Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

VI. ROCA y LOS INDIOS. La expedición al desierto.

    “Ni la Nación, ni el Congreso, pueden consentir por más tiempo que los bárbaros de la pampa, con violación de los tratados más solemnes, sigan asolando y destruyendo nuestras poblaciones fronterizas. Es evidente que un remedio actual e inmediato es necesario para que desaparezca ese violento, ese espantoso estado de cosas”.

Ley Nacional número 215, 25 de agosto de 1867. 

Campaña al Desierto. Pepe Rosa

          Campaña al Desierto. Pepe Rosa

.

https://carlospistelli.wordpress.com/2016/08/10/v-roca-y-los-indios-la-campana-al-desierto/

.

La campaña. 

.

  El general Roca dispone los últimos aprestos. El 2 de diciembre de 1878 establece la primera formación que cambia al iniciarse la marcha: Cinco divisiones. Parte en abril del ’79.

  • La primera división, mandada por él mismo con Villegas como segundo. Desde Carhué, en la zona de las Salinas Grandes, llegará al río Colorado, al río Negro, isla de Choele Choel, y la confluencia del Limay con el Neuquén.
  • La segunda división, del coronel Levalle, desde Carhué hasta la zona de la actual General Acha.
  • La tercera división, del coronel Racedo, desde Mercedes (San Luis) y Fuerte Sarmiento (sur de Córdoba), incursionará en la zona de los ranqueles, hasta Leubucó, su vieja capital.
  • La cuarta división, del coronel Napoleón Uriburu, desde Mendoza, pasando por Malargüe hasta el río Neuquén.
  • La quinta división, desde Trenque Lauquen y Guamaní, debería explorar la actual provincia de La Pampa.
  • Y una expedición del comandante de marina, Martín Guerrico, remontaría el río Negro hasta encontrarse con Roca.

.

  Casi no hay combates, apenas un tiroteo entre propios. Rosa dice que Levalle encuentra “dos cajas de madera sepultadas en un médano”, en Trarú-Lauquen, “es el archivo de Namuncurá escondido por éste al escapar el año anterior”.

 Los combates sí se producen con la división de Uriburu, que justamente enfrentaba a la población más importante en Neuquén. Tomando en cuenta el 1878 y el avance del ’79, los ejércitos nacionales causan 1313 muertes a los indios, según los partes consultados.

.

    Namuncurá con lo que queda de su gente diezmada, busca refugio entre las tolderías de Sayhueque, al sur de Neuquén. Hay movimientos políticos en Buenos Aires, y Roca se vuelve porque el presidente Avellaneda no tiene el tino de sostenerse frente al gobernador Tejedor.

.

Buenos Aires, invierno de 1879.

.

  La política del Presidente de la República oscilaba entre el espíritu conciliador porteño y la intransigencia de “la gente del interior”.

  En el otoño de 1877, Avellaneda, Mitre y Alsina cobijan la Conciliación, dándose de abrazos históricos. Fuera quedan los intransigentes autonomistas del interior (santafesino Iriondo, cordobés Del Viso, hechura del ‘zorro’), Sarmiento y los republicanos de Alem, Del Valle, Rocha. Se reformula el gabinete en donde entran figuras mitristas. Tejedor gana las elecciones de gobernador, y todo marcha sobre ruedas. Súbitamente, Alsina muere y la Conciliación se va a pique porque falta su sostén moral. Desde entonces “conciliados”, ‘puros’ y ‘líricos’ mitristas y autonomistas se tironean del muerto.

  Roca, que observa todo desde su convalecencia, informa a su concuñado, Miguel Juárez Celman, ministro del gobernador Antonio Del Viso, su plan: La fórmula Tejedor-Del Viso, con él manteniendo la cartera de guerra en 1880. Es preferible, a sentar partido con el mitrismo, “esa secta que se cree dueña del país”.

.

   Avellaneda ha hecho a su coprovinciano ministro, para darse un aire de autonomía, pero su gobierno es un tire y afloje. Encima, el conciliado gobernador de Buenos Aires, don Carlos Tejedor, la ha emprendido contra él, creyéndose el cargo que ocupa.

  La situación es complicada. Tejedor entiende, como Rosas, que la conquista del desierto se hace para extender la frontera bonaerense. Choca con Roca (Avellaneda), quien manda dictar la ley de territorios nacionales. Polemizan. Roca rompe estruendosamente con el gobernador, al que acusa de ser una negación de las virtudes de cualquier político.

.

  Para 1878 Tejedor abre las sesiones de la legislatura llamando a Avellaneda, “gobernante huésped”: Es la guerra electoral, que tendrá su correlato en las armas.

  Apurado, Avellaneda procura zanjar disputas. Convoca a formar gabinete al equidistante Aristóbulo Del Valle. Éste se desatiende, y aconseja el nombre de Sarmiento. El Presidente se resigna llamando a su antecesor. El día que jura se lo encuentra en el despacho, pies encima del escritorio presidencial, celebrando una presidencia anticipada. Sarmiento era el menos dado a conciliar posiciones: No pasa de un mes que eyecta del cargo, que Roca lamenta, pues él también debe irse: “Lástima que su inmenso talento lleve aparejado una vanidad sin límites, un candor de niño y unas tremendas pasiones”. Otra vez queda Roca (Avellaneda) frente a Tejedor.

.

  Con la “Liga de Gobernadores”, Roca proclama su propia candidatura. Con su enorme provincia, más Corrientes, Tejedor la suya. “Mano a mano, hemos quedado”.

.

Guerra Civil. 

.

  Pese a todos los intentos de evitar la guerra, la misma queda al borde de producirse en febrero de 1880. Roca, sucedido por Pellegrini en el ministerio, sabe que no queda otra que ir al enfrentamiento contra Tejedor.

  Y la misma se produce en junio, cuando el Gobernador se negaba a reconocer su derrota electoral. Fue una tremenda guerra civil en donde el ejército que estaba haciendo la “conquista del desierto”, se vuelve a liquidar las milicias bonaerenses que toman el aguerrido nombre de Guardia Nacional. Algún día contaremos esta guerra en detalle, porque nos estamos yendo del quid de la cuestión.

.

  Roca prevalece, liquida a la enorme estructura provincial, descapitalizándola, y asume la Presidencia de la República el 12 de octubre de 1880.

.

Tensión con Chile. 

.

  Mientras la guerra civil se va desenvolviendo, la campaña continúa. Un episodio anecdótico apura los trámites.

  En plena marcha, una columna de Uriburu se dispone a combatir indios cuando a retaguardia, en pleno territorio nacional, aparece una avanzada chilena. Hay tiroteos cruzados y versiones poco aclaratorias. Chile, que estaba en plena guerra con Perú y Bolivia, había desatendido la frontera sur, pero no por ello renegaba de la idea de extenderse hasta la Tierra del Fuego. Además que eran los chilenos los que fogoneaban el contrabando de caballos hechos por el malón. Roca, que era de la idea de aprovechar esa circunstancia para hacerse con territorios en litigio, comprende que el gobierno trasandino estaba jugando a traición. El momento es de alta tensión, y en Buenos Aires hubo actos condenatorios y públicos de declarársela a Chile en auxilio de las amigas Bolivia y Perú. (Roque S. Peña concurre a la guerra, convirtiéndose en héroe peruano).

.

  Roca presidente imparte órdenes a sus jefes militares. Don Bernardo de Irigoyen comandará las reclamaciones diplomáticas mientras se liquidan los asuntos del sur.

.

Finaliza la campaña.

.

  Quedaban Namuncurá y Sayhuque resistiendo.

  En 1879 la ‘frontera’ quedó en el río Negro. Ahora hay que seguir hasta donde termine el continente, y hasta la isla fueguina. Hay operaciones en 1880, que se renuevan al año siguiente. Villegas limpia la región de Neuquén. En 1882 se sigue al sur, formándose nuevos territorios nacionales. Hay combates finales, que tienen episodios de causus bellis. Las tropas argentinas enfrentan a indios reforzados de chilenos en pleno territorio de la actual Chubut. Roca da largas a los que le piden ir a la puta guerra con Chile de una vez.

.

 A Namuncurá no le quedan más que un centenar de indios de combate. Recibe proposiciones chilenas para refugiarse, y de esa forma reclamar al gobierno argentino tierras a su nombre: Lo que hubiera significado la diferida guerra. Pero el viejo Gran Gulmen no es de la idea de dejarse usar. Y se entrega, tratando personalmente a Roca.

 En el sitio Revisionistas, cuentan sus últimos días:

 “Cuando se supo en Buenos Aires que en un tren del Ferrocarril Sud (luego Roca) llegaba el gran cacique, la noticia cundió rápidamente por la ciudad, y la gente se agolpó en el andén. Entre los presentes había un grupo de hombres que por el rostro bronceado, la cabellera negra y los ojos vidriosos se distinguían del resto.  Eran cincuenta indios cautivos de guerra, ya libres, que, encabezados por Antonio Rey, deseaban ver a su jefe, a quien ovacionaron insistentemente demostrándole una vez más su lealtad.
 Pero si grandes eran los homenajes al padre, no lo fueron menos los hechos al hijo, quien manifestó que venía “a estudiar para bien de su raza”.  Electrizante resultó ese momento para sus congéneres.  Como movidos por un resorte, alzaron los brazos al cielo aplaudiendo jubilosos y preguntándose: “¿Qué llegará a ser este chico?”  Para colocar a Ceferino en un colegio, Garrón de Piedra (Manuel Namuncurá) se dirigió al ministro de Guerra, general Luis María Campos, con estas palabras: “Vengo a decirle, señor ministro, que quiero educar a mi hijo y a un nieto.  Toda mi intención es que sean civilizados, buenos argentinos, para enseñar lo que aprendan a su tribu”.
 El ministro le contestó: “Bueno, con mucho gusto le asignamos beca para que ingrese en el taller de marina”.  Este funcionaba entonces en Tigre.
 El cacique mostraba su satisfacción por las aptitudes del hijo, y, aprovechando que se encontraba en la gran capital, visitaba a sus viejas amistades del Buenos Aires que otrora lo había visto pasear asombrado por sus calles.
 Varias veces fue a ver a Ceferino en el taller. Un día notó en su mirada un algo de tristeza.  Lo interrogó, y como éste rompiera a llorar sin explicarle la causa, recurrió nuevamente al Dr. Sáenz Peña, en su casa particular, de la calle Moreno.
 Apenas fue anunciada la visita de Namuncurá, don Luis lo hizo entrar. Después de los saludos, el cacique manifestó que había traído a Buenos Aires a su hijo para educarlo.  Al requerir Sáenz Peña la presencia del chico, le informa que estaba en el Tigre, en la escuela que le había asignado el señor ministro. “¿Y cómo se halla? ¿Le gusta la escuela?”. Namuncurá dice: “No, señor; no está conforme; no sé cómo hacer con la criatura, si sacarla o dejarla, porque no quiere oficio de carpintero. Para eso lo hubiera ocupado con cualquier extranjero, si era para el oficio, y no lo hubiera confiado al gobierno”.
 Sáenz Peña quedó pensativo y meneando la cabeza. “¿Y qué desea usted de mí, don Manuel? Yo estoy para servirle en cuanto pueda, como amigo, como se lo prometí cuando era presidente. Si cree que puedo serle útil, dígalo con toda libertad y confianza”.
 Don Manuel contesta: “Bueno, doctor; yo voy a sacar a mi hijo y se lo voy a traer y se lo voy a recomendar mucho; porque para eso lo he traído a mi hijo, para que después sea útil a su raza”.
 Doctor Sáenz Peña: “Muy bien, don Manuel. Lo voy a recomendar a los padres salesianos, Estos hombres siempre se han preocupado del bien de los indígenas”.
 “Traigo dos, repuso el cacique, un hijo y un nieto”. Sáenz Peña replica: “Me voy a encargar tan sólo de uno, del hijo, por ser hijo de los primeros jefes de la pampa. Yo he tenido oportunidad de tener a mi servicio indígenas que me han querido dar los jefes expedicionarios; pero nunca he querido aceptar. Para mí sería rebajarme, tener entre mi servidumbre un hijo de los nativos de estas tierras. De tomarlo a su nieto debería sentarlo a comer donde comen mis hijos”.  Y diciendo así llevó su mano al corazón; tenía lágrimas en los ojos.  “Alguien podrá recomendarlo a otros como hago por tu hijo”. La señora de Sáenz Peña le indicó al cacique que la señora de Pellegrini podría hacer mucho por el otro chico. Eran como las tres o cuatro de la tarde, día como de invierno.
 El Dr. Sáenz Peña probablemente juzgó más digno y conveniente que el niño se dedicara sólo al estudio, pues demostraba interés por aprender y una inteligencia vivaz y clara. Para ello lo internó en el colegio “Pío IX”, dándole una tarjeta de presentación para el P. José Vespignani, fechada el 14 de setiembre de 1897, con gran satisfacción para el cacique, pues conocía a los salesianos a través de sus amigos monseñor Cagliero, Milanesio y otros. El 20 de dicho mes Ceferino ingresaba en el colegio.  En varias ocasiones el mismo ex presidente fue a informarse sobre el aprovechamiento de Ceferino y sobre el estado de la familia y de la tribu.

http://www.revisionistas.com.ar/?p=6829

 Ceferino Namuncurá fue proclamado Beato por el Padre Benedicto en 2007.

.

  Y a Namuncurá, siguió la rendición de Sayhueque.

  Se había juramentado morir a rendirse, pero sus últimas extenuadas gentes ya no pueden más ante la tenacidad del General Lorenzo Vintter. Hay arrojos dignos de contarse, estertores finales de un tiempo que se diluye como el hielo de los montes al clarear el verano. Le tenían separado de su familia, capturada, y finalmente se entregó, pidiendo tierras donde vivir con su pueblo. Roca lo recibió en persona, y le hizo algunas promesas vagas que cumplió. Falleció en 1903, siendo el Zorro nuevamente Presidente: ‘Señor presidente de la República. Habiendo asistido a la muerte del famoso cacique Valentín Sayhueque tengo el sentimiento de comunicarle su fallecimiento como cristiano, pues se le dio sepultura y se le mandó colocar una cruz de hierro. Con él desaparece el último vestigio de aquel imperio salvaje que el valeroso ejército a órdenes de vuestra excelencia, conquistó para la civilización. Tengo el agrado de saludar atentamente a vuestra excelencia. Padre Lino Carbajal“.

.

  Con la entrega de Sayhueque, se termina la epopeya de los indios del sur. En las próximas ediciones, la conclusión a la llamada “Conquista del Desierto”.

Continuará…

.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

https://julioarocahoy.wordpress.com/2014/11/28/opinion-la-conquista-del-desierto-por-roberto-azaretto-los-andes-28112014/

https://julioarocahoy.wordpress.com/2015/04/08/opinion-en-defensa-del-general-roca-por-roberto-a-ferrero-08042015/

http://as.mst.org.ar/2014/11/12/roca-balance-objetivo/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: