Carlos Pistelli

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Rompehielos ARA San Martín Parte I (adquisición, construcción y primera misión).

Dentro del plan estratégico presentado por Hernán Pujato a Juan Domingo Perón, uno de los puntos detallaba la adquisición de un buque rompehielos para penetrar el mar de Weddell, al Este de la península Antártica y desde esa ubicación avanzar hacia el Polo Sur, límite austral del territorio argentino.

La experiencia adquirida en la fundación de la Base San Martín, demostró que la Armada debía tener un rol más preponderante y para eso contar con unidades adecuadas para desempeñarse en esas latitudes.

El rompehielos en el Puerto de Ushuaia

                                                                                                 Desde el punto de vista técnico, dista mucho un buque polar a un rompehielos, una situación es surcar mares gélidos y otra muy distinta es hacerse camino atravesando una barrera de sólidos hielos. Son pocos los países del globo que cuentan  con un rompehielos y  menos los que poseen astilleros especializados para producirlos.

Ante la firme voluntad argentina de contar con un rompehielos, Pujato expuso ante el ejecutivo los presupuestos remitidos por los astilleros especializados, adecuados a las necesidades nacionales, resultando estos muy elevados, por el alto costo de estas unidades y por la influencia británica, que hizo inflar los costos de los materiales, por su interés en que Argentina no cuente con una unidad de este tipo.

Primer matasellos aplicado en el buque

El gabinete argentino rechazó las propuestas de los astilleros, por considerarlas desmedidas. Cuando el proyecto parecía desmoronarse, un oficial le deslizó al presidente, la idea de contactar un astillero alemán para la construcción del buque.

Alemania necesitaba reconstruir su economía luego de su derrota bélica, producían acero de primera calidad, las características de funcionalidad y tamaño del buque encuadraban en las restricciones impuestas por los aliados a la producción naval alemana. Si bien los teutones no se especializaban en la fabricación de rompehielos, pocos en argentina dudaron de que sería de excelente calidad.  

Cuadernas
Casco
Puente de Mando

En 1953, Pujato viajo a Alemania y a su vuelta entregó una carpeta con las propuestas alemanas y expuso sus consideraciones al gabinete nacional. El pliego se aprobó por acuerdo de ministros, mediante un decreto, en un monto cercano al 40% de las ofertas escandinavas. Una vez más, con ingenio e ideas, Argentina eludió el alcance del largo brazo británico que impide su desarrollo.

El constructor elegido fue el Astillero Seebeek Yard of Wese AC de Bremerhaven y el buque fue bautizado como Rompehielos ARA San Martín, nombre elegido por Pujato con el agrado del Presidente. El casco era totalmente soldado, uniendo plancha sobre plancha de acero naval de manera reforzada, llegando a tener un espesor de hasta 30 mm. La roda estaba construida en una sola pieza en acero fundido, para poder quebrar bloques de hielo. Su diseño permitía soportar grandes presiones y si este quedaba inmovilizado por los hielos, se elevaba por efecto de la presión.

El buque era un carguero con capacidad de casi 4500 toneladas de desplazamiento, se montó una planta diesel eléctrica que alimentaba dos hélices que lo hacían muy maniobrable, se le montaron laboratorios oceanográfico e hidrográfico, una estación meteorológica, un cuarto para lanzamiento de globos sonda, un quirófano, sala de odontología, nido de cuervos, hangar de helicópteros, sala de rebelado y anclajes en las bandas, proa y popa para armamento.

Anclado a un pack de hielo descargando los materiales de la base Belgrano

                                                                             

El 24 de junio de 1954 fue botado, el 25 de octubre se afirmó el Pabellón Nacional, el 29 de noviembre arribó al puerto de Buenos Aires y el 20 de diciembre partió en su primera misión. El tiempo record de construcción, sumado a la ansiedad de los marinos de utilizarlo y la carrera hacia el Polo Sur en que se encontraba Pujato, hicieron que el buque esté listo en pocos días para partir a la Antártida.

 Marca postal aplicado en conmemoración del XV aniversario de afirmación del Pabellón Nacional.

                                                                                                             

La campaña antártica 1954/55 tuvo la característica de ser la primera en contar con un rompe hielos e iniciar la penetración del mar de Weddell. En base a la experiencia de las campañas anteriores, el Comando Antártico dividió en distintos grupos las unidades para poder cumplimentar los objetivos de la campaña. El Rompehielos fue asignado al grupo Suroeste, donde el pliego de las misiones asignadas eran variadas, pero de alto valor estratégico.

Como su primer comandante se designó al Capitán Luís Villalobos, quien cumplió con eficacia los objetivos planteados, los cuales fueron muy variados. Además de probar y exigir al buque en todas las circunstancias posibles, la primera campaña tuvo objetivos de afirmación de la soberanía como la instalación de un refugio en las Islas Sándwich, siendo la primera ocupación, el relevo de costa Occidental de la isla Gran Malvina y la presencia en Orcadas, por la celebración de Cincuentenario del primer correo antártico.

Como punto destacado, se logró con éxito, el traslado del equipo del Ejército, al mando de Hernán Pujato, quienes fundaron la Base Belgrano sobre la Barrera de hielos, para desde ahí explorar la meseta Antártica y asaltar el Polo Sur. La exitosa penetración de los hielos permitió obtener el record de navegación austral hasta ese momento.

Penetrando un campo de hielo

                                                                               

Navegando por el escombro de hielo

Luego de 120 días, el ARA San Martín volvió a atracar en una de las dársenas de la ciudad puerto, luego de cumplir una variada foja de servicios en favor de la Patria, el CN Villalobos, primer comandante, inscribió a la Argentina como miembro del selecto club mundial de naciones poseedoras de un Rompehielos.

El falso zarévich

Escritor peso superwelter. Ensayos, crónicas, causeries. No sé qué es el Ser nacional. Pero dice Sarmiento: "si solventáis un poco las solapas del frac con que el argentino se disfraza, hallareis siempre el gaucho más o menos civilizado, pero siempre el gaucho”.

Revisionistas de Gral San Martín

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Rocker Judicial

Sol Rodriguez Garnica (@SolRGarnica)

Mis Mentiras Favoritas

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Pájaro Rojo

El blog de Juan Salinas y Montserrat Mestre

Ateneo del encuentro

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Proyecto Vertientes

El Blog del Río Paraná

HISTORIA Y DOCTRINA DE LA UCR

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

ESA VIEJA CULTURA FRITA

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA

Jose Luis Muñoz Azpiri

Blog debate de Historia Nacional, SUSCRÍBASE YA