Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

II. El Parque. 26 de Julio de 1890. “Sábado 26”.

El Parque. Wikipedia.

                  El Parque. Wikipedia.

.

   Dice Pepe Rosa, (Historia VIII, página 267 y subsiguientes), En la capital había ocho regimientos de infantería, dos de caballería, un batallón de artillería y otro de ingenieros (…) Los conspiradores ofrecían sublevar los cuerpos de artilleros e ingenieros, la Escuela Militar, y cuatro de infantería (los números 1, 4, 5 y 9). Esperaban copar el parque de Artillería, plaza Lavalle, en donde hoy están los Tribunales. Y con cantones alrededor compuestos de civiles, esperaban que el resto de los regimientos se acoplara. Alem proyecta con un grupo de civiles capturar a las eminentes figuras del Régimen, Roca, Juárez, General Levalle, Pellegrini, pero se desechó.

  Sin jefe militar, los cívicos deciden ir igual a la Revolución. El coronel Mariano Espina, valiente, temerario, y fanfarrón, lo ve Pepe Rosa, se ofrece pero Del Valle dice mejor no. Se ofrece el hermano del general Campos, quien se frustra de las irresoluciones de la Junta Revolucionaria. Finalmente, se establece la madrugada del sábado 26 como la fecha.

.

https://carlospistelli.wordpress.com/2016/07/25/i-el-parque-26-de-julio-de-1890-prolegomenos/

.

Del Valle. 

.

  Del ValleEl “Alma de la Revolución” no es su caudillo popular Leandro, es Aristóbulo. En su estudio se juntan, organizan, establecen. Lo dirá en debate año después con su enconado adversario, Manuel D. Pizarro: Yo no soy un demagogo, ni seré jamás un anarquista (…) Pero si no soy demagogo, si no soy un anarquista, ni lo seré jamás, tampoco acepto ni aceptaré nunca, como ley de mi vida humana, la obligación moral o la obligación cívica de someterse sin protesta y eternamente a todas las esclavitudes, a todos los avasallamientos, a todas las servidumbres de la fuerza que no repose en el derecho (…) Yo no soy un demagogo, no soy un anarquista: y sin embargo, señor Presidente, he sido revolucionario! (…) Señor Presidente: la revolución de Julio no ha sido una asonada; la revolución de Julio no ha sido un motín de cuartel. La República entera se encontraba en situación tal, que esa revolución se imponía como ley al patriotismo de los ciudadanos y quizá como necesidad a la existencia nacional.

.

    Del Valle es el que organiza los tantos, de una Revolución que se pregonó desde un tiroteo en una reunión en San Juan Evangelista a finales de 1889 (alocución de Alem). Si Alem era la cabeza política y popular, Aristóbulo, es el que acuerda cada paso, el que convence a Hipólito de participar, el que logra sentar en la mesa a mitristas con cívicos, católicos, hombres ponderados, empoderados, viejas reliquias de la política que Juárez ha destratado. Es posible que sea un resurgir del porteñaje. Pero algún día deberemos dejar de hacer antiporteñismo barato y berreta y reconocerles que han actuado con patriotismo hombres de su seno. Y uno de ellos, el mejor de la hora, sin dudas, era Aristóbulo.

.

Roca. 

.

  Y si el mejor de Buenos Aires era Del Valle, el mejor del país era Roca.

Roca viejo  Roca estaba al tanto de todo lo que sucede, por intermedio de un viejo colaborador, el general Levalle, ministro de guerra. Había que sacar de encima al jefe de policía, el coronel Capdevila, leal al presidente Juárez. Capdevila, con 34 años, estaba llamado a grandes cosas, y hacía gestos de lealtad al orden constituido en la figura presidencial, que disgustaban a Roca. Y con Levalle la cosa hasta era personal, por los espías que el policía ponía en el ejército. Está claro que Roca y Levalle querían la revolución para que se terminara esa tensión irrespirable, derrotándola. Y si caía Juárez, mejor.

.

   Sorpresivamente, el viernes 25 a la tarde, en el cuartel del 10, de Azcuénaga y Melo, visita al prisionero general Manuel J. Campos, el jefe militar de la Revolución. De qué hablaron se sabrá, al menos se intuye, un año después.

.

Sábado 26.

.

  A las 3 de la mañana, Leandro Alem ingresa al Parque. Para esa hora, el presidente Juárez Celman ya está enterado de la Revolución. El juez Virgilio Tedín, partícipe revolucionario, le informa por hidalguía a su suegro, ministro de gobierno; Del Valle se lo informa a Roque Sáenz Peña, canciller. Esos gestos nobles, puede que hayan dado por tierra con el factor sorpresa, hasta ahí nomás, pero Alem lo reivindica: Si la Revolución no tuvo éxito en el combate por circunstancias complejas, debo también confesar ingenuamente que mucho influyó su propia exagerada gentileza y me es simpático confundirme en esa responsabilidad”. (discurso del 12 de agosto de 1890). Así como también intenta justificar el sesgo porteñista de la misma, por la idea de que triunfara sin la más mínima efusión de sangre, si fuese posible. Es posible que el recuerdo de la guerra del ’80 los moviera de esa forma.

  Se sublevan: el batallón de ingenieros, sito en Once; el 5 de infantería en Constitución; el coronel Figueroa subleva el 9 de infantería, sito en la actual Santa Fe y avenida Justo; Del Valle, Lucio López e Hipólito se lo cruzan en Palermo, donde iban a sublevar la Escuela de cadetes: Figueroa incorpora a los mayores; Y luego al cuartel de artillería. Avanzan con sigilo, en silencio, con faroles verdes y rojos identificatorios. Al llegar a Santa Fe y Azcuénaga, se encuentran con el Gral. Campos, que ha sublevado el 10, y va camino al Parque. En las primeras horas del amanecer, están en el Parque.

.

En el gobierno.  

.

  Mientras, Levalle aglutina efectivos en Retiro, donde están de temprano Roca y Pellegrini. Llega Juárez, al que han separado de Capdevila sujestivamente. Y le recomiendan al Presidente irse de la ciudad. Juárez no está convencido, pero sus ministros lo recomiendan. Se irá de la ciudad, como el Sobremonte de 1807. Era el final de su ciclo político.

  Capdevila, que ordena a los policías en plaza Libertad, frente al Parque, recibe expresas órdenes de no abrir fuego. Recorría los cantones que se disponían para la lucha cuando un balazo misterioso, dice pepe Rosa, lo sacó de combate.

.

  A las 11 se va Juárez, a las 12 se empiezan a tirotear gubernamentales y revolucionarios.

Continuará…

1 comentario

    Trackbacks

    1. II. El Parque. 26 de Julio de 1890. “Sábado 26”. Carlos Pistelli | Carlos Pistelli

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: