Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Toma de Posesión de Malvinas, 1820

Toma de Posesión de Malvinas, 1820

Iniciada la Revolución de Mayo, los realistas que se abroquelaron al puerto de Montevideo, debieron reunir todos los recursos que estaban a su alcance para enfrentar al foco revolucionario. Una de las medidas tomadas fue convocar a las tropas presentes en la guarnición del Puerto de la Soledad en las Islas Malvinas, los que contaban con un buque artillado que patrullaba el Atlántico Sur.

Pablo Guillen, Gobernador de Malvinas, al recibir sus nuevas órdenes, procedió a replegar a los moradores de Malvinas hacia Montevideo, clausurando los edificios, dejando sobre una placa de madera grabada en la puerta de ingreso a su casa, como testimonio de pertenencia a la corona española de dichos territorios. Partiendo el primer día de febrero de 1811. Desde ese momento las Malvinas quedaron sin un establecimiento efectivo.

Puerto de la Soledad

Los patriotas americanos al no contar con una flota mercante ni militar, que pudiera hacer frente a los peligrosos restos de la Marina Española, resolvieron constituir una Armada Nacional empleando el instrumento de la Ley de Corso, establecida en 1801 por la Corona Española. Esta medida permitió a un buque lucir la bandera Blanca y Celeste y atacar objetivos realistas, remitir los botines capturados a un puerto patriota, por lo general el de Buenos Aires y recibir un porcentaje del botín en concepto del pago de honorarios.

Establecida esta medida, proliferaron los empresarios que artillaban un buque, conocidos como armadores, que obtenían una Patente del Superior Gobierno Patrio y se hacían a la mar en busca de objetivos realistas. Este negocio redituable convocó a marinos de 7 nacionalidades, que por distintas y variadas motivaciones, con valor, defendieron los intereses patrios.

David Jewett nació en North Parish el 17 de junio de 1772, curso estudios de derecho, pero declinó en favor de la carrera naval, obteniendo el grado de Capitán de Ultramar en 1791. Engrosó las filas de su país entre 1799 y 1801, en el conflicto que sostuvieron con Francia y volvió a trabar combate contra los británicos entre 1812 y 1814. En 1815 se transformó en uno de los tres estadounidenses que prestaron servicios de corso a las PP.UU, entre otras hazañas se le atribuyó la planificación de una operación anfibia para el rescate el Napoleón Bonaparte de la isla de Córcega, que nunca se realizó.

El mismo día de su arribo a Buenos Aires, el 22 de junio de 1815, se presentó con una nota de su propio puño y letra en la sede del Fuerte, la cual llegó velozmente por el Ministro de Guerra al despacho de Álvarez Thomas, quien ostentaba para la fecha la embestidura de Director supremo, el cual no demoró en otorgar la aprobación del otorgamiento de una Patente de corso, que entregó junto con los paños blancos y celestes para que luzcan  en lo alto de su nave.

«….. animado con la justa idea de la Libertad e Independencia inculcada por las gloriosas instituciones de Los Estados Unidos de América y acostumbrado a defender los justos derechos en el Servicio Naval y al mismo tiempo incitado por un celo entusiasta de por la Independencia de estas provincias, tiene el honor de ofrecer a este gobierno sus pequeños servicios a la gran causa de la emancipación y la independencia armado de un navío particular de guerra…………  »

Extracto traducido de la carta de presentación de David Jewett al gobierno de Las PP. UU

Descripción: Resultado de imagen para estampilla alvarez thomas
Álvarez Thomas

                                                                                                            

En su primera campaña, Jewett partió con la intensión de diezmar el tráfico naval realista en latitudes de las costas brasileras, recalando en Río de Janeiro para observar los buques presentes, advirtió mediante una carta la posibilidad de un ataque a Bs As por parte de una flota combinada Luso española.

Luego de 27 meses de navegación, habiendo apresado cuatro naves, Jewett volvió al puerto de Buenos Aires, donde se hizo de una fuerte suma de dinero por el cobro de sus servicios y por la venta de su embarcación. Por su buena presencia, su acento y refinados modales, se introdujo en la aristocracia porteña, teniendo una relación sentimental con una dama de la familia Carreras de origen chileno.

La caza de anfibios era para la época un negocio muy rentable, ante el agotamiento del recurso en el hemisferio norte, los cazadores privados se dirigieron al sur en busca de este.

Al correr el año 1820, pese al endeble estado político interno, las preocupaciones del frente externo y la extendida guerra por la independencia, nuestra joven nación tenía legislación que la protegía a los mamíferos marinos, necesitaba tomar medidas para su cumplimiento efectivo. A partir de 1817 partieron naves como el Mercurio o el Espíritu Santo para controlar su captura en Patagonia, Malvinas, isla de los Estados y la Península Antártica. Estas naves frecuentaban estos lugares y conocían los asentamientos de las colonias de anfibios.

En 1819, los ingleses ubicaron a la Península Antártica, notando la gran cantidad de anfibios. Esto aceleró la necesidad de destacar una base en Malvinas para el control del tráfico y la caza ilegal.

Patricio Lynch, empresario y compatriota de Jewett, residente en el Río de la Plata, adquirió un buque francés, con la intensión de artillarlo y obtener una patente de corso. Lynch tuvo la intensión de rebautizarlo como Tomás Guido, pero tanto el gobierno, como el mismo Guido se opusieron, sugiriendo este último el nombre de «La Heroína».

Descripción: http://filateliastamp.altervista.org/wp-content/uploads/2011/10/arg76malv.ship_.jpg
Fragata la Heroína

La fragata «la Heroína» fue habilitada como Buque de Guerra del Superior Gobierno, artillada con 30 cañones provenientes de los arsenales de Bs As y Jewett fue designado como su capitán. Siendo este ascendido al grado de Coronel de Marina, se le asignó una misión de corso con la instrucción reservada de ejercer actos de dominio y vigilancia en la jurisdicción de Las Islas Malvinas en nombre las PP.UU, además se embarcó una guarnición de infantería y un joven oficial patriota, Luciano Castelli, hijo de Juan José y sobrino de Manuel Belgrano.

Nombramiento como Coronel de Marina

 Partieron con rumbo norte en marzo de 1820, el trayecto tuvo muchos padecimientos por violentos temporales que provocaron diversas averías, el mal estado del agua provocó problemas de salud a parte de la tripulación, tempranamente surgió el escorbuto, debieron recalar en la Isla Trinidad y Cabo Verde para componer la nave y recuperar a parte de la tripulación. En dirección a las costas españolas interceptaron a la fragata Carlota, ante la negativa de parte de la tripulación que originó un motín.

 Con serios daños y bajas en la tripulación, Jewett puso rumbo a Malvinas, arribando el 27 de octubre al archipiélago, encontrando más de 40 navíos de distintas nacionalidades desarrollando la actividad de caza de anfibios y pesca de manera indiscriminada.

Jewett ocupó los edificios en ruinas, levantó un hospital de campaña para la tripulación enferma, instaló carpas para la guarnición de infantería y notificó de manera oficial su misión y autoridad, mediante notas en castellano e inglés al capitán de cada nave y el 6 de noviembre de 1820 Tomó Posesión formal del Archipiélago de Malvinas, ante la atenta mirada de los navegantes presentes, Izando la Bandera Nacional.

Puerto de la Soledad en 1820

Ante el sonido del pito y tambor, en un mástil improvisado con el palo mayor de buque naufragado en las cercanías, frente a un fuerte en ruinas, una formación patriota con uniformes raídos pero con gran entereza, se izó por primera vez la bandera blanca y celeste en Malvinas. El efecto producido por este acto impresionó a los cazadores que no generaron ningún acto hostil a pesar de su superioridad bélica.

El hecho fue reflejado por la prensa de España, EE.UU e Inglaterra sin producirse ninguna protesta diplomática. Jewett permaneció en Malvinas, reparando las edificaciones de Puerto de La Soledad, recomponiendo las baterías, hasta ser relevado por el Capitán Guillermo Mason al año siguiente.

El mayúsculo valor de Jewett como representante del estado nacional al cumplir su misión, en inferioridad y dificultades de todo tipo, muestra el temple y compromiso de un hombre con sus ideales. El pago en plata efectuado por las PP.UU a este marino, nunca podrá alcanzar el valor adquirido por este acto soberano en Malvinas.

 Coronel de Marina David Jewett

                                                          Recorte de diario

Juan Pablo Bello, noviembre, 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

El falso zarévich

Escritor peso superwelter. Ensayos, crónicas, causeries. No sé qué es el Ser nacional. Pero dice Sarmiento: "si solventáis un poco las solapas del frac con que el argentino se disfraza, hallareis siempre el gaucho más o menos civilizado, pero siempre el gaucho”.

Revisionistas de Gral San Martín

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Rocker Judicial

Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas y Montserrat Mestre

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: