Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

II. Güemes, la Patria tras tus pasos.

guemes

.

  Tras ser elegido Director Supremo, Juan Martín Pueyrredón corre al norte para salvar las diferencias hechas guerra entre Rondeau y Güemes, que Macacha, hermana del caudillo salteño, logró aventar un tiempo. El 15 de Junio, en Cobos, tiene una cumbre con don Martín Miguel.

  Hay un acuerdo tácito que los historiadores hemos cotejado. Güemes perjurará lealtad a Buenos Aires, y Buenos Aires no volverá a meterse en los asuntos políticos del Gobernador. A partir de ese momento naides más le jode pero no volverá a recibir una puta ayuda.

.

  Güemes se convierte en el Alma Tutelar de la Patria y uno de los más grandes hombres de la Historia Argentina y Americana, sino el mejor de todos. 

https://carlospistelli.wordpress.com/2016/05/27/guemes-la-patria-tras-sus-pasos/

.

Vida del Caudillo. 

.

   Martín Miguel Juan de Mata Güemes nace en Salta nace el 8 de febrero de 1785, bajo la protección del Santo Juan de Mata. Era hijo del oficial real de las cajas de la ciudad-intendencia. Bajo el amparo paterno, es escribiente de la Tesorería salteña (1799.1805), según constata el gran historiador Luis Oscar Colmenares, del cual tomamos gran parte del relato que describimos.

  Era de cultura amplia y elevada, lo ve su descendiente don Luis Güemes, autor del Monumental Güemes documentado. Ingresa como cadete en la 7° Compañía del 3er Batallón del Regimiento de Infantería de Buenos Aires, con asiento en Salta. El 24 de Diciembre de 1805 está en Buenos Aires, donde tendrá papel en las Invasiones Inglesas. Venía con el virrey Sobremonte de Córdoba y en horas de la tarde del 12 de agosto de 1806 presencia la rendición de Beresford. La leyenda rodea su coraje, al contar que al ver que un barco inglés había encallado por una bajante repentina del río, dirigió una carga de caballería y lo abordó. Fue una de las muy pocas veces en la historia que un buque de guerra fue capturado por una partida de caballería (Wikipedia). Colmenares expresa que al carecerse de testimonios sobre la toma del “Justina”, eso no prueba su intervención en el episodio.

  Pero los ingleses están de vuelta, y dado su “honor, actividad y de irreprensible conducta”, se le ordena custodiar la costa para informar de cualquier movimiento extraño, “al mando de seis u ocho hombre de su satisfacción”. (Oficio del Jefe de Regimiento Fijo, José de Merlos, 9 de abril de 1807). Héroe de la Defensa, enferma gravemente y solicita su traslado a Salta al conocer la muerte de su padre. Ascendido a subteniente, ya recuperado, recorre las fronteras ante la alarma de un levantamiento indígena.

.

  Se produce la Revolución de Mayo y la primera expedición al Alto Perú conducida por Juan José Castelli. El ya capitán Güemes se pone bajo su mando con veinticinco hombres. Su decisiva acción gana la batalla de Suipacha el 7 de noviembre. Gozaba de una estimable consideración y Castelli lo dice textualmente a Buenos Aires: “No dudo del feliz éxito de esta disposición cuando está a cargo del capitán Güemes”. Pero alguna desavenencia sucede: Es separado del Ejército Expedicional, y Castelli no lo asciende a teniente coronel. El desastre de Huaqui, el desbande de las tropas patrióticas y el avance realista, lo tienen como actor central en la defensa y en la recomposición del orden al lado de Pueyrredón. Cuando éste pide la baja, pretextando enfermedad, el Triunvirato lo reemplaza con Manuel Belgrano.

.

Belgrano y San Martín. 

.

Belgrano

El extraordinario General Belgrano daba cuentas que la indisciplina cundía y era menester ponerlos a todos en caja. Ésa había sido la causa principal del desastre de Huaqui, y había que remediarlo. Y Güemes vino a ligarla de rebote: Habiéndome informado el alcalde de Santiago, don Germán Lugones, de la escandalosa conducta del teniente coronel graduado. don Martín Güemes con doña Juana Inguanzo, esposa de don Sebastián Mella, teniente de dragones en el ejército de mi mando, por vivir ambos aposentados en una misma mansión, separándoselo del Ejército y enviado con destino a Buenos Aires, adonde arriba el 20 de Enero de 1813. Es decir, no participa del triunfazo patriótico de Salta, un mes después.

 .

San Martín

San Martín

  Todo 1813 permanece en Buenos Aires, algunas fuentes lo ven en la Banda Oriental pero no lo he cotejado. Las derrotas de Belgrano en el norte provocan su reemplazo por el Coronel San Martín. Güemes no duda y se presenta en el despacho del futuro Libertador como voluntario. El teniente coronel lo creo sumamente útil a la expedición libertadora del Perú que vuestra excelencia ha puesto a mi cargo; la opinión y concepto de este oficial y sus servicios constantes por la causa me hacen interesarme con vuestra excelencia a fin de que su solicitud tenga el éxito que solicita”. El 18 de Febrero de 1814 está en Tucumán; el 20 San Martín lo destina a tomar el mando general de la línea del río Pasaje o Juramento. Ha cambiado su historia gracias al Padre de la Patria.

.

El caudillo de los pobres. 

.

   Güemes reemplaza en el mando de la vanguardia del Ejército a Dorrego, nada menos, por dejos de insubordinación. Sus órdenes son las de organizar la resistencia a la avanzada realista que toma la ciudad de Salta. San Martín lo informa a Buenos Aires: Los gauchos de Salta solos, están haciendo al enemigo una guerra de recursos tan terrible que lo han obligado a desprender una división con el solo objeto de extraer mulas y ganado. El 29 de marzo, en el Tuscal de Velarde, a una legua de la ciudad, consigue derrotar a tropas mandadas por el “perjuro” coronel Saturnino Castro, al decir de San Martín, el plausible resultado del ataque a la brusca que emprendió el valeroso teniente coronel don Martín Güemes el 29 próximo pasado, con los paisanos y una poca gente de armas de la avanzada a su cargo, contra una gruesa partida enemiga, me obliga a despachar por alcance de las superiores manos de vuestra excelencia, la copia del parte que acabo de recibir. Es imponderable la intrepidez y el entusiasmo con que se arroja el paisanaje sobre las partidas enemigas, sin temor del fuego de fusilería que ellas hacen. Tengo de esto repetidos testimonios. Ha iniciadose, la Guerra Gaucha. 

  Esas guerras de montoneras de gauchos a caballo, mal armados, peor vestido, algo alimentados, con un coraje a prueba de bala, convierten a Güemes en el árbitro del Norte del viejo Virreinato. San Martín lo sabe bien, y le entrega el mando total al respecto, librándolo de las pesadas cargas de la disciplina de los ejércitos regulares. El invierno de 1814, es su invierno bautismal. Él y sus hombres encaran la guerra solitarios y sin apoyos contra casi siete mil hombres al mando del General Pezuela, uno de los grandes militares españoles de su tiempo. Entreveros cortos, de pegue y raje, enloqueciendo al enemigo, que no atina a domarlos, robe de ganado y aprestos bélicos, un vendaval de locura que no se detiene jamás.

.

  Pezuela, jaqueado, vencido y derrotado, abandona Salta, que Güemes informa el 6 de julio. Ya no está San Martín al mando, enfermo, y su reemplazante es el oriental José Rondeau. El 7 de agosto nombra comandante militar y político de Salta. Güemes persigue a Pezuela, y el 14 se posesiona de Jujuy. En mérito a su gallardía, valentía y patriotismo, Rondeau lo nombra Jefe Militar de todo el territorio comprendido entre Tucumán y Tarifa.

  El Pueblo le aclama y se le une en guerra. Son mil hombres los que logra conducir, mandados por expertos de la lucha que se libra. Pachi Gorriti, Pablo Latorre, Francisco Pérez de Uriondo, Manuel Arias, el futuro traidor, José Ma. Pérez de Urdinea, Domingo Arenas, Eustaquio Medina, Juan Antonio Rojas, Bartolomé Corte, José de la Quintana, y una correspondencia total con los jefes altoperuanos de la guerra de las republiquetas, Manuel Padilla y su esposa Juana Azurduy, Ignacio Warnes, Juan Antonio Álvarez de Arenales, etc. Es la guerra del pueblo norteño por la liberación de la Patria. Y Güemes es su figura principal, la mejor, y quien marca a lo realizar.

.

  Esa guerra popular, “de recursos”, tiene conflictos con los ejércitos regulares. Y no es Rondeau el más propicio para entenderse con ella. No lo hizo en Uruguay con Artigas, tampoco se entenderá con Güemes. El 14 de abril de 1815 las avanzadas de los ejércitos regulares se enfrentan Puesto de Marques, y Güemes consigue un triunfo imponente. Pero Rondeau le retacea apoyos. Y hubo algo más que nos detendremos a contar.

.

Traición de Rondeau y Rodríguez. 

.

 rodriguezDesde que cumpliera un rol preponderante en la Semana de Mayo de 1810, don Martín Rodríguez venía rumiando fastidio por las postergaciones que tenían sus ambiciones de mando. En la 3ra campaña al Alto Perú, bajo el mando de mamita Rondeau realizó un sin fin de malentendidos y horrores militares que mengüaron su ya deteriorado prestigio. Su imponente figura marcial de cachafaz lo llevan a un conflicto con Güemes, del cual de resultas éste es separado del Ejército. Rodríguez maltrató y tomó prisionero a varios gauchos, entre ellos al valiente y negro sargento Vicente Panana. Güemes protestó de forma y Rodríguez le lanzó una filípica arrogante. Rondeau hizo causa común con su segundo y separó a Güemes del Ejército.

  220px-Jose_Rondeau_2El 5 de febrero de 1815 Rodríguez reemplazaba al caudillo salteño del mando de la vanguardia. Y el 19, era tomado prisionero enviándoselo al propio Pezuela. Tuvieron una entrevista en la que el rioplatense dio seguridades que él y Rondeau se disponían a pasarse al Ejército Español. Pezuela, dejó hacer creer en la idea, y liberó al Coronel en canje de prisioneros, dando información precisa, y falsa, jeh, de como debían actuar a consiguiente. Pero al conocer la acción de Posta de Marques, sintiose traicionado en su buena fe y reanudó la guerra sin contemplaciones. Haya sido cierta o no la conjura, Güemes actuó en consecuencia, denunciándola, granjéandose el odio sempiterno de los implicados.

.

   Güemes se presentó en Salta el 23 de febrero, separado del mando, y proclamó a sus paisanos con una enérgica arenga, donde censuraba a Rondeau, y veladamente lo acusaba de traidor:

 “Proclama que el ciudadano Martín Miguel Güemes, coronel comandante del Cuerpo Militar de los Paisanos de la Campaña de la Provincia de Salta, dirige a sus vecinos y habitantes:

  Oíd las voces de la naturaleza y el clamor de la verdad. Patriotas: ved el cuerpo militar de vuestros hermanos los gauchos que se une, se forma y sale en campaña en los breves momentos de cuatro días: observad el gozo, la alegría y júbilo con que van a presentarse al frente de un ejército orgulloso, sin que a ninguno de estos héroes acompañe aquel temor que constituye los esclavos viles y ruines. Secuaces de los tiranos, que no habéis nacido en los deliciosos países de la razón y humanidad; temed la ira del Cielo, y la execración y abominación de los hombres, a quienes menosprecia vuestra soberbia y trata de abatir vuestra altivez. Neutrales y egoístas: vosotros sois mucho más criminales que los enemigos declarados, como verdugos dispuestos a servir al vencedor en esta lid. Sois unos fiscales encapados y unos zorros pérfidos en quienes se ve extinguida la caridad, la religión, el honor y la luz de la justicia. El estiércol de vuestros intereses, que adora vuestra codicia y avaricia, y mezquináis para auxiliar a vuestros virtuosos y pobres hermanos que caminan a la batalla, al peligro de perder le mejor y más inestimable caudal de su existencia, no sea pues, que llegue a servir para apagar la hidrópica sed de los tiranos. Llenaos de rubor y temed el justo enojo de vuestros compatriotas a quienes abandonáis en el caso urgente de necesitaros.

  Hombres todos, patriotas, enemigos y neutrales: escuchad la verdad y el clamor de la naturaleza. Patriotas: confiad en los campeones, que tengo el honor de mandar, y tened el consuelo que estos brazos fuertes e incorruptibles os darán la libertad a que anheláis, y la seguridad que deseáis. Secuaces de los tiranos: vuestra soberbia os precipita. Advertid que las dieciocho provincias de esta América del Sud que sacuden la opresión, no las podrá ultrajar vuestra impotencia, ni serán duraderas las tramoyas y seducciones de que os valéis. Elegisteis este suelo para estableceros con vuestras familias y tomasteis en él un segundo ser. Pensad con juicio vuestra suerte. Tenéis tiempo para arrepentiros, pero sea con operaciones, que inclinen la confianza. Neutrales y egoístas: la sociedad americana de que no sois parte integrante, sino una perversa cizaña, la tenéis irritada. Os conocen y no podréis engañar. Estáis embarcados en la nave de esta revolución y no os fascináis. Reformad vuestra conducta e incorporaos con vuestros hermanos, manifestando públicamente que aunque no tomáis las armas en la mano, sois artífices de igual importancia que los militares para el edificio de esta grande obra, siempre que concurráis generosa y suficientemente al sostén de la causa alimentaria”.

.

    El pueblo, la elite salteña, y Rondeau tomaron nota de la proclama. Rondeau siguió su marcha al norte, sabiendo que vengaría esa afrenta. ¿Güemes?. Le tomó unas armas en Jujuy, y el 6 de mayo depuso a Hilarión de la Quintana, nombrándolo una reunión de vecinos gobernador. Según el clérigo Juan Ignacio Gorriti, su adversario interno, Tras Puesto del Marqués, el coronel Güemes regresó y entró en triunfo. Era natural licenciar esa tropa miliciana; él la mantuvo acantonada en diferentes puestos y no se conocía el objeto. El objeto sería, según Gorriti, amedrentar vecinos para ungirlo Gobernante, objeto al cual él no se prestó. Nacía Güemes en los brazos del Pueblo, y con sorda resistencia elitista, al menos al comienzo de su gestión. Pero de esto, nos encargaremos…

Continuará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: