Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Malvinas Argentinas.

 ARTÍCULO 1° – Fíjase como “Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, islas y sector antártico”, el 10 de junio, expresión de soberanía que se celebrará todos los años en todo el país.

Ley N° 20561/73
14 de noviembre de 1973, refrendado por Perón el 29 de mayo de 1974

Malvinas Argentinas

.

 El emérito Pedro Pablo Abarca de Bolea fue uno de los grandes españoles del Siglo XVIII, y de toda su historia. Siguió haciendo aún cuando las trapisondas de sus enemigos de Palacio lo fueron de al lado del rey Carlos III.

 No era Aranda (1718) los que se dejaban pasar pa’l cuarto fácilmente,  proviniendo de una familia prominente de Aragón.

ARANDA

 Cursó distintos estudios, pero lo suyo, aunque fuera cura, militar, político, era el poder y encumbrarse para que España volviera a ser lo que nunca debió dejar. Carlos III lo hace “primer ministro” tras los sucesos de Esquilace (1). Inicia una prolífica obra de gobierno en todos los rubros, hasta que el Rey lo tiene que rajar por un suceso que demuestra los quilates de los Borbones. Los franceses, también gobernados por borbones, que, inclusive, habían jurado en “los pactos de familia” andar juntos contra Inglaterra, mandan ocupar un archipiélago del sur atlántico que pareciera no revestir mayor interés en la Corona Madrileña. Aranda protestó enérgico, inclusive quiso forjar a su brazo armado, un tal Pedro de Cevallos, para ir “a por ellos”, pero intrigas palaciegas lo depusieron. El partido pro-francés, lograba ascendiente en Madrid, y, como castigo, Aranda fue destinado a París.

.

 Aranda volvería al poder en 1792, por breve tiempo, y finalmente fallecería en 1796. Estadista mayúsculo, deja una copiosa correspondencia, y dos advertencias, que fueron desoídas:

  Esta república federal nació pigmea, por decirlo así y ha necesitado del apoyo y fuerza de dos Estados tan poderosos como España y Francia para conseguir su independencia. Llegará un día en que crezca y se torne gigante, y aun coloso temible en aquellas regiones. Entonces olvidará los beneficios que ha recibido de las dos potencias, y sólo pensará en su engrandecimiento… El primer paso de esta potencia será apoderarse de las Floridas a fin de dominar el golfo de México. Después de molestarnos así y nuestras relaciones con la Nueva España, aspirará a la conquista de este vasto imperio, que no podremos defender contra una potencia formidable establecida en el mismo continente y vecina suya, dirá sobre las 13 colonias, al ser firmante del Tratado de París, que reconocía la Independencia ‘yanky’. Amenazada la América Española por tantos peligros, recomendaba: Que VM se desprenda de todas las posesiones del continente de América, quedándose únicamente con las islas de Cuba y Puerto Rico en la parte septentrional y algunas que más convengan en la meridional, con el fin de que ellas sirvan de escala o depósito para el comercio español. Para verificar este vasto pensamiento de un modo conveniente a la España se deben colocar tres infantes en América: el uno de Rey de México, el otro de Perú y el otro de lo restante de Tierra Firme, tomando VM el título de Emperador. Su propuesta, desoída, tampoco pudo llevarla a cabo al tener que hacer frente a la Revolución Francesa.

.

Francia en Malvinas,

.

 Las Islas conocidas como Malvinas habían sido avistadas con algún que otro desembarco, pero nunca ocupadas. Estaban enclavadas en un paso importantísimo de paso del Atlántico al Pacífico, y de éste al Índico, y a la desconocida Antártida, amén que controlaba el extremo sur del continente americano.

 Fueron los vivísimos franchutes los que a mediados del Siglo XVIII, se dijeron, “tienen que ser nuestras”.
NOTA AL PIE: Ud, como yo hasta que me puse a leer, debe desconocer la existencia de una localidad bretona llamada “Saint-Malo”. Bueno, debido a que muchas de las embarcaciones que costeaban nuestras islas desconocidas provenían de este pueblucho, hoy interesante ciudad, las islas tienen el nombre que tienen. Los españoles, alguna vez, en un primer momento, las llamaron “Sansón” o “De los Leones”.Saint-Malo_Panorama.png

Vista de Saint Maló.

 .

 Don Luis Antonio Bougainville (1729) era un franchute que venía de comportarse con valentía en la “Guerra de los Siete años”, primera guerra mundial, en Canadá contra colonos e ingleses; En 1763 fue encomendado por el Rey a ocupar las islas que navíos ya venían explorando ante la desidia española.

Observations_Générales_sur_les_Iles_Malouines,_de_Bougainville_(1)

Observaciones de Bougainville sobre “Malvinas”.

 Los franceses no quieren avivar giles (sus primos en Madrid), y, de paso, contrarrestar las voraces ambiciones inglesas, que los acaban de cagar a tiros en la guerra de los siete años. Don Luis Antonio irá a ocupar el archipiélago, pero como cosa de él. Si a ud le va bien, y nadie se da cuenta, nosotros lo apoyamos; Ahora, si a Ud lo descubren, nosotros nos hacemos los franceses, digo, los boludos. En septiembre del ’63 sale don Luis enérgico, marino, y conquistador. En diciembre debe parar en Montevideo, en donde lo atiende el gobernador José Joaquín de Viana; Viana algo sospecha, pero metido con su Jefe directo, el gobernador porteño, en devolverles a los portugueses Colonia, dejó por escrito, y mandó a Madrid, el paso del señorcito. Los franchutes la creyeron ganada.

 Pero desde 1756 han cambiado las cosas en el Río de la Plata. Han nombrado como gobernador a don Pedro de Cevallos (1715).

.

Cevallos, corazón.

.

 Cevallos fue el más grande hombre español en el Plata en el Siglo del 1700.

 Corajudo, hábil, con atisbos de genialidad no desmentida, visión continental, y patriotismo españolista. Ricardo Levene lo ve: Representa al virrey innovador por excelencia. Sobran para consagrarle la serie de medidas orgánicas de carácter económico adoptadas a iniciativa suya, en franca oposición con el medio y el pasado. Enrique Barba Buenos Aires se multiplicaba a su impulso, las provincias ven renacer un comercio que no sospechaban y todo el Río de la Plata marcha, sin saberlo aún, al camino de la revolución. Cevallos obraba en inteligencia con Aranda, aún cuando los reyes borbones jugaban partidos a desprecio de la rica y gloriosa historia hispánica.

virrey_cevallos

Municipalidad de San Nicolás.

 Viana le termina de notificar el paso de los franchutes, cuando Cevallos entrega Colonia, desmantelada, a los portugueses, el 27 de diciembre de 1763. Por casi tres años rumia en Buenos Aires, arreglando frontera con los pampas y ranqueles, esperando que en Lauropa saquen de una vez a los intrusos.

.

Bougainville en Malvinas.

.

Louis-Antoine_de_Bougainville El 31 de enero de 1764 Bougainville está en las islas. Las llamadas Malvinas componen un conjunto de más de doscientas islas, dos de ellas las más grandes. La isla “Gran Malvina”, al oeste, y la Isla Soledad, al este. Aquí vino a parar don Luis, en la isla Soledad, en donde fundó puerto San Luis, el 17 de marzo, en honor al monarca galo, y, agreguemos, así mismo, porque tenía su ego, el hombre. En los primeros días de abril regresó a Europa, pero dejando asentado, que tomaba posesión de las islas en nombre de su Soberano. Éste, tras recibir al naviero, da cuenta de la posesión, y ratifica el nombre de las islas como Malvinas.

 

 Madrid reclama a París, y se abren negociaciones.

 .

 ¿Quiénes fueron estos primeros pobladores malvinenses?. En total serían 150 colonos, algunos de la región de Acadia, de la actual Canadá, que venían siguiendo el derrotero de Bougainville. Venían a hacerse un lugar en el mundo, y si desconocían el entramado embustero por el cual habían llegado, desconocemos.

 España protestó enérgicamente, y Luis XV, un botarate de aquellos, dio largas al asunto, cuando sucede un imponderable: En enero de 1765, en una isla al noroeste de la Gran Malvina, vino a adentrarse don John Byron, naviero inglés, con la firme disposición de quedarse pa’ siempre. Las cosas se ponían más espesas todavía.

.

A los tiros, que son nuestras.

.

 Ahora, franceses y españoles se ponen de acuerdo, porque se les ha presentado la enemiga histórica en las costas, con ayuda portuguesa.

 En 1766, los ingleses, que afirman que las islas son de ellos, por haberlas descubierto, nadie sabe como ni donde, si fraguaron, o no, documentos, al respecto, muy probable, ocupan la Gran Malvina, fundando “puerto Egmont”(2). Es más, se dieron una vuelta por port Saint Louis, y les dijeron “rájensen en un año, o los acuchillamos”, palabras más, palabras menos. Apurado, el gobierno franco acordó con el español “devolver” la isla Soledad, con una generosa indemnización al bueno de Bougainville. El 2 de abril (¡Qué fecha!) de 1767, España tomaba posesión con la creación de la gobernación de las Islas Malvinas en la persona del capitán de navío, don Felipe Ruíz Puente. Port Saint Louis pasaba a ser Puerto Soledad.

.

 Es que en España, desde abril del ’66, ya mandaba Aranda. El Conde Jefe de Gobierno entrevista a un recién llegado del Plata, a quien logra hacer exonerar del juicio de residencia: Don Pedro de Cevallos. Aranda lo nombra comandante militar de Castilla. Los dos Pedro se entendieron para convencer al Rey de tomar medidas en el Atlántico sur.

MALVINAS, mapa de wiki.

.

  Francisco de Paula Bucarelli (1708) era gobernador de Buenos Aires en reemplazo de Cevallos. En 1767 recibe órdenes de Madrid de hacer cumplir con premura la expulsión de los jesuitas (que beneficiaba claramente a portugueses). Bucarelli procede, y, estando en Yapeyú el 22 de agosto de 1768, en donde da por terminada la faena, recibe la segunda Real Ordenanza terminante: Ningún inglés en el Sudamérica. El 3 de enero de 1769, una flota al mando del vasco don Juan Ignacio de Madariaga (en la cual viene el futuro virrey Vértiz), atraca en el Plata. El Gobernador se reúne con el capitán de navío y es claro, y contundente: Hágaslo cagar fuego a esos dientudos.

 Madariaga se organiza y arma el cometido. En Diciembre tiene certezas en donde está aposentado puerto Egmont. En mayo sale con cuatro navíos de guerra y 1,500 hombres. Una tormenta separa su nave capitana de las demás y el 4 de junio hecha ancla en la bahía de la Isla de Trinidad. Los ingleses lo intimidan a irse. Don Juan Ignacio los llama a contemporizar, y les envía regalos, (“me puse con ellos en buena armonía a costa de algunos regalillos“). El enviado le da certeza de la defensa inglesa. Una nueva tormenta de nieve y granizo posterga el encuentro. El 9 los intima. Los ingleses prefieren morir con honor. El 10 de junio Madariaga da la orden de ataque y los defensores ondean bandera de parlamento tras disparar cuatro tiros locos. Salvaguardar el honor sin morir, se llama eso.

.

Madariaga toma posesión del puerto, informa a Buenos Aires y se comunica con Ruíz. Bucarelli, satisfecho, celebra en Buenos Aires cuando le llega una notificación de Madrid: Pará la moto, no desalojes a nadie. Porqué no se van a la puta que los parió, digo yo, pudo decir el Gobernador.

 Devolvió puerto Egmont, o de las Cruzadas como lo llamaron los españoles, envió a Madariaga a informar a Madrid, y esperó en vano una explicación. Si Roma no paga traidores, los borbones no pagan patriotas.

.

 Es que los ánimos andan del rechuflete. Don William Pitt, el old man, que venía de perder el gobierno wrigh a manos de los tory, estaba encabezando una ola de protesta, llena de santa indignación patriótica que pone al gobierno contra las cuerdas. Una guerra, en esos momentos, no era buena idea, porque las arcas inglesas estaban  exhaustas desde la guerra de los siete años. En la otra trinchera, los españoles ven como los franceses silban bajito haciéndose los desatendidos, dejando a sus primos pataleando en el aire.

 Carlos III de España, que no era tan tonto como el resto de sus familiares antepasados y sucesores, primos, hermanos, hijos y bastardos, se dio cuenta que había que aflojar para proceder, cinturear y esperar que pase la corriente. Censuró a Aranda, que terminó en París, como vimos, y separó del mando a todo aquel que tuvo algo que ver en la batalla de Puerto Egmont. Desde Bucarelli hasta el pobre Ruíz Pérez, como a Madariaga. Dio a entender que se sobrepasaron, y pasado el tiempo, los reacomodó con ascensos en sus carreras políticas, navales, matrimoniales. Los ingleses recuperaron Egmont, que desalojaron en 1774; los franceses recuperaron influencia en Madrid, alejado Bonea; Carlos III sacó chapa, nuevamente, de Rey cortés y hábil para los recovecos de la diplomacia.

.

 Los ingleses abandonaron Egmont en 1774, no sin antes dejar una placa, que los españoles sacaron apenas se acomodaron, mandándola a Buenos Aires, destruyendo todo en 1780:

 Sepan todas las naciones, que las Islas Falkland, con su puerto, los almacenes, desembarcaderos, puertos naturales, habías y caletas a ellas pertenecientes, son de exclusivo derecho y propiedad de su más sagrada majestad Jorge III, rey de Gran Bretaña. En testimonio de lo cual, es colocada esta placa y los colores de Su Majestad británica dejados flameando como signo de posesión por S. W. Clayton oficial comandante de las Islas Falklands.

.

 Beresford la recuperó en 1806.

.

 Los ingleses, entendieron todo a su medida. Su premier, North, pactó en secreto con Carlos III, de una forma de salvar la ropa, callar a Pitt, y guardarse para mejores tiempos.

Nos vamos de las islas con un acuerdo que deja a todos contentos, Los tontos españoles, más que nunca ahora que se fue Aranda, nos devuelven el puerto, que iremos desalojando de a poco, hasta dejarlo desocupado, por ‘razones administrativas’. Nuestro buen amigo Pitt rezongará en el Parlamento, y dejemos que patalee un rato. total buena se la hicimos. Y, además, nos iremos de las islas, sin renunciar jamás, a que alguna vez volveremos. Eso lo saben los franchutes, los españoles, y también esos colonos andrajosos del sur. Más temprano que tarde, San Jorge volverá a comer carne de dragón en las Falkland.

.

 Así termina la historia, por hoy.

 

 


 

(1) Se conoce como “Esquilace”, ministro del Rey, a un motín popular en la semana santa de 1766, contra disposiciones borbónicas que afectaban la cultura tradicional española, como, por ejemplo, el cambio del uso chambergo y capa larga por el tricornio y capa corta afrancesada . Recordemos que Carlos III venía de ser rey de Nápoles, y toda su corte napolitana estaba gobernando en Madrid, a despecho de los viejos españoles. Aranda, entonces gobernador de Valencia, fue fundamental para tranquilizar los ánimos, El Rey lo hizo jefe del Consejo de Castilla. Le rodeó una élite que formó hasta traicionarlo.
(2) George Anson, primer Lord del Almirantazgo, Conde de “Egmont”, había circunnavegado pirateando colonias españolas. En  el viaje, en donde iba don John Byron, conoció las Malvinas. en episodios no exentos de las aventuras propias para el cine holigudense. Dijo de Malvinas, Egmont: Son sin duda, la clave de todo el Océano Pacífico. Esta isla debe manejar los puertos y el comercio de Chile, Perú, Panamá, Acapulco y, en una palabra, todo el territorio español en ese mar. Hará que todas nuestras expediciones a esas partes sean más lucrativas para nosotros y más fatales para España.
.

 

1 comentario

    Trackbacks

    1. Malvinas Argentinas. — Carlos Pistelli | O LADO ESCURO DA LUA

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    w

    Conectando a %s

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: