Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Historia de Santa Fe (1851-1880). Roca y el cierre de una etapa.

  Roca jovenNo era caudillo popular pero tampoco tertuliano del Puerto. Era Roca, y con esas cuatro palabras sobran adjetivos. Si la historia es un proceso histórico que no se detiene, el Roca-símbolo es el que lleva a las provincias a compartir de una vez por todas los dividendos de la Aduana porteña. Una oligarquía porteña viene a ser reemplazada por una oligarquía nacional, expresa profético Leandro Alem en los debates de 1880. Una oligarquía sí, profética, pero finalmente nacional, que era lo que faltaba.

  Un “César sin Pueblo”, lo define Pepe Rosa. La significación del Estado Moderno y el Progreso, dirán voces más afines. Un político fundamental de la Argentina, pero sin escuela historiográfica que lo sostenga. Apenas la gentuza de Halperín Donghi le reconoce todos sus méritos, para seguir protegiendo los valores de Mitre y Sarmiento, como si los tres fueran lo mesmo. Para el Revisionismo es la continuación superadora de todos los males, y la famosa “Generación del ’80” que lo rodea, la más cipaya existente en nuestra laaarga historia de cipayajes. La izquierda nacional es la que mejor lo entiende, la izquierda extranjerizante no le reconoce méritos. Para los historiadores radicales es la encarnación misma de todos los males habidos y por haber, Alem el primero, enconado antirroquista.

  Quien esto escribe le reconoce méritos, lejos estando de reivindicar sus modos políticos. Pero su obra deja estela en donde construir. Por algo el interesante, léase en sorna, Arturo Frondizi, dice con sabiduría: A Roca y a Yrigoyen los combaten los mismos enemigos. Hay atisbos de política nacional, expresa mejor Arturo Jauretche. Yo no soy tanto de la idea de ellos. Yo no soy tanto de seguirles la corriente, pero debe reconocerse que existe un antes y un después de ese Roca de 1880. Habrá Estado, habrá políticas escolares de inclusión social, y habrá política nacional, que no nacionalista, para fundir en un Pueblo los cambios poblacionales que a Roca le tocan presidir.

.

Un país moderno.

.

  Casi dos millones de habitantes establece el Censo mandado a hacer por Sarmiento en 1869. En 1895, al realizarse el segundo, ya somos 4millones. El crecimiento poblacional es tremendo. Según Fernando Julio Biolé, el crecimiento poblacional en los años anteriores al primer censo fue:

  • 1809, cuatrocientos mil habitantes, siempre sin contar la indiada.
  • 1819, 530mil.
  • 1829, 635 mil.
  • 1839, 770 mil.
  • 1849, 940mil.
  • 1859, un millón trescientos mil.

  En algunos casos las provincias realizaban estadísticas y se puede realizar un estudio pormenorizado. Ejemplo, en 1835 al votarse en plesbicito el regreso de Rozas, en la ciudad de Buenos Aires votan casi diez mil almas sobre un total de 55mil habitantes. Para 1869, casi 200mil porteños residían en la vieja Santa María del Buen Ayre.

  En 5 millones de inmigrantes calcula Félix Luna en su conocida obra “Historia Integral de la Argentina”, el 14% de las corrientes inmigratorias de la época. La mayoría afinca, otros hacen la de la golondrina. La gran mayoría va a la región pampeana. En principio, les fue bien, aunque les costara adaptarse, como todo aquel que va a nuevo destino. El jornal de 1880 era de 1.50$ de la época: aumenta un 30% al finalizar Roca su primer mandato. A partir de 1887 las cosas cambiaron, producto del desmanejo financiero de Juárez y sus ministros. Y que no paraba de entrar gente a rolete.

.

  Fundamentalmente el crecimiento poblacional era propio de los criollos con algún que otro aluvión inmigratorio como se da en los tiempos finales del Rosismo, donde llegan vascos e irlandeses a trabajar en el campo. A partir de 1852, con la presidencia de Urquiza en la Confederación, la política inmigratoria tuvo raigambre estatal de primer orden.

  El Roca que llega al Gobierno en 1880 se encuentra con el aluvión inmigratorio a “full”. Todos los años se baten récords de ingresos, y la ‘provincia granja del Imperio’ se prepara para recibirlos, como puede. El Roca-Gobierno preside el final de una transición histórica que deja, ya, los vestigios de un pasado heroico y feudal para insertarse en las fauces del Capitalismo, sin romper con nuestras costumbres y tradiciones. Las comunicaciones, que en tiempos de la Confederación se hacen a carreta, en buen tiempo, en caminos muchas veces intransitables, a precios módicos, cambian para siempre: Es el tren y el telégrafo, amén del primer teléfono que tendrá el Canciller Irigoyen en 1882, los que marcan la época que se termina y vislumbra la que se avecina. Era más importante el director de Correo y Telégrafos que algún ministro de renombre. Su cargo es la llave de la política argentina.

  Los gobiernos provinciales que armaban milicias para contener a sus pueblos y dar pelea a nivel regional, deben ceder prerrogativas. Un Gobierno Central fuerte reemplaza el poder de policía, y el Ejército, creado para la guerra al Paraguay, culmina su formación para convertirse en Fuerzas Armadas Nacionales de un Estado a punto de establecerse, finalmente, como tal. Se termina el Imperio de las provincias y la supremacía porteña: “Nada habrá por encima de la Nación, como la Nación misma”, como expresara Avellaneda. Los indios ya no son una amenaza. La centralización burocrática implica cargos y el control de la vida política está en manos del Presidente: Si éste es sabio y prudente, como Roca, el país marchará pacífico a su porvenir. Si, en cambio, lo preside un botarate como Juárez, el quilombo en ciernes surge como soretes en desagüe.

.

   Eso no quiere decir que el gobierno de Roca fuese popular y se preocupase por el bienestar de su Pueblo. No lo era Roca, ni esperemos mucho de él al respecto. Lo que sí, Con el ‘Roquismo’ finalmente se establece el Estado Moderno y Nacional, que no nacionalista, que la elite necesitaba para progresar.

  Si quiso realizar una política industrialista, la dejó para mejores épocas. Somos la granja del Imperio, y poco más. Producir cereal, carnes, explotar la riqueza del suelo argento. Como bien dice Vicente Fidel López, economista e historiador vinculado al Club Industrial, el flete que se lleva el cereal a Europa cuesta poco menos que la cosecha que se lleva el barco. El Estado será garantista de esos cientos de fletes, y asegurará las fortunas en pocas manos que los primeros opositores y los primeros sindicatos, denunciarán con denuedo. La depedencia argenta de Gran Bretaña es total: ella nos vende, ella nos compra, ella nos presta. Si Roca intentó un giro, no pudo, no quiso, no supo. Fin de la historia.

.

   La famosa “generación del ’80” que rodea a Roca en la formación del Estado Moderno, que por otro lado se repite en los lares mundiales, deja estela para cortar. El intelectual David Viñas la define como un conjunto de dirigentes intelectualizados, herederos conscientes de la del 37, oligárquicos y ligados a la producción ganadera. La historiografía en general los ha calificado de frívolos y desapasionados con las costumbres argentas, cosa que comparto, en parte. Así como el lema brasileño de su bandera es “Orden y Progreso”, para Roca será “Paz y administración”. Lo que falta en esta generación es una conciencia ‘nacional’, al menos en su definición nacionalista. Eso no quiere decir que no la tuviera, pero sí que no es primordial. Y en países como el nuestro la conciencia nacional proviene precisamente de su Pueblo. De las prácticas políticas populares. Otra ausencia perdurable en el Roquismo. Será el último caudillo federal el que lo intente, y su sobrino el que realice obra perdurable al respecto.

  Si la decadencia del Federalismo se explica en la naturaleza de sus “jefes”: Generales de la Nación Artigas y Güemes; comandantes de armas provinciales (y rurales) López, Quiroga, Rosas; jefes departamentales Peñaloza, Urquiza; Leandro Alem circunscribe su ‘caudillismo’ a su estrecha parroquia vecinal de Balvanera. Pero, justamente, los reclamos políticos del Radicalismo lo emparentan con aquellos primeros caudillos federales de la argentinidad: Sufragio universal como garantía de la soberanía política, y patriotismo para sostener la Soberanía Nacional. Todo lo que le faltaba a Julio Argentino Roca, aún siendo un varón argentino como pocos.

.

Los últimos años del ‘Caudillo’.

.

  Aunque ha sostenido la candidatura de Roca, y éste lo trata como a un fiel amigo, Simón de Iriondo no comulga con los mercaderes del Puerto que empiezan a rodear al Presidente. Las milicias santafesinas, puntales del poder iriondista, empiezan a desaparecer, precisamente por decisión del Presidente. Una constelación de despechados empiezan a nuclearse, con el aval presidencial. Y en 1881 buscan generar una candidatura que postergue a Iriondo de una buena vez.

  http://sepaargentina.com.ar/?p=1447
  http://www.paraconocernos.com.ar/?p=213
.

   El segundo mandato de Iriondo (1878-1882) corre con las dificultades económicas que tiene el país. Aún así pudo darse el lujo de organizar un Congreso Agrario que deja en claros la pujanza de la provincia.

.

  Entre 1868 y 1881 se crean en total 48 colonias en la provincia. A partir de 1878, cuenta De Marco (p), se inició la exportación de trigo en gran escala, con destino el puerto de Glascow, Escocia. Se crean los “Graneros de Rosario”. Apenas Inglaterra, Francia y Estados Unidos comparten con la modesta provincia de Santa Fe el honor de tener edificios especiales para graneros a vapor, cita a Gabriel Carrasco. El aluvión inmigratorio ha cambiado para siempre la historia provincial. Y el manejo de Iriondo, con muñeca electoral y política, convirtió a Santa Fe en puntal de los gobiernos centrales. Nunca fue tan importante Santa Fe en la vida pública constitucional como en los tiempos de don Simon. Con talento, capacidad, y empeño, logró acreditarse porotos tras pororos. Y los “colonos” no tenían mayores quejas que las acostumbradas. Eso va a cambiar años después, y participarían en la vida pública, pero del lado de la oposición al Régimen. Queda pensar, que hubiera pasado con Iriondo al mando todavía, porque al entregar el mando en 1882, no sabía el Caudillo que le quedaban pocos meses de vida.

.

La muerte de Iriondo.

.

   Un resfrío mal curado deviene en una neumonía que se lo lleva antes de tiempo. No terminaba de cumplir 47 años. Departía en el Senado Nacional un acompañamiento al Roquismo. Su prematura muerte nos invalida a opinar que hubiera sucedido en los siguientes años: Puesto que sus opositores internos desterraron el “iriondismo” del Gobierno; y sus opositores recalcitrantes, se volcaron al Radicalismo. Con Iriondo se terminaba la gran oportunidad santafesina de tener en la fórmula presidencial, tal vez un nombre en el primer término de la mesma. Desde entonces, seguimos siendo electoralmente fuertes, pero apenas contamos un vicepresidente que duró lo que la arena deslizándose en las manos de un veraneante: Nada.

 “Asóciome, dijo, con melancólica satisfacción a este acto de respeto y afecto con que el pueblo de Santa Fe, sus autoridades y su familia devuelven a la tierra de la patria común, lo que queda del ilustre ciudadano y vecino, Dr. Don Simón de Iriondo, cuyo nombre se asocia a la historia contemporánea… Así pude llenar este deber de cristiano y amigo… Porque con el Doctor Iriondo nos hemos conservado amigos, hasta los últimos instantes de su existencia, y si me encuentro entre los suyos aquí, es porque venía guiado por sentimientos de humanidad a arreglar con él un asunto de cultura y civilización…”.
(Sarmiento, oración fúnebre en el sepelio).

“…Comparto con su familia sus dolorosas impresiones, porque he perdido con el Dr. Iriondo un amigo con quien cultivé siempre las relaciones más cordiales, como pierde la provincia de Santa Fe uno de sus hijos más perseverantes en su servicio, y el gobierno nacional uno de sus más leales sostenedores… Con estos sentimientos, quedo, señora, su muy atento servidor y afmo. amigo”. (Firmado: Julio Argentino Roca).
Del blog: GenealogíaFamiliar.

.

  Una rica etapa provincial, ha terminado, y dando inicio a otra, para adentrarnos en notas futuras.

2 comentarios

  1. Carlos Pistelli

    Juan Carlos Serqueiros:
    Muy bien! Por un momento, me temí que se me hubiera vuelto tacuara (yo lo fui, pero ya prescribió, y además; era un adolescente jejeje). Ahora en serio: es tal cual; al Zorro no lo entendió hasta ahora NADIE de entre los que se ocuparon de escribir historia, en algunos casos, por prejuicio intelectual; en otros, de brutos nomás; y en otros, de puro turros mentirosos.

Trackbacks

  1. I. ROCA Y LOS INDIOS. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: