Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Rivadavia, esa ilustrísima mierda.

Se pagarán las tarifas adecuadas tras años de despilfarro,
(José Luis Aranguren, ministro del páis, tras cartón condonarle 15 mil millones a empresas eléctricas”)

Él me habla de limones, yo de Norcorea

(Donald Trump, a Mauricio McCree, acuerdos para que nos compren limones, nos vendan cerdos y nos fijen altas tazas para comprarnos Biodiesel)

 

 RIVADAVIA EXULTA DE ALEGRÍA EN PLAZA ONCE: SUS IDEAS, HAN PREVALECIDO.

Bernardino_Rivadavia_2

 

VIDA DE UN INFAME,

.

 Si Ud se atreviera a preguntarme cuál es el pior de todos en la historia nativa, prescindiendo de poner en la lista los nombres del Proceso del ’76), yo me atrevería a decirle, queda entre Rivadavia y Mitre. Dura respuesta. Casi que empardados, ganando don Bernardino por mano.

.

 Bernardino González Ribadabia, el ‘mulato’, el ‘negrito’, era hijo de primos hermanos. He ahí el resumen de toda su existencia.

 El 20 de mayo de 1780 vino a este mundo, algunos hablan de parido por el ano. No dudo de que eso finalmente fuera lo que sucedió. Cursa estudios en el Colegio Real San Carlos, que no termina. Su padre, comerciante, gallego, combatiente, como él, en las invasiones inglesas, tenía un prestigio bien ganado, que este imberbe vino a ensuciar. Abogado vinculado a Manuel Belgrano, con el cual entabla una amistad. Don Benito queda vinculado a Martín Álzaga; su hijo a Liniers, quien lo nombra Alferez, provocando una de las tesis de la asonada alzaguista. Luego el padre se retira de los menestres. Lamentablemente, el hijo no actuó en consonancia.

.

 En 1809 se casa con la hija de un virrey, adquiriendo un interesante papel en la sociedad como uno. Amigo de Martín Rodríguez, como lo era Mariano Moreno, ambos acompañan el voto del oficial de Patricios en el Cabildo del 22. Esa amistad con Rodríguez, duradera, le será muy ventajosa a Rivadavia en el futuro.

.

Primeras armas,

.

 La Junta que mandaba Joaquín Campana, en nombre de Saavedra, lo mete en cana en los albores de la caída saavedrista. Fue el espaldarazo para que Rivadavia ocupara un sitial como secretario del Triunvirato que reemplaza a las autoridades.

 A poco se convierte en el alma gubernamental, porque tenía tesonero el empuje en los actos de gestión. Es vigorosa su determinación para que Rondeau reprima el ‘motín de las trenzas’ de los viejos patricios que recordaban a su jefe desterrado (Saavedra). Eso lo convirtió en el verdadero poder tras los cargos.

.

 En enero de 1812, resurge una Sociedad Patriótica, inspirada en Castelli y en Moreno, conducida por el destacado patriota, y joven, Bernardo de Monteagudo. La Revolución, parafraseando a Saint Just, se congela en Buenos Aires. No así en los pueblos profundos del Virreinato en desilusión.

 Artigas, en la Banda Oriental, y la famosa “redota”. Belgrano que enarbola Bandera en Rosario: “Esconda ese trapo azul y blanco”, se ofende la pluma rivadaviana, que don Manuel manda cumplir muy a regañadientes, “les diré que la guardo para una gran victoria, y como esa no ha de producirse”, se la van a olvidar hasta la miércoles.

.

 Ahora son los portugueses los que andan de nuevo invadiendo la Banda Oriental y Rivadavia hace lo imposible para que se vayan. Inclusive, se habla de sobornos que van y vienen. Rademaker, el oficial que venía de Río a firmar un armisticio, suelta así como si nada: Este pueblo está determinado a establecer una república democrática y parece que perderán sus vidas y bienes antes que desistir de esta empresa. Pero si el pueblo está bien dispuesto, la bulla de los jóvenes de Monteagudo arengaba las noches porteñas, y una Orden Secretísima empieza a conspirar, Rivadavia logra domesticar el inquieto espíritu patriótico, a instancias de don lord Strangford, el embajador inglés en Río, que manejaba las informaciones y a los gobiernos como si fueran pichones de una jaula en su casa.

 Una bomba se hace correr por Buenos Aires: el Viejo Álzaga prepara una nueva asonada, con sus amigos de Montevideo, y con el apoyo de las tropas portuguesas. Rivadavia, rencoroso enconado, la única “virtud” de su carrera, no duda. Hace que Monteagudo diga de todo contra el ex alcalde, toma palabras de un negro esclavo que habría escuchado detalles de la “conspiración”, y se toma prisionero a Álzaga. El 6 de julio de 1812, aniversario de la “Defensa”, pagó en oro el apoyo inglés a sus políticas, fusilando y haciendo colgar a don Martín. Fue un escándalo, y la historiografía lo acredita. Encima muchos de los muertos dejaban fortunas que fueron a parar a los firmantes de los fusilamientos.

 Aunque eso le dio a Rivadavia la impresión de un triunfo patriótico, fue tan desagradable lo sucedido, que en el pico de su tiempo político, su estrella rutilante, se apagó, pasando a ocupar Pueyrredón su lugar como Jefe de Gobierno.

.

 Las conspiraciones no cejaban. Órdenes terminantes a Belgrano, entonces Jefe del Norte, de retirarse hasta Córdoba, son desobedecidas en Septiembre. Rivadavia, todavía escritor del poder, ordena retrotrarse sin demora. El mensaje llega, cuando el pueblo argentino había vencido el 24, a los realistas, y en Tucumán, Cuna de la Patria.

 Las noticias del triunfo llegaron en los primeros días de octubre. Era un triunfo extraordinario, y conseguido contra la total opinión del Gobierno. Pueyrredón intentó hamacarse, con su hábil cintura, pero los tantos estaban cantados.

.

 El 8 de octubre de 1812, San Martín sacó las tropas, y los ensueños de Rivadavia, fueron a parar al baúl de los recuerdos.

 Así terminaba, su primera y funesta experiencia.

.

El “gobierno Rivadaviano”

.

 “Rosas detesta a los unitarios –dice Gálvez- porque son solemnes y afectados, se expresan presuntuosamente y hablan de doctrinas políticas y filosóficas y de escritores extranjeros. Mientras él ve el mundo desde la tierra, desde la campaña argentina; ellos lo ven desde los libros, pensando en imitar a Europa. Rosas cree que esos hombres, desarraigados espiritualmente, hombres de salones o de bufetes, que sienten como extranjeros, son funestos”. “El federalismo –continúa dicho autor- representa entre nosotros el sentido de la realidad, la política vital, la adaptación del gobierno a nuestra idiosincrasia. El unitarismo representa, en cambio, lo ficticio, lo doctrinario”. 

 Por eso el ministro Julián de Agüero, pontífice del unitarismo, hubo de confesar que la única forma de hacer triunfar tales ideas sobre el pueblo criollo, era imponiendo la unidad a palos. 

 Rivadavia, aristócrata y enemigo de la plebe, gobierna para la clase dirigente, impone su reforma anticlerical, suprime conventos, se incauta de los bienes eclesiásticos, hiriendo de este modo el sentimiento religioso de la población. Insensible a nuestras realidades, pretende implantar en Buenos Aires, lo que ha visto en Europa. La logia, desde 1821 hasta 1830, fue la expresión de la burguesía pudiente e ilustrada porteña, liberal y anglófila, cuya cabeza pensante era Agüero. Desde 1810 todo se había hecho en nombre del pueblo, pero el pueblo nunca había contado para nada. 

 El historiador Vicente Fidel López, hijo de Vicente López y Planes dice que: “toda la obra de Rivadavia carece completamente de iniciativa original y propia, pues no pasa de ser una copia de las reformas realizadas en España por el ministro (masón) Floridablanca”. Lo llama luego: “Espíritu visionario e infatuado, que tronchó el lisonjero desarrollo con que el país marchaba, aplastando los gérmenes benéficos con el peso desgraciado de su influjo”. Fue, en toda su vida, un déspota ilustrado que pretendió borbonizar a la República. 

“Quiso echárselas de pontífice –dice Juan Bautista Alberdi- y se olvidó que era un laico. Quiso ser el gran organizador de la República y organizó el desquicio de su gobierno. Mejoró la superficie pero empeoró el fondo”. “El ansia de conservarse en el poder –ha dicho Bartolomé Mitre, su hijo espiritual, sucesor suyo a su muerte en la jefatura del liberalismo argentino- comprometió el honor nacional”.

DEL EXCELENTE BLOG: http://www.revisionistas.com.ar/?p=3925.

.

 El liberalismo económico de Rivadavia, que no el “político”, repite los groseros errores de la Convención 1789-1792, y copia, casi que textualmente, los artículos del gobierno liberal español contra Napoleón.

 Rivadavia se hace vocero de una red social, que siempre ve en Gran Bretaña y en el contrabando, sus costumbres, pero todavía no es su Jefe. Por eso libera de trabas las importaciones, que tan caras van a costar al interior y al litoral. Pero aún así la vigencia del Modelo Rivadaviano, se ve entorpecida por losavatares de la Guerra Emancipadora. Si don Bernardino, o patriota o cipayo, Ud sabrá ubicarlo; Jugó a sostener los derechos de Fernando VII, a la espera de los aconteceres europeos, sin querer ofender, ni mucho menos, a Lord Strangford. Ese centralismo administrativo asfixiante, no tenía mayores repercusiones que las manzanas que rodeaban la Plaza Mayor. Porque el pueblo, ese pueblo que terminará conformando la nacionalidad, iba por un lado, mientras Rivadavia iba por otro.

.

 No era Rivadavia, en esta, su primera infeliz experiencia, y con apenas 31 años, el más dotado para terminar de conformar ese cipayismo que definiría a la élite porteña. Eso no los hace más buenos a los provincianos. Las manzanas que rodean la Plaza Mayor, y que pagaban bastante muchas de las empresas libertadoras, espera sordamente, mientras se desangraban los pueblos, que todo termine de una vez, para empezar lo que siempre les importó, de anserio. 

 Y, para eso, debieron esperar, hasta 1821.

.

Continuará. 

rivadavia_500(2)

1 comentario

    Trackbacks

    1. Rivadavia en Lauropa (1815-1821) | Carlos Pistelli

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    Rocker Judicial

    Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

    Mis Mentiras Favoritas

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Una chica trotamundos

    CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

    Pájaro Rojo

    El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

    Ateneo del encuentro

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Proyecto Vertientes

    El Blog del Río Paraná

    HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    ESA VIEJA CULTURA FRITA

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    Jose Luis Muñoz Azpiri

    Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

    A %d blogueros les gusta esto: