosario, que quisiera fundar Sarmiento y hace ejecutar Avellaneda. Dos mocitos corretean en los recreos del Colegio: Lisandro de la Torre y Marcelo de Alvear: ¡Nada menos!.

 Sesenta escuelas inaugura en su gestión, Nunca visto. Es el progreso alberdiano que Bayo encarna con sapiencia de criollo.

.

    Pero los avivados de siempre no le dejan gobernar en paz. En el medio de la crisis, el Banco de Londres de Rosario realiza operaciones tendientes a llevar a la bancarrota al Banco Provincial.

   Bayo se presenta en Rosario, y actúa con crudeza gubernamental. Clausura el Banco de Londres y mete preso a su Gerente, cónsul inglés, a su vez. Un conflicto diplomático estalla en la cara del Presidente. Iriondo sostiene a su Gobernador; Riestra, al cónsul. Avellaneda delega la solución en su prestigioso Canciller.

.

    Para colmo de males, un buque de guerra inglés “Beacon” se presenta en Rosario, apuntando sus cañones: ¡Como si Bayo fuera don Juan Manuel!. Y don Servando, que había servido a Pascual Echagüe, actúa como tal, manteniendo firme su postura.

  El ministro inglés en el Plata se presenta en el despacho de Irigoyen, acompañado con el abogado de la firma, don Manuel Quintana. Don Bernardo se levanta en el acto, y ordena:

– Le solicito al señor abogado, que se retire inmediatamente de mi despacho porque no voy a permitir que un argentino sea el vocero de la amenaza de una potencia extranjera. Quintana, empalidece. Veinte años de ostracismo político le costaron esas palabras.
    Irigoyen quedó solo con el representante inglés, y le explicó:
– Los capitales del Banco de Londres no estarán más seguros a bordo de un navío de guerra inglés que en cualquier lugar del territorio argentino bajo la custodia de las autoridades nacionales;
– Comprendo, doctor, pero tiene que comprender que la actitud del Gobernador Bayo…
– Se resolverá en el marco de las instituciones argentinas. Las sociedades anónimas que hubieran obtenido personería jurídica argentina no poseen nacionalidad extranjera: “el capital no tiene patria”, y queda sujeto a las leyes nacionales.

.

   Bayo ha prevalecido, con la muñeca de Irigoyen. Con ellos, la idea de una Argentina Soberana.

.

La ‘Conciliación’.

.

  No era Avellaneda político de jugarse entero en una situación difícil. En 1875 López Jordán levantó su provincia por tercera vez. El Mitre preso en el Retiro es visitado por millares de curiosos que quieren tratarlo, haciéndolo pasar por víctima. Alsina sufre la crisis de su partido. Roca manejaba Cuyo, pero no era el que sería después. Sarmiento no contaba mucho. Iriondo, su amigo y leal compañero, tampoco las tiene fácil en Santa Fe: Un levantamiento de los Cullen se produce en abril, y Bayo responde con dureza: Muere Patricio en la asonada, y los liberales rajan a Córdoba, donde los recibe Marcos Juárez, con la única condición que se dejen de joder y no se metan con su china del campo.

.

   Quería gobernar sin quilombos, y no estaba el horno para bollos. Un imponderable le dará la solución.

  Ha muerto el Restaurador en Southampton, y sus deudos convocan a una misa en su recuerdo. Todo Buenos Aires se opone, el Presidente el primero, hijo del “Mártir de Metán”. Una misa en recuerdo a las víctimas de la Tiranía se realiza en desagravio, a la que asisten él, Mitre, los Varela, y Alsina, nada menos. Hay abrazos históricos. Hay conciliación de los partidos.

.

   Simón de Iriondo no la acepta, y echa la renuncia. Demasiado antimitrista ha sido para tragarse el sapo. Su gestión no destaca, aunque cumple un rol que podríamos destacar. Avellaneda lo despide agradecido con una carta emotiva. El caudillo de Santa Fe no ha hecho pie en el Puerto, y se vuelve a la provincia a ocupar un cargo en el Senado Provincial por Rosario.

  Sus partidarios utilizan un cintillo rojo, sus opositores, el azul. De tiempos inmemoriables, jeh. Y en febrero de 1878, en medio de una elección violenta de las de antes, vuelve a la Gobernación, derrotando a Ignacio Crespo. No termina de asumir el 7 de abril, que el domingo siguiente, Domingo de Ramos, los derrotados provocan un levantamiento que reprime con dureza. Dedicado a gobernar, desensilla nacionalmente hasta que aclare.

 .

La muerte de Alsina.

.

  En los acuerdos conciliatorios se habla de todo sin decir nada. Avellaneda gobernará en paz, los mitristas ocuparán cargos en el ejecutivo, Alsina será presidente en 1880. Son los seis meses (julio-diciembre) más tranquilos de la Presidencia.

.

    Hay despechados. Sarmiento, el primero. La juventud alsinista, donde rosquean Alem, Del Valle y Dardo Rocha, Hipólito Yrigoyen y Roque Sáenz Peña entre los más jóvenes. Roca en Cuyo. Alsina se los come crudo el 2 de diciembre de 1877, imponiendo gobernador provincial: Carlos Tejedor. ¡Tejedor!.

  El Catón del Puerto era Procurador General tras su pésima gestión en la cancillería y en los acuerdos con Brasil. ¿Por qué este hombre para un cargo tan importante?. Era respetado por propios y extraños, pero no era político de jugarse entero por sus sostenedores. Era la cabal expresión de la impolítica a la hora de hacer. En Alsina debió pesar asegurarse el frente interno para partir a la “Conquista del Desierto”, en donde esperaba hacerse una gloria que lo depositara en la Presidencia.

.

   Sale en campaña, saludado por el Pueblo como nunca antes. Prueba bocados en cuartel, y algo lo indigesta. Sus riñones colapsan. Su guardaespaldas de toda la vida, un varón y compadrón valiente hasta la temeridad, lo ve enfermar agudamente. El varonazo que lo ha cuidado desde siempre, solloza en silencio porque ve como la vida se le escapa de las manos. ¡Agoniza Alsina, carajo!.

  No termina el año, y el 29 de Diciembre muere. Avellaneda queda sostenido en el aire. No hay quien reemplace al Caudillo en horas tan difíciles.

.

   El ministerio de guerra queda vacante. En una decisión política que nadie considera importante, Avellaneda lo manda ocupar por su coterráneo. Lo ha protegido de Alsina, su superior inmediato, quien le desconfía en cada paso que da. Es “un zorro”, pudo decir, apodo que le venía de sus mocedades en el Colegio de Concepción del Uruguay, donde es condiscípulo de Leguizamón y Victorino De la Plaza, que ocupan carteras en el Gabinete. Seis meses tarda en hacerse cargo de la cartera, porque también padece enfermedad aguda que casi se lo lleva con Alsina. En esos seis meses pasa de todo. Cuando asume efectivamente el cargo, la Historia cambiará para siempre. Hace su entrada en la política grande, Julio Argentino Roca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: