Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Crónica. Bs As, 14 de diciembre de 2017

Eran como las 11 de la noche del miércoles 13 de diciembre, y estaba por terminar el partido de la final sudamericana, cuando suena el teléfono. Observo quien puede ser a esa hora, conmigo beodo insultando a los brasileños, “Quinta de Olivos”. Me paré, la sobriedad me volvió como de golpe. Me puse una corbata mientras seguía sonando, para no perder las formas:

-Hola,

-Presidencia de la Nación. No cuelgue que le van a hablar.

            Sonaba una melodía de Gilda que no alcancé a distinguir:

-¡Carlos querido!, ¡Tanto tiempo!,

-Sr. Presidente, qué sorpresa!

-Aunque sé que sos un pinedista, entre nosotros siempre ha reinado un marco de respeto, cordialidad y afecto.

-¿Qué se le ofrece, sr. Presidente?.

-Carlos, venite mañana temprano, Quiero que seas el cronista de la historia, del cambio de la historia, de la generación del cambio… ¡Ya me acuesto, turca!. Cómo son las mujeres, ni mi condición de Presidente respetan. Venite temprano mañana así desayunamos y te cuento que quiero que hagas.

 dana y yo

            No terminé de colgar que Dana me planchaba las ropas, me daba una ducha fría y rápida, y me tomaba el primer taxi para llegar al primer colectivo a Buenos Aires.

            A las 7 de la mañana tocaba timbre en Olivos, entre el bostezo del guardia que con un montoncito con sus dedos me dijo:

-¿Se le ofrece algo?

-Tengo cita con el Presidente.

-¿A las 7 de la mañana?. Ja ja ja. Acá las cosas arrancan pasadas el mediodía, discúlpeme.

-¿Podría cerciorarse?.

            Unos minutos de espera que se hicieron eternos, mientras pensaba qué carajo hago acá hasta las 12, hasta que finalmente las puertas se abrieron, haciéndome pasar.

-Lo esperan.

            Crucé los jardines que no caminaba desde los tiempos de Néstor, la yegua nunca me quiso, ingresé a la casa presidencial. En el Living, de pie, con su uniforme del colegio, extendiendo marcial su brazo derecho, y recto, manita firme, Antonita me saludaba con respeto y me solicitaba sentarme en alguno de los sillones.

-Papá ya se levanta. Un café?

-Muchas gracias, señorita.

            Bebíamos el café con Antonia que me contaba que es fan de Paw Patrow (como Simón), y charlábamos de las dificultades de Raider para conducir ese grupo de perros que hablaban. Me dio que me estaba contando otras cosas.

-Cuando me aburro de oírlos en castellano, le pido a Peña que me los pase a francés, y santo remedio.

            En eso llegó la elegancia de Juliana para darme la mano, y llevarse a Antonia al colegio.

-El Presidente ya baja.

            Que emoción esa espera que se hizo eterna. Eran como las 11.37 cuando el Presidente se me apareció:

-Carlos, siempre madrugando, Ud!

            Un desayuno frugal acompañó nuestro reencuentro.

-Quiero que salga inmediatamente al Congreso, Quiero que haga la crónica de este día histórico, de este día que va a arrojar por el suelo las prerrogativas de los privilegios, para poner definitivamente a este país en la senda del prgreso, los Estados Unidos y el FMI.

 

            No eran las 1, cuando mi remera amarilla patito con la foto del Presidente como Che Guevara, “Macri es Revolución”, recorría avenida Callao. Bombas y gritos se oían a lo lejos, y comprendí, que las hordas salvajes del conurbano se hacían presente para generar conflicto y malestar social. No me percaté hasta que me agarraron entre ocho y me la daban , que había llegado a Rivadavia. Mi gran amigo, Saturnino ExSide, con el cual no nos veíamos desde los tiempos de Fernando, me salvó:

-Carlos, ud siempre tan despistado. Me dio una camisa blanca y un saco azul, y me hizo entrar al recinto en donde, siendo personero del Coty, saqué leyes tan candentes e importantes para el Raulo. Los que me reconocían se arrodillaban a mí paso, agradeciéndome conchabos pasados. Don Federico vino especialmente a abrazarme.

-Carlos, su crónica de mi Presidencia, fue lo mejor que se ha escrito desde Borges.

            Las adulaciones, las expresiones de cariño, los abrazos con Massot, a quien no le recordé el tío preso, con Negri, a quien no le mencioné a Maders, y con mi gran y afectuoso amigo Monzó, me llenaron de caricias el alma. Hast me di un gustazo:

-Mire, Carlos, mire: Dándole vueltas al rivotril en el té, mire por la ventana como esos diputados de la reacción se arrojan sobre las armas y los gases pimientas de eso santos gendarmes de la Patria. Me observó, una sola vez, y luego dio vuelta la cara y no volvió a decir. Elisa nunca me perdonó en aquellas noches en que era Miss Chaco la haya dejado por una paraguaya.

 

            Me crucé con el Chivo: “Siempre estamos enfrentados, Carlos”, Con el marciano, Vicky Donda en muletas, Felipe, mi viejo y querido Felipe, Graciela que me dio un presente de UTHGRA, y mi querida Lucila DiPonti, la mujer más bella que concibo haciendo política. Todo era color de rosas, aunque sabía que el escándalo asomaba. Hasta Amadeo me quiso saludar:

-Eduardo, tu viejo se mandó dos cagadas en la vida,

-Y, bueno, nadie es perfecto,

-Salvarle la vida al Tirano Prófugo, y tenerte.

-Laput…

            La sesión daba comienzo, y saqué mi bic obsequiada por Néstor, y mi libretita de apuntes. Escuché ruidos de armas detonando en la calle, y quise asomarme por la ventana, cuando siento una mano colorada que me agarra de las solapas, me arrastra tras sí, me entra en el recinto, y me sienta en una banca:

-Quedate piola, o sos boleta.

            Sabe decir como un Massot, el querido colora’o.

            Me miré sentado, diputado de la Nación, absorbí ese momento, consustanciado con mi rol histórico,

-¡129,129! escuchaba a mi alrededor, pero el silencio de ese magno momento de vida, no me hizo darme por enterado, de los gritos, los insultos, la muleta de Vicky Donda dándome en la espalda, bajo improperios del Chivo, Felipe, Graciela, el Marciano y Lucila.

-No hay p… que les venga bien, al final.

            Mis palabras desataron el caos. Monzó arrojándole una trompada al Marciano para defenderme, Huí como rata por tirante, protegido por algunos viejos radicales de la Cámara, Sabía que en ese preciso momento en el que me levantaba y me iba, mi carrera de diputado, se terminaba para siempre.

 

            Bajé para agarrar Yrigoyen e irme al bajo, cuando un gendarme machote me paró malamente:

-Soy diputado, señor!

-Ma’ que va a ser diputado, vo, chanta!, y me dieron pa’ que tenga entre cuatro, luego ocho, finalmente setenta y cinco. Cuando finalmente, y me liberé de la patota, logrando saltar las vallas, no me percaté que se me había caído el saco y la camisa: Me agarraron entre 805, hasta que Grabois separó en nombre del Papa.

            Así, malherido, sangrando, sin crónica que contar, me dirigí a Balcarce 50 en donde me sabía vencido y acabado.

-Carlos, lo suyo ha sido escandaloso, nos dejó sin el triunfo más importante de la historia argentina desde Maradona.

-Perdóneme, sr. Presidente, vengo a ofrecer mi renuncia, como buen radical, y si me presta un helicóptero oficial, estoy enfermo, y no tengo adonde ir.

 

            Sobrevolaba Bs As sin saber del DNU, la marcha atrás, y la congoja presidencial. Sonaban los sones de la melodía del Padrino: Era el Coty!. El tono, en el mensaje de voz, lo decía todo:

-Eso les pasa, por dejarme afuera.

1 comentario

  1. Deplorable lo suyo Carlos, don Raúl, desde alla arriba o desde allá abajo se lo debe estar reprochando, no solo se quebro, tambien se arrastro como un gusano, pero la vida da revancha y su hijo reparara sus errores historicos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: