Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Yrigoyen y la ‘semana trágica’.

 Desde que gobernaba el páis, al asumir en 1916, Hipólito Yrigoyen sumaba toda clase de problemas a su gestión que fue resolviendo fiel a su estilo paternal y personalista.

 Un gabinete de ‘perfectos’ desconocidos para la opinión, algunos de ellos de brillante carrera partidaria y algunos extra partidarios que le dieron tinte al gabinete, como el caso de Honorio Pueyrredón en la Cancillería. El Embajador español quedó admirado de su asunción y el Embajador inglés al solicitar, como era fórmula, los nombres del nuevo gabinete, recibió una cortés y seca contestación: ‘Costumbre que deberá dar por terminada’.

 El apoteótico arribo del Peludo a la Casa de gobierno tuvo su primer golpe en enero de 1919.

 

Prolegómenos.  

 

 En los talleres metalúrgicos de la Familia Vassena, se inició una huelga a principios de Diciembre de 1918 reclamando mejoras salariales y de trabajo.

  Desde la creación de la FOA, Federación Obrera Argentina, dos grandes sectores se disputaban su conducción, a rasgos generales. Una radicalizada de tendencia anarquista, y una dialoguista de tendencia socialista, afín al partido de Justo y cía. No hubo conformidad y entonces se dio la primera ruptura. Los anarquistas organizarían la FORA, con estatuto comunista anarquista; los socialistas la UGT. La FORA es la que tenía mayor representación. Pronto en la UGT surgió una nueva tendencia, denominada sindicalismo revolucionario, que se abrió del PS para formar CORA, y comenzó a crecer entre los trabajadores. En 1914 se unificaron y en 1915 volvieron a romperse: Los anarquistas pasaron a llamarse CORA V Congreso, mientras el resto adoptó el CORA IX Congreso. Estos terminaron teniendo a un gran secretario llamado Sebastián Marotta, de buen diálogo con Yrigoyen, quien conseguiría triunfos importantes en las grandes huelgas de 1917 y 1918.

 La llegada de Yrigoyen al poder, coincidió con la Revolución Rusa. Las protestas se radicalizaron y se multiplicaron: Se creyó en el Presidente Popular que negaba al Ejército mandar a reprimir como se hacía hasta entonces; Y algunos avispados, no pocos, pensaron en reproducir un Lenin criollo. Solamente en 1917 hubo 130 mil huelgas totales o parciales que fueron aumentas en el ’18 y llegarían a la friolera cifra de 300 mil en 1919.

  Yrigoyen, paternal, resolvió en un 90% los laudos a favor de los trabajadores. Gozaba de gran prestigio entre los sindicatos de la FORA IX y también en la FORA V, pero puso en juego todo su prestigio popular en enero de 1919.

Semana-Tragica-3.jpg

 

Sucesos.  

 

  Las protestas contra Vassena se iniciaron a principios de Diciembre de 1918. Mejoras salariales, jornada laboral de 8hs, descanso inglés. Básico. Vasena se negó terminantemente. Y contrató rompehuelgas.

 El 7 de enero de 1919 han fracasado todas posibilidades de diálogo que intentó el Gobierno Nacional. Todo un mes de escalada de violencia provocada por la intransigencia de Vassena que choca con la solidaridad popular hacia los trabajadores, la mayoría enrolados en la sindical anarquista. Desde sus galpones a orillas del Riachuelo hasta la Planta hay unas 30 cuadras que cruzan al sindicato metalúrgico, base de la FORA V, casi a mitad de camino. No hay un solo día que no haya incidentes e Yrigoyen hace renunciar al Jefe de Policía por complacencias hacia Vassena. Su reemplazo no mostró tampoco cambios de actitud y finalmente Don Hipólito nombra a nada menos que a Elpidio González, junto a Horacio Oyhanarte, su más consecuente seguidor.

 Un tiroteo frente a la Central Metalúrgica deja sin vida a un policía de apellido Chávez. Se juramentó venganza.

 

 El 7 de enero por la tarde un mini ejército de rompe huelgas, policías, gente armada de una denominada Asociación del Trabajo de tintes oligarcas irrumpe camino a los Talleres en la central metalúrgica. No mediaron razones. Balearon y sablearon a cuanto cruzaron dejando cuatro muertos (un quinto moriría al día siguiente), decenas de heridos y un reguero de pólvora como si se hubiera dado una guerra.

 Yrigoyen actúa tarde, tan previsor que ha sido siempre, y convoca a Vasena para enderezarlo y terminar el asunto. El dueño de la planta accede a mejoras salariales de entre un 10 y un 15% y a aceptar una jornada laboral de 9 hs con domingo descanso.

na12fo01_0

 

 Pero el Pueblo anda en otra cosa mientras el Peludo cree representarlos.

 

Funeral Popular y asesinatos a mansalva.  

 

  Las noticias se propagan y la indignación crece hacia los Vassena y la complacencia del gobierno. Buenos Aires amanece bajo huelga general. Hasta Marotta adhiere con su sindicato pues las bases lo fuerzan, y le impiden un nuevo acuerdo con Yrigoyen.

  Encima Vassena se desdice de los acuerdos verbales de la noche del 7, endurece postura porque tiene certezas de que ‘algo grande vendrá’. El Presidente queda pataleando en el aire.

 

 Se organiza un gran funeral para el Jueves 9 que contará con toda Buenos Aires de a pie. Casi un millón seiscientas mil personas viven en la ciudad según el censo de 1914: Trescientas mil acompañan el cortejo fúnebre. Del sindicato toman avda Corrientes hasta la Chacarita. Hay incidentes, no menores en el camino. Y en los propios Talleres de calle Cochabamba donde Vassena ha montado un semi-ejército.

 Yrigoyen toma tres decisiones:
1-Envía a Elpidio a mediar a los talleres.
2-Se niega a declara el Estado de Sitio: “Me piden que reprima al Pueblo y no lo haré”.
3-Convoca al General Luis Dellepiane, apostado en Campo de Mayo.

 Elpidio no llega: “A él, dirá Fermín Chávez, un nieto e hijo de federales los manifestantes le dan vuelta el coche que lo lleva y se lo prenden fuego!“. Justino Toranzo, su escolta, les espeta a los manifestantes: ‘somos dos hombres solos’. Otras voces, que las crónicas de la época no traen, afines al Radicalismo, hablan de un policía muerto en el suceso.

 

  La multitud llega en masa al Cementerio. Inicia el acto. En una encerrona orquestada por policía y bomberos, que podían portar armas entonces, se realiza una matanza que recuerda a las del odiado Ramón Falcón. No se calcula quien murió sino quien vive.

 Los diarios sindicales y socialistas (La Vanguardia) hablan de setecientos muertos. En diputados se discute. La bancada conservadora acusa a Yrigoyen de complaciente, los socialistas hacen su juego, Oyhanarte y Araya, presidente de la UCR, llevan la voz cantante del partido. El diario oficialista ‘La Época’ endurece su línea editorial: Conviene establecer con toda precisión lo que ocurre para disipar malosentendidos emanados de falsas informaciones. Se trata de una tentativa absurda, provocada y dirigida por elementos anarquistas, ajenos a toda disciplina social y extraños también a verdaderas organizaciones de los trabajadores… Jamás el Presidente de los argentinos cederá a la sugestión amenazante de las turbas desorbitadas. Se culpaba a una minoría ácrata de los hechos, disculpando a la gran masa de los trabajadores. Viejo entuerto de políticos acorralados.

 Por la tarde, Yrigoyen convoca al diálogo a Vasena y a Marotta, y nombra a Dellepiane comisario militar de la Capital.

 

Dellepiane.  

  Dellepiane (1865) hijo de un general, y él mismo, de simpatías yrigoyenistas, asumió el rol que le tenía preparado el destino.

 Y reprimió con dureza, con la venia presidencial, permitiendo que grupos parapoliciales organizados hicieran un coto de caza de maximalistas y judíos sucediéndose episodios inenarranables. Un verdadero ‘pogrom’, matanza de judíos en idioma ruso, que ni la DAIA ni ninguna organización argentina recuerda en memoria. Esos grupos que devinieron en la formación de una denominada Liga Patriótica, actuaron en connivencia con Dellepiane y a contrapelo del ‘tibio’ Presidente.
¿Cuántos murieron asesinados? Se desconoce una cifra real, pero la fuentes coinciden en que fue una de las peores matanzas de la ya acostumbrada historia de matanzas en Argentina.

 ¿Pudo hacer otra cosa Dellepiane? ¿En esa psicosis generalizada de implantaciones de ‘Soviet’ en el páis? Solamente diremos que actuó en consecuencia y que Yrigoyen lo premió en el ’28 con el ministerio de guerra.

 

Muecas del destino.  

 

 No puede decirse que Fermín Chávez carezca de empatía hacia el Yrigoyenismo. “Muecas del Destino”, dirá, “El gobierno popular reprimiendo al Pueblo”.

 Al finalizar la terrible semana, Vassena se allana a Yrigoyen, y firma todo lo que las protestas solicitaban. ¿Hicieron falta centenares de muerte para que lo hiciera? Allá él, la memoria popular no lo tiene, ni a su descendiente, entre los mimados del Pueblo. Otro devenir es el Presidente.

 

 El Pueblo disculpó a Yrigoyen. Le votó a Marcelo en el ’22, lo plesbicitó en el ’28, y le dio una despedida extraordinaria en julio del ’33. Cuando Dellepiane “le entregó las llaves de la ciudad” metafóricamente, llevaba su renuncia en el bolsillo. Seguramente pensó que se adelantaba el golpe 11 años. No le faltaron arengas al General para que lo haga, pero cumplió su papel y se volvió a Campo de Mayo.

 La Historia, tiene otros juicios de valor. Al decir de Pepe Rosa, al cual tampoco se le puede achacar antiyrigoyenismo, tras los sucesos de la Patagonia, En el arte de la política, del cual Yrigoyen era maestro, el gesto de Poncio Pilatos es aplaudible. La justicia histórica tiene otros elementos de valoración.

Hipolito Yrigoyen Como yrigoyenista confeso, advierto que no es un episodio de fácil lectura y mucho menos poder sintetizar en una nota lo que me genera la denominada “semana trágica”. Allá Yrigoyen, a quien seguiré defendiendo y admirando, con sus razones y motivos esa semana. La sangre no se hace agua; Aunque haya pecado de inacción o imperturbable ejercicio de la majestad presidencia, eso no le quita su responsabilidad histórica y política.

 Así son las cosas; Hay héroes que tiene pedestales de barro, y hay que contarlo. Hacer otra cosa, sería de mitrista mal nacido.

 

  A los asesinados, salud! Soy uno de vosotros.

 

 

1 comentario

  1. VAMOS CARAJO!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

El falso zarévich

Escritor peso superwelter. Ensayos, crónicas, causeries. No sé qué es el Ser nacional. Pero dice Sarmiento: "si solventáis un poco las solapas del frac con que el argentino se disfraza, hallareis siempre el gaucho más o menos civilizado, pero siempre el gaucho”.

Revisionistas de Gral San Martín

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Rocker Judicial

Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas y Montserrat Mestre

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: