Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

III. Gran Bretaña y la Independencia Argentina: Negocios Bancarios.

 El rey Jorge IV era frívolo y mujeriego, tanto que coleccionaba el cabello de sus amantes (algunos hablan de pelos ubicados no precisamente de la cabeza), cifras alarmantes que llegan a los 1700 recuerdos. Eso no quita su sentido del deber con respecto a su rol, tanto como regente de su padre, el loco (1811-1820), y ya como monarca (hasta su muerte en 1830).

 No comulgaba especialmente con dos de esos políticos inmorales tan necesarios para la Gran Bretaña. Lo que pasa que comprendía la necesidad de tenerlos. Una tarde caminaba con uno de ellos, Lord Castlereagh, jefe del Forreg Office, sobre el próximo Congreso de Verona. En ese Congreso se decidía la suerte de Europa, y el mundo conocido. Como de pronto, Stewart mudó a un estado catatónico, incomprensible para el Rey: Días después, conocía el suicidio de su ministro.

  Una de sus amantes le preguntó qué habían hablado, y si eso pudo provocar el suicidio con el navajazo en la garganta:

 – Paseábamos mientras hablábamos del Congreso de Verona. Como de pronto se sintió mirado por un criado: “Me acusan como al obispo Clogher” (NdR: acusado por ser homosexual). Creo que Castlereagh era extorsionado por ese tema, pero ya mostraba signos de insania como mi padre.

https://carlospistelli.wordpress.com/2017/03/14/ii-gran-bretana-y-la-independencia-argentina/

.
https://carlospistelli.wordpress.com/2013/10/05/apuntes-para-analizar-la-deuda-externa/?frame-nonce=90a4262b35

.

 El Jefe de Gobierno, Lord Liverpool, reemplazó al suicidado con el Héroe Lord Wellington, pero al poco tiempo revió la medida, y subió al cargo, a don George Canning. 

 El maestro estaba de regreso.

.

Canning is back, baby.

.

  Si hacemos bien las cosas, América será nuestra, repetía desde su ascenso el 13 de septiembre de 1822. El Rey no quería saber nada con el asunto. Liverpool, de acuerdo con su Canciller, presentó formal renuncia, lo que dejaba en orsai a Su Majestad. A regañadientes, aceptó la ‘ocurrencia’. 

  A la presión que hacían en la Corte los comerciantes e industriales ingleses a la espera que el Rey finalmente se abriera a reconocerlos, Canning en julio de 1823 crea tres consulados: uno en Buenos Aires. Era el camino. Un duro debate de gabinete en donde Liverpool y Canning, especialmente, ganan la partida ponen a  Jorge IV a reconocer, el 7 de febrero de 1824, a los Estados constituidos de hecho

.

  Hay que apurar las cosas porque en Diciembre, Monroe lanza su famosa doctrina. A los pocos días, embarca al Plata, don Woodbine Parish, cónsul general, y pariente de unos muchachitos llamados Parish Robertson.

.

Americanos en Londres,

.

  Canning relee algunas cartas que tiene a mano, de dos informantes del Forreg Office. Se publicarán más luego como Cartas del Paraguay, y Cartas de Sudamérica. Los agentes son Juan y Guillermo Parish Robertson (JPR y GPR, desde ahora).

 Debió llamar a su lado a JPR, en Inglaterra en esos momentos, para una reunión. Quería data posta de Sudamérica. JPR suelta, así ingenuamente, el Protector del Perú está aquí, señor.

– Very Interesting, pudo decir Canning sin despeinarse.

.

  Demasiados americanos caminaron Londres en 1824. Dos emisarios del gobierno peruano enviados por el propio “Protector” a concertar un empréstito, Juan García del Río y el general Pairossen; San Martín, quien otro; un personaje llamado Félix Castro; Carlos Alvear, y su secretario el coronel Tomás Iriarte; y, finalmente, don Bernardino Rivadavia. 

  Desde mediados de 1822, sorpresivamente, todos los gobiernos de hecho del continente americano buscan hacer prodigios con sus finanzas. Y todos recaen en la mesma solución: Pedir crédito a nuestra querida Gran Bretaña. Del Perú llegaron García del Río y Paroissien, allegados a San Martín.

  García del Río, hijo de militar español, era secretario del Embajador de Fernando VII en Londres, por el 1814. Vuelve a América, de donde era nativo, con la expedición de Murillo. Desde entonces anda en cuanto gobierno americano exista, pues es funcionario en Chile, Perú, Colombia, y hasta México. Un todoterreno, digamoslón. James (Diego) Paroissien, espía inglés, llegó a América con la segunda invasión inglesa. Anduvo entreverado en la conjura de don Saturnino R. Peña, y Castelli le salva la vida en un juicio en donde le iba la pena de la vida. Combatió en las luchas revolucionarias, y conoce a San Martín, con el que congenia desde un primer momento. Nuevamente dos espías ingleses muy cercanos a San Martín. 

  JPR, otro agente inglés, tiene esa extraña capacidad, jeh, de caerle bien a todos. A todos, y encima los más variopinto de la política vernácula: San Martín, Artigas, Alvear, Rivadavia, etc. Excepto uno: Gaspar Rodríguez de Francia, con quien no congenia, y lo raja del Paraguay por negocios turbios. JPR describe su primer encuentro con don Gaspar así:

 Voló una perdiz, hice fuego y la presa cayó. Una voz, desde atrás, exclamó: `Buen tiro’. Me di vuelta y vi un caballero de unos cincuenta años de edad, con traje negro y capa granate sobre las espaldas; tenía el mate en una mano y el cigarro en la otra, y un bribonzuelo negro, con los brazos cruzados, marchaba a su lado. El rostro del desconocido era sombrío y sus ojos negros muy penetrantes; su cabello de azabache, recogido detrás de una frente espaciosa, caía sobre los hombros formando rizos que daban a la figura un aspecto digno y notable

  JPR además sabía escribir muy bien, y llenaba con excelente imaginación episodios que no le cierran al historiador. En 1825 entra en litigio con García del Río y con Pairoissien por el empréstito al Perú. Y suelta que San Martín se quedó con un vuelto por la friolera cifra de 470 mil libras. 

.

  Los empréstitos condicionaron la vida de los estados emergentes. El Brasil, pagó caro el mismo, pero Canning logró que Portugal le reconociera la Independencia, como parte de los negociados. 

 El Imperio negoció un préstamo por 2 millones de libras, el único que parece tuvo saldo favorable al Brasil;
 La Colombia bolivariana, otros dos millones;
 Chile, 1,200 millones;
 Perú, 1,200 millones, divididos en dos Casa Bancarias;
 El Río de la Plata, 1 millón;
 México, cifras similares a Colombia;

 .

  Los empréstitos no tenían otro plan que someter a los noveles gobiernos emancipados a la tutela londinense. Era imposible que pagaran, por eso ponen en garantía soberanía política y porciones territoriales ventajosas, los british estaban muy interesados en las distintas minas americanas. Los empréstitos son, a su vez, una caterva de negociantes y atorrantes que se cagan en los pueblos americanos, claramente, pero en los propios ahorristas británicos, a quiénes embaucaron increíblemente con la venia del Gobierno. 

 El amigo Rothschild, que había estafado a todos sus competidores con la noticia de Waterloo, arregló un empréstito con el Brasil, pero no aceptó participar de esa chantada. Y eso que no era ningún santo. El resto quedó para sus competidores, pequeñas comparadas, pero que reforzaron su importancia esos años. Una de ellas, la Baring Brothers, que venía de embaucar al propio Napoleón cuando la venta de Louisiana a EEUU, es la que nos interesa a los argentinos.

.

  Fundada en 1762, la presidía entonces don Alexander Baring. En 1812, financió a la Casa Blanca en guerra con… Gran Bretaña. Lo que se dice, démosle pa’ delante, que esto es por plata. Rothschild se las hizo en 1815, pero para 1820, cuentan con un lobbysta todo terreno que le da seguridades: Sí, quien otro sino él: JPR.

  JPR es el lobbysta de concertar dos empréstitos. Uno al Perú, de poco más de seiscientos mil libras; y otro con Buenos Aires. A mediados de 1822, la legislatura bonaerense vota por un préstamo que permita remodelar media ciudad. Son tan… digamos, desorbitantes, las concesiones admitidas, que don Baring no confía. JPR le da seguridades, obvio, y pronto cuenta con el representante porteño a concertar el crédito, don Félix Castro, enviado tras ser apalabrado por don GPR, hermano de JPR.

  El empréstito es por un millón de libras al tipo de 85. Es decir, nos endeudamos por cien pa’ recibir 85. Pero rápido para los mandados, JPR y Castro se adelantan comisiones por el durísimo trabajo de hacer la operación con don Alexander, al que le dejan 30mil libras, mientras ellos se reparten 120. Don Alexander, anoticiado que este negoción pinta buenísimo, se queda con 140 mil libras extras, en garantía a problemas futuros. De lo que quedó, apenas 60 mil llegaron en oro y algún ‘pagaré’ de deudas anteriores, y el resto en letras de cambio: O sea, nos chorearon. Anote:

Deuda: £1.000.000.
Pa’ nosotros: £850.000

JPR y asociados: £150.000.
Baring, por las dudas: $140.ooo.
Oro y pagarés: 60.000.
Letras de cambio, 500.000, que fueron llegando espaciadamente, o, como dice Pepe Rosa: Nuestro propio crédito nos llegaba, prestado, de regreso, porque el resto de la operación se hizo girada a los comerciantes británicos en Bs. As. 

 .

  Por eso se sorprende San Martín de esos negociados que no tenían nada que ver con lo buscado. Tiene una escena borrascosa con Alvear, que no llega a mayores. Pero no termina el año, que tiene un incidente mayor. 

.

 Se encuentra en una cena con el enviado argentino para los negocios particulares del páis. Nada menos que su viejo amigo Rivadavia. La escena termina a los capazos, con San Martín incitándolo a pelear afuera y luego retándolo a duelo. La cosa no pasó a mayores, pero demuestra que el Libertador no quería saber nada con esa gentuza. 

.

  América quedó prendida hasta las pel… pelucas de la Banca Británica. El Imperialismo financiero nos sometió hasta los tuétanos. Pero eso es porque hay una clase social dispuesta a dejarse someter. Eso es lo que nos pasó, y eso es lo que contaré, en…

Continuará…

https://cavb.blogspot.com.ar/2012/06/deuda-externa-y-corrupcion-en-los-anos.html

http://www.argentina-rree.com/2/2-048.htm

http://www.portalguarani.com/1802_juan_parish_robertson/14144_cartas_del_paraguay_juan_parish_robertson_y_guillermo_parish_robertson_.html

1 comentario

    Trackbacks

    1. IV. Gran Bretaña y la Dependencia Argentina: Don Bernardino; | Carlos Pistelli

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    Rocker Judicial

    Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: