Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

14.15 de abril de 1891. Alem denuncia el acuerdo Roca-Mitre. La “regeneración”.

   El 14 de abril, Alem publica un manifiesto: “La elección de un presidente es un atributo privativo del pueblo y no una función de los gobiernos. No aceptaremos compromisos de ningún género que importen la continuación del régimen funesto. Iremos a las urnas con los candidatos designados por la convención del Rosario”.

  Mitre, se ataja, y se reúne con Alem. Deja un canal abierto para conciliar posiciones. Pero el 11 de mayo se reúnen las autoridades del Comité Cívico, e Hipólito Yrigoyen, en nombre de la juventud, les tira “la necesidad de no aceptar ligas que comprometiesen la integridad de los principios de la Unión Cívica”. Era la posición de Alem, y algunos interpretaron que el sobrino hablaba por él. Algo nuevo estaba naciendo.

https://carlospistelli.wordpress.com/?p=3436&preview=true&frame-nonce=16ce04e11f&iframe=true.

.

El “acuerdo”.

.
  Había sido de tal magnitud el recibimiento al general Mitre, el 19 de marzo, que La Prensa dice al día siguiente: “Hemos asistido a una elección sin urnas”. No cabía un fraude, y menos a Mitre, y, encima, el gobernador bonaerense, cuyos electores son cruciales, ‘movedizo’, lo llama pepe Rosa, votará la fórmula de “Rosario”, pese a las veladas amenazas del Presidente.

   Pellegrini lo llamó a su encuentro ese Domingo 19. Hablaron largamente. No se ponían de acuerdo. “Tenga cuidado allá por la casa, gobernador“, lo despidió. Julio Costa, sagaz político, mejor escritor, le contestó con respeto y firmeza: “No hay cuidado, Presidente, si de aquí no sopla el fuego”. Algo habían hablado Pellegrini y Roca para hacerles una zancadilla a los cívicos. Y pensaban, según el recuerdo de Costa, hacer votar Mitre-José Evaristo Uriburu.

.

  El martes 21 Mitre le devuelve la visita a Roca. Faltaba más de un año para la elección presidencial, pero en presencia de conspiraciones que inquietaban al país, decidieron sellar un acuerdo político de antemano. El mismo consistía en la adhesión del partido nacional (PAN) a la candidatura Mitre. De ese modo, como le dice Roca, “se pacificarán los espíritus, uniendo a los argentinos”, frases del candidato. Don Bartolo se emociona y lo abraza. Se siente presidente antes de tiempo.

  ¿Quién indujo al otro a prescindir de don Bernardo en la fórmula?. Si tomamos la referencia anterior de Costa, parece que los gubernamentales. Conociendo a Mitre, pudo ser directamente él. La cuestión es que el acuerdo sella la fórmula Mitre-Uriburu.

.

  Y la ruptura.

.

Otoño de negociaciones. 

.

alem a mitre

.

  La noticia cayó como una bomba en las filas cívicas y en el porteño medio. Cuando Mitre confirmó su encuentro y acuerdo con Roca, la consternación fue total. Yrigoyen sonrió sabiendo que no esperaba otra cosa. Pero el ingenuo Leandro se dio de bruces con la realidad, y la historia. No quedaba otra que ir  a la lucha, nuevamente.

  Un mes duran, reuniéndose Mitre con Alem, y personeros entre sí. Es un diálogo de sordos mientras Roca, y Pellegrini, se regodea de la ruptura que se viene. Del Valle busca congeniar.

.

   Hay movimientos levantiscos en las provincias. Los autonomistas no aceptan votar a Mitre, y Roca se ve obligado a renunciar al ministerio para hacerse cargo de la conducción del proceso. El 23 de junio cae el gobierno de Santiago, que ramifica a Catamarca. La situación crispada que se creía con el acuerdo apaciguar, ha enervado.

.

Alzamiento mitrista.

.

   El periódico “El Argentino”, cívico, publica el 5 de junio: “Es necesario llamarse de otro modo, porque radicalismo es un calificativo impopular y el que consiga arrojarlo al enemigo, lleva una buena ventaja en la jornada”. El título de la nota, lo dice todo “Radicalismo”. El 8 de junio, en Cangallo 536, se reúne el Comité Cívico. Doce delegados abandonan las instalaciones en medio de improperios y alguna trifulca. El coronel Espina pide expulsarlos, y es detenido a la salida de la reunión, por órdenes del ministro de guerra, porque se lo sabe en conspiraciones. El ambiente está enardecido, hierve la sangre, y puede pasar cualquier cosa. El 14, mitristas y roquistas formulan el Acuerdo, Los mitristas forman la “Unión Cívica Nacional”. Del Valle insiste en nombrar una comisión para evitar la ruptura. La misma se le disuelve porque sus miembros se unen al Acuerdo. Alem convoca a reunión cumbre del Comité Nacional.

  Es la noche del 25. Espina y Del Valle se tiran ‘flores’. Aristóbulo presenta un proyecto de cuatro artículos para que se convoque a la Convención Nacional. En el artículo 4, Del Valle muestra su esencia política, “si la Convención no se reúne al 21 de julio, entonces debemos aceptar el acuerdo”. Espína y Joaquín Castellanos le rebaten con dureza. Del Valle responde. Se pide votar. Empatan en 22 las dos posiciones. Alem desempata votando contra el Acuerdo. Hay tumultos, y Del Valle logra que se pase para el 26 la continuación de las deliberaciones.

.

  Esa larga noche porteña Alem es rodeado por los intransigentes, mientras Del Valle quiere conciliar a todo trance. Yrigoyen está con Aristóbulo. Pero difiere con su maestro y amigo. La Convención Nacional debe convocarse para ratificar la fórmula del Rosario.

  El 26, Del Valle hace uso de la palabra. No convence a los delegados, y echa la renuncia, que ratifica en el Senado a su cargo, retirándose a la vida privada. Los intransigentes publican un manifiesto el 2 de julio, y se lanzan a la lid política. El 15 de agosto establecen sus puntos esenciales, la fórmula Irigoyen-Garro, y Alem suelta: “El movimiento regenerador de la Unión Cívica se ha producido levantando como bandera estas cuatro ideas primordiales: libertad política, honradez administrativa, impersonalidad de la coalición y sentimiento nacional“. Ha dado en la tecla, el Tribuno Popular.

.

Consideraciones.

.

  Queda claro, al menos para quien esto escribe, que Roca buscó el acuerdo para deshacer la Unión Cívica. No tenía, ni en miras, acompañar la fórmula encabezada por Mitre. Luego corregiría el lío con su muñeca acostumbrada. Del Valle, que lo ve, busca desesperadamente detener la sangría. Pero hecho el daño, era imposible volver atrás. Ingenuamente había creído que Mitre había dejado de ser el que siempre había sido.

  Alem también paga el haber tranzado con el mitrismo. Esa heterogénea fuerza política no podía sobrevivir más tiempo, y en todo caso Roca les hizo un favor grande. Alem y Del Valle eran dos románticos que tenían debilidad por los prohombres de la Patria (en don Bernardo el primero; en Sarmiento, y luego en Mitre, el segundo), en vez de jugárselas por entero por sus principios arraigados desde jóvenes. ¿Cómo se explica don Leandro, su discurso del 10 de agosto de 1890, a los pies de la Pirámide de Mayo, donde exhorta al Pueblo: “Es necesario no olvidar que la parte principal de la acción corresponde al pueblo. La Unión Cívica debe ser continuada con la misma actividad y energía del presente, porque el rayo de luz espiritual que el Creador ha impreso sobre nuestras frentes como nación nos impone sagrados y altos deberes en todas las esferas de la vida. Una moral propia. Nuestra política debe ser un certamen de honor y competencia. El puesto que nos está señalado en la marcha del mundo, la retempladora melancolía que produce la conciencia del deber cumplido en su más alto concepto”. El renacimiento nacionalista (como dice Pepe Rosa, de quien he extraído este texto, Historia VIII, páginas 314 en adelante), convertido en Causa contra el Régimen, no se concebía con el mitrismo dentro. Y ese nacionalismo popular, hollado en Buenos Aires desde 1852, debía desenvolverse con inteligencia, mesura y organización, chuequeando y rompiendo, manteniendo firmes los principios, y estar dispuesto a una nueva Revolución más profunda y duradera que nunca. 

  Alem, a quien admiro tanto, sabía, creo yo, que todo lo que acabo de describir requiere carácter para llevarlo a cabo. Y era justamente lo que a Leandro le faltaba, pues a su intransigencia de principios, patriotismo, y gusto al entrevero, le faltaba la calma para organizar y dar el golpe en el momento justo. Del Valle suplía esas carencias, sus carencias. Pero ausente el amigo de toda la vida, quedaba en pie un personaje tan extraordinario como él, que reunía todos los considerandos para llevarlo a cabo, aún en su juventud. Para Alem, algo así, era faltar a los escrúpulos, a la moral, cederle lugar a un canalla. Aceptó el rol de predicador bautista, aunque anhelaba enormemente ser el otro, el que vendría después. Y el que vendría después, su discípulo dilecto, quien mejor lo entendió, aunque agregando el realismo político que todo Líder debe tener, llevó a cabo las banderas radicales a la gloria duradera que hoy han perdido para siempre. Alem hubiera acordado con Macri, para romper a los cuatro meses. Pero el que vino después de él, no hubiera permitido jamás una componenda de ese estilo, prefiriendo llamarse a la abstención, la intransigencia, y la reparación.

.

  Alem e Yrigoyen sabían algo, que Del Valle no creía: Las cosas no se cambian desde el poder.

Pero eso se los dejo para mañana. 

YrigoyenyAlem

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: