Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

¡Dios salve a Manuel Belgrano!

No fue militar, y a Dios gracias que así haya sido, porque fue el más grande General que dio la tierra de los argentinos.

En la primavera de 1812, se jugó la más cara de sus cartas de patriota.

Órdenes precisas le indicaban retirarse hasta Córdoba.

Un triunfo menor en Las Piedras reanimó a la muchachada.

Los tucumanos, le dieron una lección de honor exigiéndole a presentar batalla. 

Andaba de aquí para allá uniformado de ropas finas, y conversar grosero. Azul y blanca era la escarapela con la que le alcanzaba para andar vestido.

‘Chico majadero’, le decían sus hombres.

Salvador de la Patria, le decimos los argentinos, y los americanos todos.

.

.

Cuando el 27 de Febrero, Simón que no es sonso, como lo es su padre, preguntó a su modo, a sus ni siquiera dos añitos, Qué era ese trapo que adornaba los balcones hogareños.

“Es la Bandera de la Libertad”, la bandera de Manuel Belgrano, díjole el padre.

Desde entonces, señala con un grito de algarabía, cuando la ve, y quiere robarle el prendedor al padre que hace las veces de escarapela.

Desde niño, tan pequeñito el niño, ha aprendido a sentir admiración, y cariño, por los colores patrios.

Y todavía, porque no sabe bien quién es Manuel Belgrano.

Pero lo intuye, con perspicacia. 

Porque un niño, siente respeto por su padre, y por su madre, siente amor, y grita Papá, o Mamá, de alegría, cuando los ve entrar por la puerta, fatigados del trabajo, pero regocijados de verle ponerse tan contento de cuando llegan.

Porque me regocijo de la misma manera que Simón con sus padres, cuando leo, sepo, observo, su retrato, entiendo que Manuel Belgrano sigue entre nosotros,

Cuando digo Patria, digo Manuel Belgrano,

Cuando digo grandeza, digo Manuel Belgrano.

Cuando digo Libertad, digo Manuel Belgrano,

Cuando los primeros rayos de Febo, alumbraron los dorados cabellos cansados de Manuel Belgrano aquel 25 de Septiembre de 1812, la Patria respiró aliviada.

Porque se había ganado, en Tucumán.

Porque se había salvado la Patria, y la libertad americana.

Una sonrisa florece en los labios de hombres y mujeres, al sentirle arengarlos desde el más allá, como un fantasma que recorre las tierras argentinas, arengándonos a no rendirnos, a no perder la fe, a inundar de patria, la vida argentina.

Ay, Patria mía, Me hierve la sangre de saber que hay tanto americano jugándonos en contra, Yo aspiro a ser un digno hijo de la Patria, Ya tenemos bandera que nos diferencia del resto de las naciones del globo.

Dicen que un día murió,

¿Cómo se va a morir Belgrano?,

Si todavía vive, mientras sigamos creyendo, que vale la pena, ser argentino.

Manuel Belgrano

 

 

 

1 comentario

    Trackbacks

    1. Tucumán, 24 de septiembre de 1812, la batalla que cambió la historia emancipadora. | Carlos Pistelli | Carlos Pistelli

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: