Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

III- Joaquín Castellanos, el discípulo de Alem.

.
4

Alem contra el Régimen. El Mosquito. 27.03.1892. Instituto Ravignani.

.

   El Radicalismo se ensancha en todo el país bajo el furor de la dirección nacional que impone la impronta de Leandro Alem. Castellanos, está a su lado. Son años de lucha política sin denuedo.

.

https://carlospistelli.wordpress.com/?p=3587

.

Joaquín vs. Hipólito. 

.

   El aristócrata cabal salteño haciendo política en el Puerto, no cuaja con el Caudillito Bonaerense. Hay resentimientos mutuos, y Castellanos se muestra como un enconado adversario interno del “Jefecito”. Alem lo escucha atentamente, pero difiere tomar una decisión.

  Tras las frustradas revoluciones de 1893, Joaquín toma una decisión: “Militará” en Provincia, para controlar a Hipólito en su territorio. Yrigoyen, que no puede, ni debe querer, romper con su tío, rumiará por dentro, pero lo acepta. Al fin y al cabo él es el Jefe y Castellanos uno de los jóvenes que mal rodea a Leandro, bebe con él, y quiere un puestito: Lo hace elegir diputado provincial. Pero elegido y todo, el salteñito ni le agradece ni muestra signos de sometimiento. La rivalidad permanece.

 Mariano De María ha resultado el más votado en las elecciones a Gobernador Bonaerense de 1894. Le ha ganado a mitristas (en la figura del general Arias, nada menos) y al propio Pellegrini con el partido vacuno. Pero como el “Jefe” no se decide, o no quiere, truquear votos en el Colegio de Electores, el “gringo” se mofa de los radicales, articula su muñeca gigante, y hace elegir a Guillermo Udaondo, mitrista de quilates.

.

  Resentido, De María rompe con Yrigoyen, y con la UCR, les diría.

.

Legislador bonaerense. 

.

   Castellanos destaca en la Legislatura, con su elocuencia acostumbrada, mientras organiza el Comité Nacional, en la ausencia de Alem, preso en Rosario. Es un año difícil para el Radicalismo, y los mocitos de Alem (Hipólito y Joaquín) rivalizan ya sin tapujos. Joaquín ha encontrado al líder que someta a Hipólito a presiones desde arriba, dadas las dudas de Leandro. Un hombre con renombre, prosapia, y vuelo propio: Don Bernardo de Irigoyen.

  Senador Nacional en reemplazo de Alem, ganador incuestionable de la banca, don Bernardo se revela como un opositor tenaz del gobierno de su otrora amigo Sáenz Peña. En octubre se come al ministro todopoderoso del Gobierno, Manuel Quintana, en una interpelación donde le deja en rídiculo. En enero de 1895 presenta un proyecto de amnistía para los involucrados en las revoluciones del ’93 que el Presidente se niega a firmar, arrastrando una nueva, y enésima, renuncia de su elenco ministerial. Agotado, don Luis renuncia a la Presidencia, casi que con regocijo de su viejo amigo.

.

  Ahora Castellanos podrá ir a fondo contra Yrigoyen. Porque es Alem el que da la venia. Y aún contra la opinión de Lisandro De La Torre, del grupo de jóvenes que le rodea. Lisandro, aún ante la sorna aprobación de Leandro, intenta un puente entre ambos. Yrigoyen, que ha dado su venia, se desatiende al final, provocando una sonora queja del rosarino.

  “Carrerito desagradecido“, “Hipólito no perdona“, dice Alem. Hay cuestiones familiares en el entuerto, que Joaquín desconoce. “No piensen que yo he de luchar contra Yrigoyen en el terreno de las intrigas y las maniobras. No está en mi carácter. Además, en el terreno de las maniobras y las intrigas él es invencible. Lo conozco. Es la fuerza política más poderosa porque carece de escrúpulos morales“. Las inteligencias de reconciliación se agotan, y los dos marcharán desde entonces por separado.

.

  Así y todo, hay convivencia. Pero el 1° de septiembre de 1894 se produce un hecho violentísimo que parece dar por tierra con todo. Y perdonen que con esto vuelva en el tiempo, pero es necesario contarlo.

.

“El duelo” Alem-Pellegrini. 

.

  Tras salir de la cárcel, Alem está poseído de un deseo de revancha interior que no dirige a Roca, su despreciable adversario, sino hacia Pellegrini. Y no se para en medios. Es de tal gravedad su odio, que ha perdido, si alguna vez la tuvo, la sutileza del político. Sus diatribas al Gringo son feroces, y éste, enfermo, pero no enclenque, se las devuelve, dejando al descubierto las desordenadas finanzas del Caudillo. Alem responde con un artículo en La Prensa con una dureza tremenda: He vivido siempre en una casa de cristal, a modo de transparencia, y lo que faltaba que se diga que soy un hombre de antecedentes sucios y que tengo cuentas turbias con el Banco. Era lo cínico que faltaba en esta época de verdaderos desbordamiento y de cinismo insuperable, por parte de los hombres pertenecientes al régimen que ha arruinado y deshonrado a la República. Es realmente un colmo; pero me presenta la oportunidad de decirles algunas palabras breves, pero bien dichas. Hombres todos del régimen funesto (…) La respuesta fue directa a Pellegrini, aunque sin nombrarlo.

  Pellegrini, sin amilanarse, le contesta al día siguiente en La Nación: “¡Ecce Homo!. He concluido con el doctor Alem y debo al público una palabra de explicación. Puede creerse que en lo dicho hay algo excesivo y personal. No; hay solo un acto de justicia que ya tardaba (…) Las cartas completas. Como bien dice Juan Carlos Serqueiros en su blog, las polémicas llevaron a los dos a una Justa de Caballeros, a un duelo, que sólo la intervención de Roca, Mitre, Irigoyen y Del Valle pudo sofrenar.

 .

  Ahora sí, Yrigoyen se ha compenetrado que su tío no llevará al Radicalismo a ninguna parte.

.

Los últimos estertores del Caudillo Popular. 

.

  Jaqueado por Yrigoyen, vencido por Pellegrini, pero sin dar por sentado su derrota política, y aún con la inmensa mayoría popular de su lado, Alem piensa alguna estratagema para su partido en crisis.

 Sus giras por el país siguen convocando multitudes. Sus palabras buscan consejos de los candidatos de la opinión. El fantasma de una guerra con Chile vuelve a encarnarse peligrosamente. Roca resurge en la faz política como indispensable. Su Majestad Tísica, apenas tiene a su diario emitiendo opinión, porque su ‘pollo’, Udaondo, se maneja de manera independiente, aceptando nominalmente su liderazgo.

.

  Opositor tenaz de Udaondo en la Legislatura, Castellanos le reconoce méritos. Gana elecciones a la como siempre, ni Yrigoyen puede con él. Alem piensa que Udaondo no es tan malo, después de todo. Y que sumando sus electores provinciales, más los de la Capital, con Santa Fe coaligada entre los suyos y los liberales de su amigo Ignacio Crespo, más las minorías posibles en las provincias, se puede ganar al tándem Roca-Pellegrini en 1898. Pero con el partido desunido, y para no ofender al mitrismo, el candidato que ligue a todos tras sí, tiene que ser alguien querido por todos. Y ese alguien tiene nombre y apellido: Aristóbulo Del Valle. 

  En 1895, Del Valle le escribe a una amiga, “Se viene un sacudón”. Ese sacudón era su candidatura presidencial, sin dudas. De La Torre y Castellanos son los adalides de la movida. Del Valle estaba retirado de la política activa, más por razones de salud que otras cosas, y rejuveneció con la idea. Pero ni ésa le salió a Leandro: El 29 de enero de 1896, Aristóbulo falleció.

.

  Castellanos se toma un respiro político. Quiere casarse con una mocita de abolengo de su provincia: ¡Una Uriburu Álvarez de Arenales, miércoles!, y hace la corte. Lo consigue, pero la futura suegra, le pide un título universitario, de paso. No lo duda, y en once meses se recibe de abogado. Apenas hace un paréntesis el 1° de Julio, cuando Leandro lo convoca a su casa de calle Cuyo.

  Alem viene de perder, en marzo, las elecciones en Capital, la ausencia de Joaquín en la dirección electoral, seguramente. E Hipólito en Provincia con el Udaondismo. No corren buenos tiempos para el Radicalismo, y entiende que no debe faltar a la cita que le hace el Presidente del Partido. Se estaba sacando el sobretodo en la entrada, cuando el agitado Leandro lo cruza de salida. Le palmea el hombro, “Voy por un dato preciso y vengo”. Joaquín, hace una mueca sorprendido, e ingresa a la sala donde están los demás convocados, que le bromean su acostumbrada impuntualidad. Ahí esperan mientras departen opiniones, hasta que entra un mensajero, totalmente fuera de sí:

-¡Se mató, Leandro se mató!. Castellanos abre los ojos demudado. Se le estruja el alma. Ha muerto quien fuera casi un padre para ese hombre que quedó huérfano a los siete años, y los recuerdos le son imposibles de no amontonar en ese instante. Siente que el suelo se mueve, y bebe un vaso fuerte que le de fuerzas. Con un allegado van hasta el Club Progreso. Allí yace en una mesa el cuerpo inerte del doctor Alem. La noticia corre como reguero de pólvora por las empedradas y embarradas calles porteñas: Buenos Aires perdió su alma, aquel 1° de julio de 1896.

.

ALEM

.

PARA CONSULTAR:

.

 http://www.portaldesalta.gov.ar/libros/cap3.htm

 http://www.ahira.com.ar/revistas/crisis/31/CrisisN40.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Rocker Judicial

Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: