Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

14.15 de abril de 1891: Alem denuncia el pacto Roca-Mitre. Empieza la “UCR”.

Roca-Mitre.

  El 24 de marzo de 1891, vaya que pasaron cosas en esa fecha, Roca difunde en sus diarios un mensaje que había mandado, como ministro del interior a los gobernadores, dándoles la noticia del apoyo del partido Nacional (PAN) a la candidatura MITRE. La noticia cayó como un baldazo de agua fría en las filas cívicas, y por un mes, los ires y venires apasionaron los ánimos.

  Derrotada la Revolución del Parque que los había ligado para deponer al gobierno de Juárez y devolverlo al Pueblo, existían algunas desavenencias en el seno cívico. La renuncia de Juárez y el encumbramiento de Carlos Pellegrini, trajo aparejado un recambio en el elenco gubernamental, donde nuevamente tallaba la figura del general Roca, en donde se incluían ministros del calibre de Vicente Fidel López, maestro del nuevo Presidente, mitristas como Gutiérrez y Costa, Torcuato Alvear en la intendencia de Buenos Aires, Roque Sáenz Peña y hombres ligados al autonomismo. Leandro Alem le reprocha públicamente a López su participación, debido a su nominal vinculación al civismo. López le responde con dureza. El ministro asume la tarea de resolver el entuerto financiero que dejó la administración anterior y nombra a Victorino De La Plaza en una misión diplomática a Londres. El peso había desvalorizado de 247 al asumir el “Gringo” a 307, y De La Plaza fue a cumplir una misión difícil de la que salió aireoso.

.

La conformación de un partido moderno.

.

 Coexistian entre los revolucionarios del Parque diferentes extraciones políticas, que detallaremos, a saber:

  • El grupo de ALEM, con jóvenes seguidores del Caudillo y Tribuno, dueño del caudal electoral del barrio de Balvanera, quien vivía su momento de gloria en la política porteña.
  • El antiguo grupo ‘republicano’ que sindicaba en DEL VALLE a su referente.
  • El mitrismo.
  • La referencia de don Bernardo de Irigoyen.
  • Los católicos, pocos, pero discharacheros, de Miguel Estrada y Pedro Goyena, amigo de Alem este último.
  • Sectores vinculados a las elites provinciales que preferían recostarse en don Bernardo.
  • Jóvenes oficiales del Ejército que tenían sus simpatías hacia el nuevo movimiento.
  • y un nuevo grupo de tertulianos, que se nucleaba alredor del sobrino de Alem, Hipólito Yrigoyen, renuente al mitrismo .

.

  Alem era nominalmente el Presidente de la Unión Cívica (UC), su jefe, su figura popular, pero todos esperaban el regreso del general Mitre de su viaje a Europa para saber hacia donde se iba. En una reunión particular, Del Valle le informa a Yrigoyen su idea de levantar la candidatura de Mitre para la futura presidencia. Yrigoyen se opuso en seco: “Hacerme mitrista es como hacerme brasileño”. Y le retruca a Aristóbulo que ese tipo de decisiones, para cambiar de verdad la política vernácula, debieran darse escuchando a la opinión, a sus bases políticas. Del Valle, viejo maestro que sabía escuchar, prendió de la idea. Y la llevó al seno de las deliberaciones que se venían dando. Alem saludó efusivamente las palabras de su amigo de toda la vida, le dio un abrazo afectuoso, y le dijo “Es por lo que venimos peleando desde siempre, Aristóbulo”. Finalmente, se tomó la decisión de convocar a una reunión de delegados provinciales que se darían cita en mi amada ciudad de Rosario, en el mes de enero de 1891.

.

Trapizondas mitristas.

.

  Adelantándose a la reunión, los diarios vinculados al mitrismo, La Nación y La Prensa, aún con sus salvedades, baten el parche: Y nominan públicamente al General Mitre para la próxima presidencia. Eso vino a sumar resquemores en las dirigencias provinciales, que si se sentían a disgusto con Roca y sus referentes en las provincias, no querian saber nada con Mitre, y se lo hicieron saber a don Bernardo. La cosa arrancaba mal en ese crucial 1891.

.

La Unión Cívica de Santa Fe.

.

  Que interesante para ir narrando como se fue formando el gran partido nacional y moderno argentino. Cómo se formó en Santa Fe.

  Gobernaba en mi provincia el doctor Juan Manuel Cafferata. Santa Fe vivía un cambio de época política. La muerte del caudillo Simón Iriondo en 1883 había dejado un vacío de poder suplantado por una elite, que en acuerdo de notables, en tertulias calmas y pausadas, con “la presencia omnipresente” del gral. Roca en sus deliberaciones, resolvía todo el acontecer político provincial. El “iriondismo” fue desplazado, formando estos rancho aparte. Y los antiguos liberales del clan Cullen, o se liaron a la elite, o quedaron ‘arafue’. Luciano Leiva, enconado antiirionista, liberal alsinista, aceptó de buen grado un ministerio de gobierno. Ignacio Crespo, dueño de una estimable base electoral, quedó apartado, en cambio, y se recostó en la amistad personal que tenía con Alem, para formarse una nueva base de acción electoral. Los juaristas, como Estanislao Zeballos, se refugiaron en Pellegrini, esperando lo que dictara el porvenir.

.

  Una nueva camada de dirigentes empezaron a atropellar a los viejos apellidos, y al acuerdo nobiliario. Algunos con apellido de prosapia, como Mariano Candioti, hacían gala de ser descendientes del primer gobernador provincial. Lo secundaron Agustín Landó, Joaquín Lejarza, y Lisandro de la Torre, quienes reciben a Leandro Alem y a Aristóbulo Del Valle al hacer su arribo a Rosario.

  La pcia. de Santa Fe vivía la politica intensamente producto de la rivalidad marcada entre sus dos ciudades principales. Si el autonomismo reclutaba en la capital su base electoral, los cívicos lo hacían en Rosario. Con el hábil manejo de Candioti direccionando todos los males a la elite gobernante, la masa rural se fue volcando al civismo y, posteriormente, al Radicalismo naciente. Las bases estaban hechadas.

.

Alem y Del Valle.

.

  Las primeras deliberaciones en Rosario, se dieron en el marco de las desavenencias entre autonomistas y mitristas, que Alem y Del Valle buscaban congeniar.

 Del Valle Ambos se encontraban en el pico de su popularidad. Referencias ineludibles del nuevo partido. Cuarenta y nueve años ya contaba Leandro, 45 Aristóbulo. En Alem, los jóvenes y dirigentes encontraban al mito viviente, el coraje, el verbo inflamado en sus arengas, el federal de sus mocedades que venía a predicar con las viejas banderas olvidadas. En Del Valle, el organizador, la elocuencia, el manejo hábil de los troches y moches de la política. Dos liberales con pueblo, cuadros políticos formados y fogueados en años de lucha. Patriotas, honestos, y que le ponían el pecho al entrevero. Alem era el caballito de batalla que Del Valle aprovechaba para constituir estructura y poder. Alem era el caudillo y Del Valle su muñeca, pero a veces trocaban puestos, y Aristóbulo era el Jefe y Leandro su puntero de las barriadas. No se entiende a uno, sin el otro.

.

   Aunque se ha hecho una imagen del Alem pobre y capaz de los entreveros más inimaginables, cosa real; Se desconocían episodios de su vida, que tal vez Leandro mismo ocultaba para forjarse un renombre popular. Leandro era uno de los hombres más cultos de su tiempo, y en las diferentes legislaturas que le tocó participar, todos le evitaban un debate. Y estamos hablando de tiempos donde el debate parlamentario fue de altura. Formó uno de los buffetes más concurridos y amasó una considerable fortuna. En la Buenos Aires heroica se sabía quién era el doctor Leandro Alem. Era el que pagaba las copas del bar, romántico hasta ser poeta, el que no dudaba en dar “dos pesos pa’ la birra”. Esos gestos dadivosos le dieron una aureola popular que nadie tenía tras el ’80, y que el caudillo remataba con un bife en la mejilla, ”pronto la Patria lo necesitará, mi’jo”. Hubo gente dispuesta a dar la vida por Leandro Alem, como el mismo soldado que le salva la vida en el Parque, y quien no entienda eso, jamás podrá entender su predicamento.

  Pero algo sucede en el ánimo de Leandro en los ’80. Una depresión crónica que corrige, encima, con algunas copas de más. ¿La muerte de su esposa, quien desaparece de sus crónicas biográficas?, ¿Una enfermedad venérea?, ¿Una tuberculosis descuidada?, ¿Ensombrecimiento por los males causados por el Roquismo?. No sabemos, y debemos investigar. La cuestión es que cierra su buffet, se refugia en Aristóbulo Del Valle, y entra en un espiral de sosobras financieras.

.

   ALEMNuevamente Del Valle es el líder político de Leandro. Senador Nacional por la provincia de Buenos Aires, distrae su tiempo oponiéndose como puede a Roca y a Juárez. Mientras, se pega un viaje a Europa, deprimido, con una salud de achaques, y cultiva un gusto por el buen vivir y coleccionar piezas de arte. En esos años donde la figura de Roca los ensombrece y apaga, Leandro se refugia en bares de mala muerte donde da arengas a tertulianos más borrachos que él; y Aristóbulo contiene alguna tropa electoral en reuniones reducidas a tertulias de amigos de mejores tiempos.

 

.

La Convención de Rosario, Enero de 1891.

.

  Las desaveniencias pasan a mayores, y hay algunos improperios y alguna que otra trifulca. Autonomistas antiroquistas y mitristas siguen sin ponerse de acuerdo, Y el derby provincial-porteño se respira en el Rosario de 1891.

 Alem y Del Valle se multiplican como el doble 5 de la política popular. El uno raspa, el otro distribuye. El uno arenga para ir al frente, el otro ordena tácticamente al equipo. Se las pasan de reunión en reunión. Los viejos miran por encima del hombro a los pibes, ‘no tienen nuestra experiencia’. La pibada muestra sus cicatrices del Parque que son más que argumentos para sentar posiciones. Cuánto hay, qué garantías existen para lo que viene, qué posibilidades de triunfo existen, estando Pellegrini y especialmente Roca del otro lado. No vinimos al noble pueblo del Rosario a realizar los mismos arreglos del pasado: somos algo nuevo en el firmamento de la Patria iniciada con Moreno y Belgrano. Si Dorrego mancó antes de lograrlo, tristemente muerto, Si la tirania de Rosas sojuszgó a los pueblos y el general Urquiza no prevaleció, ésta es nuestra causa: La Causa que nace del mismo seno de las deliberaciones que dieron vida a la Patria, en lucha y mártires que vienen a alumbrarnos el camino. El Régimen funesto no tiene el coraje para afrontar esta reunión del Movimiento Reaccionario. Nuestra lucha no es una mera cuestión electoral, transitoria. Hemos lanzado un desafío a toda una época. La arenga ha surtido efecto, y vuelan los sombreros. Ahora le toca a Del Valle organizar el fervor creado.

.

  Se pasan trashoras escribiendo programas y organizaciones que dan vida duradera al partido de la opinión. En enero de 1891, se pone por escrito, y en organización, la estructura nacida en el Jardín Florida, que se extiende por todos los rincones de la República.

  • La formación de una Convención Nacional, órgano máximo del partido, a la cual se convocará para las decisiones de fondo, y la creación de un Comité Ejecutivo que dirigirá las acciones, conformado por 56 delegados.
  • Una plataforma política y electoral, a la cual se le jura obedecimiento.
  • Una fórmula electoral, atada con alfileres, que liga a los dos extremos de la política de los últimos cincuenta años: Bartolomé Mitre-Bernardo de Irigoyen.

.

  Alem es elegido presidente del Comité Nacional, Del Valle a su lado, siempre. Han prevalecido, y se lanzan a la multitud que los espera.

.

Roca.

.

  Los espías que el ministro de la cartera política puso en Rosario le interiorizan de lo sucedido. Con su viveza calculada, y un atentado que sufre en carne propia, decreta el Estado de Sitio. Chau a las reuniones políticas.

  Los ‘boluprogres’ que se maravillan viendo “House of Card” y a Frank Undergood detestan la figura histórica de Roca. El querible personaje encarnado por el genial Kevin Spacey es un polluelo comparado con el General Roca. El “zorro” detesta a Alem, y un poco menos a Del Valle. Son dos porteños sin sentido de la realidad. La política es la elasticidad pragmática, una estrategia constante, un paso no se da sin pensar el siguiente, y dejar pocos cabos sueltos al azar. Quiere volver a ser Presidente, pero las cosas se presentan difíciles. Pellegrini, quien viene dirigiendo bien la tormenta, también tiene sus ambiciones, y no es cuestión de hacerle una trabada a su mejor aliado. El “gringo” le menciona, al pasar, la figura del doctor Yrigoyen como caballito de Troya para aprovechar. No le lleva el apunte. Su mente está en otro lado: En la candidatura Mitre, que goza de una solidez tan bruta, que no es menester hacerle una de las que siempre se hace en esos casos. Con las piernas cruzadas en su despacho, mientras golpea la mesa juguetonamente con sus dedos, advierte el porvenir.

.

  Y el porvenir es dividirlos. El sábado 11 de marzo levanta el estado de sitio. El domingo 12 canónicamente Alem y Del Valle son electos senadores nacionales por la capital. El 19 arriba Mitre de regreso, en un recibimiento jubiloso como pocas veces ha vivido el Patriarca Liberal. Desde la azotea de su casa da un discurso a esa multitud enfervorizada llamándolos a la concordia y la paz. Se lo tomó como de quien venía. Un viejo sabio que no quiere azuzar el fuego existente.

  Mas cuando baja al comedor de su hogar de calle Florida, se lo encuentra a Roca, quien viene a darle, en nombre del gobierno, el saludo protocolar a su regreso. Al fin y al cabo es la figura más importante de la Historia Argentina. Y Mitre, vanidoso, se deja alagar. Y como un truquero que sabe de quien viene el saludo, prepara él mismo su juego, para sacarse de encima a los “mazorqueros” que conducen el movimiento que lo pretende llevar a la Presidencia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: