Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

V. Bicentenario de Cepeda: Un Rey de Lucca para el Plata.

Principe de Lucca Era un hombre del Renacimiento con una amplia gama de intereses, sin embargo, su naturaleza voluble lo atrajo desde su temprana juventud a muchas ramas diferentes del conocimiento, desde la medicina a la música (compuso música sagrada), a idiomas extranjeros. Estaba particularmente orientado a las humanidades. Los estudios bíblicos y litúrgicos capturaron su interés. Su ideología fue influenciada por la iluminación y el romanticismo del período que siguió a la restauración de la paz europea después del final de las guerras napoleónicas. Como príncipe heredero, se vio sometido a un control continuo por parte de su madre. Inquieto como estaba, se enfrentó con su madre conservadora que, en sus últimos años, recurrió cada vez más a la religión.

 ¿Y quién es este zota?, podrá decirme Usté. Pues, señore! Este hombre pudo ser nuestro Rey!! Cuántas cosas nos habríamos evitado (léase en son de sarcasmo y cayéndome de la silla)

PREVIUS:
https://carlospistelli.com/2020/01/26/iv-bicentenario-de-cepeda-ramirez/

.

 Carlos Luís de Lucca, nieto del Rey Carlos IV, sobrino de D. Fernando VII, nació en Madrid el 22 de diciembre 1799. Su madre, borbona, se casó con su primo, Luis el Príncipe de Parma. Cosas de borbones…

 Napoleón, harto de ello, primero les sacó Parma aunque los confinó en Florencia, lo cual era un poquito mejor; Aunque después les afanó todo porque se pudrió recontra mal. El Principito fue cuidado por su abuelo D. Carlos, lejos de España, pero cerca de Lucca, en la maravillosa Roma. Recién después de 1817, derrotado y desterrado Bonaparte, pudo entrar en Lucca, y asumir el Ducado con el título de Príncipe.

.

 Aguantaba a la vieja, casi sin poder gobernar, ni ejercer los placeres de la juventud, sin enterarse de un plan que casi lo convierte en Rey. Sí,  en Rey del Plata.

.

Pueyrredón, 

.

  Don Juan Martín de Pueyrredón conducía los destinos del páis desde la organización del Congreso de Tucumán. Miembro de la reorganizada Logia Lautaro, debía el puesto a su talento, su patriotismo, y, particularmente, a D. José de San Martín.

 Se reúne con él en Córdoba tras apaciguar a Güemes, dominar a Rondeau, reemplazarlo con Belgrano, y para partir a Buenos Aires, donde la cosa se pone espesa en su contra, y lograr un acuerdo con Artigas. Nada saldría bueno de su gobierno, y todo se le pondría en contra. Aunque estrecho colaborador de San Martín para su campaña al Pacífico, dejó a la deriva a Belgrano y a Güemes en el Norte, y todo su gobierno empeñaría sus glorias pasadas en enfrentar a Artigas, en complicidad con el Portugal. Podríamos decir de él, que como su hija se ha casado con un yerno que le disgusta, la ha sometido a ser violada por su enemigo de toda la vida. Ése es, el resumen político de la carrera pública de Juan Martín de Pueyrredón.

.

 Apurado y ya sin saber para donde agarrar, casi que para la misma fecha en que Ramírez destroza a sus tropas en Saucesito, Pueyrredón escribe al Primer Ministro de los franceses:

  Es el 23 de marzo de 1818: “V. E. que sabe calcular las probabilidades, no trepidará en mover el real ánimo de S. M. Cristianísima (el rey de Francia) para aprovechar las disposiciones favorables que han conservado siempre estos habitantes por los nacionales franceses, y que pudiera ser en lo sucesivo el fundamento de relaciones sumamente provechosas a ambas naciones“.  (Pepe Rosa, Tomo III, página 102)

Richelieu

Richelieu

 El Duque de Richelieu, así su título, como el Cardenal histórico de Los Mosqueteros, Armand Emmanuel du Plessis su verdadero nombre, se frota las manos. Una oportunidad histórica de sumarle un poroto a un Reino en decadencia tras los últimos desastres de Napoleón. Un terror blanco que aniquila partidarios de la Revolución y las tropas de ocupación de las potencias vencedoras que hacen de Francia, la humillación en pinta de la vieja Europa. Richelieu procedió con cautela, contando, tras su años de servicio en el exilio, con un posible aval ruso a su tentativa. Un enviado suyo, el Coronel Le Moyne, concertó entrevistas con Pueyrredón, quien solicitó como Monarca posible al entonces Duque de Orléans. Todo redondo, y don Juan Martín manifestó enviar un diplomático para concertar el entuerto.

.

 Luis Felipe de Orléans, hijo del famoso Felipe Igualdad que había apoyado la Revolución antes de la llegada de Maxim al poder, manteníase apartado del poder real borbónico, custodiando una vieja posición paterna: Apoyo al régimen pero trayendo al presente viejas buenas banderas revolucionarias.

 No quería saber nada con abandonar París a sus 45 años, y menos para irse a la inhóspita capital del sur. Se sabía popular y una reserva moral por si los borbones volvieran, como pasó, a fallar. Cuando el enviado de Pueyrredón, el cura Valentín Gómez,  llegó a Lauropa se encontró con tres desconcertantes noticias: Ya no estaba Richelieu, el que estaba manejaba todo a la vieja usanza (Desolles), y encima le dijo que ni en pedo lo de Orléans: ¿Qué le parece el Principito de Lucca? Gómez contestó de que no sería de la aceptación del gobierno de las Provincias Unidas toda propuesta que no comportara, como base esencial, la cesación de las hostilidades con España, la integridad del territorio del antiguo Virreinato, incluyéndose particularmente la Banda Oriental, y si fuese posible, los auxilios necesarios para hacer más respetable la situación del príncipe. Esa última expresión dejaba decir, que el Gobierno de Buenos Aires solicitaba auxilios respetables, ¿un ejército acaso?, para sostenerse porque estaban colgados del aire, y sin soga ni colchoneta donde caer.

.

 Gómez enmudeció cuando Desolles le advirtió que Fernando VII preparaba la diferida expedición al Plata en Cádiz, y que en cuestión de meses estarían en el Río de la Plata para acabar con la insubordinación general. ¡Estamos hasta las pelotas!, se le habrá escapado al Cura.

 Castlereagh, que olfateaba cosas raras por el lado de París, apuró los trámites para que los franceses menguaran sus planes extrafalarios. Su ministro en Río de Janeiro, Edward Thorton, padre de un diplomático similar que hará estragos en el Plata por los años ’50 y ’60, le escribe en abril de 1820: Presumo que con el fin de dar un golpe mortal al partido contra el cual (Don Manuel de Sarratea) está luchando, e impedirles que jamás repitan los últimos sucesos, ha iniciado un Proceso de Alta Traición contra los miembros del último Congreso, muchos de los cuales, con sus partidarios, han sido reducidos a prisión, y ha fraguado, valiéndose de las comunicaciones secretas de esa Asamblea con los Directores, una intriga muy curiosa y no muy honorable, de la que ignoro si V.E. estará ya informado. Está basada en una gestión formulada por el Ministro Francés de Relaciones Exteriores (presume que es el Marqués de Dessolles) alrededor del mes de junio último a Gómez, el agente de Buenos Ayres en París, e involucraba la propuesta de aceptar como soberano de las Provincias del Plata así como de Chile al joven Duque de Lucca, (…). Este suceso debía acaecer sin el conocimiento de Gran Bretaña; y el Ministro Francés de Relaciones Exteriores debía encargarse de obtener el consentimiento de las distintas Grandes Potencias del Continente, todas las cuales, sin embargo, estaban, según él, sumamente bien inclinadas hacia el proyecto, en particular Rusia y Austria. 

En Escudé y Cisneros, http://www.argentina-rree.com/2/2-053.htm
.

 La cosa no pasa del ridículo.

  Le Moyne dice en París que cundió el rumor de un monarca galo en Buenos Aires y las grandes familias contratan maestros que enseñen el idioma y lujos de corte a sus hijos. Gómez que llega a París y reúne con Rivadavia, comenta lo mismo. Don Bernardino, anglofílico como siempre, todo indica que fue él, hace llegar ciertos papeles a ciertos hombres que se lo hacen llegar a Castlereagh. Éste, que acababa de aceptar el retiro de todas las tropas de ocupación de Francia, ve que un nuevo eje anti-inglés recorre Europa con epicentro en San Petersburgo, y satélites en París, Viena y Madrid. ¿Para esto hemos vencido a Napoleón?, insultaba por lo bajo.

 

  Pero todo era un gigantesco bluff: Tan grande como la Historia de Sudamericana, a la que se habían prestado ignominiosamente todos los próceres con calle en Buenos Aires, a excepción de Belgrano y de San Martín, anque Güemes.

 ¿Qué llevó a próceres de valía que no temían al entrevero a esta situación ridícula? Una sola cosa podríamos decir, para inflar el pecho: MIEDO A ARTIGAS, miedo al Pueblo bien dispuesto a coronar en triunfo los mandatos que con el codo se borraban de la Revolución de Mayo, y las Independencias en Arroyo de la China y Tucumán, todo lo que significaban y significarán, Belgrano y San Martín. Así terminaba sus días, el glorioso Congreso de Tucumán que había declarado nuestra emancipación política para forjar la nueva Nación de hombres libres,

.

 Todavía los congresales perderían el tiempo en el tema. Un extenso memo de Gómez de primeros días de junio fue estudiado y debatido en secreto en noviembre. Los Caudillos estaban a las puertas pero había que debatir lo importante.

  Cuenta Pepe Rosa (Tomo III, página 116), Decía el memorial de Gómez que esta coronación “encontraría la mejor acogida en los soberanos de las cortes principales, y particularmente de los emperadores de Austria y Rusia abiertamente decididas por la persona del Duque y en mayor grado por los intereses generales de aquel continente… que la miraría S. M. Cristianísima (Luis XVIII) con especial complacencia y emplearía en su obsequio sus altos respetos y su poderoso influjo…  sin perdonar cuantos medios estuviesen a su alcance para protegerlo, bien fuese por los auxilios de toda clase que se hicieren necesarios, bien por el arbitrio de convencer a S. M. Católica (Fernando VII) el desistimiento de la guerra con que se hallaba empeñado con estas Provincias”. Hablaba del casamiento de Luca con una princesa de Brasil ‘”bajo la expresa condición de evacuarse la Banda Oriental renunciando por su parte a toda solicitud de indemnización, por cuyo medio se aseguraría también la sucesión de la Corona“.

.

  Con cuanta seriedad se tomaron el asunto para determinar, finalmente, con la salvedad de los diputados Alejo Villegas (por Córdoba) y Jaime Zudáñez (por Charcas), lo siguiente, según pluma del imprescindible Pepe:

  El 12 de noviembre se trató —igualmente en sesión secreta— las condiciones “bajo las cuales había de admitirse la propuesta del Ministro de Relaciones Exteriores de la Corte de París”.

  Éstas eran:
1°) “Que S. M. Cristianísima tome a su cargo allanar el consentimiento de las altas cinco potencias de la Europa, y aun de la misma España”. Fue aprobado con la adición de que “se exigiera especialmente el de Inglaterra”. Salvaron su voto en contra: Zudáñez, porque “no estando en mis facultades contrariar la voluntad expresa de mi provincia por el gobierno republicano me opongo a la propuesta hecha por el Ministerio francés sin embargo de estar persuadido que este proyecto degradante y perjudicial a la voluntad nacional ha de abortar en el seno mismo de la Francia“, y pidió que se pasase copia al gobierno inglés “nación más formidable para la América que todas las del continente europeo“; Villegas se opuso porque “no hay autoridad en el Congreso para adoptarlo, y aun creo que si el proyecto es ventajoso para el país, puede abortar por el mero hecho de adoptarse por el actual Congreso sin observar las reglas prevenidas por la constitución en el capítulo que trata de sus reformas” (Rivera y Uriarte lo acompañaron en el voto); José Miguel Díaz Vélez se pronunció por la afirmativa, pero salvando su voto por no estar de acuerdo con las condiciones. Votaron favorablemente: Gallo, Funes, Lascano, Zorrilla, Pacheco, Bustamante, Acevedo, Guzmán, Carrasco, Chorroarín y Sáenz, no haciéndolo, por presidir, Marcos Zorrilla.
2°) “Que conseguido este allanamiento sea también del cargo del Rey Cristianísimo facilitar el enlace del duque de Luca con una princesa del Brasil debiendo este enlace tener por resultado la renuncia por parte de S. M. Fidelísima de todas sus pretensiones a los territorios que poseía la España conforme a la última demarcación, y a las indemnizaciones que pudiera tal vez solicitar en razón de los
gastos invertidos en su actual empresa contra los habitantes de la Banda Septentrional del Río de la Plata”. Fue aprobada cambiándose “Septentrional” por “Oriental”.
3°) “Que la Francia se obligue a prestar al duque de Luca una asistencia entera de cuanto necesite para afianzar la monarquía en estas Provincias y hacerla respetable, debiendo comprenderse en ella cuando menos todo el territorio de la antigua demarcación del Virreinato del Rio de la Plata, y quedar por lo mismo dentro de sus límites las provincias de Montevideo con toda la Banda Oriental, Entre Ríos, Corrientes y el Paraguay”. Aprobado por unanimidad.
4°) “Que estas Provincias reconocerán por su monarca al duque de Luca bajo la constitución política que tienen jurada, a excepción de aquellos artículos que no sean adaptables a una forma de gobierno monárquico hereditaria, los cuales se reformarán del modo constitucional que ella provee”. Aprobado sin modificaciones.
5°) “Que estando convenidas las principales potencias de la Europa en la coronación del duque de Luca, deberá realizarse el proyecto aun cuando la España insista en un empeño de reconquistar estas Provincias”. Salvó su voto Zudáñez.
6°) “Que en ese caso hará la Francia que se anticipe la venida del duque de Luca con toda la fuerza que demanda la empresa, o pondrá a este gobierno en estado de hacer frente a los esfuerzos de la España auxiliándolo con las tropas, armas, buques de guerra, y un préstamo de tres a cuatro millones de pesos pagaderos luego que se haya concluido la guerra y tranquilizado el país”. Se modificó “tres o cuatro” por “tres o más”. Salvó su voto Díaz Vélez.
7°) “Que de ningún modo tendrá efecto este proyecto siempre que se tema con fundamento que mirando la Inglaterra con inquietud la elevación del duque de Luca pueda empeñarse en resistirle y frustrarlo por la fuerza”. Aprobado sin observaciones.
8°) “Que el tratado que se celebre entre el ministro de Relaciones Exteriores de la Francia y nuestro Enviado en París deberá ser ratificado dentro del termino que para ello se señale por S. M. Cristianísima y por el Supremo Director del Estado con previo consentimiento del Senado según las formas constitucionales”. Aprobado igualmente.
9°) “Que a este fin se procurará a nuestro Enviado el tiempo que considere necesario, para que pueda volver de aquí despachado este asunto de tan alta importancia, conduciéndolo con toda la circunspección, reserva y precaución que impone su naturaleza delicada, así porque no aborte el proyecto como para impedir las funestas consecuencias que ocasionaran, si llega a transpirarse prematuramente, las glosas malignas que sabrán darle los enemigos de la felicidad de nuestra Patria”.
.

 Por suerte para nuestro páis, Ramírez lo corrió a Rondeau en Cepeda, y salvó a la Patria. Tanto igual o más, como cuando Belgrano en Tucumán.

 ¿El Principito de Lucca? Lo fue de Parma hasta que lo fueron y terminó pobre y olvidado en LeFrancé. Sin enterarse nunca, que fue candidato a Rey del Plata.

Principe de Lucca2

Continuará…

1 comentario

  1. Bart Simpson

    Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

El falso zarévich

Escritor peso superwelter. Ensayos, crónicas, causeries. No sé qué es el Ser nacional. Pero dice Sarmiento: "si solventáis un poco las solapas del frac con que el argentino se disfraza, hallareis siempre el gaucho más o menos civilizado, pero siempre el gaucho”.

Revisionistas de Gral San Martín

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Rocker Judicial

Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas y Montserrat Mestre

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

A %d blogueros les gusta esto: