Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Don Adolfo Alsina.

 Nacido en 1829, creció bajo la rigidez de acción del masónico de su padre, un ferviente antisanmartiniano. Joven pendenciero, putanero (1), se recibió de abogado sólo por la chapa que significa el título pues su vida era la política. Planeó matar a Urquiza, lo combatió en Cepeda y en Pavón, se distanció del Presidente para imponerse como caudillo porteño, y se terminó valiendo de Urquiza, Sarmiento y los viejos rosistas para dirigir la política nacional hasta su muerte en diciembre de 1877, cuando era candidato puesto a la Presidencia.

   No eran diferencias sustanciales las que lo diferenciaban de Mitre. Pero Alsina no era sectario: Por eso suma a los dejado de lados, y sus intereses no le impidieron sumar a los orilleros de la ciudad, vieja clientela electoral de Dorrego. Alsina, con ellos, tejió los hilos electorales. El mitrismo pegó el grito en el cielo: Ambas tendencias se acusaban mutuamente de cometer fraudes. Los alsinistas, más sinceros, recordaban que desde la elección de 1852 (en la cual el entonces coronel, y hoy presidente, desenterró muertos para ganarle al urquicismo), “todos hacíamos lo mismo”.

Don Adolfo tenía pasta para ser un caudillo popular, sino a lo Rosas, a lo Dorrego. Prefirió ser un politiquero con talento para los enjuagues de la política colonialista, en ese emporio mercantil británico quera la ciudad de Buenos Aires.

  [1] Adolfito concurría a “privados” donde era tratado como un Don de aquellos. Sus amigos no entienden que haga pública sus visitas higiénicas, pero el caudillo de las tertulias lo anuncia con provocadora actitud de macho, “Voy de las señoras”. “Se amanecía en tertulias y tenidas. Frecuentador de prostíbulos, mantenía cordialísimas relaciones con las madamas y pupilas”, lo ve Miguel Ángel Scenna: “El mito olvidado”, revista Todo es Historia, N° 127. “Se lo veía sentarse en su silla, charlando con ‘las señoras’; indiferente al carácter equívoco del establecimiento, saldrá rodeado de guapos y de hombres de acción”, lo recuerda Jorge Abelardo Ramos. Octavio Amadeo nos trae un paisaje contundente: “Nunca la palabra varón estuvo mejor empleada que en este ejemplar tan masculino de su especie. Su alma siempre estaba, como su casona, con todas las puertas abiertas, llena de sol y de amigos. Se acostaba a la madrugada”. (todo en Historia de la Argentina, Tomo I, Norberto Galasso, ediciones Colahue, páginas490) Era un conservador adelantado de los de la Década infame.
En estos tiempos que corren no se lo hubieran aceptado.

https://carlospistelli.com/2016/01/17/historia-de-santa-fe-1851-1880-cambio-de-mandos-1867-1868

Adolfo_Alsina_02

Adolfo_Alsina_wikipedia

/https://carlospistelli.com/2012/12/29/x-la-guerra-del-paraguay-lecciones-historicas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas, (a) "El Pájaro", "Beto", "Juanjo", etc

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: