Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

26 de Julio de 1822, entre Guayaquil y Bolívar.

La Entrevista de Guayaquil 3.

Tras varios contratiempos salimos a la mar el 20 de agosto de 1820, despedidos por una multitud emocionada…

  Me tocó acompañar la campaña por las sierras bajo el mando del General Arenales. Logramos dar por tierra con la intentona de unir las comunicaciones con el Alto Perú que ha quedado a su propia merced. Ser dueños del océano nos permite movernos a nuestras anchas y eso se aprovechó en las campañas posteriores. Finalmente en julio de 1821, La Serna a la sazón virrey realista del Perú abandona Lima y se interna hacia las montañas acompañado de Canterac y sus mejores armas. Desierta la mítica capital del Virreinato más poderoso de los que hubo en la América, nos dispusimos a tomarla para acabar con el yugo español en el Nuevo Mundo …

  Fue de anochecer porque el General no quería ofender la dignidad limeña que ya mucho tenía con los siglos de opresión Cómo seríamos recibidos fue mi pregunta interior…

  En el anochecer del 21 de julio de 1821, ingresamos a Lima. La majestuosa y silenciosa abandonada capital. A poco organizamos la cosa bajo la sorda oposición del clero y la aristocracia limeña. Una multitud desfiló por la plaza principal aquel 28 de julio donde desplegando la bandera roja y blanca a bastones el Libertador San Martín hacía vivas por la Independencia. Una semana después juraba como Protector del Perú cargo que le arruinaría la salud…

 .

  La presidencia del Perú fue los más difícil que le vi realizar a hombre alguno Muchos pasados es decir americanos peleando del lado equivocado que volvían al seno patriota comenzaron a ser distinguidos con respecto a los viejos luchadores. Las Heras, mi comandante, abandonó el Perú. Yo no lo he visto ni sabido pero se dice que conspiró contra el Protector. Los pasados además dejaban mucho que desear en el campo de batalla siendo derrotados en la mayoría de los entreveros. La carta de la victoria sanmartiniana empezaba a ser el auxilio que le podían prestar las provincias del sur. A ellas dirigía su mirada constantemente aunque sabía que de Buenos Aires poco recibiría. La muerte de Güemes en junio de 1821 que le llegó como noticia y le ahondó la úlcera de viejas campañas lo dejó postrado. La falta de pagos, la ausencia de la vieja disciplina y ciertos devaneos dictatoriales del Protector le perdieron la popularidad ganada al ingresar a Lima…

San Martín

San Martín

  El problema además eran las deudas contraídas. O’Higgins le reclamaba desde Santiago asediado él también por una oposición cada vez más vociferante. Cochrane se ha rebelado obligándolo a separarlo del mando. Es que se lo tiene por cobarde. Canterac ha intentado unos meses ha, recuperar Lima. Pero una movida envolvente del General en Jefe le desobligó de tal propósito, encerrándose en la fortaleza del Callao. El General no quiso presentar combate en el campo de batallas y se lo tomó como gestos de cobardía. Pero el movimiento fue excelente, apartando por un tiempo el peligro que se cierne sobre la ciudad capital. Y sin derramamiento de sangres. Pero la mala opinión corre como reguero de pólvora. Y tampoco ayuda al General la colaboración de Monteagudo, personaje traicionero y falaz que acumula rencores y resentimientos en sus formas de gobierno.

   SimonBolivar21 (1) A principios del 1822 la situación distaba de ser buena y nubarrones presagiaban la tormenta como suele decir papá. Antonio Sucre, lugarteniente del general colombiano y presidente de la Nueva Granada y Venezuela Simón Bolívar, y capitán de la ciudad costera de Guayaquil solicitó refuerzos a Lima y para allá marchamos Lavalle y compañía bajo el mando del altoperuano Andrés Santa Cruz. Éramos la tropa reglada mejor preparada de toda la América y con nociones napoleónicas que me hacen decir que hubiéramos sido de los mejores oficiales del Emperador Francés. Perseguimos al general español Aymerich y logramos sendos triunfos al pie del Chimborazo, hermosa montaña donde combatimos ante fuerzas cinco veces superioras y Lavalle hizo una de sus osadas cargas para derrotarlos por completo el 22 de abril. Dos semanas antes el general Bolívar había conseguido un triunfo tremendo en Bomboná contra los tenaces realistas del Pasto. Pero solamente con el gran triunfo en el volcán de Pichincha el 24 de mayo donde logramos rendir a Aymerich tras recorrer una escabrosa falda en donde perdimos artefactos y arriesgamos de sobre manera. Hemos derrotado al español del norte de Sudamérica. Y liberado la ciudad capital de Quito. El 16 de junio hube de conocer al ya famoso general de la América Libre, Simón Bolívar.

   Mientras Bolívar intentaba, y lo lograba, seducir a una dama quiteña llamada Manuela Sáenz, los demás oficiales, Sucre, Santa Cruz, Galván, Lavalle, Isidoro Suárez, un tan joven como yo Córdova, etc., comíamos como hacía tiempo no disfrutábamos. El regente de la ciudad brindó por el Libertador de la América, brindis saludado por todos sus oficiales dando grandes vivas y estruendosos golpes de palma de manos. Lavalle algo ofuscado y con su resentimiento acostumbrado, exclamó ¡Por los granaderos argentinos, los hombres que le salvaron la jornada, al Libertador!, que generó murmullos desaprobatorios y cierto resquemor entre los oficiales que venimos del sur con los que acompañan a Bolívar. “Es que este Lavalle jamás cambiará esa petulancia inconsciente”

     A poco Juanjo, nos enterábamos que los peruanos habían sufrido una considerable derrota el 7 de abril en Ica, y que la situación de Lima era desesperante. La oposición a San Martín había pasado a mayores puesto que se lo tenía queriéndose coronar Monarca del Perú. Bolívar decía en sorna, que estaba bien, Un general suertudo con la piel de indio para gobernar la nación inca.

.

  Finalmente llegamos al hecho con el cual comencé a detallarte todo lo acontecido y es el encuentro de los Libertadores en la ciudad costera del Guayaquil (donde empezara mi travesía ecuatoriana) los días del 25 al 27 de julio. Guayaquil prefiere formar parte del Perú porque sostienen sus ancianos líderes que Bolívar es un tiranuelo. Cosa que comparto en mi interior, más allá de las simpatías que me genera personalmente. No ha habido mayores detalles. Estuvimos en los brindis de ocasión, donde San Martín estaba entre ofuscado y cansado, mientras Bolívar despliega energías inagotables y alegría desbordante. Sugiere que ha habido un triunfador y un derrotado de la entrevista. ¡Cómo me dice!, parece que se le escuchó decir al Libertador del Sud. Es que alguien le dijo que Monteagudo, el delegado personal que había dejado al mando del Perú, fue depuesto por una asonada de limeños con la connivencia de las tropas argentinas de Alvarado. No le ha cayó bien la noticia, y apuró su decisión de retirarse de la fiesta. Cuando le fuimos a ver, se nos informó que se había retirado del país de regreso a Lima.

  Pregunté alguna vez sobre que pasó en la Entrevista (que fueron tres, con interregnos, en los tres días que estuvo San Martín en Guayaquil) “Cuando seas grande, acaso, tal vez te lo cuente”, me respondieron. Como insistí, se me dijo: “Tampoco sé mucho lo que sucedió allí. Bolívar apenas me ha dicho como al pasar que lo ha notado muy monárquico a San Martín. Y que le ha gustado la idea que tiene el ‘indio’ sobre reunir a todas las Naciones Hispanoamericanas en un Congreso Intercontinental”.

  Y nada más. Nada más, para el encuentro más extraordinario del que tenga la Historia Libre de América…

.

    Ayer me he enterado, pues. San Martín ha renunciado al mando del Perú y abandona la lucha. Se dirige apenas con lo puesto a Chile, donde esperará encontrar paz. Ha culminado su gran carrera y nos compete a los que quedamos culminar lo iniciado.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: