Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

II- Joaquín Castellanos, un poeta al servicio de la Causa Popular,

jc2 El 21 de abril de 1861, Joaquín Castellanos nació en la ciudad de Salta. Hijo de una familia con cierto abolengo, cursó estudios en la ciudad de Rosario de Santa Fe. A los siete años queda huérfano, y le crían dos tías. Será joven docente en Jujuy y Catamarca. En 1880 se traslada a Buenos Aires, combate en las jornadas de Junio, donde es herido en una pierna, quedando rengo para el resto de su vida.

 En tertulias porteñas conoce a grandes amigos con los cuales empieza un camino político. Aristóbulo Del Valle, Francisco Barroetaveña, y quien será su maestro: Leandro Alem. Al publicar su extraordinario “El Borracho“, se gana una inmensa popularidad en la ciudad de Trinidad. Algunos, me mezclo entre ellos, ven en el poema una caracterización personal de Alem, que Castellanos desmiente, y cambia el nombre con correcciones en el futuro, para evitar malentendidos, ganándose un reto público de su coterráneo y colega, don Leopoldo Lugones.

.

 A principios de 1888 se casa con una prima rosarina, quien fallece ese mismo año. Dice el historiador Diego Cornejo Castellanos, descendiente del ilustre, (Elisa) Padecía tuberculosis y se enamoró de su primo hermano Joaquín Castellanos. Se casaron a principios de 1888 (Castellanos sabía de su enfermedad) y ella murió en Córdoba ese mismo año el 22 de noviembre, sin descendientes. Tengo la presentación judicial que realiza su madre por las tierras de Castellanos en la parte que le tocaba como heredera

.

La Unión Cívica de la Juventud. 

.

  En 1890, es uno de los iniciadores de la Unión Cívica de la Juventud, que deviene a Radical en el invierno de 1891. El ambiente moral no es el mejor, y Castellanos se hace famoso, entonando:

Ciudad de Mayo, que en un tiempo has sido,
La joya de la América latina,
Pueblo de Juan Chassaing y Adolfo Alsina,
No, tú no eres el que viendo estoy!
Tu brío se apagó; tus ciudadanos
Tienen menos valor que tus mujeres,
Y una turba ruin de mercaderes
Depositaria de tu suerte es hoy!

.

En la página http://www.biblioatiliocornejo.gov.ar/castellanos.htm se le hace una somera descripción:

 Yo sólo escribo lo que no puedo realizar, mis versos y mi prosa son los sobrantes de mi acción“. El párrafo – toda una definición – corresponde al doctor Joaquín Castellanos, poeta, escritor, periodista, político, gobernante, legislador, pero sobre todas las cosas un “hombre de pensamiento y acción”. Un salteño como pocos, “el único de este siglo que llegó a la altura de los próceres“. Extraordinario orador, “el mejor que yo presencié en el Parlamento” escribe Columna en uno de sus libros, fascinaba con su palabra cálida, su verbo arrebatado y su elocuencia incomparable.

 Fue un patricio cabal, tanto por herencia como por su propio comportamiento. Por línea paterna descendía de aquel Castellanos que fue médico de Güemes, cirujano mayor de los ejércitos de la Patria, y por parte de la madre, una Burela, de aquel gaucho que cuando el paisanaje alzado le preguntó con que armas pelearían a los españoles, les respondiera ” con las que les quitemos a ellos”. Guerrero cívico estuvo en el Frontón y en Parque y a los 19 años quedó rengo en la revolución del Ochenta. “Esto me ha impedido, especialmente en la juventud hacer las cosas que otros a esa edad hacen. Ni bailar, ni practicar deportes.”

.

   En las tertulias que forman la oposición al Unicato Juarizta, le tocó papel de primer orden. Fue de los jóvenes que rodeó a Leandro y a Aristóbulo. Esos mocitos provincianos que vienen a hacerse un lugar en el Concierto de la política nacional. Aquel manifiesto del 16 de abril del ’91, con el cual Alem irrumpe contra el Acuerdo Mitre-Roca, lo tienen como firmante.

  Le toca dirigir el diario radical “El Argentino”, y en los primeros días de junio, su editorial es trememunda: “Radicalismo”. El curioso de la Historia, pues será docente en la UBA de Historia Argentina y Literatura Americana, trae del recuerdo una vieja afrenta que don Bartolo le hace a los demócratas y populares caudillos del federalismo. Y su editorial, con charlas que tienen Alem y Adolfo Saldías, nada menos, terminan dando con el mote en nombre partidario: La Unión Cívica Radical.

.

Castellanos en el Radicalismo. 

.

  Los autores Rubén Correa y Elizabeth Pérez, de la Universidad Nacional de Salta, realizan un análisis somero, y brillante, de su figura: 

  (…) Concebía al radicalismo como un emergente de la marcha de la Historia Nacional, que se alzaba desde el hondo clamor de los hijos de la tierra, para canalizar el impulso de las multitudes agobiadas por siglos de dominación feudal y religiosa, lazos que intentaban, inútilmente, mantener inalterable el orden social: Mariano Moreno, San Martín, Güemes, Dorrego, Mitre, Sarmiento, Alem, cada uno a su modo habían sintetizado las aspiraciones de las masas y bajo un designio superior habían interpretado los impulsos profundo del pueblo para concretar las grandes gestas evolutivas emancipadoras. San Martín fue un claro ejemplo de quien había guiando las masas sin ceder ante el clamor demagógico y adulador. Es la cualidad, de hacer lo que se debe hacer en arreglo a un mandato universal, lo que constituye al político en verdadero caudillo y no el paternalismo protector ni el caciquismo rural, ni el compadrazgo urbano, que prolongan antiguas formas de dominación.

     La persistencia de las prácticas políticas, se debía a que las masas no pueden juzgar ni valorar inmediatamente las obras que realizaban algunos hombres para cambiar el antiguo orden social. Sin embargo, cierto escepticismo atravesaba la posición de Castellanos, el desarrollo de las tendencias históricas, en muchas ocasiones excedía la tarea del intelectual contemporáneo, sólo la posteridad, y las nuevas generaciones podían hacer totalmente visible lo que la naturaleza histórica construía paralelamente en el presente. (…)

http://jornadas.ar.tripod.com/ponencias5caste.htm

.

  Es destacable en Castellanos, que siendo un intelectual vinculado al positivismo de la Generación del ’80, rompe con ella para ubicarse en la estela popular de nuestra historia. Las tradiciones hispánicas sacan pecho en el rengo genial. Como buen provinciano, heredero de las mejores virtudes de los caudillos federales, es antimitrista. En él, igual, arraiga más el desprecio a Roca, y eso posiblemente se deba a los viejos resquemores salteños con Tucumán, que otra cosa. Tiene un debate epistolar que deriva en libro con Lucas Ayarragaray, entrerriano, manifestante de teorías antigauchas, médico psiquiatra que se dedica a temas como Obsesión sexual, la mirada masturbadora (1902); Sobre la impotencia sexual (1903));  El suicidio en las campañas argentinas (1907) (15); La constitución étnica argentina y sus problemas (1910); La mestización de las razas en América y sus consecuencias degenerativas (1916); El instinto de conservación en la psicología del gaucho (1916). Castellanos sale en defensa del gaucho y su representación política: El Caudillo: “el caudillaje fue una necesidad de nuestro  medio físico y social y representa en nuestra evolución progresiva una etapa intermedia que toca por un extremo la barbarie y por la otra la civilización, pero que ha sido indispensable para el advenimiento de ella”. Y remata su tesis, entre muchas de sus definiciones, con (los escritores como Ayarragaray) “se ocupan de las cosas de la patria sin conocer las cosas de la patria. Creen que la nación es Buenos Aires”. Es caudillista Castellanos (¿populista del Siglo XIX?), “Todo lo grande y bueno que se ha realizado en la guerra y en la paz sobre el territorio nacional desde la independencia hasta la organización de la republica, se debe justamente a la acción de lo que se llama despectivamente caudillos. “Pero los males políticos del presente no son la herencia de los caudillos, sino al contrario, una resultante de su desaparición durante un ciclo histórico en la que son necesarios para la dirección y organización de las fuerzas populares”. Y, como ya les dijera, se la da contra Roca:  “Roca no es un caudillo… jamás se ha mezclado con las muchedumbres, no las conoce, no las comprende…ese hombre… jamás ha pisado un comité, ni ha concurrido a un acto eleccionario, ni se ha puesto nunca en contacto con las masas”. 

.

Joaquín con Leandro. 

.

   Castellanos acompaña a Leandro en gira proselitista que lo lleva al interior profundo de la Patria, donde el Radicalismo se organiza para lo que vendrá. Alem es recibido en triunfo: Es el Caudillo de causas profundas, de la Regeneración de la Argentinidad, y su discurso de contenido federal, enciende a las masas provincianas, siempre antiporteñistas. Castellanos hace galas de piezas oratorias que hacen caer de bruces a los maestros de las mismas. Alem se rinde ante su mayor discípulo político en abrazos entrañables. Pero su mejor discípulo hace de las suyas en Bs. As. y se ven obligados a volver precipitadamente.

   Hay conflictos entre la gente del Comité Nacional que rodea a Leandro con la del Comité Provincia que sigue a Hipólito. Aquel es romántico en sus ademanes, éste más bien práctico. Y el conflicto se sucede a menudo entre dos modos de ser y entender pero que, todavía, no pasa a mayores.

.

  El 17 de octubre de 1891, el Presidente Pellegrini cita en su casa a los exponentes políticos de la hora. Por el Radicalismo concurren don Bernardo de Irigoyen e Hipólito. Hay un duro cruce de palabras entre el Gringo y el Peludo, dándose por terminada la reunión. Manuel Quintana se queja a viva voz del sobrino de Leandro, y Mitre, le advierte, “Ese mocito llegará lejos“.

  Alem llega recibido en triunfo. Reordena la tropa. Ante el desmantelamiento del Acuerdo Oficial, ratifica las candidaturas de don Bernardo y Garro para el año entrante. Pellegrini, con Julio A. Costa, gobernador bonaerense, pergeñan el lanzamiento de Roque Sáenz Peña. Roca, disgustado, se comunica con Mitre. Y lanzan al doctor Luis Sáenz Peña, miembro de la Corte Suprema, a la lid política, para desarmar al hijo, y al amigo de toda la vida, pues don Luis y don Bernardo lo son desde siempre.

.

  Los amigos rompen la amistad de toda la vida y se baten en duelo electoral. Todo ese verano radicales y coaligados en el oficialismo se dan con todo. En Febrero hay movimiento sediciosos en Mendoza, y Pellegrini da una orden tremenda: Apresen al propio Alem.

  Una pistola se posa en el pecho del Caudillo mientras dormía en su cama.

-¡Eh, la puta, qué carajos pasa!, Alem es detenido. Pellegrini toma por asalto las parroquias electorales y los radicales, sorprendidos, apenas lanzan un manifiesto de forma y queja.

.

3

EL QUIJOTE, 14.02.1892. Instituto Ravignani.

.

  El patoteo se repite en marzo, en las elecciones bonaerenses. Yrigoyen convoca a reunión del Comité Provincial. Y lanza la abstención de su distrito para las elecciones a Presidente del mes siguiente. El Comité Nacional no tremola el pabellón rojiblanco. Se convoca a un acto popular en La Plata, como cierre de campaña, para el Domingo 3 de abril. Es la ruptura partidaria, se diría.

   Qué casualidades, ese fin de semana, Pellegrini, en campaña proselitista por la Provincia, recibe una visita inesperada. Es Yrigoyen, quien viene a pedirle por una docente cesanteada. El Presidente lleva la conversación a las elecciones del domingo venidero. A Hipólito, que nunca ha sido ingenuo, se le escapa, Estamos preparados para que no se repitan sus actos de prepotencia. El “gringo” retuerce su bigotón, y se vuelve a toda prisa a Buenos Aires.

.

  No habrá cierre de campaña ni elecciones limpias. Decreta el Estado de Sitio, convoca a la prensa, mostrando unas bombas domésticas encontradas, montando una vil opereta. Dice que los radicales estaban preparando un golpe de estado y los mete a todo en cana, encerrándolos en un barco.

  Allí están todos, padeciendo frío y miseria. Bueno, todos no.

-Falta Yrigoyen, suelta Castellanos malicioso.

-¡Hipólito, qué raro!, se sorprende Alem. Y en esa sorpresa, el comienzo de las fatalidades.

Continuará…

.

http://www.portaldesalta.gov.ar/libros/castellanos.pdf

http://www.portaldesalta.gov.ar/castellanos11.htm

http://www.portaldesalta.gov.ar/libros/cap3.htm

 

2 comentarios

    Trackbacks

    1. II- Joaquín Castellanos, un poeta al servicio de la Causa Popular, — ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO? | O LADO ESCURO DA LUA
    2. III- Joaquín Castellanos, el discípulo de Alem. | ¿VALE LA PENA SER ARGENTINO?

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: