Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

1889. Conferencia Panamericana de Washington.

“Los pueblos castellanos de América han de volverse a juntar pronto. El corazón se lo pide”.

“¡Porque ya suena el himno unánime; la generación actual lleva a cuestas, por el camino abonado por los padres sublimes, la América trabajadora; del Bravo a Magallanes, sentado el lomo del cóndor, regó el gran Zemí, por las naciones románticas del continente y por las islas dolorosas del mar, la semilla de la América nueva!”

(José Martí, 1889).

(El patriota cubano participó de las conferencias primero como corresponsal de La Nación y luego como “cónsul del Uruguay”. Su descripción de las mismas es brillante. Las mismas se iniciaron el 28 de septiembre de 1889, por eso, este recuerdo)

.

Prolegómenos.

.

 Desde la truncada reunión de LIMA,1865, los gobiernos de América venían buscando la forma, siempre obstaculizados por EEUU, de juntarse para algo más que ir de tragos y putas. Argentina, líder continental, siempre buscó llevar la iniciativa recostada en su buena amiga Inglaterra. 

 Esa iniciativa contrastaba con la posición norteamericana de impulsar una “Unión Aduanera” favorable a ellos. Distintos gobiernos americanos revestían papel de satélites yanquis (Chile, particularmente). Pero estaba claro, que lo hacían fruto de sus necesidades. Porque cuando la voz argentina clamaba en el desierto, todos felicitaban al orador, y, al menos en las votaciones de las conferencias, acompañaban la posición argenta. 

.

Blaine.

.

 Clásico líder del partido republicano, que no tenía la corriente actual de pensamiento, James Blaine (1830-1892) se había formado alredor de Abraham Lincoln. Orador eximio, valiente, derrotado candidato en 1884, Blaine era el impulsor del panamericanismo pro-yanqui. 

Blaine

 BLAINE, wikipedia.

 Adalid del expansionismo sobre América Central y el Caribe, Blaine coordinó las reuniones previas a la Conferencia. Secretario de Estado fugaz en 1881, regresó con todo en 1889. Ernesto Quesada, hijo del embajador argentino en EEUU, expresó con respecto a Blaine y su actualización de la “Doctrina Monroe”: La tan mentada doctrina Monroe no es un acto internacional, ni tiene más fuerza y más alcance que la de una sencilla declaración unilateral hecha por los Estados Unidos en su único y exclusivo interés. Estados Unidos vivía su época de esplendor industrial, y buscaba mercados. Lógicamente iba hacia el conflicto con la Gran Bretaña, siempre mitigado por la alianza histórica. Pero corrían tiempos de tomar el control del patio trasero.

.

Roque,

.

 Para oponerse al panamericanismo, Juárez Celman, presidente argentino, escogió a don Roque Sáenz Peña y a don Manuel Quintana como nuestros representantes. Ambos habían tenido papel estelar en la reunión sudamericana de Montevideo de 1888 (Congreso de ‘Derecho Internacional Privado’), que fijaba la posición sudamericana. 

.

 La inauguración de las conferencias se hizo sin los representantes argentinos. El 2 de octubre se vistieron con sus mejores ropas de gala, alquilaron el mejor coche de la ciudad, y se hicieron una ostentosa recorrida parroquial, clara manifestación de protesta a la elección de Blaine como presidente de la Conferencia, cuando no era delegado partícipe. 

 Acto seguido, Blaine invitó a los participantes a una turística recorrida por los Estados Unidos para que conocieran por dentro las maravillas del sueño (estadounidense) americano. Roque y Quintana se quedaron en Washington, desdeñando el convite. Martí quedó maravillado. “Argentina está llamada a ser “El Guardián de América Latina“. Vicente Quesada, se excusó de seguir participando de la lucha partida, entendiendo que iba a despropósito de su puesto diplomático, y se alejó temporalmente a Buenos Aires. El viejo tertuliano del Congreso de Paraná, daba apoyo a su hijo para que escribiera, dato que no le pasaba desapercibido a ‘the Magnetic Man’, como era el apodo de Blaine.

.

 Al reanudarse las sesiones, Roque cedió la palabra a Quintana, quien dijo entonces: “A la vista del derecho internacional americano, en estos continentes, no hay naciones grandes ni pequeñas. Todas son igualmente soberanas e independientes, todas igualmente dignas de consideración y respeto. En consecuencia, el arbitraje propuesto no es un pacto de abdicación, de vasallaje o de sumisión. Tanto antes como después de ser concluido, todas y cada uno de las naciones de América conservarán la dirección exclusiva de sus destinos políticos, absolutamente sin interferencia de las otras…” (1), como nos cuenta Pepe Muñoz Azpiri en su notable descripción, incluida al pie de este breve racconto. 

Roque Sáenz Peña

 Era indudable que la Conferencia iba al fracaso para Blaine y su anhelada Unión Aduanera. Sin embargo, el historiador Felipe Pigna llama en su blog a la famosa intervención de Roque como El “antiimperialismo coyuntural” de Roque Sáenz Peña: ¡América para Gran Bretaña!, que adjuntamos al pie, con el estrato del discurso argentino. Opinión que descartamos en absoluto, puesto que Roque se plantó fiero a los yanquis, y logró mantener a la Argentina en la vereda opuesta del Norte, y con la posibilidad de trabajar en conjunto para fortalecer una Confederación Suramericana. Martí aplaude sin reservas a Roque, quien hasta se despachó en su intervención, El debate está terminado, llámenme cuando la votación, que tengo otros quehaceres¡Sea América para la Humanidad!. 

.

 La histórica posición de Sáenz Peña, de brillante papel en Washington, fue la huella nacional los siguientes cincuenta años. Un poco más británica con gobiernos conservadores, más hispanoamericanista cuando Yrigoyen. Fue la norma de trayectoria de una política internacional, que envidian los pueblos de América, que extrañamos los argentinos del Siglo XXI.

¡Salud, Roque Sáenz Peña, patriota de la Causa Grande Americana!

 

 Jamás hubo en América, de la Independencia acá, asunto que requiera más sensatez, ni obligue a más vigilancia, ni pida examen más claro y minucioso, que el convite que los Estados Unidos potentes, repletos de productos invendibles, y determinados a extender sus dominios en América, hacen a las naciones americanas de menos poder, ligadas por el comercio libre y útil con los pueblos europeos, para ajustar una liga contra Europa, y cerrar tratos con el resto. De la tiranía de España supo salvarse la América española; y ahora, después de ver con ojos judiciales los antecedentes, causas y factores del convite, urge decir, porque es la verdad, que ha llegado para la América española la hora de declarar su segunda independencia.

José Martí. 

.

PUEDE INTERESARLE:

(1) http://unamiradaaustral.com.ar/la-conferencia-panamericana-de-1889/

http://www.argentina-rree.com/8/8-016.htm

http://www.elhistoriador.com.ar/documentos/republica_liberal/el_antiimperialismo_coyuntural_de_roque_saenz_pena_america_para_gran_bretana.php

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: